La ilusión de hacer realidad su segunda oportunidad

Momentos difíciles en la vida hay muchos, pero en muchas ocasiones las dificultades se transforman en oportunidades. Incluso cuando atravesamos una situación especialmente complicada, cuando nos parece que ya no hay ninguna salida hacia adelante, la vida nos sorprende con una segunda oportunidad.

Así ha sido para Arsenio. Tras ocho años sin trabajo, el sector del reciclaje le hizo un hueco gracias al proyecto ‘Reciclar para cambiar vidas’, que Ecoembes desarrolla junto a la obra social “La Caixa” y su programa Incorpora. La iniciativa busca favorecer la inserción socio laboral vinculando las necesidades de contratación de empresas cuya actividad se desarrolla en el sector del reciclaje y los residuos con la sociedad más vulnerable. Por ello el programa pone a disposición de ambas partes una serie de servicios.

Arsenio, feliz porque acaba de renovar su contrato, manifiesta estar muy a gusto con la empresa donde ahora trabaja; Reciclamás. “Mi vida ha cambiado en todos los sentidos”, cuenta. “Me gusta mucho, y si además ayudo a que haya menos basura, mucho mejor”.

El aprecio es mutuo: “Desde el primer momento destacaron sus ganas por aprender y su implicación en hacer bien su trabajo. Al momento se adaptó a las tareas que tenía que realizar y al resto de compañeros. Arsenio es un claro ejemplo de que, si quieres, puedes”, señalan desde la compañía. “Con ‘Reciclar para cambiar vidas’ hemos tenido la oportunidad de ver como personas que por distintas circunstancias estaban pasando por una situación complicada, han podido cambiar dicha situación gracias a su esfuerzo, entusiasmo y ganas. Es fundamental la oportunidad que ofrecemos, pero igual de importante es que cojan esta oportunidad y sepan aprovecharla”, añade y recalca Luis Ángel Mas Escudero, Director de la compañía, que “ese fue el caso de Arsenio que ahora forma parte de nuestra plantilla”.

Residente en la Malvarrosa (Valencia), Arsenio vive a apenas 150 metros de la playa y, aunque antes no se preocupaba por hacer una correcta separación de sus residuos, a raíz de su trabajo en la planta de reciclaje reconoce que es más consciente sobre el impacto ambiental de la basura que se genera y desecha en la naturaleza (que Ecoembes llama “basuraleza”). “Ya me he acostumbrado a la basura separada. Ahora no tiro nada al suelo”, dice. Comprendió la importancia de hacer una correcta separación para que estos puedan reciclarse y, “si paso por unos contenedores y veo que hay cosas en el contenedor equivocado, pues las tiro bien”. Le molesta especialmente la basura en la playa porque “con lo fácil que es evitarlo, tirándolo en el contenedor que corresponde”, no entiende por qué hay gente que no lo hace.

reciclar cambia vidas

Luis Ángel, director de Reciclamás

También ha cambiado su compartimento cuando se relaciona con personas de su entorno. “Ahora que trabajo en el sector digo las cosas que hace tiempo, si las escuchaba, me reía, como las lecciones sobre cómo reciclar y demás. Ahora soy yo esa persona que te dice cómo reciclar”, confiesa.

Desde Reciclamás también destacan el beneficio que supuso para ellos tener a su disposición todos los servicios del programa Incorpora. “Poder contar con técnicos sociales que nos acompañan y asesoran en todo momento, ya sea sobre bonificaciones fiscales como sobre procesos de contratación, enviándonos candidaturas de personas que cumplen con los perfiles que necesitamos para nuestros puestos de trabajo en gestión de residuos”, alega Luis Ángel.

En general, juzgan muy positivamente la experiencia. “Nos satisface de forma personal contribuir a que nuestra sociedad sea cada vez más inclusiva y a saber que desde Reciclamás favorecemos que las desigualdades sociales cada vez sean menores. Siempre es gratificante, poder ofrecerles lo mismo que ellos hacen en su puesto de trabajo con la valorización de residuos: dar una segunda oportunidad”.

Recomiendan a otras compañías del sector unirse a la iniciativa, puesto que “no hay lugar a dudas de que somos las empresas la que tenemos capacidad de contratación y por tanto de vincularnos con la sociedad más vulnerable. ‘Reciclar para cambiar vidas’ hace posible nuestro propósito y creemos que muchas otras empresas pueden hacer el suyo una realidad sumándose al programa”.

Inteligencia emocional en el trabajo

¿Qué es más importante en el trabajo: el coeficiente intelectual o la inteligencia emocional? Aunque para muchos la balanza siga inclinándose hacia el coeficiente intelectual, durante los últimos años el concepto inteligencia emocional en el trabajo ha tomado un protagonismo relevante. Manejarse eficientemente ante cualquier situación que pueda producirse en el ámbito profesional es esencial, y es que está demostrado que el 65% del éxito laboral se debe a la aplicación de la empatía, a poder influir e incluso persuadir.

Entender y gestionar las emociones, tanto las propias como las ajenas, es especialmente importante cuando conocemos el impacto positivo que tiene su correcta aplicación en el trabajo:

  • Alta satisfacción laboral, aumento del desarrollo profesional y menor ratio de rotación de personal en las empresas.
  • Aumento de rendimiento y productividad.
  • Capacidad de afrontar nuevos retos con actitud positiva y de adaptarse a entornos de cambio, encontrando soluciones a los problemas que surgen en el día a día. Un concepto denominado “resiliencia”.
  • Trabajadores más competentes socialmente, más emprendedores y hábiles a la hora de gestionar las frustraciones.
  • Evitar el llamado síndrome de burnout o desgaste en el trabajo.

Daniel Goleman, autor del libro Inteligencia emocional entre otros y el creador del concepto, explica que son 5 las habilidades que componen la inteligencia emocional: el autoconocimiento, la autorregulación, la motivación, la empatía y las habilidades sociales.

Habilidades que componen la inteligencia emocional

Autoconocimiento

Comprender y conocer nuestros valores, sentimientos, estados de ánimo, metas y habilidades. En el trabajo, ayudaría a identificar los primeros signos de estrés o comprometerse con una carga de trabajo asumible.

Autorregulación

Para no tener que luchar contra nuestras emociones, tener la capacidad de controlarlas jugará a nuestro favor. En un ámbito profesional, puede resultar de gran ayuda para gestionar la frustración, posibles conflictos por una carencia de comunicación o también saber ver las cosas desde otra perspectiva para valorar con cabeza fría un asunto y tomar decisiones.

Motivación

Es la habilidad de fijarnos metas exigentes, pero a la vez realistas, y lograrlas sin pensar en las dificultades que puedan presentarse. Motivar a los empleados supone, por ejemplo, mejorar el nivel de compromiso.

Empatía

Tan simple, y complejo a la vez, como ponerse en la piel de los demás. Entenderles. Su aplicación en el clima laboral es determinante para lograr una atmósfera positiva que favorezca la colaboración y el trabajo en equipo.

Habilidades sociales

Consiste en el conjunto de destrezas que nos facilita la interacción efectiva con el resto de personas. La comunicación no verbal sería un buen ejemplo, ya que es necesario que nuestro mensaje se interprete correctamente. Además, esto contribuirá a que la relación entre compañeros se afiance.

Dinámicas de inteligencia emocional en el trabajo

Para conseguir dominar todos estos aspectos, hay una serie de pasos que podemos seguir. En el caso de que, ya de por sí, no nos consideremos especialmente hábiles en los momentos de aplicar la inteligencia emocional, podemos desarrollarla con tiempo, esfuerzo y ayuda profesional y el departamento de recursos humanos. Estos elementos nos supondrán herramientas y, sobre todo, feedback. También ayuda, aunque parezca simple, ampliar nuestro vocabulario de emociones básicas, ya que describir concretamente nuestro estado de ánimo nos ayuda a saber qué es lo que nos está pasando exactamente. No es lo mismo estar triste que decepcionado o enfadado. Como tampoco es igual sentirse alegre, orgulloso o bien aliviado. Por último, controlar lo que pensamos hace que vigilemos nuestro comportamiento y lenguaje corporal. Los sentimientos son el resultado de las emociones y de lo que pensamos sobre esas emociones.

En resumen, ser emocionalmente inteligente puede resultar muy útil. Aunque también es cierto que, dependiendo de nuestra profesión, deberemos darle más o menos importancia. De hecho, existen investigaciones que apuntan que hay ocasiones donde un exceso de inteligencia emocional puede ser contraproducente. Para analistas de datos o cualquier profesional basada en un sistema mecánico, prestarle demasiada atención al lenguaje corporal o emociones de aquellos que nos rodean puede suponer una grave distracción.

Familia y trabajo. ¿Por qué es importante gestionar ambas cosas?

La mentalidad que aboga por la proporción que dice que, a más horas en la oficina, mayor trabajo se realiza, si ya de por sí no es correcta, cada vez lo es menos. Los datos revelan que los países con jornadas laborales más reducidas son más productivos. Romper con la concepción de “calentar la silla”, con la rigidez horaria y el presencialismo debe ser objetivo de toda empresa, con un fin común: lograr un mayor rendimiento de los empleados a través de generar un mayor bienestar. Las políticas de conciliación familia y trabajo pueden ayudar a romper esas dinámicas tan rígidas.

Sin embargo, que actualmente nos encontremos con dichas barreras no implica que no haya habido ningún avance a lo largo de la historia. El concepto de conciliación entre familia y trabajo ganó más presencia en el debate público tras la incorporación de la mujer al mercado de trabajo. Tradicionalmente, el reparto de tareas no requería de ningún principio de conciliación. La diferenciación entre ambos géneros ya marcaba de forma muy clara el espacio donde se desenvolvía cada uno y cada una. La responsabilidad en el ámbito familiar y del hogar  recaía sobre la mujer, y el trabajo fuera del domicilio correspondía al hombre.

Afortunadamente, los avances encaminados hacia la igualdad de género han ido cambiando estos modos de vida, de forma que hoy ya muchos trabajadores —tanto hombres como mujeres—, reclaman tiempo para poder trabajar, gestionar su vida familiar y cuidar de sus relaciones familiares y también disfrutar de la vida personal. Y ahí es donde la conciliación entra en juego.

Empresas que concilian

Establecer un plan de conciliación entre la familia y el trabajo no es una tarea sencilla, pero sí importante de afrontar por parte de las empresas. En primera instancia, puede suponer una dificultad añadida para el empleador, tanto en recursos como en gestión de personas y situaciones.

Sin embargo, a largo plazo es beneficioso también para la compañía. Las capacidades de atracción y retención del talento aumentan, puesto que, como se ha dicho al principio, cada vez más, se buscan lugares en los que poder repartir y flexibilizar el tiempo en beneficio de su familia, compromisos e intereses. Además de ello, los resultados a nivel de compromiso, motivación y clima laboral, son mucho más positivos, repercutiendo de manera directa en la productividad.

Pero ya no sólo en la esfera de negocio la conciliación debe tener peso. Las empresas tienen cada vez más presentes la esfera social, a través de la RSC, la sostenibilidad y la igualdad, entre otros aspectos. Y en este sentido, la conciliación no sólo mira por los resultados a largo plazo, sino por creer verdaderamente en ofrecer un buen trato a los empleados en el día a día.

Incorporación de servicios en las empresas para conciliar

Por ello, muchas empresas concienciadas con la conciliación, se enfocan también en ofrecer las mayores comodidades para sus empleados y sus familias. Entre las prácticas más habituales destacan la habilitación de una zona de guardería, la gestión de los llamados Días sin Cole, en los que la empresa ofrece la posibilidad de organizar una actividad con los hijos e hijas de los empleados aquellos días no lectivos, pero sí laborables, o la flexibilidad horaria de entrada y de salida, con el fin de lograr un encaje entre los horarios laborales y los horarios que exige una familia.

Con estas propuestas, los empleados ven reducido su estrés, pudiendo focalizar en cada momento el objetivo que se requiere: cuidar y atender a la familia, y desempeñar las tareas propias del día a día en la vida laboral. Establecer este tipo de programas aporta también, como se ha dejado caer antes, una mejora de la marca empleadora de la compañía, pudiendo comunicar con motivos objetivos que es una empresa moderna, adaptada a las condiciones y al cambio, y que tiene en cuenta las necesidades de los empleados.

Antes de concluir, también es necesario poner el foco en lo referido a los permisos y paréntesis laborales, ya sea por tiempos de descanso, por maternidades y paternidades, o bajas y excedencias. La comunicación con los empleados es clave para que el resultado sea satisfactorio. Resolverlo de manera empática y comprendiendo lo que necesitan los empleados sin duda afianza una relación de confianza y tranquilidad durante dicho período.

La conciliación es, por tanto, un hito muy importante en la gestión de las personas, y de las compañías. Lograr atraer y retener al mejor talento a través de estas políticas, que no dejan de ser ventajas competitivas, impacta directamente en la productividad y resultados de los equipos de trabajo, y en la parte más social, de verdadera conciliación, en la que todos y todas, en mayor o menor medida, deseamos disfrutar de más tiempo en familia, con amigos o con uno mismo. Y es que, la conciliación debe tratarse desde una perspectiva global, aplicable a cualquier condición del empleado, tenga o no tenga hijos o personas mayores a su cargo. El tiempo para uno mismo es también el fin último de la conciliación, pero romper con la centralidad extrema del trabajo, es misión de todos.

Ciencias ambientales. Qué hace un graduado o un licenciado en esta especialidad

En Ecoembes creemos en la importancia de la profesionalización del cuidado del medio ambiente. Como empresa verde, apostamos claramente por los especialistas en ciencias ambientales para mejor forma de avanzar hacia la sostenibilidad con planes basados en el rigor científico y la objetividad. Profesionales con una visión y formación adecuada en ciencias ambientales.

Aunque su importancia es cada vez más relevante, todavía existe un alto grado de desconocimiento sobre la labor que realiza un  graduado o licenciado en ciencias ambientales (conocidos como ambientólogos), término que, por cierto, aún no  está recogido por la RAE.

Qué hace un licenciado en ciencias ambientales o ambientólogo

El contexto de crisis ecológica en que nos encontramos actualmente ha propiciado que  estas personas jueguen un papel esencial para solventar los múltiples problemas ambientales a los que nos enfrentamos, así como para prevenir o ralentizar la degradación de los ecosistemas. Gracias a su formación, son capaces de diagnosticar y proponer soluciones sostenibles, teniendo en cuenta aspectos científicos técnicos, donde actividades humanas y medio ambiente puedan convivir en consonancia.

En cierto modo, se podría decir que especialistas en ciencias ambientales son los guardianes del medio ambiente ya que tienen una vocación orientación específica hacia el medio ambiente. Poseen unos estudios con un marcado contenido multidisciplinar. Aunque en un primer momento nos pueda parecer que la función que desempeñan está poco solicitada en empresas privadas o públicas, hay datos esperanzadores que evidencian lo contrario. Según el último informe del Observatorio Profesional de Ciencias Ambientales, el número de ambientólogos parados en el segundo trimestre del 2016 descendió respecto al trimestre anterior y también respecto al mismo periodo del 2015.

Y es que su conocimiento es, ahora más que nunca, indispensable. Ellos son los poseedores de algunas de las herramientas necesarias clave para luchar contra el cambio climático. Por eso cada vez más empresas no necesariamente del sector ambiental están demandando sus servicios para diseñar e implementar los planes que ayudarán a reducir y a compensar la huella ecológica de la compañía.

Objetivo del grado en ciencias ambientales

En términos profesionales, el principal objetivo de un ambientólogo es conseguir que este mundo sea más limpio, más sostenible y menos contaminado y hacer de la sociedad una más respetuosa con los límites planetarios para que el conjunto de la población mundial pueda vivir bien sin comprometer el bienestar de generaciones futuras.

¿Cuáles son sus principales funciones?

 

  • Evalúan el impacto ambiental de las actividades humanas, elaborando estudios, diagnosticando y realizando informes medioambientales de calidad ambiental  y, estudiando la biodiversidad y paisajismo en que operan las empresas o administraciones.
  • Evalúan los problemas ambientales desde diversos ámbitos.
  • Actúan como una consultoría ambiental implantando sistemas de gestión ambiental para reducir el impacto, asesorando en normativa y legislación ambiental.
  • Gestionan residuos, vertidos y emisiones planificando la recogida y tratamiento de residuos urbanos, industriales y agropecuarios, así como los electrónicos o peligrosos, depurando y tratando las aguas y, evitando las emisiones de gases de efecto invernadero
  • Desarrollan proyectos de desarrollo local facilitando la transición a energías renovables, divulgando o trabajando en educación ambiental y mejorando prácticas como el turismo, reorientándolas hacia el ecoturismo o el turismo sostenible.
  • Se encargan de la planificación territorial, restaurando suelos y zonas degradadas…
  • Gestionan recursos naturales, como especies naturales y la agricultura sostenible.

¿Salidas profesionales de las ciencias ambientales?

Estos expertos en la relación que mantiene el ser humano con la naturaleza pueden ejercer su profesión en el sector privado, ayudando a empresas eléctricas, de metalurgia, de automoción o forestales, entre muchas otras. También pueden trabajar por cuenta propia, ofreciendo servicios de consultoría medioambiental. En la administración pública hay plazas reservadas a técnicos de medio ambiente tanto a nivel autonómico como estatal o europeo. La Investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) podría ser una alternativa ideal para aquellos que deseen dedicarse a la búsqueda de mejoras medioambientales. Y, finalmente, la docencia pública o privada.

Esto significa que los ambientólogos tienen cabida en prácticamente casi todas, por no decir todas, las empresas y sectores. En España, se agrupan en la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), una organización creada en 1997 que actualmente integra a científicos y técnicos de diferentes disciplinas preocupados y ocupados en el estudio, comunicación y resolución de los problemas ambientales.

Su trabajo es remunerado, al menos en este país, con un salario bruto que oscila entre los 20.000 € y 36.000 € anuales, si bien es cierto que la contribución que hacen estos profesionales —en muchas ocasiones desinteresada— al cuidado del planeta no tiene precio.

 

Asertividad, para gestionar opiniones y sentimientos

Si hablamos de procesos de selección o  de evaluación, cada vez incluyen más formas de medir diferentes parámetros, métricas e información.

La formación, la experiencia o las competencias informáticas y de idiomas conforman una base esencial para decantarse por un perfil u otro. Sin embargo, existe otro factor diferencial en el perfil de los candidatos (y de cualquier persona en cualquier esfera social), como la asertividad, es decir, el conjunto de competencias denominadas sociales. En un entorno cada vez más globalizado, transversal y multidisciplinar comienzan a ser competencias indispensables a la hora de atraer y retener el talento. En la vida laboral son muy importantes, y pueden incluso llegar a marcar la diferencia.

Qué es la asertividad en el trabajo

Una de estas competencias, que se sitúa como clave a día de hoy en el entorno laboral, es la inteligencia emocional. Este tipo de inteligencia hace referencia a la gestión de sentimientos y emociones, ajustándolos a las situaciones concretas que se dan en cada momento. Es un factor fundamental en la construcción de relaciones sociales, tanto en nuestra vida personal como en el entorno de trabajo.

Pero de inteligencia emocional ya hablaremos más adelante. Abarca una gran cantidad de componentes y habilidades, y en una de ellas vamos a poner el foco.

Dentro del contexto laboral cada vez se valora más el saber comunicar y expresar, debatir y rebatir las cuestiones que se plantean. El mundo profesional exige tomar decisiones correctas, valorando las opciones, y descartando aquellas que no sean viables. Pero no de cualquier forma, sino desde el respeto. Y eso, a día de hoy, es una habilidad muy solicitada por las empresas: la asertividad.

Definición

Es la capacidad que tenemos de gestionar opiniones y sentimientos para expresarlos de forma clara y honesta pero respetuosa con los demás. Es importante defender nuestras ideas y posiciones, pero siempre teniendo en cuenta que las visiones y experiencias que llevan a otra persona a discrepar con nosotros son igualmente validas que las propias.

No deberíamos caer en la agresividad o pasividad. La asertividad es clave para el bienestar personal, evitar conflictos y mejorar el clima laboral en nuestra empresa. Y como todo, se desarrolla.

Como potenciar la asertividad en el trabajo

Para potenciarla se ha de empezar por valorarnos y confiar en nosotros mismos. Nuestra asertividad suele venir condicionada por nuestra educación en la infancia y nuestras experiencias pasadas, por lo que entrenar esta capacidad lleva su tiempo, y requiere trabajar simultáneamente varios aspectos de nuestro comportamiento. Uno de ellos —y quizá el más común— es el manejo de la ansiedad.

Durante este proceso haremos un gran esfuerzo de cuestionamiento de nuestras propias reacciones. Observaremos si están siendo proporcionadas o si, por el contrario, se podrían haber abordado de manera distinta, si esa contestación ha sido la más adecuada o si estamos a gusto con cómo se ha resuelto la situación.

No hemos de tener miedo a rectificar e intentar decir lo que pensamos sin herir a los demás, discutir sin personalismos y hacer valer nuestros argumentos con respeto. Esos son tres pilares fundamentales para tener una conducta asertiva.

Pilares de la asertividad

  • Observar nuestra reacción

  • No tener miedo a rectificar

  • Discutir sin personalismos

Al mismo tiempo iremos analizando en qué situaciones, de las que vivimos en el día a día, no somos capaces de ser asertivos. Así podremos trabajar sobre ellas, saber qué emociones suscitan en nosotros cuestiones determinadas y aplicar las recomendaciones ya mencionadas. Las emociones más comunes son la vergüenza y el miedo.

Esta transformación es una carrera de fondo. Es un cambio profundo que afectará (positivamente) a nuestra vida y a la forma en la que entendemos las cosas y ello exige un periodo de adaptación.

Uno no se convierte en una persona asertiva de un día para otro.

Hay que leer la teoría, pero sobre todo ponerla en práctica. Forzar un poco las situaciones para enfrentarnos con nuestros miedos y poder entrenar lo aprendido. Existen pequeños ejercicios que nos pueden ayudar a ensayar nuestra nueva conducta asertiva. Por ejemplo, entrar en una tienda y rechazar comprar algo, hablar con nuestros superiores sobre un tema personal o elogiar a un compañero cuando creemos que hace bien su trabajo.

El crecimiento progresivo que se produce en este tipo de situaciones permite a las personas desarrollar la confianza, primeramente en uno mismo, y posteriormente en situaciones complejas pero decisorias. En definitiva, la asertividad se conforma como una ventaja competitiva a la hora de optar a un puesto de trabajo, siendo cada vez más clave en el funcionamiento organizacional. Transmitir, comunicar, decidir, descartar, debe hacerse ya que son situaciones diarias en el mundo laboral, pero la persona que es capaz de realizarlo desde el respeto y argumentando razones de peso, tiene mucho terreno ganado.

Talento joven: nuevas habilidades y competencias en el mercado

En los últimos años hemos visto cómo han aparecido nuevos oficios que hace un tiempo no existían. Como cabe esperar, muchos están ligados a la digitalización pues tanto pequeñas como grandes empresas han sufrido antes o después un proceso de transformación digital, y éste es un área en que los jóvenes, especialmente los nativos digitales, pueden aportar mucho valor a una empresa.

Los perfiles mas demandado en el futuro

Los estudios señalan que los perfiles más demandados en el futuro serán, entre otros,

  • Ingenieros gráficos
  • Desarrolladores de aplicaciones móviles y open source
  • Data analyst
  • Arquitectos big data
  • Virtualization specialist
  • Auditores de ciberseguridad
  • Especialistas de telecomunicaciones.

En España, hasta 2020 se estima que la digitalización creará 1.250.000 empleos.

La formación, sin lugar a duda, es el primer paso para obtener un buen puesto de trabajo, sobre todo al principio, cuando nuestras habilidades duras, es decir, nuestros conocimientos, son especialmente relevantes. Pero, para poder adaptarse con éxito al nuevo paradigma profesional, necesitamos trabajar también nuestras habilidades blandas o soft skills, ya que las empresas cada vez se fijan más en ellas. Éstas se caracterizan por ser competencias más transversales, asociadas con la personalidad y la naturaleza de la persona.

Hay multitud de habilidades sociales. Estas son algunas de las más importantes, que nos pueden servir para “ganar puntos” a la hora de mostrarnos más competentes en el mercado.

  • Habilidades comunicativas. El poder del lenguaje nunca se debe subestimar pues para cualquier trabajo es esencial mantener una comunicación fluida y clara.
  • Resistencia al estrés. Trabajamos bajo presión, independientemente del cargo que ocupemos, así que saber afrontarlo, y con optimismo, se valora muchísimo.
  • Capacidad resolutiva. Se trata de no ver problemas, sino soluciones.
  • Motivación y confianza. El primer paso para alcanzar las metas es visualizarlas, mentalizarnos de que somos capaces de llegar a ellas y esforzarnos día a día.
  • Debido a que nos podemos enfrentar a tantas situaciones como segundos hay, es importante saber adaptarse.
  • Planificación. Debemos saber discernir entre las tareas urgentes y las que no lo son. Para cumplir, una buena planificación es imprescindible.
  • Trabajo en equipo. Compartir y nutrirse del conocimiento de los demás sólo puede ayudarnos a mejorar. El dicho dice que solo llegarás rápido pero acompañado llegarás más lejos.
  • Hay momentos en los que uno debe saber cuáles son sus tareas individuales y realizarlas con la misma precisión que estando en grupo.
  • Ser un buen líder implica muchas cosa. Entre otras, requiere capacidad de organización, así como saber escuchar, decidir y tener carisma. Por eso, hay que entrenarse.
  • Construirnos una red de relaciones profesionales es un camino que con toda probabilidad nos llevará a interesantes oportunidades laborales.
  • Formación continua. Renovarse o morir. En este mundo de rápidos cambios lo que hoy es nuevo mañana será considerado de la anterior era, por lo que hay que estar siempre preparado.
  • No perder de vista los valores éticos. Para conseguir un buen clima laboral, es necesario que la personalidad de todos los empleados esté alineada con unos principios éticos. Compartir valores morales similares hará que entre empleados no se vean como enemigos, sino como compañeros.

Dejando de lado los factores internos que podemos —y debemos— trabajar, es importante que como empresa sigamos impulsando el talento joven pues es uno de nuestro mejores activos y generadores de riqueza. Y, para impedir que los millenials busquen nuevas expectativas laborales en el extranjero, debemos tratar de valorarlos y potenciar su desarrollo. Por eso en Ecoembes, llevamos a cabo desde 2016 el programa e-talent, el cual consiste en un contrato de prácticas en la organización, así como un plan de formación y desarrollo específicamente diseñado que incluye, entre otras acciones, un plan de acogida, una formación técnica y en habilidades, un programa de mentoring, visitas a negocio y oportunidades de networking.

Por qué introducir la metodología Agile en tu empresa

Allá por el principio del siglo XXI, cuando se empezaba a especular sobre la necesidad de trabajar bajo procesos menos estáticos para conseguir mejorar resultados, nacía la metodología Agile

El nacimiento de la metodología Agile

Diecisiete especialistas en desarrollo de software, que ocupaban el cargo de CEO o project management , se reunieron en Snowbird (Utah, EEUU) e iniciaron un interesante debate en que pusieron en común las mejores prácticas de cada compañía en la gestión de proyectos.  

La aparición de esta nueva metodología suponía un hecho histórico, en tanto que revolucionaba por completo los métodos tradicionales y la forma en la que, hasta la fecha, se trabajaba en las empresas. Pasábamos de un pensamiento donde se tenían en cuenta las horas de trabajo de los empleados para valorar así su productividad —y, en consecuencia, su remuneración— a priorizar la agilidad y la flexibilidad en el desarrollo de proyectos, adaptándose siempre a las necesidades del cliente y enfocándose en los resultados.

A día de hoy, el método Agile, es un modelo estándar en múltiples empresas internacionales debido a sus grandes beneficios. Y no solo en el terreno más “tecnológico”, que es precisamente donde surgió, sino que ahora mismo es aplicable a cada departamento, por pequeño que sea. El sistema se basa en 4 pilares fundamentales: valorar a los miembros del equipo y las relaciones sociales por encima de los procesos y las herramientas, dar prioridad al producto, colaborar con el cliente y mantener una relación muy cercana, cara a cara  y colaborativa, y ser flexible para nunca aferrarse al plan establecido.

Ventajas

Entre sus principales ventajas se encuentra la versatilidad, pues al ajustarse al 100% a las necesidades del cliente, los objetivos reales van cambiando; mayor compromiso entre trabajadores porque se crea un clima de cooperación; rapidez en las entregas siendo continuas y planificadas —con cierto margen—; y aumento de productividad respondiendo ágilmente ante cualquier alteración de las prioridades.

Valores de la metodología Agile

Pero hay que decir que los valores en los que se basa esta metodología beben del manifiesto Agile, firmado por el conjunto de desarrolladores de software anteriormente citados, donde se establecen 12 principios:

  1. Satisfacción del cliente. Entregar productos y contenido de valor para cubrir la necesidad del cliente.
  2. Escuchar los nuevos requisitos. Atender a todas las sugerencias que vayan surgiendo sobre la marcha, con el fin de mejorar.
  3. Entregas semanales. Si dividimos las entregas, minimizamos el riesgo de error al disponer de feedback.
  4. Medir el progreso. Existen indicadores que nos permiten evaluar, de forma objetiva, nuestro trabajo.
  5. Desarrollo sostenible. Garantizaremos continuidad en el proyecto.
  6. Trabajo cercano. Trabajar desde cualquier lugar con la mejor actitud.
  7. Conversación. Reunirse periódicamente, a ser posible personalmente, ayudará a que nuestro mensaje se comunique de la forma más eficaz posible.
  8. Motivación y confianza. El clima de trabajo en el cual se lleva a cabo el proyecto es primordial.
  9. Excelencia técnica y buen diseño. Presentar, sin excepción, trabajos de calidad.
  10. “Trocearemos” las tareas hasta que su nivel de complejidad sea el adecuado.
  11. Autogestión de los equipos. Descartaremos las jerarquías, al considerarlas nocivas para el bien común.
  12. Adaptación a las circunstancias cambiantes. Evitar la rigidez durante el proceso de un proyecto es vital ya que el contexto puede cambiar, al surgir cambios inesperados.

En Ecoembes creemos firmemente en que la gestión debe ser siempre mejor que ayer pero peor que mañana y, por eso incorporamos hace tiempo las bases de este tipo de metodologías. En concreto, utilizamos la metodología Lean Management -más específicamente la Kaizen- porque implementándola eliminamos los desperdicios de los sistemas productivos. Nosotros, en primer lugar, planeamos semanalmente el trabajo -con la ayuda de paneles- teniendo en cuenta la situación actual. De esta forma, todos podemos ver qué tareas tienen nuestros compañeros y, así, visualizar las cargas. Después, establecemos acciones, analizamos los resultados obtenidos y los contrastamos con nuestro punto de partida hasta que, finalmente, estandarizamos lo que ha funcionado en los procesos.

 

Inbound recruiting: ¿Es eficaz?

La metodología que emplean los profesionales dedicados a los procesos de selección en las empresas ha evolucionado a lo largo de los años. Atrás quedaron los tiempos en los que, para publicar una oferta de trabajo, había que contactar con periódicos los viernes antes de las 2 de la tarde. 

Aparecieron los primeros portales de empleo y eso nos hizo avanzar a pasos agigantados en cuanto a rapidez y eficacia: en cuestión de minutos podíamos redactar y anunciar vacantes. Hacia el año 2004, con el auge de las redes sociales en España, la selección de personal sufrió una revolución total, al permitir compartir ofertas de empleo y conseguir difusión inmediata por estas nuevas plataformas. Pero… ¿y ahora? ¿en qué punto nos encontramos?

Es posible que estemos ante la revolución de la revolución, ya que incluso el objetivo principal para atraer a candidatos ha cambiado. El método tradicional perseguía cubrir vacantes activas, publicando ofertas en portales de empleo, y esperando para encontrar el candidato con el talento adecuado e idóneo— o bien, contactando “en frío” por teléfono o redes sociales. 

¿ Qué es el inbound recruiting ?

El inbound recruiting, la nueva forma de atracción de talento en las empresas, es una técnica que permite crear una especie de máquina de recibir candidatos cualificados continua, independientemente de si hay ofertas abiertas o no en ese momento.

4 fases de la metodología inbound recruiting

Destacamos 4 fases que definen esta nueva tendencia:

Fase de atracción del talento

Lo primero que todo departamento de recursos humanos es atraer el talento. Esta etapa es crucial, ya que debemos desarrollar acciones y estrategias para despertar el interés de los candidatos potenciales. Y la mejor forma de hacerlo es mostrando la filosofía de la compañía lo más transparente y atractiva posible. Las redes sociales se sitúan como uno de los principales instrumentos para potenciar el mensaje. 

Convertir al interesado en candidato

El siguiente paso es convertir: debemos lograr que el interesado se convierta en posible candidato. Aquí debemos tener especial cuidado con la elaboración de las ofertas de empleo, así como la inclusión de formularios de inscripción claros, concisos y sencillos. La facilidad y la inmediatez son cualidades básicas en los nuevos procesos de reclutamiento y, aquí, el Search Engine Optimization (SEO) —o posicionamiento orgánico en buscadores— y el marketing de contenidos nos pueden ayudar. 

Fase de contratación

Después tocaría contratar. Si hay buena conexión entre la marca empleadora y el candidato y creemos que tiene el perfil que buscamos, cerremos cuanto antes el proceso, contratando mediante una gestión rápida y una comunicación constante y personalizada. 

Fase de seguimiento

Finalmente, hay que enamorar. No creamos que cuando la selección ha acabado podemos permitirnos dejar de resultar atractivos como empresa. Hayan sido los candidatos contratados o descartados, estos perfiles son los mejores embajadores para nuestra compañía. Así que, si logramos enamorarlos y que hablen bien de nuestra empresa, habremos ganado en imagen.

Los beneficios del inbound recruiting para las empresas

Con o sin ánimo de lucro, como organizaciones también tenemos que velar por nuestros propios intereses. Y aunque una estrategia de inbound recruitment comprende muchos pasos que a priori pueden resultar tediosos, los beneficios a largo plazo son muchos:

  • Ahorrar en recursos. Al utilizar canales propios para difundir nuestras ofertas, estaremos disminuyendo el coste por incorporació
  • Conseguir una ratio de candidatos de calidad más alta. Estaremos en contacto únicamente con aquellos aspirantes que estén realmente interesados y que crean que encajan con la visión y misión de la empresa.
  • Reducir el tiempo de contratació El porcentaje de postulantes no aptos será menos elevado, por lo que la selección se convierte en menos complicada y laboriosa.
  • Mejorar la experiencia. Los propios candidatos se convertirán en prescriptores de nuestra marca, nuestra empresa.

En Ecoembes decidimos implantar el inbound recruitment porque entendimos la importancia de planificar estratégicamente la forma de reclutar. Por eso, y porque estamos constantemente buscando ampliar nuestro equipo con gente que comparta el Espíritu Ecoembes, tenemos siempre disponible una sección en nuestra página web oficial, en la que cualquier interesado en unirse a nuestro proyecto puede enviarnos su Currículum Vitae.

El coaching para ser una mejor versión de uno mismo

Para entender qué es el coaching, lo lógico sería empezar con una simple definición del concepto. Sin embargo, los mitos que se han generado en el marco de la infoxicación nos obligan a clarificar primero qué no es el coaching. No se trata de una formación, ni está relacionada con el deporte, ni tan siquiera podemos considerarlo una terapia psicológica, ya que quienes se someten al proceso de coaching no son pacientes, sino que son clientes, también llamados coachees.

Qué es coaching

Una vez aclarada esta cuestión, podemos empezar a hablar de lo que sí es el . Para la International Coaching Federation (ICF), 

“el coaching es una relación profesional que permite a los clientes alcanzar cambios y resultados satisfactorios en su vida profesional y personal”.

En otras palabras, lo que persigue esta disciplina es promover nuestro autoconocimiento y desarrollo, con el fin de ser capaces de lograr todo aquello que nos propongamos. Ello implica superar barreras y limitaciones personales, aflorar nuestro potencial, desarrollar nuestras habilidades, ampliar nuestros recursos y sacar lo mejor de cada uno para acercarnos lo más posible a la excelencia, en todos los ámbitos. A fecha de hoy, es la metodología más rápida, potente y eficaz que se conoce para motivar y empoderar a una persona.

Aunque es cierto que durante todo el proceso estaremos acompañados de un profesional del coaching , el cual nos guiará en nuestro camino, en realidad sólo nosotros mismos, con esfuerzo y convencimiento, somos los responsables de empoderarnos y transformar nuestras vidas. Existen cinco factores que hacen que el coaching funcione:

  1. Nosotros nos ponemos en acción y crecemos, acompañados de un coach pero sin depender de él.
  2. Tener puntos de vista más amplios nos aporta una creatividad mayor para encontrar soluciones alternativas, nuevas actitudes, acciones y pensamientos.
  3. Desarrollo. Avanzamos progresivamente con cada pequeño
  4. Compromiso entre el coach y nosotros. Sabemos que hay alguien que está confiando en nosotros y eso debería servirnos de aliciente.
  5. Aprender a desaprender. Dejamos atrás comportamientos y actitudes que teníamos como referencia porque a menudo es precisamente eso lo que nos mantiene estancados.

La metodología del coach

En primer lugar, el coach y el coachee tienen que elaborar, conjuntamente, un plan de acción entre coach y cliente, en base a lo que se quiere mejorar, cambiar, potenciar o desarrollar. Cuando el objetivo está claro por ambas partes, se establece un calendario de sesiones. A través de técnicas de motivación, preguntas y dinámicas de trabajo, el coach ayudará al cliente a conseguir con determinación el objetivo deseado. La idea es que se cree un clima de confianza, donde el cliente se abra con total libertad y sinceridad y el coach formule preguntas concretas, dirigidas a que éste reflexione y no se sienta juzgado.

Resultados de la implementación del coaching

Según el ICF, el coaching además de colaborar al desarrollo personal y profesional, las sesiones de coaching pueden conseguir resultados extraordinarios, aumentar la productividad de una empresa hasta un 70 %. Por eso no resulta extraño que cada vez más empresas soliciten la ayuda de coaches para mejorar tanto la productividad como la creatividad, la inteligencia emocional y calidad de vida de sus trabajadores. Lo que ocurre es que, antes de contratar este tipo de servicio, tenemos que tener muy claro qué tipo de coach profesional  necesitamos en cada momento. 

  • El coaching ejecutivo, por ejemplo, está dirigido a los altos mandos de las empresas que desean mejorar su gestión. 
  • El coaching laboral se realiza de forma individual a personas que no están satisfechas con su puesto de trabajo. Muchas veces, la rutina y la desmotivación pueden mermar las ganas de trabajar. 
  • También existe el coaching de liderazgo, que empuja de forma positiva la fortaleza y habilidad laboral de cada empleado. 
  • El coaching  de equipos por su parte, sirve para animarnos especialmente en los momentos más críticos. 
  • El coaching de innovación incrementa la creatividad para que, como su propio nombre indica, continuamente se busque la en productos y servicios. 
  • Y, por último, también tenemos el organizativo, que persigue que la comunicación entre empresarios y trabajadores sea más fluida.

 

Gestión del cambio: la respuesta a los entornos VUCA

Puede que no lo sepamos, que nos pille por sorpresa o que ni tan siquiera nos lo hayamos planteado alguna vez, pero sí, vivimos en un entorno VUCA. Esta palabra, que a priori puede parecernos imposible de descifrar y entender, se refiere simplemente a la gestión del cambio organizacional, cambio constante: 

 Lo que es hoy, poco tiene que ver con el mañana y lo que parecía estable resulta que se verá condicionado por mil variables que no podemos controlar (pero sí, de alguna manera, anticipar).

¿Qué es el entorno VUCA?

VUCA es un acrónimo inglés compuesto por cuatro términos clave: 

  • Volatility (volatilidad)
  • Uncertainty (incertidumbre)
  • Complexity (complejidad)
  • Ambiguity (ambigüedad)

Pero vayamos por partes y desgranemos qué significado tiene exactamente cada palabra:

Volatilidad

Cuando hablamos de volatilidad nos referimos a la gran cantidad de cambios producidos y la velocidad a la que se suceden. Vivimos en un momento dinámico y voluble, donde todo es veloz y efímero, nada es permanente. La gestión del cambio consiste en entender este principio. Esto incluye las tendencias y preferencias de las personas, además de las tecnologías utilizadas, que son altamente cambiantes. Ésta debe ser rebatida con visión de futuro.

Incertidumbre

La incertidumbre hace alusión a la incapacidad para predecir las situaciones o el curso de los acontecimientos que se van dando. Y esto resulta en indecisiones, dudas e imprecisiones, de modo que el conocimiento parece siempre estar incompleto. No es tan fácil como antes trazar planes de cambio, definir próximos pasos o las fases de cambio y prever escenarios futuros teniendo como base acontecimientos pasados. En este caso, la podemos afrontar con entendimiento, conocimiento, empatía y un gran esfuerzo en el tratamiento de la información.

Complejidad

La complejidad alude a los problemas y conflictos que hay que resolver. A menudo nos encontramos ante una ausencia de conexión entre las causas y efectos y, de hecho, muchos factores, internos y externos, están fuera de nuestro control y pueden afectar a nuestro negocio. Es importante por lo tanto en estos casos aprender a lidiar con la no linealidad de las situaciones y afrontarlas adaptándonos. La neutralizamos actuando con claridad y sencillez en la ejecución, demostrando valentía para afrontar los nuevos desafíos para este nuevo modelo de gestión.

Ambigüedad

Y la ambigüedad tiene que ver con la falta de claridad sobre el significado de cualquier hecho. A veces no es tarea fácil comprender la naturaleza de los problemas que surgen y, sobretodo, entender que no existe una única solución. También está relacionada con la incapacidad para conceptualizar con precisión las posibles amenazas y oportunidades antes de que sea demasiado tarde. Por ello, la debemos superar con agilidad a la hora de reaccionar, escuchando y siendo humildes.

Los orígenes de VUCA comenzaron con la guerra fría 

De este modo se pretende definir el mundo actual. Sin embargo, VUCA comenzó a utilizarse en los años 90 de forma generalizada, cuando el ejército estadounidense lo empleó para describir la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad del mundo surgido tras el fin de la Guerra Fría. Más adelante, en concreto tras los ataques del 11S a las Torres Gemelas de Nueva York (EEUU) y la crisis económica que sacudió al mundo desde el 2008, el término se trasladó al entorno empresarial y de recursos humanos,  en tanto que las formas de proceder, trabajar y los retos a afrontar se vieron afectados por esa nueva coyuntura.

La gestión empresarial vista desde un enfoque VUCA

Las empresas están percibiendo, cada vez más, la importancia de mudar hacia un modelo de negocio más flexible, realizar cambios en la organización que sean capaces de adaptarse a los imprevistos, de forma simple y sin sembrar el caos, pero saliendo de la zona de confort. Ahora, las organizaciones necesitan entender bien el ambiente en que están actuando para tomar decisiones, resolver problemas, implementar cambios y planificar el futuro. Y es que factores como el desarrollo y la evolución de las tecnologías, las reformas normativas, las nuevas exigencias de los clientes o el aumento de competencia –y más compleja- tenemos que tenerlos muy presentes. Por eso, los líderes, especialmente, deben estar constantemente actualizando sus competencias para estar preparados ante cualquier contratiempo.

¿A dónde va tu botella de plástico cuando la metes en un contenedor amarillo?

Estás en casa o vas por la calle y depositas una botella de agua en la bolsa o contenedor amarillo. Muy bien, has cumplido con tu parte. Pero ¿qué pasa luego? ¿Qué supone reciclar botellas de plástico? ¿Y cuantas botellas se reciclan en España, cuántas latas…?

Según la información que maneja Ecoembes, la organización sin ánimo de lucro que se encarga de la gestión de los residuos de envases domésticos en España, el porcentaje de reciclado de residuos de envases de plástico, bricks, latas y envases de papel y cartón en 2018 llegó a situarse en un 78,8%, lo que supone un aumento del 2,2% respecto al año anterior.

Si miramos el reciclaje de residuos para cada uno de los diferentes materiales contemplados, España supera el objetivo de reciclaje propuesto por la UE para 2025, en algunos casos, en más de un 20%.

Si el objetivo de la UE de reciclaje de plástico es del 50%, en España, según Ecoembes, se recicla el 75,8%. El reciclaje de papel y cartón en nuestro país está en el 80%, cinco puntos por encima del objetivo europeo. Y, por último, en el reciclaje de metales el objetivo fijado está en el 60% para dentro de 6 años, mientras que España recicla actualmente el 85,4% de sus metales.

Para asegurarse que los datos proporcionados por las empresas son fiables Ecoembes realiza unas inspecciones rigurosas y completas en las que destacan los controles de calidad, la homologación de recicladores, el control de la trazabilidad de materiales y las caracterizaciones. Además, el último año se llevaron a cabo 2.415 auditorías a empresas y 12.469 caracterizaciones y controles de calidad y de análisis de la composición de los residuos que llegan a las plantas. Para garantizar que el destino final de los residuos sea el reciclaje esta organización realiza un control de la trazabilidad del 100% de los mismos.

Por si no fuera suficiente, una consultora externa revisa y verifica toda la información que aporta Ecoembes incluyendo los convenios con las Administraciones Publicas, las facturas emitidas y los informes de actividad. Estas entidades públicas locales certifican los datos de cantidades recicladas basándose en los convenios y acuerdos firmados con Ecoembes.

Dichos convenios son de adhesión voluntaria por parte de las comunidades autónomas, quienes, junto con Ecoembes y las entidades locales, acuerdan los compromisos que todas las partes están dispuestas a llevar a cabo para regular y garantizar el control de los datos que se aportan. Dependiendo de lo acordado una de las tres partes es la responsable de recabar la trazabilidad de los materiales recuperados y seleccionados hasta su destino final de reciclaje o valorización. Con el objetivo de asegurar la trazabilidad de los datos y centralizar su conocimiento técnico en el año 2016 Ecoembes creó la Oficina Estratégica.

Para contabilizar las toneladas recicladas dentro de los datos de reciclaje aportados por la organización se deben cumplir al menos dos requisitos:

  • Las cantidades han de ser específicas para cada material y aceptadas por recicladores autorizados por las propias comunidades autónomas,
  • Los datos deben someterse al control de la comunidades autónomas que actúan como órganos competentes en las funciones de seguimiento, inspección y sanción.

A día de hoy Ecoembes está sujeta a más de 80 convenios de colaboración con entidades locales y autonómicas que cubren la recogida selectiva de envases de aproximadamente 46,6 millones de habitantes. Además de la recogida municipal con los contenedores amarillos y azules, en 2018 la entidad estuvo presente en 37.800 puntos de reciclaje entre los que destacan más de 7.000 de lugares de alta concentración de personas (donde la cantidad de residuos generados es mucho mayor). En concreto, hablamos de estadios deportivos, recintos de conciertos, hospitales, estaciones de tren, aeropuertos, el sector hostelero, etc.

¿Qué es el liderazgo compartido? Una alternativa para democratizar el poder en una empresa

El término liderazgo compartido surge en los años 90, cuando comenzó a extenderse la necesidad real de tumbar las organizaciones verticales, aplanándolas y convirtiéndolas en horizontales ¿Qué significaba esto? Que la jerarquía quedaría más repartida, y que la responsabilidad y autonomía cimentarían la base de un funcionamiento menos jerárquico. Esta necesidad marcaría los pasos del inicio del liderazgo compartido de alto nivel.

Definimos el liderazgo compartido como un modelo en el que el poder no emana de una única persona lider o varias, que cae en cascada, sino que surge de cada punto y de todos los miembros de la organización, en horizontal, de la compañía.

Rasgos esenciales de este modelo de liderazgo son el delegar y empoderar a los trabajadores, con el fin de apostar por la diversidad de ideas y opiniones, además de fomentar su desarrollo personal dentro de la empresa y hacerles partícipes en la toma de decisiones como clave para impulsar su motivación.

El liderazgo compartido según Peter Senge

En palabras de Peter Senge, director del centro para el Aprendizaje Organizacional del Instituto Tecnológico de Massachusetts:

“Nuestra concepción tradicional de los líderes, personas especiales que fijan la dirección a seguir, toman las decisiones clave e infunden energía, tiene sus raíces en una visión del mundo no sistémica e individualista. Especialmente en Occidente, los líderes son héroes, grandes personajes que ocupan el centro de la escena. En la medida en que sigan prevaleciendo estos mitos, se acentuará la focalización de la atención en los hechos inmediatos y en los héroes carismáticos más que en las fuerzas sistemáticas y en el aprendizaje colectivo”.

(La nueva tarea del líder, crear organizaciones abiertas al aprendizaje — Sloan Management Review, otoño  de 1993.)

Warren Bennis dice que, de hecho, muchos CEOs creen que su tarea principal es convertir en líder a los miembros del equipo, construir otros líderes, ayudando activamente a que cada uno alcance su propio potencial (Bennis y Goldsmith, 1997). Este tipo de liderazgo puede ocurrir en cualquiera de los niveles de la pirámide jerárquica de una organización.

Las organizaciones que apuestan por la descentralización del liderazgo dentro de recursos humanos de cada empresa, y dejan de lado la idea de que se trata de un planteamiento utópico, han podido experimentar grandes beneficios. Entre otras cosas:

  • Aumenta la implicación de los trabajadores. En el momento que como empleados sentimos que nuestras aportaciones, nuestro know-how y nuestra opinión se toma en consideración, el nivel de implicación se multiplica.
  • Potencia el desarrollo personal. Al adquirir mayor responsabilidad, automáticamente obtenemos nuevas fortalezas y habilidades
  • Fomenta la creatividad y el trabajo colaborativo. Nos esforzamos por realizar aportaciones interesantes, que generen conversación.
  • Facilita el descubrimiento de nuevos líderes. Dicen que solo observando a alguien podemos saber más de esa persona que hablando con ella. Y es que es una forma muy sencilla de ver qué estrategias y actitudes afronta cada cual ante las adversidades.
  • Garantiza la aceptación de las decisiones adoptadas. En el momento en que se democratiza la toma de decisiones, resulta más inapropiado “quejarse” si no estamos de acuerdo con algo, puesto que en tal decisión se ha participado y aportado puntos de vista.
  • Evita la sobrecarga laboral. Principalmente de los altos cargos, ya que de ese modo podrán priorizar sus tareas y delegar las que consideren necesarias.

Sin embargo, lo cierto es que, como casi todo en la vida, este modelo de liderazgo compartido también tiene sus riesgos. Podemos encontrarnos ante escenarios que carecen de unanimidad, escenarios donde es imposible delegar la responsabilidad o incluso escenarios en los que es necesario encontrar un balance entre la libertad de dejar hacer y una supervisión sin interferencias. De ahí la importancia de fijar unos objetivos bien claros, y por escrito.

Las empresas escogen el liderazgo compartido por sus ventajas

Como es de esperar, las numerosas ventajas que presenta el liderazgo compartido ha propiciado la implementación de esta estructura organizacional. Pero también hay otros motivos: el aumento progresivo en los últimos años de fusiones y adquisiciones es un ejemplo de ello. Aunque también puede deberse al crecimiento de las alianzas y sociedades o a la convergencia del mercado.

Mayor valor para el empleado

Atendiendo más a la evolución de la figura del trabajador, existe un motivo fundamental en el emerger de este tipo de liderazgo, de estructuras planas y de autonomías que hoy se promueven.

Hay, desde hace tiempo, un cambio de visión respecto al trabajador como número limitado a desempeñar sus funciones. Hoy día, ya se considera al trabajador en todas sus esferas, cada una diferente y con aportes nuevos y divergentes.

Se busca dotar su trabajo de más elementos, mayor ciudadanía organizacional e implicación en los proyectos de la empresa. Hacer partícipe al talento de cada empresa, por lo tanto, es lo que ha llevado a la generación de estos nuevos modelos, que no hacen otra cosa que potenciar el talento a través de la toma de decisiones.

Liderazgo compartido temporal

También existen casos de empresas que han optado por utilizar esta forma de liderazgo en periodos o etapas muy concretas. Puede ser que durante el tiempo que transcurre mientras se están aplicando cambios en la compañía, de cualquier tipo, se decida repartir el peso de los altos cargos, sin intención de mantenerlo de forma permanente una vez que se vuelva a la normalidad.

Si bien es cierto que en muchos casos el hecho de haber incorporado el liderazgo compartido en las empresas ha resultado exitoso, no siempre es efectivo.

Los factores propios de la cultura empresarial (como el individualismo) y los valores de cada uno (como la ambición profesional a costa de otras personas) pueden incidir en el resultado.

Debemos tener en cuenta que el tipo de liderazgo que estemos inculcando a nuestros empleados (autocrático, democrático, liberal, empresarial, participativo, carismático) también tendrá un gran peso a la hora de valorar si hemos acertado o no en nuestra elección, pues ellos probablemente repitan los mismos patrones de la dinámica que hemos creado.

Lo que está claro es que cada vez más organizaciones sienten el empuje que reclama más protagonismo de sus trabajadores, cada vez mejor formados y con mayor conocimiento que ofrecer.

Claves de la transformación digital empresarial

Los entornos cambian. Y mucho. Y muy rápido. Sobre todo el entorno digital.  Las respuestas a estos cambios, cuanto más rápidas sean, mayor ventaja competitiva ofrecen a las compañías. Pero, ¿cómo o a través de qué podemos ser rápidos ante estos cambios?, ¿cuáles son las claves de la transformación digital en una empresa?

Es necesario adoptar una estrategia de transformación digital

Una máquina de escribir, una cámara analógica o un teléfono de rueda, o cualquier elemento útil hace 20 años. Son elementos que comparten una esencia: la esencia de lo antiguo. A menudo los vemos incorporados en las estanterías de los cafés y tiendas de estilo vintage. Pero, en cualquier caso, su papel a día de hoy no puede trascender su función decorativa. Esto, aplicado al mundo empresarial, hace necesario que cualquier empresa tenga claro que, si quiere funcionar correctamente dentro del contexto existente (muy próximo a acoger la tecnología 5G, el big data, inteligencia artificial y todo lo que eso conlleva términos relativos a la hiperconexión), debe tener en su hoja de ruta la digitalización de sus procesos y herramientas como punto clave.

La digitalización, han cambiado los hábitos de consumo, es inevitable a medida que la tecnología permite que podamos trabajar desde un teléfono móvil o incluso diseñar un producto en nuestra pantalla y mandarlo a una impresora 3D. Pero en manos de cada organización está dotar de las herramientas y cultura necesarias para marcar la diferencia en cuanto a operatividad y eficiencia en un mundo cada vez más globalizado.

Así pues, la transformación digital ha calado en la sociedad a todos los niveles: aunque es lo más obvio a simple vista, no sólo ha afectado a la introducción de la comunicación digital (ahora con redes sociales y mensajería instantánea), sino que también ha supuesto una revolución para la educación, la sanidad, y para las empresas, modificando la experiencia de cliente en todos los sectores.

Y ¿qué supone la transformación digital empresarial?

El primer cambio pasa, más allá del uso de las tecnologías, por el cambio en la cultura de la organización. Y es que la transformación digital empresarial no se reduce a enviar correos electrónicos en lugar de cartas, sino que la mentalidad de la empresa debe reorientarse, y encaminarse hacia la innovación y la eficiencia.

También modifica el reparto de competencias. La tecnología permite democratizar el poder, ya que, por ejemplo, puede conectar a múltiples empleados en una reunión, trabajadores que pueden encontrarse incluso en otras zonas geográficas y que, por ello, en otra época, no podrían estar igual de presentes en la toma de decisiones.

Por tanto, la transformación digital impulsa sobre todo un cambio de modelo de negocio y organizacional, de manera que la comunicación se vuelve más horizontal, y la estructura jerárquica se ve inmediatamente afectada por este cambio. Por esto mismo, no todas las organizaciones están de por sí preparadas para la transformación digital. Debe lograrse previamente una congruencia entre lo que implica la transformación y el estilo de liderazgo, jerarquía y estructura de la organización.

Y este último punto está relacionado con la optimización. Los entornos de colaboración, las salas de videoconferencia u otras herramientas de comunicación instantánea favorecen completar las tareas de una manera más eficiente. Ahora, existen servicios de elaboración conjunta de documentos vía internet, donde un número ilimitado de personas puede participar de la creación de un informe o un trabajo desde diferentes espacios físicos y temporales.

Todo ello contribuye además a otros beneficios. Para empezar, los trabajadores de una empresa valoran este cambio, ya que el aumento en la productividad deriva en una sensación generalizada de satisfacción. También los clientes agradecen la transformación digital, pues agiliza muchos procesos, en que además pueden participar de una manera más activa, fácil y dinámica.

El ahorro en costes es otro factor a tener en cuenta, y se debe principalmente a la desmaterialización de la economía que facilita la tecnología Cloud Computing. Un estudio de Accenture calculó que la transformación digital en las empresas puede suponer un aumento de 1,25 billones de euros en el PIB de 10 grandes potencias económicas.

Ventajas de la transformación digital

La transformación digital aporta flexibilidad, y favorece la globalización y desmaterialización de la empresa. En Ecoembes hemos logrado aumentar estos aportes, gracias al proyecto de transformación digital que está llevándose a cabo en la organización. La visión es que ya no se conecta con terminales físicos, sino que se busca la conexión con la persona. La digitalización nos ha permitido, paradójicamente, humanizar hasta cierto punto las relaciones, a través de herramientas como Microsoft Teams, o Skype Empresarial, que mantienen a la persona conectada en cualquier ubicación, y transmitir documentos e información más rápidamente. Todo ello, unido a las salas totalmente equipadas para favorecer la comunicación instantánea, nos permite aumentar la eficiencia y la posibilidad de interconectar todo con todo, en busca de ofrecer esa rapidez a los cambios que se nombraba al principio. Esto, da lugar a nuevas oportunidades, pues la tecnología aporta habilidades y procesos que antes no había y que favorecen la creatividad y la innovación.

Mentoring: un win-win

El mentoring es una de las técnicas que más impacto y utilidad tiene a día de hoy en el entorno empresarial y en el desarrollo personal y profesional.  Se trata de una metodología práctica de aprendizaje interpersonal, destinada a desarrollar a la  persona y basada en el intercambio de información y las experiencias entre la propia persona y una figura denominada mentor.

 

Esta figura es la encargada de transmitir los conocimientos a modo de coaching y mentoring necesarios al mentee para poder lograr, en primera instancia, su integración en la compañía, y posteriormente lograr el crecimiento profesional del trabajador maximizando su potencial, desarrollando competencias y mejorando el rendimiento, Además, se focaliza en cuestiones relacionadas con el liderazgo, la cultura de empresa, la gestión del talento, la productividad o la mejora del ambiente de trabajo.

El papel del mentor es, por lo tanto, guiar, acompañar, aconsejar y transmitir su experiencia a una persona asignada, siempre dentro de un marco de confidencialidad y ética profesional.

Ser mentor conlleva una gran responsabilidad

Al igual que cualquier proyecto empresarial, el mentoring posee una serie de fases y preparación que, aunque la connotación del mismo sea informal, debe seguirse exhaustivamente para darle calidad al programa. Y una de las ramas esenciales en ello, es, por supuesto, el mentor. Previo a cualquier tipo de formación a recibir por su parte, la elección de quién puede ser mentor debe basarse en una serie de cualidades y características específicas y debe ser una persona con experiencia en varios campos. 

  1. Alta inteligencia emocional. Es vital que el mentor sea capaz de ponerse en la piel de otras personas y saber leer entre líneas. Solo así podrá conectar con la persona que esté “mentorizando” al crear una relación de confianza y compromiso.
  2. Dar apoyo y refuerzo positivo. Dentro de las motivaciones en el puesto de trabajo, es clave para cualquier persona, en mayor o menor medida, el reconocimiento del trabajo realizado. Por eso mismo, de manera constante, buscamos la aprobación de nuestras acciones y éxitos. La figura del mentor o mentora debe aportar ese punto, imprescindible para afianzar la autoestima.
  3. Saber escuchar y dar feedback. Las conversaciones deben ser profundas y deben fluir para poder llegar a las cuestiones de fondo. En muchas ocasiones, el mentor tendrá que acompañar en el momento de establecer metas y redefinir problemas, aportando una visión externa.
  4. Tener una buena red de contactos. Al final, uno de los grandes objetivos al empezar un mentoring es crecer profesionalmente y eso conlleva ampliar nuestro círculo profesional, nuestro networking. El mentor debe ser capaz de ofrecer un primer acercamiento a la formalización de la red de contactos.
  5. Proyectar expectativas positivas. Hay que partir de una filosofía base donde se cree en el potencial profesional de todas las personas, que en ocasiones está sin explotar o desarrollar. El mentor será el encargado de canalizar los conocimientos del aprendiz y potenciarlos a partir de los suyos propios.

Cabe destacar que a menudo confundimos el mentoring con el coaching, debido a que ambos términos están relacionados de alguna forma con el desarrollo de habilidades profesionales. Sin embargo, es importante tener claras algunas de sus diferencias, como el objetivo: 

  • El coaching está pensado para obtener resultados inmediatos en el entorno de trabajo actual. Serán suficientes algunas sesiones para conseguir resultados en tareas concretas
  • El mentoring busca un desarrollo personal duradero) o el tiempo. En mentoring se busca crear un clima agradable y de confianza, lo cual automáticamente requiere de más tiempo, para poder comentar, sin temor a ser juzgado, todo tipo de preocupaciones: desde lo personal hasta lo laboral).

 

El beneficio del mentoring

El mentoring no debe verse únicamente como un beneficio para la persona que lo recibe. Es y debe ser, un win-win, si de verdad se le otorga el enfoque adecuado.

El esfuerzo del mentor debe tener un reconocimiento y una utilidad que en muchos casos se olvida, pero que genera un mayor nivel en los programas implantados de esta naturaleza. Ante esto, debemos partir de la mentalidad de beneficio mutuo, ya que es una práctica que, además de favorecer a los mentees, ayuda a que los mentores se sientan valorados al poder desarrollar el rol de líder dentro del contexto empresarial. Esta dualidad da mayor sentido a la definición de mentoring como programa de desarrollo, ya que lo es para el mentee, pero en igual medida para el mentor.

Además, atendiendo ahora al flujo de conocimientos e información que compone el mentoring, no sólo se produce en una única dirección, sino que, de manera ascendente, por así decirlo, también se produce un aprendizaje y un intercambio de información. Os ponemos un ejemplo: un perfil junior se incorpora en la compañía dentro de la Dirección Financiera, y es mentorizado por una persona senior que lleva 25 años en la empresa. Es obvio que el junior aprenderá en muchas facetas del senior. Sin embargo, ¿creéis que el senior no tiene nada que aprender? ¿El junior es capaz de aportar conocimiento? Por supuesto que sí. La formación y preparación hoy en día es muy cambiante, y no hablamos con el paso de los años. Es perfectamente posible que el junior sea capaz de actualizar a su mentor en otras materias, como la informática, apps, nuevas formas de concebir el trabajo, etc. A este intercambio bidireccional de conocimiento, al enriquecimiento mutuo se le denomina mentoring inverso, y es clave para intepretar el programa de mentoring como un beneficio mutuo.

Los mentoring en Ecoembes

En Ecoembes, la figura de los mentores recibe una especial atención, puesto que son parte activa del programa «e-talent», nuestro proyecto de talento joven.  Automáticamente, la persona que se incorpora al programa recibe una mentorización hasta el final de su camino por parte de un miembro de la plantilla de Ecoembes. Previamente, esta persona ha recibido formación sobre mentoring y sobre cómo guiar el proceso. Además, desde la coordinación del programa se hace un exhaustivo análisis de diferentes posibilidades de mentores para cada e-talent, con el fin de lograr el máximo encaje posible entre mentor y mentee, puesto que la conexión en lo personal, pensamos, guía de manera más sencilla y enriquecedora la esfera profesional.

Independientemente del área de trabajo en el que se encuentre, se busca la manera para que se sientan arropados y como parte de la familia Ecoembes. Esto se consigue estructurando el programa de mentorías, pero sin romper con la informalidad y cercanía de la relación. A través de un encuentro al mes, el mentee actualiza al mentor y viceversa. La figura del mentor, además, está disponible en cualquier otro momento, tanto en lo profesional como en lo personal.

Por todo ello, y porque nos encontramos ante un contexto en el que estamos en constante evolución, es imprescindible recurrir a este tipo de técnicas para gestionar correctamente todos esos cambios. Y en particular, en Ecoembes, contagiar el entusiasmo por el trabajo que realizamos en todas las esferas es esencial, y si puede hacerse a través de una fórmula win-win, mucho mejor. Crear relaciones de compromiso y confianza en esa primera etapa, permite después extrapolarlo a cualquier nivel de la organización.

 

¿Qué es la productividad en ecología?

Cuando hablamos de productividad en el campo de la ecología nos referimos al grado de aprovechamiento de los flujos de energía, tanto en un organismo como en una comunidad o en un ecosistema. Dependiendo de la manera en la que se analice la productividad primaria bruta en organismos fotosintéticos, vegetales y cianobacterias, o en organismos consumidores, podemos diferenciar la productividad entre primaria y secundaria.

La productividad primaria

Atiende a la velocidad con la que la energía se acumula en forma de materia orgánica debido a la actividad fotosintética de las plantas.

Productividad secundaria

Es la cantidad de biomasa producida por los consumidores o los descomponedores.

Cabe destacar que gran parte de la energía asimilada por las plantas cuando hacen la fotosíntesis no se almacena como materia organizada, sino que la emplea en el proceso de respiración celular para formar sus propios hidratos de carbono, proteínas y otras sustancias que la planta necesita para poder desarrollar su actividad metabólica. La energía que no usa —el excedente— se almacena en los organismos vegetales. Ésta es la que se conoce como productividad primaria neta.

La cantidad de energía que está almacenada en las plantas varía entre un 5% y un 25%. Ésta va a parar a los herbívoros cuando ingieren las plantas, y lo mismo sucede cuando los carnívoros se alimentan de los herbívoros. Se forma así la cadena alimentaria.

En la productividad secundaria la tasa de aprovechamiento de energía es diferente ya que los consumidores convierten en su organismo la energía química de los nutrientes que toman.

Para poder estudiar los niveles de productividad secundaria es fundamental tener en cuenta la eficacia con la que los animales transforman los nutrientes que consumen en energía para su crecimiento, reproducción y desarrollo de funciones vitales. Los herbívoros asimilan desde un 15% hasta un 80% de la energía que hay en los vegetales que comen. Además, los que se alimentan de semillas y brotes son más eficaces a la hora de asimilar la energía. Sin embargo, el rendimiento energético en el proceso digestivo de un carnívoro es mucho mayor: entre un 60% y un 90%.

Se dice que, si se considera el conjunto de todos los ecosistemas del planeta, la productividad total de la biosfera depende de la fotosíntesis y de la capacidad de asimilación de los organismos. Por ello incidimos en que la conservación del medio ambiente y sus organismos es esencial para la supervivencia de toda la cadena, incluidos los seres humanos.

La productividad es muy diferente en los distintos ecosistemas

Si comparamos, por ejemplo, la tundra y el desierto, vamos a encontrar grandes diferencias en cuanto a los niveles de productividad. En el desierto, éstos son mucho menores a los que hay en la tundra pues estas últimas son zonas donde los ambientes acuáticos y terrestres están en comunicación.

El ranking estaría, de menor a mayor productividad, encabezado por los desiertos, seguidos de las praderas y pastizales de clima templado, los ecosistemas de matorral y bosque bajo, bosque de montaña, sabana, bosques caducifolios y perennes de clima templado, selva tropical y pantanos,  marismas y manglares.

Así, los ecosistemas con mayor riqueza vegetal son los que se sitúan en niveles mucho más altos de productividad biológica. ¿El motivo? La diversidad en las especies de animales, que derivan en una mayor productividad secundaria.

Gracias a los estudios ecológicos que se han realizado se han podido trazar mapas que hablan de la productividad ecológica global que varía entre un 30% y 40% del total. La pérdida masiva de biodiversidad a causa de la acción humana y el cambio climático genera un desequilibrio en la productividad de los ecosistemas que a su vez acelera la desaparición de especies. Por ello, si a través de nuestro consumo y nuestra actividad industrial fomentamos la sobre explotación de los recursos naturales, estamos contribuyendo a destruir nuestra propia casa.

Cómo hacer un currículum sin experiencia laboral

Dicen que hoy en día quien no tiene experiencia profesional no tiene nada que ofrecer. A nuestro juicio, esa visión es completamente errónea. Siempre tenemos algo que ofrecer e ideas que aportar, incluso con poca o ninguna experiencia. El bagaje que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida en nuestros proyectos personales es igual, si no más importante, que lo que aprendemos en nuestro entorno académico o profesional. Especialmente, cuando buscamos trabajo por primera vez.

Pasos para hacer un curriculum vitae sin experiencia

  1. Que sea corto y conciso
  2. Aplicar la técnica Keep It Simple Stupid

Que sea corto y conciso

Lo primero que tenemos que hacer cuando nos embarcamos en la aventura de encontrar un puesto de trabajo —y hablamos de “encontrar” más que de “buscar”, porque siempre es mejor pensar en positivo— es redactar una hoja que resumirá lo que somos y hemos hecho hasta ahora. Efectivamente, estamos hablando del temido CV, currículum perfecto, currículum vitae o como lo queramos llamar. Y a continuación os damos el primero aunque uno de los más imprescindibles consejos: siempre siempre siempre, si es breve, dos veces bueno. Escribir la experiencia previa, aunque no sea laboral de forma concisa, así como el objetivo profesional.  De verdad, ninguna de nuestras vidas, ni siquiera la de los CEOs más importantes del mundo, tiene tanto interés como para excedernos más de una página.

Aplicar la regla del K.I.S.S

Lo siguiente que tendremos que tener en cuenta es que, casi con toda seguridad, el reclutador dedicará apenas seis segundos en decidir si leerá nuestro currículum al completo o si lo descartará del proceso de selección. Así que, lo mejor será utilizar la regla del K.I.S.S, del inglés, Keep It Simple Stupid, es decir, que reine la sencillez. Para ello, existen algunos campos predeterminados que facilitarán e invitarán a la lectura.

  • Fotografía. No toda foto vale. Lo ideal es buscar un equilibrio entre la naturalidad y la profesionalidad. Para ello, os aconsejamos escoger un vestuario simple y que el fondo sea blanco. En algunos países, como en Estados Unidos, ni siquiera se pone fotografía en los currículum. Aunque en España todavía poner imagen en el CV se acepta como lo normal, tampoco es imprescindible.
  • Perfil. Deberemos incluir nuestra dirección, número de teléfono y correo electrónico. Aviso a navegantes, si consideráis que vuestro email es poco serio, os recomendamos que os hagáis uno nuevo con vuestro nombre y apellidos, simplemente.
  • Carta de presentación. En un curriculum vitae sin experiencia laboral, sobre todo es importante. Primero, porque será de lo primero que leerán los empleadores y, segundo, porque el objetivo es comunicar y describir qué buscamos y cuáles son nuestros intereses para el puesto en cuestión.
  • Formación. Este es uno de los puntos en los que más podremos lucirnos ya que deberemos incluir tanto nuestra formación académica – siempre la última formación –, así como la complementaria – cursos, seminarios, congresos relacionados con el puesto, etc. Cuanto más personalizado sea, mejor nos distinguiremos del resto de candidatos. Esto nos ayudará a encontrar un hueco entre los futuros entrevistados.
  • Idiomas. Además de indicar nuestro conocimiento en lenguas, es necesario puntualizar el nivel que tenemos en cada una de ellas (básico, intermedio, alto, nativo) e incluir un certificado en caso de tenerlo.
  • Actividades. Haber realizado intercambios en otras universidades o voluntariados, haber viajado o trabajado en el extranjero… es algo que definitivamente tenemos que nombrar ya que dice mucho de nosotros.
  • Habilidades. Es interesante resumir en unas pocas líneas nuestra forma de ser, siempre teniendo en cuenta que las competencias y habilidades que citemos pueden ser tomadas en cuenta a la hora de elegirnos.
  • Otros datos de interés. El último punto, pero no menos importante, ha llegado. Cada vez más las empresas están teniendo en cuenta los proyectos personales a la hora de reclutar. Si tenemos alguno entre manos, contémoslo. O si tenemos disponibilidad para viajar. Si tenemos carné de conducir, coche…

De lo que se trata, al final, es de ser capaces de destacar nuestros puntos fuertes y convencer a la persona que potencialmente nos contratará de que somos la mejor opción para el puesto de trabajo ofertado. Por eso, obviemos toda información que no sea relevante para la vacante a la que optamos.

Y, cómo no, una vez acabada esta fase del currículum –que nos llevará tiempo, pero el esfuerzo habrá valido la pena cuando consigamos entrar donde pretendíamos—, tocará buscar bolsas de empleo, y en cantidad, para enviarlo. En Ecoembes siempre apostamos por el talento, así que no os los penséis y aprovechad cualquier oportunidad.

¿Conoces la bolsa de empleo de Ecoembes?

Todos conocemos por lo menos un par de plataformas de empleo a las que podemos acudir a la hora de buscar trabajo. Sin embargo, tres de cada cuatro ofertas en España se encuentran en el “mercado oculto”. Eso significa que el 75% de las vacantes no sale a luz. Esta cifra probablemente nos haga echarnos las manos a la cabeza, sobre todo si en estos momentos estamos buscando empleo activamente. Hay quienes achacan la causa de este dato al temido enchufismo o “networking” y, sean cuales sean los motivos —justificados o no—, tiene consecuencias nefastas para un país: supone una media de 4,7 puntos de PIB.

En Ecoembes tratamos de evitar esa mala práctica y por eso disponemos de una bolsa de trabajo transparente y actualizada para facilitar el envío de vuestros currículums, en caso de querer formar parte de nuestro equipo, o bien para que optéis a prestar vuestros servicios como proveedores. Sin duda alguna, creemos que es una metodología justa, eficaz y acorde con nuestra filosofía de empresa, al basarse en la meritocracia. Siempre hemos creído en la discriminación positiva por méritos y lo seguiremos haciendo.

Una vez recibimos vuestros CV, nuestro departamento encargado de gestionar la recepción de los mismos se pone manos a la obra para clasificar los documentos. Dependiendo de vuestra formación, conocimientos, experiencia y aptitudes seréis asignados a un departamento concreto o varios, en caso de que encajéis en más de uno. Nuestra finalidad a la hora de escoger un candidato, sin embargo, no es simplemente incorporar a una persona que cumpla aparentemente con todos los puntos que creemos necesarios. Para nosotros es imprescindible la actitud, las ganas y la capacidad de disfrutar trabajando en un buen ambiente de trabajo. El Espíritu Ecoembes es flexible, horizontal y cercano, y por eso creemos en la importancia del equipo para lograr buenos resultados.

En cuanto a los proveedores con los que colaboramos, no podemos pasar por alto que siempre contamos —y estamos en constante búsqueda para seguir mejorando– con los mejores profesionales para desarrollar servicios de calidad. Los proveedores de Ecoembes tienen que pasar por un proceso de selección siguiendo unos criterios objetivos, técnicos y económicos. Además, éstos deben cumplir una serie de requisitos, así como unos principios de eficiencia, ética empresarial y desarrollo sostenible.

Ecoembes empleo

Además de tener un espacio totalmente dedicado a informaros sobre cómo formar parte de nuestro equipo, tanto siendo empleado como proveedor, también contamos con este portal, Ecoembes Empleo, en el que os hablamos del entorno laboral que hemos creado entre todos: un espacio abierto, creativo, dinámico e innovador, con unos valores que creemos imprescindibles para alcanzar nuestros objetivos.

El clima laboral es uno de los aspectos más importantes para una empresa ya que repercuten de manera directa en el desempeño y buen hacer de los empleados. Además de tener necesidades materiales, como un sueldo digno, por ejemplo, sentirse integrado en el entorno laboral es uno de los factores más decisivos a la hora de lograr objetivos. De ahí que en Ecoembes, cuya misión es el cuidado del medio ambiente, creemos que es más que imprescindible cuidar también de aquellas personas que lo componen.

En Ecoembes Empleo podréis encontrar multitud de contenido interesante:

  • Ofertas de empleo que están ahora mismo vigentes
  • Las últimas novedades sobre nuestras oficinas
  • Noticias y consejos sobre igualdad, conciliación laboral o flexibilidad laboral, entre otros aspectos relacionados con recursos humanos
  • Las últimas actividades, eventos o acciones en las que participamos para seguir mejorando y cuidando nuestro clima laboral

Ecoembes es una empresa activa, que trabaja para las personas pero también con las personas. Apostamos por el talento, por la gente comprometida que quiera incorporar nuestro sistema de trabajo en su vida. ¿Te atreves con el Espíritu Ecoembes? Visita nuestra bolsa de empleo.

Qué es la Responsabilidad Social Empresarial

Últimamente, el concepto de “Responsabilidad Social Empresarial RSE” está cobrando especial relevancia en el sector privado. Socialmente, ya no está aceptado que una entidad sólo busque generar ganancias, sino que cada vez más consumidores y clientes exigen un compromiso para con el planeta y una contribución al desarrollo sostenible. Instrumentos como la Agenda 2030 de Naciones Unidas están facilitando la elaboración de una estrategia a nivel empresarial para lograr un desarrollo sostenible.

Lo ideal es que la responsabilidad social de las empresas se integre en la propia visión de la compañía a fin de impactar positivamente en la sociedad y en las comunidades locales.  Esto se realiza  a través de procesos que sean beneficiosos para quienes trabajan en ella, sus clientes, el medio ambiente y la comunidad en general. De lo contrario, estaríamos haciendo esfuerzos en vano.

El Foro de Expertos en RSE, constituido en el seno del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, definió en 2005 la Responsabilidad Social Empresarial:

“La integración voluntaria en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés. Responsabilizándose así de las consecuencias y los impactos que se derivan de sus acciones”.

En resumidas cuentas, lo que se persigue es que las empresas, a la hora de desarrollar su actividad empresarial, tengan en cuenta otras variables como las cuestiones sociales y medioambientales.

Dentro de este contexto, aparece un nuevo concepto llamado “Mercadeo Social”, que consiste en generar beneficios sociales como factor de diferenciación. Y es que las empresas que dedican esfuerzos notables con nuevos tipos responsabilidad empresarial llegan a tener un alcance considerable. Dicho alcance abarca diversas vertientes:

  • Social y de desarrollo, contribuyendo a la sociedad y la comunidad externa
  • Solidaridad e igualdad, reconociendo la existencia implícita de derechos y deberes por parte de las empresas y la sociedad
  • De auto referencia, estableciendo una relación entre la empresa y los accionistas, clientes y trabajadores
  • La ético sistémica, considerando las acciones socialmente responsables como perdurable en el tiempo
  • La ética y de valores, que fomenta una ética corporativa que sustenta el proceso de toma de decisiones en la empresa y la cultura organizacional.

Por todo ello, no cabe duda de que la RSE puede influenciar positivamente la competitividad de las empresas de múltiples maneras. Entre otras:

  • Mejorando los productos y/o procesos de producción
  • Dando visibilidad a la empresa
  • Ahorrando en costes
  • Motivando y fidelizando a los trabajadores desde sus departamentos de recursos humanos
  • Fomentando la gestión del talento
  • Resaltando la imagen y reputación
  • Facilitando el acceso a capital
  • Incrementando la facturación

Sin embargo, un error muy común en las empresas es creer que son socialmente responsables por financiar fundaciones y organizar actos benéficos.

La RSE es la búsqueda del equilibrio entre el interés económico y el interés social. En este sentido, la razón de ser de Ecoembes, organización sin ánimo de lucro,  es reducir el impacto ambiental de los envases puestos en el mercado y su tarea es hacerlo en un marco económico de costes razonables, considerando y gestionando el impacto en la sociedad.

Responsabilidad social corporativa de Ecoembes

Por ello, en el Plan Director de RSC 2012-2015 de Ecoembes compaginamos la responsabilidad social corporativa RSC con las prioridades estratégicas de la compañía con las expectativas del entorno en el que se opera, teniendo en cuenta cinco grandes compromisos:

  1. La ética y buen gobierno. Nuestra gestión está orientada a la equidad en el trato a las empresas adheridas, la colaboración con la administración pública, el rigor técnico, la excelencia operativa y la lucha contra la corrupción empresarial.
  2. La eficiencia y calidad. Se ha desarrollado un Sistema Integrado de Gestión Ambiental y de Calidad, según las normas UNE-EN ISO 14001:2004 y UNE-EN ISO 9001:2008. Tiene dos objetivos: desarrollar procesos y actividades eficaces y sostenibles con el sistema y trabajar por la satisfacción de los grupos de interés y la protección del entorno.
  3. El medio ambiente y la innovación. La Innovación está presente en todo el ciclo del envase: desde la prevención y el ecodiseño, hasta la transformación en producto final y su puesta de nuevo en el mercado.
  4. El desarrollo de las personas. Incidimos en la importancia de crear un clima laboral favorable, en el que se fomenta el desarrollo y la formación continua de los empleados, la conciliación con la vida laboral y familiar, se cuida el talento y se garantiza la igualdad.
  5. La relación de los stakeholders y la acción social. A través de la transparencia y la confianza se establecen canales de diálogo comunes y específicos.

¿Qué es la política medioambiental?

La política medioambiental se refiere a las acciones que el gobierno realiza como resultado de la interacción de los intereses políticos, económicos y sociales. Esto se hace con el objetivo de  conservar las bases naturales de la vida humana y conseguir un desarrollo sostenible. Es a través de instrumentos jurídicos, administrativos, técnicos, sociales, económicos y fiscales,  que nuestros políticos expresan su preocupación por ayudar a mejorar y cuidar el medio ambiente. Así tratan de conservar los principios naturales y por fomentar un desarrollo sostenible para lograr las metas ambientales.

El problema viene cuando los intereses políticos se anteponen al resto y los proyectos no ven la luz. Hay que entender que los problemas del medio ambiente suelen ser a largo plazo y, en la mayoría de los casos, las soluciones también.

La política medioambiental en las empresas

Ahora que tenemos un poco más claro el concepto de política medioambiental en un sentido más amplio, es el momento de introducir el significado de una política ambiental a nivel de empresa. El modelo de administración adoptado por una entidad o empresa para relacionarse con el medio ambiente y los recursos naturales. Y, para cumplir con la norma ISO 14001 —conjunto de requisitos que se especifican para establecer un Sistema de Gestión Ambiental eficiente— se deben seguir los siguientes principios:

  1. Siempre se actuará según las leyes y normas de la gestión ambiental.
  2. Se minimizará en lo posible todo impacto ambiental.
  3. Se minimizará en lo posible los residuos generados.
  4. Se abogará por la reutilización, el reciclaje y la prevención de la contaminación.
  5. Se prevendrán los riesgos a nivel patrimonial, ocupacional y ambiental.
  6. Periódicamente se realizarán auditorias ambientales para asegurarse de que se cumplen los puntos establecidos.

La filosofía de Ecoembes, al estar tan estrechamente relacionados con la sostenibilidad se centra en ser responsables y eficientes. Esto afecta a todos los procesos: recogida selectiva, recuperación de los residuos de envases y su posterior tratamiento, reciclado y valorización, sin olvidar la prevención y el ecodiseño.

Pero en realidad no es necesario que la visión y misión de nuestra empresa esté tan vinculada con el medio ambiente para, al menos empezar a cuidar de la salud de nuestro planeta y colaborar con los sistemas de gestión medioambiental.

Una buena manera de empezar a realizar pequeños cambios en nuestra empresa sería reciclar y reducir, en la medida de lo posible, la utilización de papel. Gracias a la digitalización de la documentación, esta tarea resulta ahora una de las más sencillas. Educar a nuestros trabajadores en la materia es una iniciativa muy interesante pues puede alcanzar un doble propósito: fomentar una práctica ecológica en la empresa y lograr que los empleados trasladen los buenos hábitos a sus hogares. Por último, proponemos también que se reduzca el impacto ambiental mediante la restricción del uso de aparatos de aire acondicionado, calefacción, luz y agua.

Quizás en este punto os hayamos convencido de lo fácil y gratificante que es incorporar un sistema de gestión ambiental, sin embargo, aquí van algunas pequeñas cuestiones a tener en cuenta si queremos garantizar el éxito.

Lo primero a considerar es que toda política ambiental en una empresa debe establecer los principios y las intenciones de la misma. Es decir, concretar cuál será su actuación ambiental, adecuándose ésta a la naturaleza de su actividad.

También debemos comprometernos a cumplir la legislación y regulaciones ambientales para mejorar y prevenir la contaminación. Además, nuestra estrategia ambiental habrá de estar perfectamente documentada – escrita con un lenguaje claro, conciso y no técnico— para que sea de acceso fácil a fin de revisarla con asiduidad y transmitirla a los trabajadores. Finalmente, pero no menos importante, deberá incluir el compromiso de la organización de desarrollar y aprobar todos los requisitos de la norma ISO14001.

Trabajo en medio ambiente. Un prometedor futuro

Las actividades y proyectos orientados a mejorar el estado del medio ambiente han dejado de ser iniciativas exclusivamente motivadas por los ideales en defensa de la naturaleza. Con los años, se han convertido también en una oportunidad laboral para personas que no son necesariamente activistas.

Y es que cada vez más empresas —tradicionales o startups — buscan especialistas con experiencia previa en ámbitos relacionados con el medio ambiente. Así, la demanda de este tipo de empleo, conocido como “empleo verde” está creciendo. Una de las razones es la emergencia climática y la crisis ecológica que vivimos actualmente y, en consecuencia, la mayor sensibilización entre la población respecto a la urgencia de cambiar el rumbo que llevamos.

El Auge en Europa de los trabajos en medio ambiente ha crecido un 3%

En Europa, el trabajo en las empresas del sector de las tecnologías y servicios medioambientales ha crecido un 3% en los últimos años, según los datos que maneja la Unión Europea. Este organismo augura que, para 2020, sólo las tecnologías de energía renovable habrán generado alrededor de 400.000 puestos de trabajo.

Los acuerdos internacionales adoptados en las últimas décadas, como el Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París o los Objetivos de Desarrollo Sostenible han propiciado que muchos de los gobiernos europeos y de otras regiones del mundo hayan tenido que adaptar sus regulaciones en favor de la contratación verde, para impulsar una transición ecológica justa que, señalan, “no deje a nadie atrás”, con la que impulsar una economía baja o neutra en carbono. Ahora, en numerosos países las empresas tienen que pasar auditorías ambientales, adquirir una acreditación ambiental y medir —y compensar— su huella de carbono. Algo que, ya lo exija la ley o lo demande la sociedad, empieza a ser una práctica habitual tanto en el sector público como en el privado. Pero para ello, las compañías precisan la ayuda de expertos en el campo.

Trabajos en medio ambiente en España

Conservación de espacios naturales y gestión de zonas verdes urbanas

Los jardines o espacios verdes que cuidan los especialistas aportan grandes beneficios a la población y nos conectan con la idea de proteger el entorno natural. Con frecuencia las comunidades locales, las organizaciones y las instituciones apoyan proyectos de renaturalización, e incorporan más zonas verdes a sus instalaciones. Cada jardín urbano tiene su propósito. En muchos casos, los motivos son meramente estéticos y en otros, como los huertos urbanos en los colegios, pueden servir para proporcionar productos, para educar a la infancia sobre la ecología y la producción sostenible de alimentos y, en el caso de los tejados verdes de los edificios, para atrapar carbono y refrescar la ciudad.

Turismo Verde

El ecoturismo, agroturismo y enoturismo, para los amantes de la naturaleza es un campo muy interesante que explorar y una oportunidad de negocio para todas las personas que disponen de propiedades en zonas naturales. Muchas de las actividades que se realizan son senderismo, practica de deportes extremos como barranquismo, piragüismo, puénting, rápel… El abanico de posibilidades para disfrutar de la naturaleza es amplísimo y las oportunidades laborales, también.

Derecho ambiental

Defender el medio ambiente puede ser, además de un tema moral, una cuestión legal. Hoy esta rama del derecho medioambiental  tiene una gran salida profesional. Ser especialista en legislación medioambiental es una buena apuesta para destacar en el saturado mercado de la abogacía. En Europa, debido a las nuevas normativas comunitarias y a la necesidad de adaptarse a ellas tanto a nivel gubernamental, local, e incluso industrial, la demanda de abogados ambientales no deja de crecer.

Educador ambiental

La educación ambiental,engloba a diferentes perfiles laborales: los educadores ambientales no son solo aquellos que están en los colegios e institutos, sino aquellos que trabajan en otras entidades como las instituciones públicas o empresas. Por ejemplo, cada vez más organizaciones están designando un empleado para que se encargue de sensibilizar al resto de trabajadores en todos los aspectos ambientales.

Energías renovables

Tecnologías de energía renovable como la solar, térmica, fotovoltaica o eólica han experimentado un fuerte desarrollo en los últimos anos. En España, desde hace unos años, la ingeniería de energías renovables es una de las carreras más demandadas. En este contexto de descarbonización de la economía —para hacer frente a la crisis climática— y de agotamiento del petróleo, este tipo de ingenieros, junto a otros profesionales del sector renovable (constructores, instaladores, economistas, etcétera),  van a jugar un papel fundamental.

Química ecológica

Productos como los detergentes, limpiadores o aceites para coches, entre muchos otros que necesitan pasar por complejos procesos químicos pueden resultar muy dañinos para el medio ambiente. Así, los profesionales de la química tendrán el desafío de elaborar nuevos materiales menos agresivos para la naturaleza y que incluso contribuyan a mejorar el estado del medio ambiente.

Reciclaje y tratamiento de residuos

No podemos cerrar los ojos ante la cantidad ingente de residuos que generamos, y ante el impacto ambiental que ello implica. El reciclaje y otros procesos para gestionar los residuos suponen una oportunidad laboral para ingenieros, químicos, físicos, biólogos, ambientólogos y especialistas de otro tipo: como expertos en marketing (para incidir sobre el consumo, en favor del medio ambiente) y en ordenación del territorio.

Encontrar la vocación profesional

¿Dudas entre aceptar un trabajo que consiste en hacer algo que no es lo que te gusta pero que ofrece buenas condiciones? ¿Acabas de aprobar la EvAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad) y no sabes qué carrera elegir por miedo a que te condicione tu futuro o tu vocación profesional?

Si estás intentando descubrir tu vocación, no te preocupes, es normal. Muchas personas tienen miedo a elegir una profesión y no poder dedicarse a nada más en la vida. O a equivocarse y no disfrutar de aquello que están estudiando o a no sentir que contribuye a su desarrollo personal.  Es un sentimiento común en una sociedad que va demasiado deprisa y penaliza el error, donde cualquier fallo que implique un paso atrás —aunque sea para recular y reconsiderar una decisión— es concebido como un fracaso.

Encuentra un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ningún día de tu vida

¿Cuántas veces lo habremos escuchado? Frases de este tipo condicionan nuestra manera de pensar y despiertan en nosotros un deseo vocacional totalmente lógico y normal, pero que se puede volver en nuestra contra si ya en un periodo maduro de nuestra vida aún no hemos encontrado “aquello para lo que naciste”. En esos casos, existe el riesgo de hacernos reproches que derivan en una sensación de fracaso y no están alineadas con nuestro propósito vital.

Por otro lado, hay un mito en torno a lo que significa una vocación. Puede parecer que  “seguir una vocación” sólo alude a los misioneros que abandonaron todo y se fueron a América Latina o África a ayudar, al viajero que se enroló en un barco para dar la vuelta al mundo o a los grandes pintores, cantantes o escultores de reconocido prestigio internacional.

Sin embargo, una pasión no tiene por que ser sólo una ni mucho menos por qué durar para siempre. La vida es un proceso de crecimiento personal y de cambio constante por lo que nuestros intereses y gustos van variando en dependencia del momento en el que nos encontremos. Nuestros gustos a los 50 años no tienen por qué ser los mismos que los que tuvimos a los 20.

Sencillamente, “vocación” puede referirse a algo que nos emociona, o que merece la pena y que despierta pasión en cada uno, aquello que nos hace feliz en un determinado instante. Así, la vocación no tiene por qué aludir a un talento grandilocuente que vaya a hacernos ganar dinero o hacernos multimillonarios. También podemos obtener un salario emocional incluso haciendo algo pequeño, minimalista, simplemente hecho con cariño y con esmero, como vasijas de cerámica o pan artesano.

De hecho, y aquí vamos con el segundo mito, hay personas multiapasionadas, que disfrutan haciendo infinidad de cosas y que, incluso, no saben con cuál quedarse. Si eres de éstos, tienes suerte porque… ¡No tienes por que elegir! Puedes hacerlas todas. No tenemos por qué apostar por la superespecialización en un área concreta. De haberlo hecho, DaVinci sólo habría sido pintor.

Por último, no esperes que la inspiración te caiga del cielo o que un test on-line te diga para qué eres apto y para qué no. Te darás cuenta de qué te gusta si pruebas muchas cosas distintas, experimentas y comparas. En cualquier caso, la solución está fuera de casa, así que sal a buscarla.

Derecho ambiental, una de las especializaciones con mayor proyección

En los últimos años, sobre todo tras la Cumbre del Clima celebrada en París a finales del 2015, se ha ido tomando conciencia sobre la educación ambiental, la política medioambiental y las amenazas que representa el cambio climático para las sociedades humanas y para el planeta; así como sobre sus efectos potencialmente irreversibles que ya se están notando. Después de múltiples llamadas de atención por parte de la propia naturaleza —en forma de sequías prolongadas, huracanes más virulentos e inundaciones más frecuentes, junto con otros episodios climáticos extremos— las potencias internacionales decidieron finalmente hacer algo al respecto y llegaron a convenios como el Protocolo de Kioto (1997) y, en 2015, el Acuerdo de París.

En este contexto, el derecho ambiental ha ido adquiriendo cada vez más relevancia, al tratar de hacer frente a la crisis climática a través de mecanismos jurídicos. Según la ONU, esta disciplina es una de las bases para la sostenibilidad ambiental y la plena realización de sus objetivos es cada vez más urgente debido a las crecientes presiones ambientales (no sólo el calentamiento global sino también la contaminación, la pérdida de biodiversidad, etcétera).

Las violaciones del derecho ambiental suponen obstáculos para lograr todas las dimensiones del desarrollo sostenible y la sostenibilidad ambiental. Y no llama la atención tal puntualización porque, a pesar de la proliferación de leyes ambientales –desde 1972 se han multiplicado por 38—, la realidad es que muchas de ellas no llegan a aplicarse. Las Naciones Unidas, en su informe “Estado de Derecho Ambiental: Primer informe global”, anuncia que uno de los mayores desafíos es mitigar el cambio climático, reducir la contaminación y detener la pérdida generalizada de especies y hábitats.

La responsabilidad ambiental es de sociedad, gobiernos y empresas

Sociedad, gobiernos y empresas están, poco a poco, tomando medidas preventivas con el fin de proteger los espacios naturales y su explotación en beneficio de la sociedad. En Ecoembes hacemos diariamente esfuerzos para conseguir un crecimiento sostenible, a través de la gestión del reciclado de envases y fomentando una cultura de compromiso. Para hacernos una idea de lo que esta actividad supone para nuestro entorno, basta con observar el impacto positivo en cifras: desde que empezamos nuestra actividad en 1998, y hasta 2016, se ha ahorrado 17,4 millones de toneladas de CO2, 33,6 millones de MWh de energía y 428,1 millones de metros cúbicos de agua.

La creciente necesidad de una normativa medioambiental ha hecho del derecho ambiental, hoy en día, una de las especialidades más demandas. España es el país de la UE que más incumple la legislación ambiental. De hecho, según el periódico “Público”, nuestro país se sitúa a la cabeza de expedientes abiertos por infracciones en relación al medio ambiente (30 en total) y triplica la media europea. Le siguen Grecia con 27 y Polonia e Italia con 18. Por eso, es toda una oportunidad para los estudiantes de derecho que deseen velar por los espacios naturales y su explotación, ejercer el derecho ambiental, lo que redundaría en un beneficio para la sociedad. Además, es una oportunidad para afrontar la integración al mercado laboral de manera más sencilla, al tener relativamente poca competencia.

El derecho ambiental se caracteriza por ser multidisciplinar: es preventivo, pues su prioridad es anticiparse a los desastres ambientales antes que tener que sancionar el incumplimiento de las normas; es colectivo, en tanto que hay una distribución equitativa del costo de los daños; y es transitorio, ya que han de confluir normas pasadas y actuales.

Así, ante la creciente amenaza del llamado “efecto invernadero” y dado el agotamiento de los recursos naturales, es cada vez más indispensable la solidaridad colectiva, como apunta el artículo 45.2 de la Constitución Española, y la cooperación internacional con acuerdos ambientales.

Desafortunadamente, hasta ahora sólo 20 de 70 países examinados —es decir, un 28%— están clasificados como “buenos” o “muy buenos” en lo que respecta a la elaboración de un informe periódico, completo y actualizado sobre el estado del medio ambiente, conforme al Índice de Democracia Ambiental.

Comunicación no verbal, una forma de hablar a través de nuestro cuerpo

A día de hoy, existen aproximadamente 7.000 idiomas distintos en el mundo, lo cual puede llevarnos a pensar que, en ocasiones, la comunicación entre personas de diferentes nacionalidades se complica. Sin embargo, algunas lenguas como el español – segunda lengua más hablada con estatus de ‘idioma oficial’– pueden salvarnos, a veces. El lenguaje corporal es clave para comunicar estados y actitudes. 

La comunicación verbal y no verbal ejemplos

Sin embargo, hay una lengua que no figura entre estas cifras, pero que casualmente es común a todas las nacionalidades: la comunicación no verbal o lenguaje gestual. Entendemos por comunicación no verbal el conjunto de procesos comunicativos en los que interviene nuestro cuerpo, y no las palabras, a través de miradas, gestos, posturas y hasta silencios. En muchas situaciones, esta comunicación es difícil de controlar, por lo que existen momentos en los que no hay encaje entre lo que se dice y el cómo se dice. Esto, en la esfera laboral, puede jugarnos una mala pasada.

Aaron Gardner, Director de la Emotional Intelligence Academy y miembro del “Paul Ekman Group”, señalaba que existe una fórmula denominada 55/38/7 que nos facilita la visión del peso tan potente que ostenta la comunicación no verbal en cualquier flujo de comunicación. 

Fórmula 55/38/7 

Gardner dice que el 55% de nuestra comunicación se realiza a través del cuerpo, el 38% es a través del tono de la voz y que solamente el 7% es contenido verbal. A pesar de que dichos porcentajes hayan sido extraídos de un experimento concreto y, en consecuencia, no se podrían extrapolar, no cabe duda de que el lenguaje no verbal es muy significativo.

Para poder desarrollar la comunicación no verbal, y convertirla en una “skill” a nuestro favor y que no sea un elemento que puede volverse en nuestra contra, es necesario conocer qué elementos la componen, con el fin de poner el foco en cada elemento y desarrollarlo, porque sí, la comunicación no verbal se trabaja y se potencia. Para meternos más en materia, vemos los 3 tipos de comunicación no verbal que existen: la kinésica, la proxémica y la paralingüística.

La importancia de la comunicación no verbal

Existen muchos tipos de comunicación no verbal y gestual. La kinésica corresponde a los gestos y miradas, es decir, el simple hecho de levantar las cejas, respirar aceleradamente o guiñar. La proxémica por su parte, se refiere a la distancia guardada entre dos personas. De hecho, el antropólogo estadounidense Edward T. Hall definió 4 tipos de distancias interpersonales: 

La distancia correcta para hablar con las personas

  • distancia íntima: 0 a 60 centímetros
  • distancia personal: 60 a 120 centímetros
  • distancia social: 120 a 300 centímetros
  • distancia pública: más de 300 centímetros

Y por último mencionamos la paralingüística, que se compone de signos orales, auditivos, táctiles y visuales como el llanto, un bostezo o el énfasis que ponemos en un discurso.

Dentro de este complejo sistema, debemos tener en cuenta también que no solo el lenguaje corporal sino la apariencia personal desempeña un papel importante en la impresión que los demás se forman de nosotros. No se trata de vestir “de marca”, pero sí de mostrarse tal y como nos gustaría que nos decodificaran.

«Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice», decía Peter Drucker. Esta frase podría ser una buena palanca para entender la importancia de este tipo de comunicación en cualquier entorno. Asimilamos que entendemos a través de lo que decimos, pero en muchos momentos no nos damos cuenta que sin lo que acompaña a las palabras no contextualizaríamos las mismas. Como tal, la comunicación no verbal termina por completar la información en la transmisión del mensaje, que sólo con palabras se nos escapa. s vital saber gestionar y controlar aspectos como la mirada, las actitudes, la postura o la expresión facial, entre otros, para salir victoriosos de cualquier situación.

Gran parte de los profesionales a los que uno o una se enfrenta en un proceso de selección en recursos humanos o en el ámbito de la empresa, o en general a lo largo de la carrera profesional, indican que lo primero que les entra por los ojos, la primera impresión, se compone en gran medida de estos elementos no verbales que visualmente tienen un alto impacto: postura corporal, mirada, sonrisa, etc. Comenzar por cuidar estos aspectos puede darnos valor añadido a nuestra propia “marca”.

Si bien hemos girado sobre el “escuchar” lo que no se dice, no se nos puede escapar la apreciación desde la postura opuesta, y es que, a día de hoy, es igualmente necesario en el receptor saber “leer” aquello que no se dice. En otras palabras, interpretar la comunicación no verbal es el eslabón final que permite dotarla de la importancia y sentido que de verdad posee.

Exites varios Ebook gratis con 100 Tips de Comunicación No Verbal.

Cómo aumentar el compromiso de los empleados con la empresa

Motivación, reconocimiento y proyección son algunas de las claves a tener en cuenta para garantizar que los empleados se sienten a gusto en sus puestos de trabajo. Y es que, a pesar de que los recursos financieros y materiales son vitales para garantizar el éxito de una empresa, el capital humano es también imprescindible y para nosotros, en Ecoembes, es lo más importante.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la riqueza de las empresas se mide por la salud de sus trabajadores. No es de extrañar, porque está comprobado que un trabajador feliz es mucho más eficiente y eficaz en sus tareas. Por ello, hoy en día parece prácticamente impensable no prestar atención a aquello que, bien cuidado, nos acercará a cumplir los objetivos de la empresa.

Una forma sencilla de empezar a trabajar en ello es haciéndoles sentir parte del proyecto empresarial. Importantes compañías ya están ofreciendo acciones a sus trabajadores como recompensa por su lealtad. La idea es que éstos no solo se esfuercen por mantener su puesto de trabajo sino que además intenten mejorar el rendimiento de la compañía.

Otra forma de afianzar el compromiso laboral de los empleados con la empresa es implicarles en la toma de decisiones. En este punto es importante estar abierto a soluciones e ideas creativas que ellos propongan, a escuchar opiniones de todo tipo y, en definitiva, a la proactividad por parte del personal. Así lograremos que los empleados dejen de limitarse a cumplir órdenes y se vuelvan activos, partícipes e ilusionados con el proyecto.

Fomentar un ambiente de trabajo agradable, a través de jornadas de coaching, reuniones informales, comidas e incluso salidas, también es clave. Las relaciones interpersonales pueden ayudar a afrontar de forma muy positiva situaciones de estrés que, de otra forma, podrían desencadenar en el síndrome burnout o del “trabajador quemado”.

Evidentemente, no podemos dejar pasar, llegados a este punto, la conciliación laboral. El último Eurobarometro indica que el 32% de los trabajadores españoles aseguran no estar satisfechos con sus posibilidades para combinar con facilidad su empleo y su vida familiar. Por eso, adoptar medidas como, por ejemplo, entrar una hora más tarde para acompañar a los hijos al colegio o dar la opción de trabajar desde casa, facilitará la sinergia de la vida personal y profesional.

Como jefes podemos ofrecer un bien muy preciado – y económico-: la seguridad. Debemos transmitir confianza, reconociendo méritos y valorando cuándo un trabajo está bien hecho. No hay mayor satisfacción que saber que aquello en lo que tanto empeño y esfuerzo has dedicado cumple adecuadamente con el objetivo.

Recientemente, en Ecoembes recibimos por sexto año consecutivo el galardón Great Place to Work por ser una de las mejores empresas para trabajar en España. Pero, como aseguró Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, “no sería posible sin todas y cada una de las personas que forman parte de la organización”, refiriéndose a sus empleados.

Por más que le pese al refranero español, “lo bueno, si breve, dos veces bueno” no se aplica en este caso ya que los empleados se implicarán más sabiendo que hay posibilidad de escalar posiciones en la empresa. Otorgarles cada vez más responsabilidades y mejorar su situación económica se traducirá automáticamente en el desplome de la fuga de talento, al propiciar el desarrollo profesional en la compañía. De lo contrario, nuestros trabajadores buscarán fuera una oportunidad laboral que les resulte más interesante, con mayor proyección y opciones de promoción.

En España, sin embargo, los contratos son cada vez más cortos. En el análisis de los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se refleja que el año 2018 se volvió a caracterizar, además de por la prevalencia de la temporalidad de los contratos, por la corta duración de los mismos. Pese a esto, en Ecoembes apostamos por aplicar un modelo win-win, donde tanto empleados como la empresa salen ganando.

¿Qué es una empresa sostenible?

En los últimos años los ciudadanos hemos incorporado una serie de hábitos a nuestra vida diaria para intentar cuidar el medio ambiente. Se puede decir que nos estamos concienciando, o estamos en proceso. Ir en bicicleta por la ciudad, disponer de varios cubos en casa para separar la basura, cuidar el gasto energético y de agua en el hogar o reducir el consumo de plásticos han dejado de ser excepciones para convertirse en normas. Y, si en nuestra casa ya cumplimos con nuestro deber para con el planeta, ¿por qué no lo hacemos también en el trabajo, y convertimos nuestra empresa en una empresa sostenible?

¿Qué es una empresa sostenible?

El mundo empresarial también nos está acompañando en este proceso y cada vez es más común encontrarnos con empresas sostenibles. ¿Y qué es una empresa sostenible? Aquella que intenta tener un impacto positivo en el entorno donde desarrolla su actividad, ya sea reduciendo la contaminación o impulsando un modo de vida más saludable entre la población (tanto en el aspecto alimenticio como impulsando la práctica de distintos deportes para reducir el sedentarismo, entre otros).

Las empresas sostenibles también promocionan entre sus empleados actitudes más respetuosas con la naturaleza y apuestan por medir y reducir su huella de carbono. Además, sus productos y servicios tienden a tener una certificación de sostenibilidad, que aporta información sobre los procesos y materias primas usadas para la confección del artículo final.

Podríamos describir a las empresas sostenibles con dos adjetivos: eficientes y eficaces. Eficientes, en tanto que maximizan el aprovechamiento de los recursos y, eficaces, en tanto que su estrategia sirve también para alcanzar los objetivos de la compañía. Y es que esta concepción empresarial sirve también como diferenciador en un mercado muy competitivo. Hace que el producto resulte mucho más atractivo al público, que sin duda premia esta actitud protectora del medio ambiente.

Este tipo de políticas sociales y medioambientales son las más rentables y las que auguran un mayor recorrido en el futuro, ya que resultan también sumamente atractivas a los accionistas, que están invirtiendo en los llamados productos de inversión socialmente responsable (IRS), productos que incorporan criterios éticos, sociales y ambientales al proceso de toma de decisiones de inversión sumándolos a los criterios clásicos.

Hábitos sostenibles en la oficina

A nivel práctico son varios los cambios que se pueden adoptar en la oficina para acercarse más a la sostenibilidad:

  1. Reducir las impresiones en papel a las estrictamente necesarias y, a ser posible, imprimir en papel reciclado. También se pueden utilizar las tiras de papel triturado como embalaje para envíos, evitando así usar plástico de burbujas.
  2. Animar a los compañeros a que beban en termos o tazas de café para evitar las de usar y tirar de plástico o las cápsulas. Lo mismo con las botellas de agua de la oficina.
  3. Organizar las reuniones por internet a través de Skype o Hangout, no solo son sin duda algo que contribuye al salario emocional de los trabajadores, sino que ayuda a  ahorrar energía en el transporte. Apostar por el vehículo eléctrico con fuentes de energía renovable y evitar tomar vuelos por trabajo.
  4. Apagar la luz al abandonar una sala. Aunque pueda sonar a broma, es habitual en las empresas que gran cantidad de ordenadores, routers o equipos se queden encendidos toda la noche, provocando un alto gasto energético.
  5. Incorporar elementos naturales, plantas de oficina que como ya hablamos aumentan la participación laboral de los empleados, haciendo que estén más física, cognitiva y emocionalmente involucrados en su trabajo. Fuera aparte de los beneficios que reportan para purificar el aire.

El trabajo es una de las actividades a las que más horas dedicamos al final de la semana, por lo que el papel que juegan las empresas es vital en este camino hacia la sostenibilidad y hacia el aprovechamiento responsable de unos recursos naturales que se agotan.

Para velar por todo este proceso en muchas empresas existe la figura del departamento de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que engloba todas las acciones que se llevan a cabo para mejorar el medio ambiente, la economía y la sociedad. En resumidas cuentas, podríamos decir que una empresa sostenible es aquella que se preocupa de satisfacer las necesidades de la sociedad actual de manera responsable y, así, trata de garantizar el futuro de las generaciones venideras.

¿Por qué tenemos conciencia ecológica?

¿ Te gustaría saber si tienes conciencia ecológica? ¿Te preocupa el constante deterioro de los espacios naturales? ¿Crees que el ser humano es el responsable de los daños causados en los ecosistemas? Si la respuesta a las dos cuestiones anteriores es afirmativa, enhorabuena, tienes conciencia ecológica.

Ahora asumimos que casi todos los ciudadanos de los países desarrollados de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en mayor o menor medida, tienen conciencia ecológica. Pero esto no fue siempre así, es fruto de un proceso histórico que merece la pena repasar para entender como hemos llegado a aquí.

El origen de la ecología

Primero es importante saber el origen de la palabra “ecología”. Esta fue inventada en 1866 por el naturalista y filósofo alemán Ernst Haeckel. Desde entonces se ha producido un lento pero constante proceso de modificación de la visión del mundo y la naturaleza que tuvo su punto álgido en 1960-1970. Durante esta década tanto en Estados Unidos como en Europa comenzó un replanteamiento del modelo productivo de las sociedades industriales. A la vez crecía la sensibilidad por la problemática medioambiental inspirada por el movimiento artístico del Beat Generation de los años 1950 en Estados Unidos con Jan Kerouac (“En el camino”) como uno de sus máximos exponentes.  Inspiraron además el Mayo del 68 en Francia y el movimiento hippie mundial.

La conciencia ecológica crece con los desastres

Al mismo tiempo esos años se caracterizaron por el aumento de las catástrofes ecológicas. El petrolero norteamericano Torrey Canyon naufragó frente a costas británicas y francesas en 1967, lo cual fue un serio aviso para las autoridades europeas en cuanto a políticas públicas contra estos desastres. Pero aun así no fueron capaces de prevenir una de las mayores catástrofes ecológicas del siglo. En 1978 el petrolero liberiano Amoco Cadiz derramaba más de 220.000 toneladas de crudo a lo largo de los 400 km de costas bretañas, al norte de Francia.

Pero los desastres no fueron solo marítimos. También los hubo desastres químicos, como la explosión de una fábrica de pesticidas en la ciudad indiana de Bhopal en 1986 que difundió una nube tóxica que provocó la muerte directa de 3.500 personas, mientras que otras 200.000 murieron de enfermedades en las siguientes semanas.

Otro acontecimiento destacado fue el estallido de la fábrica italiana de Icmesa en Seveso en el año 1976. Por su parte, la conocida catástrofe de Chernobyl en la antigua Unión Soviética en el año 1986, cuyas partículas de radiación llegaron a detectarse hasta en Suecia, obligó a la evacuación de más de 100.000 personas y puso en alerta al mundo de la peligrosidad nuclear.

Sin duda, el episodio más trágico en la historia ecológica de España fue el hundimiento del petrolero Prestige liberiano en noviembre de 2002 frente a las costas de Galicia provocando un desastre de grandes dimensiones.

Todos estos hechos dieron lugar a una serie de protestas y corrientes populares que, junto con la comunidad científica, comenzaron a cuestionar el uso de las energías fósiles y nucleares. 

El nacimiento de Organizaciones Ecologistas

En 1971 nacieron dos de las mayores Organizaciones No Gubernamentales de la protección medioambiental: WWF (World Wildlife Fund) y Greenpeace. Tras esto nacieron una serie de formaciones defensoras de la ecología política integradas, generalmente, en partidos de ideología de izquierda, más afines a recoger sus demandas.

Suecia, Dinamarca y Francia fueron pioneros en la formación de partidos verdes. Desde los años 70, hemos visto como tanto la comunidad científica como los movimientos sociales ecologistas han colocado el foco en problemas más recientes como el calentamiento global —traducido en crisis climática—, la pérdida masiva de biodiversidad a causa de la acción humana, la generación excesiva de residuos (sobre todo de plásticos) y, en este contexto de creciente expansión urbana, la contaminación atmosférica derivada del tráfico, el sector residencial o la actividad industrial.

En resumen, la conciencia ecológica actual es fruto de una serie de iniciativas populares y científicas combinada con la alerta entre la sociedad respecto a las consecuencias que tuvieron sobre los ecosistemas las catástrofes ocurridas a lo largo de la historia. Han sido éstos, junto con la presión de los movimientos sociales, los que han ido obligando progresivamente a los distintos gobiernos a endurecer la regulación en favor de la protección del medio ambiente y la prevención ante los desastres.

¿Cómo ser empático en el trabajo?

La empatía es la capacidad de percibir, compartir y comprender lo que otro puede sentir, preocupándose por experiencias ajenas. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva cuando es consciente de que otros pueden ver y pensar de manera diferente.

La empatía en el trabajo

El factor emocional de los trabajadores es cada vez más importante para las empresas, ya que se ha demostrado que juega un papel determinante en la manera de trabajar de cada persona y por lo tanto afecta a la compañía en su afán de alcanzar retos y objetivos.

Uno de los puntos clave para una buena gestión de las emociones a nivel laboral es la empatía. El ritmo de vida que llevamos, el volumen de trabajo, la conciliación con la vida personal y otros asuntos pueden llevarnos a una situación de estrés en que a menudo nos resulta difícil darnos cuenta de los problemas que sufren otras personas y a mirar sólo por nosotros mismos.

Daniel Goleman, psicólogo, periodista y escritor estadounidense, conocido mundialmente a partir de su libro Emotional intelligence, fue quien popularizó el término “inteligencia emocional” que define como “un sinónimo de carácter, personalidad o habilidades blandas que, junto con la resiliencia,  tiene su traducción en conductas manifestadas, tanto a nivel de pensamientos, reacciones fisiológicas y conductas observables, aprendidas y con posibilidades de ser aprendidas, que facilitan la gestión de las relaciones humanas”.

A día de hoy algunas personas piensan que ser empático supone olvidarse de uno mismo y mirar más por los demás. Sin embargo la práctica tiene muchos beneficios y puede ayudarnos a aclarar miedos, enfados o dudas. Algunas empresas ya no solo miden la valía de un empleado por su coeficiente intelectual y su capacidad de trabajo, sino que han empezado a tener en cuenta la inteligencia emocional.

Los trabajadores destacados son los que han desarrollado inteligencia emocional

Un estudio realizado por Robert Kelley y Janet Caplan, publicado por Harvard Business Review, determinó que los trabajadores que sobresalen suelen ser los que dan mejores resultados en la parte emocional de la inteligencia. Es decir: los que tienen una mayor facilidad para resolver problemas y saber cómo tratar con el resto de los empleados.

4 Consejos para ser una persona empática

Para conseguir ser una persona empática se aconseja seguir algunas de las siguientes recomendaciones:

  1. Leer abre la menteRaymond Mar, doctor en Psicología de la Universidad de York opina que “leer es una gran manera de expandir nuestro horizonte de experiencias”. La capacidad de saber lo que los demás piensan, ponerse en la piel de otros, saber cómo tratar a cada individuo es una virtud que se puede aprender leyendo.
  2. Los prejuicios no ayudan. Es la mayor barrera que existe, a veces prejuzgamos a los demás sin saber nada de ellos, basándonos únicamente en su apariencia o en su forma de ser. Tenemos que aprender a olvidarnos de los prejuicios de eso e intentar que las primeras experiencias no sea lo que se quede en nuestra memoria y abrirnos a conocer a las personas mejor. Intenta hablar con un desconocido al menos una vez a la semana.
  3. Ser voluntario facilita la empatía, la cual ayuda a aumentar la satisfacción con la vida. Esto se debe a que salimos de nuestro círculo social y generamos nuevos vínculos sociales.
  4. Deja hablar. Es necesario ser un oyente activo para poder ser empático. De hecho, es la técnica más eficiente. Esto significa que debes estar totalmente centrado en lo que la otra persona está diciendo. Y además si consigues centrarte no sólo en lo que dice sino en la comunicación no verbal podrás llegar a conocer mucho mejor a esa persona.

En definitiva, los beneficios de practicar la empatía son muchos. Entre otros, esta cualidad nos permite detectar mejor las emociones y los sentimientos y hace que mejore nuestra comunicación, ya que observando se conoce mejor a las personas y aprendemos a comunicar mejor.

La autoestima tiende a subir cuando las relaciones y la comunicación son más satisfactorias. La empatía no es sólo un acto altruista que beneficia a una persona, sino que nos ayuda a ser más felices y a sentirnos más completos.

Los 5 empleos del futuro. Trabaja en sostenibilidad

Energías Renovables

El potencial del sector de las energías renovables es enorme. La necesidad de apostar por fuentes limpias de generación eléctrica viene, en parte, por la urgencia de abandonar los combustibles fósiles dada su elevada incidencia en el calentamiento global. La innovación y el rápido avance de las tecnologías también está propiciando que este sector experimente un crecimiento imparable. Según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), en 2017 se crearon 10,3 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector renovables, mientras que sólo en el solar y eólico los datos de empleo se duplicaron en los últimos cuatro años.

Gestión de residuos

El aumento de la generación global de residuos —que, según el Banco Mundial, habrá pasado de las 2.000 millones de toneladas actuales a las 3.400 millones de toneladas en 2050 (un 70% de incremento)— supone a su vez un aumento en la demanda de gestión y tratamiento de los mismos. Por otra parte, la legislación europea cada vez más estricta con los objetivos de reciclado y recuperación en los Estados miembros de la UE, contribuye a que el sector residuos cobre ahora más protagonismo que nunca.

Este sector cerró 2017 con un valor estimado de 1.480 millones de euros, un 4,6% más que en el ejercicio anterior, según el informe “Plantas de Tratamiento y Eliminación de Residuos Urbanos”, del Observatorio Sectorial DBK de Informa.

Gestión del agua

Entre los retos que desafían especialmente a España y a los que deberá surgir una respuesta se encuentra la gestión del agua. La escasez estructural que sufre esta región, agudizada por efectos del cambio climático como la sequía, da lugar a que haya una creciente demanda de soluciones que gestionen y traten el agua, maximizando su aprovechamiento y evitando su derroche y asegurando la buena calidad de la misma.

Además, el sector está en ebullición pues, según se explica en el diario Nofollow Expansión, “vive un proceso de transformación digital y surgen nuevas oportunidades de negocio constantemente”.

Movilidad

Pero si hablamos de transformación sin duda debemos referirnos al transporte. Este sector sí que está viviendo un cambio, desde la misma concepción que tenemos de cómo han de ser los desplazamientos (del vehículo privado a uno colectivo, colaborativo y “verde”) a las reglas del juego, que ahora plantean un tablero totalmente diferente en que, en aras de una mejor calidad del aire y de vida en las ciudades, los peatones ganan espacio público urbano y se favorecen los desplazamientos a pie, en bicicleta y en transporte público, frente al coche no eléctrico y las motos.

Esta reestructuración de la movilidad supone un nuevo nicho de mercado en el que caben cooperativas de ciclomensajería (para hacer frente al reto de la logística en núcleos urbanos con cada vez más restricciones a los automóviles), las empresas de bicis, patinetes y coches eléctricos compartidos, etcétera.

Alimentación sostenible

De nuevo, la crisis ecológica trae consigo una oportunidad, y es la de alimentarnos de manera más sostenible. Buena parte de la ciudadanía ha entendido la necesidad de cuidar lo que come (tanto por su salud como por la del planeta): de huir de los alimentos ultraprocesados y de los ingredientes cuya producción que daña el medio ambiente, como el aceite de palma y los productos importados de largas distancias (los llamados “alimentos kilométricos”).

¿El resultado? La apuesta cada vez más generalizada por una agricultura sostenible, libre de pesticidas y otros agroquímicos que ponen en riesgo a los ecosistemas (incluida nuestra propia especie), así como de una ganadería extensiva que sea respetuosa con los animales y que no requiera un gasto hídrico y una emisión de gases de efecto invernadero como la que acarrea la actividad industrial.

En España, en 2015 el consumo creció un 25%, y en 2016, el crecimiento alcanzó el 12,5%, lo que supuso un valor de mercado de 1.700 millones de euros.

Combatir la brecha salarial de género

Naciones Unidas asegura que en la actualidad existe una brecha salarial de género, las mujeres ganan en todo el mundo un 23% menos que los hombres en empleos que desarrollan el mismo tipo de actividad, lo que supone una discriminación salarial. En España hoy en día son casi el 13% las mujeres las que tienen un salario mas bajo en actividades del mismo tipo, según un  estudio de Fedea. A pesar de que esta diferencia se ha reducido desde 2002, sigue estando presente en la mayoría de las variables como es el género, la edad, la ocupación, el tipo de jornada y los tipos de contrato.

La brecha salarial de género es uno de los objetivos de Desarrollo sostenible para el 2030

La brecha salarial es un indicador que informa acerca de las desigualdades salariales entre un hombre y una mujer en el mercado laboral. Es uno de los temas que más preocupan a la sociedad actualmente, y por ello está también recogido entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. En el quinto de estos ODS, los estados acordaron “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”

La igualdad de género sigue siendo por tanto una meta a la que deben aspirar todos los países si quieren conseguir avances sociales y económicos. El secretario general de las Organizaciones de Naciones Unidas, António Guterres asegura que si las mujeres participaran de igual manera que los hombres en la economía de los países el PIB mundial podría llegar a aumentar un 26%. Sin embargo, alguna de las variables que magnificaban la brecha salarial en el pasado siguen haciéndolo a día de hoy. Por ejemplo, en algunos países los hombres reciben un salario más alto en función al número de hijos que tengan, pero cuando hablamos de mujeres todo cambia, pues cuando una mujer anuncia que quiere ser madre su carrera profesional en muchos casos se ve afectada y puede suponer que, en adelante, cobre menos dinero.

La diferencia entre los salarios de los hombres y el de las mujeres aumenta con la edad

Según se refleja en el estudio de Fedea, la brecha salarial de género crece con la edad. Las trabajadoras que son menores de 30 años cobran un 4,7% menos que los hombres. Sin embargo, esta cifra aumenta hasta llegar a los 59 años, donde la diferencia es de un 17,2%. Una explicación podría ser la familia (a medida que pasan los años, las mujeres van teniendo más hijos), pero en la encuesta no viene especificado este tipo de información por lo que no es posible estimar el efecto que tiene este elemento.

Algunos países de la Unión europea han tomado medidas para intentar disminuir la brecha salarial. En Reino Unido, a partir del abril de 2018, las empresas con mas de 250 empleados están obligadas a publicar las diferencias salariales y explicar las medidas que van a implantar para reducir su brecha salarial de gñenero. Países como Islandia o Alemania ya llevaban acabo medidas de este tipo.

España también se ha sumado a la lucha contra la brecha salarial y ha aprobado cuatro medidas principales. Se obligará a las empresas que tienen más de 50 trabajadores a publicar las tablas salariales de sus empleados. Los permisos de paternidad de 16 semanas es una medida pensada para que el cuidado de los hijos sea equitativo en ambos géneros y podamos evitar el problema laboral al que se enfrentan las mujeres cuando quieren ser madres.

La tercera medida consiste en que las empresas con más de 50 trabajadores tienen un periodo de tres años para presentar los planes de igualdad. Y, por último, el Gobierno establece una cotización para todas aquellas personas que se ven obligadas a dejar su puesto de trabajo para el cuidado de personas con discapacidad o ancianos, para reconocer esas jornadas laborales domésticas que a menudo realizan las mujeres de manera no remunerada.

Entre las medidas que se recomiendan a las empresas está la designación de un responsable interno en materia de igualdad, que forme a los trabajadores y se encargue de crear programas para combatir las desigualdades de género, o la creación de programas internos que permitan la promoción tanto de hombres como de mujeres sin distinción.

Plataforma Ambinnovación para el empleo verde

En 2013 nació Ambinnovacion, una plataforma que permite a los usuarios conocer todo tipo de información relacionada con el medio ambiente, así como las ofertas de empleo ambiental que éste ofrece. La intención de la plataforma es, por tanto, doble: de un lado, difundir la ciencia y sensibilizar a la población sobre la necesidad de proteger nuestros ecosistemas y, del otro conectar a los profesionales del sector.

Los problemas ambientales ligados a la actividad humana, como el cambio climático o la pérdida de biodiversidad, han pasado a tener un lugar primordial para buena parte de la sociedad. En parte gracias a ello, en estos últimos años las carreras enfocadas a las ciencias ambientales han cogido fuerza.

De hecho, según lo recoge el Informe SOER (State and Outlook Environment Report) de 2015, entre el 2000 y el 2010, mientras que la economía mundial se resentía —a causa de una de las mayores crisis económicas de los últimos cien años— las industrias verdes en Europa siguieron prosperando. El sector ambiental creció en ese periodo un 50 %, con una tasa media de crecimiento anual del 7 %.  De aquí a 2020, se prevé que el mercado global de tecnologías limpias se duplique, lo que atraerá nuevas oportunidades de trabajo, especialmente si Europa  si ésta mantiene su cuota de aproximadamente un tercio del mercado de las soluciones para la protección de la naturaleza.

Qué son las ciencias ambientales

Las Ciencias Ambientales nacen para entender y mejorar la relación del ser humano con el medio en que vivimos, y son útiles para garantizar que nuestra actividad es responsable con la naturaleza, y para acabar con la contaminación, la desforestación y con el largo número de problemas ambientales a los que nos enfrentamos hoy en día.

Todo indica a que uno de los principales motivos por los que el mercado laboral del medio ambiente parece estar en auge es, junto con la creciente preocupación social por cuidar nuestro entorno natural, la inevitable transición de las economías desarrolladas hacia modelos de economía verde y azul, baja en carbono y circular.

Apostar por un empleo verde, un trabajo en la naturaleza o en medio ambiente, no solo es necesario, sino que además nos puede aportar un salario emocional y económico interesante.

En la plataforma Ambinnovación, los usuarios pueden compartir sus opiniones, así como conocimientos y diferentes experiencias que facilitan la búsqueda de empleo. Se potencia así el networking y se complementa con la publicación de ofertas de trabajo, que ahora se incluyen en una nueva web, spinoff de Ambiennovación.

Páginas de este estilo pueden resultar de gran interés para los profesionales del sector pues, además de englobar tanto artículos académicos como noticias, es un portal perfecto para encontrar trabajo. Además, en Ambinnovación se fomenta que los usuarios se den a conocer y que escriban sus artículos dirigidos al resto de expertos. Otro de los apartados que se pueden encontrar en esta página es el calendario ambiental, que recoge las fechas más importantes para el medio ambiente como, por ejemplo, el día mundial del medio ambiente (el 5 de junio) o el día de la bicicleta (el 3 de junio). Gracias a este calendario uno puede estar al corriente de todas las actividades y eventos destacados del año en materia ambiental.

Por otro lado, Ambiennovación considera que las redes sociales son un punto clave para la divulgación y concienciación sobre el medio ambiente y por ello hace un uso diario de estos nuevos medios, donde publican su contenido en la web para que sus seguidores se interesen por los artículos y puedan aprender y leer más en su página web.

Como colaborar con Ambinnovación

Hay tres maneras principales de colaborar con Ambinnovación:

  1. A través de la sección de “Empleo”. Tal y como explican los promotores en su página, “existe una infinidad de webs dedicadas a la búsqueda de empleo” y por ello creen necesario que haya una única página que sirva de punto de partida para que todos los interesados en la materia puedan encontrar ofertas de empleo serias, fiables y actualizadas dentro de España. Por ello, piden, por ejemplo, que si los profesionales detectan ofertas de trabajo falsas o anómalas lo hagan saber para evitar fraudes o trabajos injustos.

 

  1. En la redacción de artículos. Ellos saben mejor que nadie que hacer un blog hoy en día es muy fácil, pero mantenerlo y posicionarlo de manera que tenga cierta repercusión es complicado, y por ello ofrecen un espacio al público general y los profesionales, para que puedan escribir y lo que redacten tenga mayor difusión.

 

  1. Por último, se puede colaborar con las redes sociales. Aunque ya prácticamente todas las empresas están presentes en la mayoría de redes sociales, simplemente tener perfiles creados no es suficiente. Hay que saber usarlas y publicar con cierta constancia. Así, animan al sector ambiental a participar e interactuar con los contenidos de redes sociales que publica esta plataforma.

Cómo puedo encontrar trabajo en España

La búsqueda de empleo siempre es una experiencia agridulce. Por un lado, puede resultarnos emocionante la aventura de explorar las diferentes vías profesionales que nos depara el futuro. Por otro, el tedioso proceso de conectar con posibles empleadores y esperar sus respuestas a menudo deriva en frustración y desesperación o dudas sobre nuestra vocación profesional.  Pero con paciencia, un poco de ingenio y una buena estrategia, algo saldrá. Y algo bueno.

Algunas de las recomendaciones que hacen los expertos en recursos humanos para quienes están al acecho de nuevas oportunidades laborales incluyen por los siguientes puntos:

 

  1. Crearse una marca personal: diferenciarse del resto. Sobre todo en aquellos sectores donde hay un exceso de oferta de mano de obra, lo importante es resaltar entre la multitud. Cada uno de nosotros es único y puede aportar algo que la mayoría de personas no puede. Sólo hay que encontrar esa cualidad exclusiva y hacerla destacar. Hacer una suerte de análisis DAFO de uno mismo, con las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades, puede ayudar a tener claro qué subrayar de nuestras capacidades.

 

  1. Diseñar un plan. Una vez sabemos cómo somos y en qué sector nos queremos centrar, no está de más fijarse objetivos a corto y largo plazo, e incluso crear un calendario. Sin embargo, es recomendable mantener cierta flexibilidad en este punto, tanto por los posibles cambios de intereses, como por fracasos o caminos alternativos para llegar a nuestra meta.

 

  1. Gestionar correctamente el  currículum. Lo ideal es personalizar el currículum de forma que se adapte a cada oferta. Con la información a mano de qué pide el puesto concreto que queremos solicitar, debemos amoldar nuestro CV para que satisfaga, sin salirnos de los márgenes de la verdad, las necesidades de la oferta.

 

  1. Tener visibilidad. Ya sabemos qué tenemos y qué queremos. Ahora necesitamos darlo (darnos) a conocer: saber “vendernos”. Los contactos son oro en cualquier sector e industria, y por ello necesitaremos fortalecer nuestra agenda de teléfonos y correos. Para ello habrá que acudir a eventos de networking, actos, charlas o cualquier lugar donde podamos encontrarnos con las personas que nos pueden ser útiles a la hora de encontrar trabajo. Conviene mantener la mente muy abierta, pues nunca se sabe dónde vamos a hacer nuevas conexiones. También en el terreno online es cada vez más importante ganar visibilidad. Las redes sociales son un buen escaparate de nuestro trabajo y nuestras habilidades, y una forma directa de conectar con profesionales. Son muy útiles espacios como LinkedIn, plataformas de empleo o redes profesionales del sector.

 

  1. Realizar una muy buena entrevista. Como todo, es más fácil decirlo que hacerlo. En una entrevista uno se pone nervioso, contesta mal a preguntas sencillas que en cualquier otro momento habría bordado e incluso puede llegar a decir cosas que están fuera de lugar. Pero esto se puede evitar. Cuando uno se prepara bien una entrevista y lo tiene todo bajo control existen las probabilidades de perder la calma se reducen. La clave es estudiar bien a fondo a la empresa antes de acudir a la cita. Pero no sólo hay que conocer la historia de la compañía donde se quiere trabajar. Conviene saberlo todo sobre la industria, así como sobre el trabajo de la empresa y sus proyectos actuales; así como sobre el rol en concreto que se pretende desarrollar. También hay que re-estudiarse a uno mismo (paso 1), de forma que podamos expresar lo que creemos podemos aportar a la compañía y poner en valor nuestras capacidades, sin caer en la soberbia.

 

Un consejo de los especialistas es la naturalidad. La empatía con el entrevistador suele ser crucial, y ésta rara vez se consigue si uno no está siendo fiel a sí mismo. No obstante, no importa cuál sea el estado de ánimo en este punto de la búsqueda, hay que mostrarse muy motivado, y con especial interés en el puesto que se ofrece. Respecto al dinero, es un tema espinoso, pero tampoco se ha de evitar. Lo idóneo es conocer de antemano lo que se paga por ese tipo de puesto en el sector y a profesionales con un nivel de experiencia similar.

Todos estos consejos no servirían de nada si no se aplicaran, durante todo el proceso de búsqueda, dosis constantes de perseverancia. ¡La paciencia es una virtud y la búsqueda de empleo la requiere!

Ecoembes, la ética como valor empresarial

La ética empresarial es una rama de la ética que se ocupa de atender los problemas morales que surgen de la actividad de una empresa, que, para alcanzar el éxito, deberá adoptar un código ético.

Una compañía no puede solo preocuparse por obtener ganancias, sino que tiene que atender a los valores que aporta a la sociedad. Para que funcione es imprescindible que sean los directores de la empresa los que transmitan esos principios éticos todas las personas involucradas en su desarrollo. En otras palabras, han de ser un modelo a seguir.

En la mayoría de las empresas que se centran exclusivamente en alcanzar sus objetivos económicos los empleados por lo general dejan de lado el código ético, lo que provoca en muchos casos que surjan conflictos internos debido a la falta de identificación con los valores empresariales, lo que acaba afectando de manera indirecta al crecimiento económico de la compañía.

Las organizaciones, por lo tanto, necesitan trazar el camino ético y los valores que quieren seguir y compartirlo con todos sus integrantes. La honestidad, la responsabilidad, la lealtad y el respeto no solo son valores éticos, sino que ayudan a darle un valor económico al desarrollo de la actividad empresarial y unas ventajas competitivas.

Nuestros valores nos definen

En Ecoembes somos conscientes de la importancia de tener un código ético. El nuestro se desarrolla en torno a tres principios básicos que simbolizan los valores corporativos y deben expandirse a todas las actividades empresariales que realizamos:

Eficiencia

El primero es la eficiencia. En Ecoembes tenemos la obligación de cumplir nuestra misión administrando responsable y eficazmente los intereses de nuestros accionistas para conseguir los objetivos de la empresa.

Comportamiento ético 

Además de una administración eficiente del negocio, en Ecoembes actuamos de manera ética ante todas las situaciones y frente a todos nuestros grupos de interés, siempre cumplimento las leyes y normas que tenemos que seguir para ser una compañía responsable.

Desarrollo sostenible

El último de nuestros principios básicos es el desarrollo sostenible, entendemos que tenemos que tener un compromiso social y medioambiental y una responsabilidad social en el desarrollo de nuestra actividad.

En definitiva, nuestro código ético está alineado con nuestra misión: contribuir al desarrollo sostenible con una gestión que sea eficiente, responsable y sin ánimo de lucro. Así como con nuestra visión: ser un modelo a seguir para la sociedad responsable a través del reciclado. Nuestros valores se sustentan por esta visión y son los que representan nuestra identidad y cultura corporativa.

Código ético de Ecoembes

La última versión del Código ético de Ecoembes fue aprobado en marzo de 2017. En él podemos encontrar las normas, los principios y los valores de nuestra empresa, las cuales asumimos de manera voluntaria en el desempeño de nuestra misión y en las relaciones con nuestros grupos de interés.

Continuamente revisamos nuestro código ético, así como las políticas, procesos y controles que soportan y desarrollan nuestra actividad empresarial para que siempre se ajusten a los cambios sociales y estén en línea con la cultura de la empresa.

Las obligaciones específicas que tienen nuestros accionistas, órganos de gobierno y directivos incluyen la de supervisar que todos los empleados cumplen los principios del Código Ético. Para asegurar que efectivamente se cumplen estos principios se deben establecer un sistema para su implantación, seguimiento y toma de decisiones.

Obligaciones éticas de Ecoembes

¿Cuáles son las obligaciones que todos debemos cumplir en Ecoembes? Las podemos encontrar en la última actualización de nuestro Código Ético.

  • Conocer y cumplir las normas
  • Cumplir con los procesos internos en materia de ética
  • Comunicar las irregularidades
  • Ser ejemplares en la conducta
  • Asegurar que las decisiones son trazables
  • Prevenir la corrupción, soborno y tráfico de influencias
  • Actuar con rigor y claridad en materia de control interno
  • Evitar los conflictos de interés
  • Usar con prudencia los recursos de la empresa
  • Usar responsablemente la información y guardar la confidencialidad
  • Respetar la propiedad intelectual e industrial
  • Colaborar y trabajar en equipo
  • Respetar los derechos humanos y laborales
  • Aplicar la responsabilidad corporativa en su desempeño

Con este código se espera que tanto los miembros del equipo de Ecoembes como aquellos que colaboran con nosotros actúen conforme a nuestros principios básicos. Además, para comprobar que efectivamente se cumple el código ético de la empresa pedimos periódicamente que tanto nuestros miembros como terceros nos confirmen dicho cumplimiento.

Desarrollo sostenible en la empresa

El desarrollo sostenible consiste en satisfacer las necesidades que tenemos en el presente sin poner en riesgo la capacidad de las futuras generaciones de hacer lo propio, así como garantizar un equilibrio entre crecimiento económico, bienestar social y conservación de la biodiversidad.

El concepto data de 1987. Apareció por primera vez en el informe Brundtland en el que se alertaba sobre el impacto que podían tener las malas prácticas económicas, las industriales y la globalización sobre el medio ambiente.

Muchos de los problemas a los que nos enfrentamos, como el cambio climático, las desigualdades sociales, la basuraleza, el hambre o la escasez de agua, solo se pueden resolver si todos tomamos conciencia de la situación actual y si promovemos conjuntamente un modelo de desarrollo que apueste por la responsabilidad social, el progreso social y el crecimiento económico siempre que se respeten los límites planetarios. Así, podemos aplicar el desarrollo sostenible a las tres ramas de la sostenibilidad: la ambiental, la social y la económica.

Sostenibilidad ambiental

La sostenibilidad ambiental consiste en garantizar que se entienda la naturaleza como una fuente de recursos finitos y que por tanto se haga un uso responsable y racional de éstos. Se trata por ello de apoyar la inversión en energías renovables, así como de apostar por una movilidad baja o neutra en carbono y una arquitectura sostenible que ayude a proteger el medio ambiente y a combatir problemas como el cambio climático.

La sostenibilidad social se basa, tal y como sugiere el término, en el plano social (en tanto a las personas que componen una sociedad). La idea central es en este caso el desarrollo de las personas, comunidades y culturas para que unas y otras puedan tener una buena calidad de vida, salud y educación; con los principios de equidad y de justicia. Persigue entre otras causas la igualdad de género y el fin de la violencia.

La sostenibilidad económica se produce cuando el crecimiento económico produce una riqueza equitativa y que no compromete los recursos naturales. Es necesario que haya una inversión y un reparto igualitario de los recursos económicos para poder impulsar todas las variantes de la sostenibilidad.

¿Qué son los ODS?

En 2015, Naciones Unidas aprobó la nueva Agenda 2030 que contiene los Objetivos de Desarrollo Sostenible ods. Se trata de una serie de metas comunes que tratan de proteger el medio ambiente y garantizar el bienestar del conjunto de la población mundial.

Objetivos de los ODS

Alguno de los objetivos que se marcaron en esta Agenda fueron:

  • La erradicación de la pobreza y del hambre
  • Garantizar una vida sana para todas las personas
  • Apoyar a través de la educación inclusiva el desarrollo de oportunidades
  • Universalizar el acceso a los servicios básicos
  • Fomentar la innovación e infraestructuras resilientes así como el consumo sostenible
  • Reducir las desigualdades
  • Cuidar y proteger el medio ambiente
  • Promover la colaboración entre los diferentes agentes sociales para conseguir un ambiente de paz y desarrollo sostenible.

En esta búsqueda de la sostenibilidad total, las empresas juegan un papel muy importante, por lo que deben conocer los ODS para poder llevar a cabo políticas que estén alineadas con los mismos. Con esta lista de 17 objetivos hacia los que avanzar, las empresas tanto públicas como del sector privado, pueden poner en marcha una serie de mecanismos y herramientas que les permitan fomentar nuevos modelos de gestión.

Para poder integrar los ODS en la gestión de la empresa, hay una serie de pasos que pueden seguir.

17 objetivos, 169 metas

El primero de ellos es entender el nuevo marco de Naciones Unidas, para lo que será preciso analizar los 17 Objetivos y las 169 metas que comportan la Agenda 2039, y comprender el papel empresarial en este reto global.

Entender el impacto de los ODS en la empresa

El segundo paso será definir prioridades. Esto consiste en entender el impacto de los ODS en la empresa y, a partir de ahí, identificar los objetivos que se pueden alinear con la actividad principal de la compañía, y diseñar nuevas formas de actuación para reducir el impacto y contribuir a lograr los ODs.

Fijar objetivos

En tercer lugar, cada compañía necesita fijar unos objetivos propios. Éstos habrán de ser concretos, cuantificables y deberán contar un marco temporal fijo. Se puede seguir la metodología SMART (específicos, medibles, alcanzables, realistas y con un plazo determinado). En este punto es muy importante la promoción de los objetivos internos hacia el exterior.

Integrar los objetivos en la empresa

Cuarto: una vez fijados los objetivos, ya se pueden integrar en la empresa. Para ello será preciso impulsar el liderazgo en la alta dirección y formar a los empleados para que conozcan la Agenda 2030 y sean consecuentes con las nuevas metas de la empresa.

Memoria de sostenibilidad

El último paso podría ser crear una memoria de sostenibilidad en la que se reflejen todas las actividades que se están impulsando en la empresa para poder cumplir con los ODS.

En definitiva, tomar el desarrollo sostenible como bandera de la empresa no sólo puede dar lugar a nuevas oportunidades de negocio (abriéndose paso en los mercados verdes), sino que mejorará la propia marca a través de la innovación, lo que incrementará su reputación. Además, claro está, ayudará a cuidar el medio ambiente y a combatir el cambio climático y las desigualdades sociales.

Equidad de género como seña de identidad de Ecoembes

El concepto de equidad lo vinculamos a conceptos como el de justicia, imparcialidad e igualdad social. La equidad de género, por tanto, se refiere a la defensa de la igualdad de el hombre y la mujer. Y para llegar a esta igualdad y equidad se necesita, en primer lugar, abolir la discriminación entre ambos sexos mediante la creación de sistemas igualitarios.

La ciudadanía, a través de los mecanismos que considere oportunos (como planes de igualdad en las empresas o la regulación desde los órganos de gobierno) debe garantizar que este principio se cumpla. Estandarizar las oportunidades existentes y repartirlas (y remunerarlas) entre personas (hombre y mujeres) sin atender al género y sin ejercer desigualdades de género. Una mujer que desempeña el mismo trabajo o función que un hombre no puede ganar menos, deben recibir la misma remuneración.

También, desde la dirección de la empresa, incidimos en la importancia de gestionar la conciliación de la vida familiar con la laboral de los empleados. El modelo EFR (Empresa Familiarmente Responsable) desarrolla iniciativas para mejorar la eficiencia y la productividad. Hemos implantando, además, 86 medidas en diferentes áreas como puede ser la flexibilidad de horario, el apoyo a la vida familiar o el desarrollo profesional, la calidad en el empleo o el liderazgo.

En Ecoembes lo tenemos claro, y por eso fomentamos, con diferentes medidas, la igualdad y el talento en nuestra plantilla. Además del elevado número de mujeres que trabajan en Ecoembes (65,6% en plantilla y el 70% del comité de dirección), contamos con un Plan de Igualdad que garantiza que se ofrezcan las mismas oportunidades a hombres y a mujeres.

El 70% de los miembros del comité de dirección de Ecoembes son mujeres

Para Ecoembes tan valioso es el medio ambiente como las personas, porque creemos que son ellas quienes constituyen el verdadero motor de cambio. Y es que nosotros pensamos que solo podemos seguir avanzando en el cuidado del planeta si implicamos en ello a los profesionales que trabajan con nosotros. Queremos, y tenemos, un equipo muy comprometido y, para que siga siendo así, es necesario favorecer la sostenibilidad en todos los ámbitos de sus vidas.

Hacer de la igualdad de oportunidades una realidad forma parte de nuestra filosofía. Por eso, desde nuestros inicios, la identificación y desarrollo del talento con independencia de las características y circunstancias particulares de las personas, son elementos transversales en todas nuestras políticas.

Esta apuesta por la igualdad y equidad se ve reflejada en el hecho de que 7 de los 10 miembros del comité de dirección de Ecoembes son mujeres, y seis de ellas han alcanzado el cargo como fruto de una promoción dentro de la organización. Todas ellas han construido su propia carrera profesional dentro de la organización y establecido sus propias metas, única y exclusivamente por sus propios méritos.

Una de ellas es Isabel Agúndez, directora financiera de Ecoembes, quien lleva 18 años trabajando en la organización y accedió al cargo tras años de trabajo y resultados. “El camino a recorrer en Ecoembes depende en gran medida de la propia mujer, de hasta qué punto estamos dispuestas a asumir los retos que se nos ponen por delante”. Durante todo este tiempo ella ha podido confirmar que esta apuesta en materia de igualdad es toda una realidad: “Igualdad de género significa tener todos acceso a las mismas oportunidades y retos, que todos podamos desarrollar nuestra ambición profesional hasta donde queramos llegar«.

La iniciativa «Mas mujeres, mejores empresas» de Ecoembes

Nuestra iniciativa Mas mujeres, mejores empresas muestra el compromiso de la empresa para que haya un equilibrio en los puestos de alta responsabilidad entre hombres y mujeres. En 2017 firmamos un acuerdo con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y participamos en el proyecto “Promociona”, un programa de mentores con el que fomentamos el impulso de mujeres directivas y su desarrollo profesional.

Para nosotros, es fundamental promocionar todos nuestros valores en este sentido, y continuar trabajando en el desarrollo del talento del personal, la equidad salarial y la conciliación.

A través del reciclaje de los envases, promovemos la economía circular y por ello Ecoembes ha sido reconocida en los premios “Talento Sin Género”, que concede EJE&CON, por su compromiso por la igualdad de oportunidades además del desarrollo del talento en ambos sexos. Los premios “Talento Sin Género” son concedidos por la Asociación Española de Ejecutiv@s y Consejer@s con el fin de reconocer aquellas asociaciones, organizaciones y personalidades españolas que promueven el fomento y reconocimiento del talento femenino con políticas inclusivas.

En la gala de premios — en la que también se reconoció el esfuerzo en materia de igualdad de género de empresas como AXA, Hispasat y el TeleDiario Segunda edición de RTVE — el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martin, señaló: “Estamos orgullosos de haber recibido este gran reconocimiento que premia la filosofía laboral que llevamos desarrollando desde nuestros inicios. En Ecoembes creemos firmemente que el motor de cambio de una organización son las personas y en la identificación y desarrollo del talento con independencia del género”.

Es muy importante que la equidad de género esté presente, no solo en las instituciones gubernamentales a través del ámbito político, sino que también sean las empresas, como Ecoembes, quienes se involucren con medidas igualitarias y tomen decisiones que aboguen por una equidad entre sus trabajadores. Una organización que se toma en serio la equidad de género es una empresa responsable con sus empleados, y que además genera un impacto positivo en la sociedad.

Cómo ahorrar energía en la oficina

Que un negocio sea rentable es el punto más importante para cualquier empresario. Si queremos que el balance entre ingresos y gastos nos dé un saldo positivo no solo tendremos que intentar ahorrar en los procesos productivos de la empresa o reestructurarla para hacerla más rentable, sino que también habrá que tener en cuenta aspectos como el ahorrar energía en la oficina y en el resto de instalaciones de la empresas.

Consejos para ahorrar energía en la oficina

A continuación, vamos a ver algunos consejos para ahorrar en la factura de la luz, pero no sólo teniendo en cuenta los costes monetarios, sino considerando además los costes ambientales (que se acaban traduciendo en costes monetarios). En cualquier caso, las empresas tenemos que ser responsables y conscientes con los problemas ecológicos a los que contribuimos y los cuales también sufrimos.

Entre un 10 y un 20 por ciento de los gastos totales de una empresa vienen dados por la iluminación por lo que habrá que tener en cuenta la posibilidad de instalar sistemas de iluminación más rentables y eficientes para controlar el consumo eléctrico y reducir el consumo.

La luz natural es fundamental. Podemos aprovechar al máximo la luz del sol colocando el mobiliario de manera que la luz del día entre por la ventana y pueda evitarse tener las luces encendidas todo el tiempo. Apagar las luces y regular el flujo de luz para evitar gastos innecesarios es otra buena medida. Además, recomendamos el uso de bombillas de bajo consumo, ya que tienen una vida más larga y contaminan mucho menos.

La climatización es muy importante para que el equipo trabaje de manera cómoda en la oficina, pero siempre en los edificios de oficinas existe la misma problemática, en un lugar del edificio hace más frío y en otro hace demasiado calor, lo que provoca quejas.  Es muy complicado con los sistemas de climatización, mantener una temperatura ideal para todos los empleados. Un grado más o un grado menos supone un gasto significativo en la oficina, así que intentar usar reguladores automáticos que se enciendan un poco antes de la hora de entrada y se apaguen cuando acabe la jornada de trabajo es una posible solución que contribuye al ahorro energético.

En el caso de usar aire acondicionado, podemos intentar que la temperatura no sea inferior a los 24º C. Si no, los aparatos tendrán que consumir más energía para poder llegar a la temperatura deseada, lo que dispara la factura eléctrica. Una oficina bien aislada mantendrá el calor y el frío mucho mejor y podremos evitar la sobreexplotación de los sistemas de aclimatación.

Para tener un conocimiento más amplio sobre el ahorro de energía en la oficina, Ecoo y Best Relations han decidido dar una serie de consejos sobre el consumo energético.

Medidas de ahorro en la oficina

  • Apaga los equipos de la oficina completamente. No vale tan sólo con apagar la torre, sino también los monitores. Si la pantalla del ordenador sigue encendida está consumiendo energía en ese momento. Recuerda que si hay alguna luz encendida significa que el equipo no está bien apagado, así que, apágalo.
  • Las regletas con interruptor son una gran idea para ahorrar energía. Son baratos y nos permitirán apagar esos ordenadores o pantallas que algún despistado haya podido dejar encendido de manera rápida y sencilla.
  • Ya lo hemos mencionado antes: cambia el tipo de luces. Las bombillas incandescentes o halógenas están pasadas de moda — y su comercialización está ya prohibida —, por lo que compra bombillas led. Aunque el precio sea más caro, acabarás amortizando la inversión. Revisa el etiquetado energético de las mismas.
  • Si no hay nadie en una zona, apaga todas las luces. Sí, parece fácil, pero no son pocos los casos en que vamos dejando todas las luces encendidas a nuestro paso.
  • Por último, recomendamos también que se nombre a un responsable energético. Es cierto que todos los empleados deberían ser conscientes de los problemas (ambientales y económicos) ligados al gasto energético, pero nunca está de más nombrar a alguien que se asegure que las normas se cumplen y que se encargue de recordar de vez en cuando los consejos que se han dado en los párrafos anteriores.

En definitiva, si tomamos conciencia de los problemas ecológicos que podemos evitar con nuestras acciones dentro de la empresa y explicamos a los empleados las nuevas medidas que se van a tomar para poder ahorrar energía —y las razones por las cuales se han tomado— así como potenciar el uso de energías renovables, podremos mejorar la eficiencia energética de nuestra oficina, reducir los gastos y ser más consecuentes con el medio ambiente.

Plantas para oficina y Espacios verdes, la nueva tendencia

La tendencia cada vez más extendida de diseñar las oficinas con espacios vegetales no es sólo una cuestión de estética, sino también de clima laboral. Los beneficios que las zonas verdes pueden aportar a los trabajadores son múltiples: las plantas reducen el estrés, mejoran el bienestar del empleado y aumentar su atención, lo que en suma mejora la productividad laboral de una empresa. Puede influir también en la relajación como lo hace la música en el trabajo.

Según las encuestas de Wellness in the Workplace, el 79% de los empleados coinciden en que intentar conciliar la vida familiar con el trabajo es una fuente de estrés y consideran que mejorarían su estado de ánimo con programas de bienestar en sus trabajos, lo que haría que se sintieran más cómodos y más centrados en la tarea. Y las zonas verdes pueden ser una buena solución.

Tal como lo explica Francisco Vázquez, presidente de 3G Smart Group, la presencia de estos espacios “aumentan la participación laboral de los empleados, haciendo que estén más física, cognitiva y emocionalmente involucrados en su trabajo”.

Empresas con espacios verdes

Las empresas han entendido la oportunidad de incluir jardines verticales o plantas de oficina en sus instalaciones y, de hecho, gigantes como Amazon, Google o Microsoft han integrado jardines en sus espacios de trabajo.

La nueva oficina de Amazon, según declaran desde la compañía, está ideada como una nueva forma de trabajo entre naturaleza para que los empleados sientan que trabajan debajo de los mismos árboles. La sede de Microsoft también está diseñada con espacios verdes y, según Google, en el futuro los humanos trabajaremos junto a arroyos, praderas verdes, y flores silvestres.

Pero ¿es cierto que los espacios verdes pueden causar tanta paz y tranquilidad en los trabajadores como para ejercer un poder sanador? Elizabeth Nelson, de la Universidad de Twente, afirma que cuando se ponen plantas en la oficina se mejoran problemas como los dolores de cabeza o que incluso puede aliviar una depresión.

En Madrid, un nuevo conjunto de jardines verticales se ha instalado, de la mano de SingularGreen, en el interior de las oficinas de una empresa farmacéutica, un proyecto que está formado por seis jardines de tamaños diferentes a lo largo de la compañía. En este caso, tampoco se trataba únicamente de mejorar las condiciones paisajísticas de la oficina, sino de lograr una mejor percepción psicológica. Estos espacios verdes están dispuestos estratégicamente para que cuando un empleado o empleada levante la cabeza lo primero que vea sea un jardín vertical.

Otro de los objetivos de esta iniciativa era mejorar la calidad del aire de la oficina. Las plantas absorben los contaminantes que producen los materiales empleados en el lugar de trabajo, así como las radiaciones de los ordenadores. Por otro lado, la humedad que provocan las plantas hace que la humedad relativa del espacio de trabajo ascienda casi a un 50%, lo que ayuda a prevenir problemas de sequedad que a menudo provocan los aparatos de aire acondicionado.

Este creciente interés por incorporar espacios verdes en el interior de las oficinas a dado lugar a la creación de diferentes formatos y diseños que facilitan la elección entre plantas naturales o artificiales. Mientras que las artificiales tendrán un propósito meramente estético, las naturales podrán aportar más mejoras en las condiciones de trabajo y la salud de los empleados.

Ahora, dado aumento en la demanda que ha impulsado la innovación , también existen módulos que no requieren apenas esfuerzo ni inversión en tiempo para su mantenimiento. Un ejemplo de ello son los Módulos Oxigenea, de la compañía francesa Vgtal3Design.

¿Cómo comenzó la tendencia de  incluir plantas y jardines en las oficinas?

Los primeros en incluir plantas y zonas verdes en su entorno laboral fueron los restaurantes, seguidos de algunos centros comerciales. Los establecimientos de restauración que diseñaban su interior incluyendo muchas plantas buscaban un ambiente especial para sus clientes, algo que les diferenciara. Con el tiempo se ha podido comprobar que esta práctica es cada vez más extendida entre los restaurantes más modernos. En los centros comerciales el objetivo inicial de incorporar espacios verdes era que, a pesar de encontrarse entre cuatro paredes, los consumidores no se agobiaran y que encontraran paz y tranquilidad después de un día de compras.

Pero no hay que dejar de lado el factor medioambiental. La creciente concienciación por cuidar el medio ambiente y la necesidad de buscar alternativas ecológicas para mejorar el estado de salud del planeta también ha contribuido a esta tendencia. Empresas de ciudades como Madrid han incluido espacios verdes para, además de cuidar la salud mental de sus empleados, contribuir a la adaptación de esta urbe a las olas de calor dado el aumento de temperaturas a consecuencia del calentamiento global.

Cómo atraer talento a las empresas: 6 claves para conseguirlo

Hay dos tipos de empresas: las que apuestan por tener trabajadores de calidad y se preocupan por generar talento y las que prefieren tener asalariados sin más. ¿Dónde se detectan las diferencias? En los procesos de selección; mientras que las primeras buscan personas motivadas que encajen con el perfil y tengan la agudeza y el ingenio para el puesto, las segundas sólo quieren sustituir a la persona anterior y sacar el trabajo del día a día.

Estas son algunas de las “reglas” o claves para que una empresa atraiga a las personas que dan el perfil idóneo del puesto que se oferta:

    1. Usa el marketing. Es fundamental disponer de una buena imagen de empresa o marca y contar con la estrategia perfecta. Es muy importante que el trabajador se sienta parte de la empresa y no un simple empleado que hace su trabajo sin ningún tipo de motivación o énfasis. El proceso de selección es el momento perfecto para dar a conocer los valores de la compañía y desarrollar las estrategias para atraer talento. La cultura de la empresa, así como la visión y la misión, se debe transmitir al futuro candidato o candidata y comunicar exactamente lo que el puesto necesita.
    2. Favorecer el proceso de adaptación. Una vez conseguimos que esa persona que tanto estábamos buscando llegue a la empresa, hay que cuidarlo para mantenerlo. Por ello, en el periodo de adaptación es fundamental que los nuevos empleados cuenten con las personas y herramientas necesarias para poder dar sus primeros pasos y que no se sientan apartados. Lo último que queremos es hacerles sentir que no son parte de la empresa.
    3. Seamos sinceros, el sueldo es uno de los incentivos más relevantes para un trabajador, por no decir que el más importante. Por ello, ofrecer beneficios sociales, así como seguros médicos, transporte, comida, salario emocional o cualquier incentivo que suponga un valor añadido al sueldo base hará no sólo que la oferta sea más atractiva, sino que realmente deseen que los contraten.
    4. Vivimos en una sociedad compleja cuyos ritmos pueden dificultar la conciliación de la vida laboral con la personal. La flexibilidad dentro de las empresas es por ello un punto muy valorado entre el personal. Por ello, promover la flexibilidad horaria, así como potenciar, siempre que sea posible, el trabajo desde casa, puede hacer que el talento llame a las puertas de la empresa.
    5. La formación y el desarrollo de la carrera profesional pueden ser claves para ser exitosos en la búsqueda de talento. Hay que tener en cuenta que los trabajadores no quieren quedarse en el mismo puesto para siempre, o, en caso de que sí lo deseen, no es lo apropiado, ya que lo que buscamos es talento y personas motivadas que sean ambiciosas para alcanzar sus metas. Ofrecer formación y apoyar a los empleados en su carrera profesional puede evitar una posible fuga de cerebros.
    6. Pasamos muchas horas en el trabajo por lo que crear un ambiente cómodo, tener un clima respetuoso y sano son factores que muchos trabajadores tienen en cuenta no sólo a la hora de buscar trabajo sino también al considerar quedarse cuando les llega otra oferta interesante. Para ello se ha de fomentar el compañerismo, el trabajo en equipo y el reconocimiento tanto individual como grupal.

Los trabajadores son el valor principal de la empresa, no hay que olvidarlo. Sin ellos, la función de la compañía no podría desempeñarse. Por ello, hay que atraer talento y retenerlo a través del “employee engagement”.

Diferencias entre ecología y ecologismo

Ecología y Ecologismo, ¿En qué se diferencian ambos términos?  Es una pregunta que también se hacen quienes comparten la preocupación por el medio ambiente o incluso quienes hacen activismo por la protección de la naturaleza. Aunque en principio podrían confundirse y parecer los mismo, existen muchas diferencias entre ambos términos.

Se habla, por ejemplo, de ecología política, como la corriente ideológica que pretende solucionar los problemas ambientales mediante la sostenibilidad en sus tres ámbitos (económico, social y medioambiental).

Pero la ecología, como tal, se define como la ciencia —rama de la biología— que estudia los sistemas naturales. A saber: las relaciones de los diferentes seres vivos entre sí y con su entorno. Mientras, se llama ecologismo al movimiento social, político y global que “extiende y generaliza el concepto de ecología al terreno de la realidad social; propone y defiende la búsqueda de formas de desarrollo equilibradas con la naturaleza y basadas en el uso de energías renovables que no contaminen”.

¿Qué son los ecólogos?

Así, un ecólogo o ecóloga, a parte de ser una de las profesiones del futuro, será alguien que se dedique profesionalmente al estudio de la ecología, mientras que un o una ecologista participará o se identificará con el movimiento político o corriente ideológica que entendemos por ecologismo. Naturalmente, puede darse —y a menudo se da— la coincidencia de que un ecólogo sea al mismo tiempo ecologista.

Una persona puede formarse y cursar los estudios para ser ecólogo (o ecóloga) en la universidad, estudiando carreras como puede ser la biología. Su trabajo se desempeñará en áreas muy variadas, como la restauración de hábitats, la evaluación de impacto ambiental de proyectos concretos, la investigación, la docencia, o la protección de espacios naturales, gracias a una previa identificación de los territorios que deban tener prioridad de conservación.

¿Qué son los ecologistas?

Los ecologistas, sin embargo, no suelen trabajar de ello propiamente dicho. Las personas que trabajan en organizaciones conservacionistas o OnG’s —como Greenpeace, Ecologistas en Acción o WWF, entre muchas otras— suelen ser expertos en el área concreto en el que actúan. Son, por ejemplo, biólogos, ornitólogos, biólogos marinos, ambientólogos, ingenieros, etcétera. Que posteriormente han decidido utilizar sus conocimientos y profesiones a la ayuda del medioambiente.

Lo que también suele ocurrir es que los ecologistas trabajan de manera no remunerada, como voluntarios en organizaciones no gubernamentales o Think tanks, como EcoPolítica, en España, o bien, de manera remunerada, en la industria cultural. Estos últimos son, por ejemplo, los autores de libros o de documentos audiovisuales con los que hacen llegar a la sociedad sus ideas sobre la protección del medio ambiente. Algunos ejemplos de ecologistas  y difusores del ecologismo que han tenido un alto grado de influencia sobre la sociedad son: Rachel Carson, autora de “Una primavera silenciosa”, Henry David Thoreau, que escribió “Walden” o Murray Bookchin, cuyo libro más famoso es “La ecología de la libertad”.

En España: desde Félix Rodríguez de la Fuente a Juan Carlos del Olmo, pasando por figuras políticas como Cristina Narbona o Juantxo López de Uralde, son hoy conocidos por su activismo ecologista.

Ecología, ecologismo y ambientólogos

En paralelo a la ecología y ecologismo están también otro grupo, los ambientólogos.

Los ambientólogos son personas que generalmente tienen estudios en ciencias ambientales y que se dedican a diversos ámbitos que tienen que ver con la sostenibilidad. Estos ámbitos abarcan cuestiones como la gestión del agua, de la energía, de los residuos y de otros recursos. Su organización oficial en España es la Asociación de Ciencias Ambientales. Ésta se dedica a elaborar informes, como el de la pobreza energética, que publican cada cierto tiempo, así como a proyectos concretos centrados en el cuidado del medio ambiente.

Cómo hablar en público para ser brillante: 5 Consejos

Ese sentimiento, esos nervios en el momento en que toca salir al escenario y empezar a hablar en público correctamente delante de una multitud de desconocidos. Sí, ese cosquilleo en la garganta, ese temblor en el pulso. Lo conocemos todos. Se dice que el miedo a hablar en público es algo que compartimos la mayoría de las personas en el mundo. Sin embargo, hay técnicas que pueden resolver nuestro miedo escénico o al menos esconderlo sin que nadie sepa lo que realmente sentimos y aprender cómo hablar en público.

Estos son algunos de los trucos para mejorar tus capacidades de oratoria:

Hacer una buena introducción

Haz una buena introducción. Si quieres ganarte la atención de tu audiencia debes causar una buena primera impresión. Debes pensar en positivo. Todos creemos que si hacemos el ridículo, tartamudeamos o perdemos el hilo frente a la audiencia se van a reír de nosotros. Olvídate de todos esos clichés. Tu miedo es compartido, por lo tanto la mayoría de las personas que van a estar sentadas delante de ti entenderán por lo que estás pasando.

  1. Preséntate para hablar en público, habla sobre ti en un par de frases. Di quién eres, porque estás ahí y qué pretendes enseñarles con tu discurso.
  2. Busca una frase ingeniosa que cautive su atención. Es la manera perfecta de romper el hielo.
  3. Si eres de los que lo pasan muy mal durante los primeros cinco minutos, cuenta lo mismo que dirías en esas primeras frases, pero con un vídeo, de esta manera podrás relajarte durante los primeros minutos y ello te ayudará a ver que el público está ahí por que quiere.

Preparar la presentación

Sin duda es de los puntos mas importantes. Si te preparas bien el discurso no vas a sufrir ese miedo de olvidarte lo que quieres decir. Te servirá para ensayar y visualizarte delante de tu próxima audiencia.

Controla los ataques de pánico

Evita entrar en ataques de pánico. Es común que de repente te quedes sin palabras y empieces a sufrir por ello. Pausa, tranquilízate, coge aire, bebe agua y sonríe. Después, retoma tu discurso y verás como todo vuelve a su cauce.

Tus palabras no se las lleva el viento; en este caso no, así que nunca digas “qué nervios” antes de empezar a hablar. ¿Por qué no? Porque lo que hará el público una vez empieces a hablar es centrarse en tus nervios y no en tus palabras. Sé seguro de ti mismo y muestra esa seguridad delante de tu público.

Usa pausas inteligentes

Puedes lograr impacto usando pausas inteligentes que te ayudarán a fomentar la atención, proyectan seguridad y hacen que tengas que usar menos muletillas.

Sé conciso

No te enrolles. Sé breve y conciso. Tienes que tener claro lo que quieres expresar y decirlo de la manera más resumida y clara que puedas. En general, las personas nos distraemos con mucha facilidad y, si te vas por las ramas, tu audiencia empezará a evadirse y eso hará que te pongas cada vez más nervioso.

Buena actitud

Sonríe, ¡es la clave de todo! Como hemos dicho antes, la gente está ahí porque quiere así que no te preocupes por nada. A ellos no les va a importar si estás nervioso siempre y cuando estén interesados en lo que dices. Sonreír ayuda a conectar con el publico y a hacerles ver que están allí para aprender y disfrutar contigo.

Puedes lograr impacto usando pausas inteligentes

Pase lo que pase, aprovecha el momento y aprende todo lo que puedas de ti y de tu público. Y ten por seguro que cada vez lo harás mejor. Desde Ecoembes, te mostramos también 4 Ejercicios para mejorar las habilidades sociales.

Tipos de liderazgo ¿Te consideras jefe o líder?

Existen muchos tipos de liderazgo. Ser un buen jefe o un buen líder no significa hacer presentaciones con palabras claves que intenten hacer que todos los empleados se sientan parte de un equipo. No, ser buen líder implica algo más: trabajar mano a mano, codo con codo, para llegar a una estrategia común con la que todos los trabajadores se sientan identificados y en la que se incluyan los objetivos tanto a largo como a corto plazo.

Cuanto más arraigados a los proyectos estén tus empleados, más comprometidos estarán con la empresa y las actividades que tienen que desarrollar.

Una encuesta realizada por Robert Half Managment Resourses demuestra que el 53% de los empleados o miembros del equipo no es capaz de establecer una conexión entre su trabajo y la manera en la que este puede afectar a las cuentas de la entidad. Sin embargo, trabajar con todos y cada uno de los empleados puede ayudarles a crear unas metas que cumplir diariamente y a que, por tanto, den el máximo de ellos mismos.

¿Sabías que muchos empleados prefieren trabajar en una mala empresa con un buen jefe que en una empresa brillante con un jefe que vive encerrado en una burbuja?

Por ello, siempre que puedas, intenta buscar tiempo para tus trabajadores, ellos agradecerán que te preocupes por sus labores y a cambio podrás establecer unos vínculos mas fuertes.

¿Cuantos tipos de liderazgo hay? 

Para ser un buen líder no hace falta solo tener grandes capacidades cognitivas, a continuación, te mostramos algunos de los tipos de líderes y liderazgos más comunes para que puedas elegir cuál es el que se amolda mejor a tu personalidad y a tu tipo de proyecto.

Liderazgo laissez-faire

La traducción literal (del francés) seria “deja hacer”. Es un estilo de liderazgo natural que da más importancia a los empleados que uno mismo. Esto no significa tener que dejes de ser el jefe, sino que confías en el resto del equipo y delegas la mayoría de tus funciones en ellos, mientras que sólo intervienes en su trabajo cuando es estrictamente necesario. No es muy común entre las personas que tienen que dirigir un grupo, pero es cierto que si tienes fe en tus trabajadores emplear este tipo de liderazgo hará que los lazos entre ellos y tu se fortalezcan cada día y que exista una confianza mutua que hará que trabajen dando su 100%.

Liderazgo autocrático

permite que los líderes controlen y tomen las decisiones en la mayoría de los aspectos que concierne a las estrategias de la empresa. Un líder autocrático tiene mucho poder y la mayoría de personas no se atreve a desafiar sus decisiones.

Digamos por lo tanto que no es un liderazgo abierto o, como bien indica la palabra, es un sistema que concentra todo el poder en una única figura, en este caso, el jefe.

Si bien es cierto que un líder autocrático a veces permite que los supervisores tomen sus propias decisiones, en realidad disfruta del poder e intentará que nadie tome una decisión sin su consentimiento.

Liderazgo democrático

También se le llama liderazgo participativo. Actualmente es el tipo de liderazgo más común. Se fundamenta en promover la colaboración, la pasión y participación de los empleados. Son jefes que intentan promover el diálogo entre el equipo y hacer ver que todas las opiniones cuentan, aunque a la hora de la verdad la decisión final la acaban tomando ellos.

Liderazgo transaccional

Consiste en intercambiar. Los empleados reciben incentivos, ya sean bonus o premios por lograr los objetivos establecidos, y el jefe se beneficia de las ventas y del incremento en los ingresos. Por lo tanto, un liderazgo transaccional se da más en situaciones de ámbito económico en el que puede haber un intercambio de bienes y beneficio entre el líder y los trabajadores.

Liderazgo transformacional

Lo mas importante es la comunicación. Con una comunicación fluida dentro del equipo de trabajo cumplimos el requisito más indispensable de este tipo de liderazgo. Gracias al liderazgo transformacional se pueden mejorar las relaciones en la empresa, así como conseguir los objetivos a varios niveles. Por lo general se tienen visiones y estrategias compartidas en toda la compañía tanto entre los empleados como entre los jefes. Las personas que llevan a cabo un liderazgo profesional suelen ser personas resilientes

Conclusión: ser un tipo de líder u otro depende de ti. Por lo tanto, decide qué tipo de liderazgo se aplica mejor a tu ámbito empresarial y empieza a mejorar la relación con tus empleados.

Liderazgo lateral

Esta clase de liderazgo está basado en la creencia de que cualquier miembro del equipo puede y es capaz de dirigir al resto sin necesidad de ser jefe o tener un cargo superior. Normalmente este tipo de liderazgo se da en personas que tienen un mismo nivel dentro de la misma empresa pero tienen la capacidad de liderar.

Liderazgo burocrático

Es el liderazgo mas común. Un líder burocrático es el que dirige a sus trabajadores para conseguir objetivos y tareas en base a unas normas estrictas y muy definidas. Siempre basado en la política de empresa. Busca la eficiencia a la hora de alcanzar los objetivos y lo suele hacer de forma autoritaria.

Y tú, ¿Con qué tipo de liderazgo te identificas?

Profesiones ambientales con mucho futuro

El derecho ambiental, la agricultura, la asesoría, la auditoría, la educación, la energía, el turismo, la conservación, la gestión empresarial, la ingeniería… Son algunos de los sectores y profesiones ambientales que se han “teñido” de verde al calor de la degradación ambiental actual y la necesidad de abordar los problemas que ésta supone —también— para nuestra especie.

Son nuevas oportunidades surgidas en las empresas sostenibles en lo que se refiere  transición hacia una economía verde, un modelo sostenible y bajo en carbono con el que podamos soportar la creciente presión humana sobre los recursos, garantizar la igualdad en el acceso a éstos y proteger la biodiversidad.

Lo que está claro es que el sector ambiental está en auge y, en este contexto de crisis climática y transición, parece que la creación de empleo verde sólo puede ir a más. En este sentido, cabe preguntarse ¿cuáles son las profesiones ambientales con más futuro? y ¿cómo puedes dedicarte a trabajar por medio ambiente?

Derecho ambiental

La defensa del medio ambiente pasa necesariamente por establecer unos principios de respeto por la naturaleza y por las otras personas y especies no humanas que conviven en estos espacios. Esto supone articular una serie de normas que garanticen el cumplimiento de las mismas, lo que precisa figuras especializadas en derecho ambiental. Se necesitan, por tanto, juristas que centren su trabajo en aspectos tan de actualidad como la justicia ambiental o intergeneracional (que, entre otras cosas, implica dejar a las nuevas generaciones el planeta en las mismas o mejores condiciones que cómo lo encontramos nosotros).

Agricultura ecológica

No cabe duda: la forma en que producimos los alimentos debe cambiar. La agricultura intensiva es una importante fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, culpables del cambio climático, y es responsable de la degradación de los suelos y la pérdida de biodiversidad al destinar terrenos al cultivo masivo de un sólo alimento (monocultivo). Además, la ONU sostiene que los fertilizantes, el estiércol y los plaguicidas —empleados habitualmente en esta actividad— son las principales causas de contaminación del agua.

Por ello, dada la creciente concienciación de la ciudadanía respecto a este problema y el consecuente incremento en la regulación europea en torno a las prácticas agrícolas, la agroecología supone una oportunidad creciente para la creación de empleo en este tipo de profesiones de futuro.

Medición y análisis de contaminación

La polución atmosférica que amenaza cada vez más la salud de la población —en especial la urbana— está planteando nuevos retos en cuanto a política pública para reducir los niveles de contaminación en las ciudades. Esto requiere una medición precisa de los contaminantes atmosféricos y un adecuado tratamiento de los datos para su posterior análisis. Y para ello se necesitan personas especializadas en ambas materias.

Auditoría

Las exigencias ambientales también se trasladan a las empresas, que deberán gestionar correctamente sus residuos, así como sus emisiones y otras fuentes de contaminación derivadas de su actividad económica. Y controlar que estas exigencias se cumplen, no sólo en el ámbito privado sino también en el público, supone una oportunidad “verde” para los profesionales de la auditoría.

Educación ambiental

En paralelo, la situación actual de despilfarro energético y de otros recursos, así como de contaminación y abandono de residuos en la naturaleza (basuraleza) demanda también un mayor esfuerzo en sensibilización a la población y la educación ambiental sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente entre todos.

Energías renovables

Ingenieros, físicos, personas formadas o con experiencia en construcción, entre otras profesiones, pueden especializarse en las tecnologías de energía limpia y renovable (eólica, solar, fotovoltaica,  hidráulica…), un sector en aumento que aspira a convertirse en nuestra principal forma de obtención de calor y electricidad en el futuro.

Conservación de la naturaleza

Biólogos, zoólogos, naturalistas, veterinarios, ingenieros, arquitectos, geógrafos… La protección de la biodiversidad precisa de una elevada cantidad de profesionales ambientales especializados en la gestión ecológica de espacios naturales.

Turismo verde

Cada vez viajamos más y más lejos. La curiosidad en auge de la población global por conocer otras culturas y otros paisajes acarrea importantes retos socioambientales para los lugares visitados. Un ejemplo de ello es el efecto que el turismo excesivo ha tenido en muchas ciudades del mundo, donde las plataformas de alquiler vacacional han llevado en muchos casos a un aumento sostenido en el precio de la vivienda, empeorando la calidad de vida de la ciudadanía local.

Otro hecho que refleja la presión turística es la degradación de ecosistemas marinos como los arrecifes coral, dañados no sólo por la acidificación de los océanos (fruto del cambio climático) sino también por el impacto de los barcos, personas y combustible, como también ha sucedido con la planta de la Posidonia en el Mediterráneo. Así, un nuevo sector de turismo responsable ha aflorado a lo largo y ancho del globo, dando pie a nuevas oportunidades de negocio y empleo verde en este ámbito.

Ingeniería ambiental

Este es un sector que, de hecho, tiene gran importancia en Ecoembes. Abarca múltiples oportunidades: desde la evaluación de consecuencias ambientales de un servicio u obra pública al diseño de productos más responsables con el medio ambiente. En Ecoembes apoyamos la innovación y apostamos por la ingeniería para el desarrollo de productos que mejoren el reciclaje de los envases en España. Un ejemplo de ello es TheCircularLab, donde se diseñan, prueban y ponen en marcha soluciones para revertir la excesiva generación de residuos urbanos y su impacto en la naturaleza.

¿Qué es el empleo verde?

El empleo verde es aquel que contribuye a preservar y reparar el medio ambiente, tanto en los sectores tradicionales como los manufacturados o la construcción. Incluso en nuevos sectores relacionados con la eficiencia energética y la energía renovable.

Los empleos verdes:

  • Aumentar la eficiencia del consumo de energía y materias primas
  • Limitan las emisiones de gases de efecto invernadero
  • Minimizan los residuos y la contaminación
  • Protegen y restauran los ecosistemas
  • Contribuyen a la adaptación al cambio climático

Garantizar una transición ecológica y justa, en la que nadie “se quede atrás”,  requiere compensar los trabajos perdidos por el cambio deliberado en las actividades económicas hacia unas prácticas más sostenibles. Por ejemplo, abandonar progresivamente las energías fósiles —cuya combustión contribuye de manera significativa al calentamiento global— implica un cambio en muchos sectores económicos y sociales, como la pérdida de empleo de todas las personas que trabajan actualmente en el sector del carbón, el gas o el petróleo.

Sin embargo, al sustituir estas energías “sucias” por unas más limpias y renovables, surgen nuevas oportunidades laborales y empresas innovadoras, que permiten que la transición no perjudique a los trabajadores y trabajadoras, sino que incluso las beneficie. Y este tipo de empleo se conoce como “empleo verde”, aquel que surge al calor del tránsito a un nuevo paradigma donde priman los criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental.

Más allá de las energías renovables, otros sectores como la agricultura ecológica, la auditoría o consultoría ambiental, el ecodiseño y el reciclaje, la prevención y el control de la contaminación, el ecoemprendimiento o la rehabilitación energética de los edificios —entre otros— abren nuevos caminos laborales que además de aportar bienestar económico son respetuosos con el medio ambiente.

Sectores verdes en auge

Agricultura ecológica

La agricultura ecológica, de hecho, requiere en mayor medida mano de obra, pues su objetivo es producir la máxima cantidad de alimentos posible, optimizando el uso de recursos naturales a través formas de cultivo ecológicas, con un uso mínimo o nulo de maquinaria motorizada y de agroquímicos. Según la fundación Ecodes, este sector tiene un gran potencial en España, donde en sólo cinco años se ha duplicado la superficie dedicada a este tipo de agricultura.

Prevención de la contaminación

Otro de los sectores que más empleos verdes está creando en España es el del control, evaluación y prevención de contaminación, según la Asociación de Ciencias Ambientales. La demanda de trabajo en este ámbito está dando lugar a posgrados especializados en contaminación industrial, que pueden dan salida a, por ejemplo, personas formadas en economía, ingeniería o ciencias ambientales.

Reciclaje y ecodiseño

El sector del reciclaje y el ecodiseño, por otro lado, también comporta una fuente de empleo en auge. Las políticas europeas demandan tasas de reciclaje cada vez más altas y optimización en la gestión de residuos, y establecen criterios de diseño ecológico cada vez más estrictos. El planeta no puede soportar la cantidad de residuos que genera su población, también creciente y cada vez más harta del modo de vida insostenible y del consumo exacerbado que se lleva a cabo en la mayoría de países industrializados.

En este sentido, la propia actividad de Ecoembes es un ejemplo de empleo verde, y algunos programas que desarrolla tanto en el ámbito de la inserción sociolaboral (“Reciclar para cambiar vidas”) como en el de ecoemprendimiento (IDEA) o de ecodiseño (TheCircularLab) contribuyen a que el sector continúe creciendo y se generen puestos de trabajo que, además de cuidar de las personas, protejan la naturaleza.

Apostando por una sociedad cada vez más inclusiva y sostenible

Hay muchas personas que por diferentes motivos se encuentran en una situación de dificultad, las cuales tienen inquietudes, ganas e ilusión por encontrar un empleo. Sin embargo, en muchas ocasiones esta tarea suele ser complicada. Es por ello, para ayudar a estas personas en su inserción al mundo laboral, que han surgido proyectos como “Reciclar para cambiar vidas”, una iniciativa que Ecoembes viene desarrollando en colaboración con Obra Social ‘La Caixa’ en el marco de su programa Incorpora.

Gracias a este proyecto Carlos Martínez Santaella hoy tiene trabajo. Para él, su historia se resume en «haber encontrado en el sector la oportunidad de volver a incorporarme al mundo laboral y salir así de una situación de necesidad ante la que me encontraba”. El punto de inflexión, en su caso, se dio hace tres años, cuando cursó la formación sobre gestión y tratamiento de residuos enmarcada en este programa. Ahora trabaja en el Centro Integral de Tratamiento de R.S.U. Montemarta-Cónica ubicado en Alcalá de Guadaira (Sevilla), el cual gestiona la empresa Aborgase.

Agustín Martinez, Director Gerente de Aborgase, confiesa que al principio del proyecto no tenían claro que fueran a lograr sus objetivos — encontrar trabajadores formados en su ámbito de trabajo, con ganas de trabajar y que estuviesen motivados para desarrollar las tareas asignadas en gestión de residuos, — requisitos que exigen en sus procesos de selección y que reconocen que finalmente se cumplieron. “A través de ‘Reciclar para cambiar vidas’ conseguimos cubrir nuestras necesidades de contratación con los perfiles demandados”, señalan.

Para ellos también ha supuesto un cambio. Ahora, cuando deciden crear un nuevo puesto de trabajo, “ya sea durante un periodo corto de tiempo (sustituciones de personal) o largo en el caso de nuevos puestos de trabajo”, contratan “indistintamente” a personas procedentes de una bolsa de trabajo propia y a participantes del proyecto, que acaban formando parte de esta bolsa.

Agustín Martinez, Director Gerente de Aborgase

Agustín Martinez, Director Gerente de Aborgase

Para Carlos Martínez, la entrada en este sector ha sido “muy importante”, recalca. Considera que “separar los residuos domésticos es algo muy necesario, porque hoy en día desechamos continuamente y no somos conscientes de que en su mayoría son objetos que pueden tener una nueva vida si los separamos correctamente y los depositamos en los contenedores correspondientes”. Por ello, se lo trata de inculcar a sus hijos, aunque alega que “yo reciclaba en casa antes de cursar la formación y encontrar mi actual trabajo y a raíz de ver la cantidad de residuos que se generan diariamente mi compromiso con el reciclaje y los hábitos de buen consumo es mucho mayor”.

La preparación técnica que reciben los participantes en este curso previo a incorporarse a la vida laboral es buena, juzgan desde Aborgase. “Se aprecia rápidamente que se trabaja con personas que, aún carentes de experiencia, cuentan con la formación específica y necesaria en la distinción de los diferentes materiales, Prevención de Riesgos Laborales, etc. y, quizás más importante aún, son capaces de aprender y adaptarse rápidamente a las diferentes labores desempeñadas en nuestros procesos industriales”.

Construyendo una sociedad mas inclusiva

La respuesta de Agustín coincide con la valoración de Carlos, quien afirma que tanto la formación como el trabajo estuvieron a la altura de sus expectativas. Además, pone en valor que el ambiente laboral en que trabaja es “muy bueno”. “Me siento reconocido y valorado ya que cuentan conmigo”.

Es lo que se conoce como un “win-win”: ambas partes salen beneficiadas del programa. Unos ganan trabajadores cualificados al tiempo que apoyan la inserción socio-laboral, mientras que otros ganan una oportunidad para formarse, trabajar en ese ámbito y recuperar estabilidad económica.

“Gracias al programa ‘Reciclar para cambiar vidas’ podemos hacer nuestro propósito realidad, y además contamos con todos los servicios del programa Incorpora, que nos facilita todo el proceso de contratación y preselección de personal”, declara Agustín. Además, incide en que “siempre es grata la creación de puestos de trabajo desde cualquier punto de vista (dinamización de la economía, generación de beneficios…), pero en estos casos lo es especialmente, dada la ayuda a personas que necesitan una segunda oportunidad. Desde Aborgase recomendamos el proyecto a cualquier empresa del sector”. Tanto es  así que aseguran que ya han recomendado el proyecto en las asambleas y juntas de la Asociación de Empresas de Recuperación y Selección de Envases de Residuos Municipales (ASPLARSEM), de la que forman parte.

El CEO de Ecoembes. ¿Quién está al frente?

Óscar Martín lleva al frente de Ecoembes desde 2014, pero hace ya más de 20 años que entró a formar parte de la organización, en 1998. Conoce de sobra este sector pues, en total, lleva más de 25 años trabajando en él. Además, en sus primeros pasos por Ecoembes estuvo a cargo de la dirección de Materiales y Tratamientos, desde donde pudo ver de cerca el nacimiento en España de un sistema integrado de gestión de los residuos de envases domésticos.

Biólogo de formación, es también Ingeniero de Montes de Honor por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid. Posee además un máster en administración de empresas (MBA) por el Instituto de Empresa de Madrid, otro en ingeniería y gestión ambiental por la Escuela de Organización Industrial de Madrid y un tercero en Evaluación de Impacto Ambiental por el Instituto de Investigaciones Ecológicas de Málaga.

Proyectos lanzados por Óscar Martín

Uno de sus más destacados méritos como CEO de Ecoembes es el haber situado la innovación en el centro de la gestión de residuos de envases. Prueba de ello es la creación en 2017 de TheCircularLab, el centro de innovación que estudia, prueba y desarrolla soluciones para mejorar el reciclaje de envases de plástico.

También es preciso subrayar los esfuerzos que Ecoembes ha realizado, especialmente en estos últimos años, por lograr una transformación ciudadana que incentive el cuidado del medio ambiente y castigue los malos hábitos. Un ejemplo de ello es el Proyecto Libera, que Ecoembes desarrolla junto con SEO/BirdLife y que, mediante el voluntariado y la recogida colectiva de residuos, impulsa simultáneamente la investigación, la prevención del abandono de basura en la naturaleza (basuraleza) y la educación ambiental.

Economía circular y cambio climático, valores de Óscar Martín

Los valores de Óscar Martín, por otra parte, coinciden con los de la empresa, en tanto que es un firme defensor de la economía circular como vía para desacoplar del crecimiento económico con el sobreconsumo de materias primas, el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y fomentar el consumo responsable. En una tribuna publicada en efeverde.com a principios de 2018, el consejero delegado de Ecoembes aseveró que “todo apunta a que los riesgos más importantes a los que nos enfrentamos en este arranque de siglo tienen relación con el medio ambiente, tal y como se indica en el último Global Risks Report 2018 del Foro Económico Mundial”. Y continuó: “De hecho los episodios extremos del clima, los desastres naturales y los causados por el hombre, la pérdida de biodiversidad y los previsibles fracasos por mitigar y adaptarse al cambio climático son riesgos clasificados con un alto índice de probabilidad y un nivel elevado de impacto. Estos son datos (y advertencias) más que suficientes para empezar a entender el futuro de otra forma comenzando, por qué no, con una revisión a fondo de cómo, cuándo y dónde gestionamos nuestros residuos”.

La apuesta de Ecoembes

En Ecoembes apostamos por la horizontalidad y por la igualdad de oportunidades para todos los miembros del equipo. Del mismo modo, impulsamos la transparencia y el control interno, y también la protección de los derechos de los accionistas y la relación con los grupos de interés. Y para asegurar todo ello y coordinar al conjunto de personas que forman parte de esta organización, contamos con diversos órganos de gobierno, entre los que se encuentra el Comité de Dirección -compuesto mayoritariamente por mujeres, lo cual refleja el compromiso real de Ecoembes con la equidad de género- del que forma parte el actual director general de la empresa, Óscar Martín.

Conoce a otros profesionales que trabajan junto con Óscar Martín, como Teresa Gallastegui o Isabel Agundez

5 Ofertas de trabajo en la naturaleza

Cada día son mas frecuentes las ofertas de trabajo en la naturaleza que cuelgan de las páginas de empleo, o en nuestra propia web.

Hoy en día, el trabajo es lo que nos permite vivir, alimentarnos y, en buena parte de los casos, sostener también a una familia. Es algo que necesitamos si queremos encajar en la sociedad y cumplir nuestro papel como ciudadanos y ciudadanas. Pero, al mismo tiempo, el trabajo puede ser un medio con el que alcanzar nuestras ambiciones más personales, encontrar nuestra vocación profesional hasta el punto de convertirse a veces en uno de los principales ámbitos de nuestra vida, imprescindibles para realizarnos y crecer como profesionales, es lo que pasa cuando accedes a alguna de las ofertas de trabajo en la naturaleza.

Así, si nos apasiona, por ejemplo, la tecnología y la innovación, un trabajo en desarrollo de software podría no sólo aportarnos los beneficios económicos y un salario emocional, que precisamos de un empleo, sino que también contribuiría a saciar nuestra curiosidad en este área. Si nuestra prioridad es ayudar a otras personas, los trabajos en el sector de los cuidados, la asistencia social a colectivos vulnerables o el trabajo en una organización sin ánimo de lucro de carácter social pueden ayudar a satisfacer estas aspiraciones.

Y si no hay cosa que apreciemos más que la naturaleza ni nada que nos preocupe más en estos momentos que la conservación de los ecosistemas (y de las personas que forman parte de éstos, claro), existe una multitud de empleos que nos permitirán trabajar para ello.

De hecho, como sector en auge, dado el crecimiento de la economía verde, y como preocupación también ascendente (por la crisis ecológica actual), nos hemos querido detener en este último punto, y hoy os traemos 5 profesiones que trabajan por la naturaleza.

 

Ofertas de trabajo en la naturaleza mas demandados. 

Guardas forestales

Protegen los bosques, vigilan lo que sucede en entornos naturales de especial interés para la conservación, procuran que no se dañen. Su trabajo es salvaguardar la naturaleza, y lo hacen sobre el terreno, en pleno bosque. En esta profesión no sólo el fin es admirable sino que el medio para conseguirlo es la propia naturaleza.

Agentes de conservación

Especialistas en ciencias ambientales, ecología, botánica, biología marina o biología a secas… Todas estas carreras tienen una salida en el mundo de conservación. Y, en el contexto actual de pérdida de especies y de degradación de los ecosistemas, la necesidad de figuras especializadas que se dediquen a preservar el medio ambiente es cada vez mayor. Se puede trabajar en proyectos concretos, o de manera continuada en el marco de alguna empresa dedicada a la conservación, una fundación o una asociación. También, en política ambiental de conservación desde las instituciones o en el diseño de estrategias para las iniciativas impulsadas por las mismas.

Empleados del sector residuos 

El sector residuos esconde un encanto para los preocupados por el medio ambiente. Trabajar en la cadena de los residuos (desde el diseño de materiales más fácilmente reciclables y de planes de recogida eficientes, a los propios recicladores) tiene un valor ambiental altísimo detrás. Además de paliar la contaminación (marina, terrestre, atmosférica…), la prevención de residuos ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), culpables del cambio climático. En España, los residuos son responsables del 5% de las emisiones totales de GEI, según el Ministerio para la Transición Ecológica.

Investigación

La investigación juega un papel crucial en la conservación de la naturaleza. Los científicos y científicas que trabajan en ingeniería genética, por ejemplo, son esenciales para la recuperación de poblaciones de especies como el lince ibérico, el visón europeo, la foca monje y el oso pardo, entre otras.

Servicios y capital natural

Comprende a todas aquellas compañías que trabajan por la sostenibilidad. El rango en este ámbito es muy amplio: asesoría ambiental, bioconstrucción, inversión sostenible, empresas de manejo y tratamiento de datos, productoras del sector alimentario que impulsan el desarrollo rural… En la plataforma Mercados de Medio Ambiente se pueden conocer los diferentes instrumentos de mercado para la conservación ambiental que hay en España.

Voluntariado

Y, aunque prometimos cinco puntos, hemos querido añadir un sexto a las ofertas de trabajo en la naturaleza: el voluntariado. Si tu profesión no tiene nada que ver con el medio ambiente pero de veras te interesa la conservación de la naturaleza, siempre puedes realizar voluntariado: involucrarte en proyectos de custodia del territorio, de difusión de campañas ambientales o la participación activa en las mismas…

El proyecto LIBERA, que impulsan Ecoembes y SEO/BirdLife, ya ha reunido a 20.000 personas en 2018: voluntarios y voluntarias que decidieron contribuir a revertir el problema del abandono de residuos en entornos naturales. Desde la retirada in situ (ríos, montes, campos, playas, bosques, etc.) de basuraleza, a la educación ambiental para sensibilizar a la población, pasando por la ciencia ciudadana para analizar los residuos vertidos… Las maneras de contribuir a salvaguardar el planeta son infinitas.

 

Conoce también la plataforma Ammbinovación. Una plataforma que permite a los  conocer todo tipo de información relacionada con el medio ambiente, así como las ofertas de trabajo en la naturaleza y en el sector medioambiental. La intención de la plataforma es, por tanto, doble: de un lado, difundir la ciencia y sensibilizar a la población sobre la necesidad de proteger nuestros ecosistemas y, del otro conectar a los profesionales del sector.

Historias de superación en el programa ‘Reciclar para cambiar vidas’

José Luis es uno de los participantes del proyecto de inserción socio-laboral ‘Reciclar para cambiar vidas que se desarrolla en alianza con el programa Incorpora de Obra Social ‘la Caixa’.

En su caso, el programa le dio la oportunidad de realizar el curso de Gestión  y Tratamiento de Residuos Urbanos e Industriales y tras ello se especializó en el mantenimiento de maquinaria utilizada en las plantas de selección y tratamiento de residuos. Ahora trabaja en una planta de selección y tratamiento de envases ligeros de plástico, latas y briks, gestionada por FCC. “Nunca había trabajado en el sector del reciclaje pero tuve la oportunidad de ampliar mi campo de conocimiento y la aproveché”, explica José Luis. “Gracias a mi formación y especialización ahora tengo un puesto de trabajo fijo”.

Está muy contento con el resultado, dice, porque ello ha supuesto un cambio en su día a día. No sólo en lo relacionado a su nivel de vida, que ahora es mejor, sino porque aprecia el valor que hay tras la labor que desempeña. “Le estamos dando una segunda oportunidad a los envases”, incide.

También desde FCC, empresa para la que trabaja ahora José Luis, valoran positivamente su participación en el programa, que califican como “muy estimulante”.

“El pasado año pasamos por  un periodo crítico debido a la puesta en marcha de nuestra planta de selección en Pinto, para la cual tuvimos que contratar a personal y optamos por hacerlo a través del programa” alega Leo Guldentops, jefe de contrata de la Delegación Centro de FCC,  quien también señala que “ fueron momentos complicados y poder contar con José Luis y personas que como él provienen del programa fue algo muy positivo, ya que contagiaban sus ganas de trabajar e ilusión por prosperar entre los demás compañeros, los cuales se volcaron para ayudarles en su adaptación”.

Historias de superación en reciclar para cambiar vidas

Foto del equipo responsable de la planta de envases. De izquierda a derecha: Raul Díaz Romero, Leo Guldentops López, Arantxa Arrieta Rosado, Luis de Ossorno Picardo.

Esta compañía opina que la formación que obtienen los participantes gracias al programa es “muy completa y especializada, si bien es cierto que, en este caso concreto, por la premura de su necesidad de incorporar un elevado número de personas a las labores de triaje, consideraron que a los participantes les faltó conocer con más detalle los procesos. Por ello insisten en la necesidad de que los participantes completen el programa formativo, “para que adquieran todos los conocimientos necesarios y puedan aplicarlos en el puesto de trabajo”.

José Luis afirma sentirse valorado por su nueva empresa y agradecido por la oportunidad. Por su parte Leo Guldentops culmina alegando que “José Luis es uno de los trabajadores que finalizó el programa formativo, con él todo fue rodado ya que su adaptación al puesto fue muy rápida y eficiente,  a los pocos días no necesitaba apoyo”.

Como conclusión, desde FCC transmiten que “sin duda esta iniciativa ha sido para nuestra compañía una gran oportunidad, y consideramos que este tipo de proyectos deben ser compartidos por el mayor número de empresas en el sector, para conseguir una mayor posibilidad de éxito y difusión”.

José Luis reconoce que la experiencia le ha hecho reparar en la magnitud del problema de la excesiva generación de basura, lo que le lleva a reflexionar sobre “la cantidad de productos que consumimos”. “Me he dado cuenta de que es necesario reciclar para poder crear vida de nuevo, para no contaminar tanto el planeta y tenerlo un poquito mejor”.

Reducción de la jornada por el cuidado de los hijos o mayores dependientes

En Ecoembes apostamos por el bienestar y el cuidado de las personas que formamos el equipo de Ecoembes. Nuestra cultura de conciliación, igualdad y promoción de la diversidad se materializa en medidas como la reducción de la jornada laboral, así como otras facilidades para conciliar  la vida familiar con la laboral. Conciliación que ya ha sido avalada por el Certificado EFR

Además, queremos ofrecer un entorno de trabajo atractivo en que los y las empleadas sientan que tienen el total apoyo del equipo y donde puedan centrarse en perseguir sus metas a nivel laboral sin sentir que descuidan su vida personal.

Por ello, en Ecoembes nos aseguramos de disponer de flexibilidad para reducir la jornada en los casos que sea necesario, que se traduce en el acogimiento de esta medida en el 10% de las personas que conforman la plantilla, siendo estas reducciones incluso inferiores a los mínimos que contempla la ley.

Permisos de maternidad y paternidad

Disponemos también de permisos de maternidad de 16 semanas ininterrumpidas, y de paternidad de 7 semanas (dos más de lo que marca la ley), y ofrecemos a los trabajadores la posibilidad de solicitar un permiso continuado de lactancia en caso de tener hijos menores de 9 meses, que pueden disfrutar tanto el padre como madre indistintamente, y mediante el cual se conceden al empleado o empleada 15 días laborables, o bien la reducción de una hora diaria o incluso dividir esta hora en dos fracciones. Por otra parte, cabe destacar que las reducciones de jornada se pueden solicitar también para cuidar de las personas mayores.

En paralelo, para consolidar nuestra apuesta por la conciliación, en Ecoembes impulsamos otras medidas de flexibilidad como, por ejemplo, los “días sin cole”, respondiendo a las necesidades del 39% de los miembros de nuestra organización con hijos menores de 12 años, en los que se organizan actividades en días no lectivos para los niños y niñas que incluyen los desplazamientos, las actividades y comida; de esta forma los padres no tienen que solicitar días libres y sus hijos pasan un día divertido haciendo actividades lúdicas y relacionadas con el cuidado del medio ambiente.

También tenemos la tarde libre de cumpleaños del empleado y  de dos familiares directos.

Además, tenemos un “seguro médico de familiares”, contratado mediante la retribución flexible en el que los miembros de nuestra plantilla pueden incluir a sus familiares como beneficiarios. En este mismo sentido nuestra política de conciliación contempla permisos para que el trabajador pueda ausentarse para atender a reuniones puntuales, asuntos médicos o familiares de sus hijos o mayores dependientes.

En resumen, Ecoembes diseña medidas que benefician el bienestar y calidad de vida de los trabajadores, tomando en consideración sus necesidades particulares, con el objetivo de ofrecer un entorno positivo que implique y motive a los empleados a dar los mejores resultados y lograr su satisfacción profesional.

Oficinas verdes o ecológicas. Defender el medio ambiente trabajando

El cuidado del medio ambiente no consiste sólo en reciclar, en prestar atención a lo que consumimos—reduciéndolo únicamente a lo que necesitamos y a lo que vayamos a aprovechar durante largo tiempo— o movernos en transporte público en vez de emplear el vehículo privado. Tampoco se trata de vivir bajo un constante sentimiento de culpa por tener hábitos de vida que, en mayor o menor medida, son insostenibles. La transición a la sostenibilidad llegará de la mano de pequeños cambios individuales, pero sobre todo de la de los colectivos, de las decisiones que tomamos en sociedad.

Sin embargo, es cierto que cada acción cuenta, por mínima que nos parezca. Y, considerando la cantidad de tiempo que pasamos en el trabajo, no está de más preguntarse qué podemos hacer para que  nuestras oficinas sean sostenibles y sustentables, para reducir nuestro impacto ambiental.

Movilidad en el trabajo.

Una de las decisiones en las que podemos incluir el factor ambiental es la movilidad al trabajo. Es  probablemente el trayecto que más veces repetimos a la semana, así que tenemos la ventaja de poder probar diferentes métodos de transporte para conseguir llegar desde un punto a otro (del domicilio a la oficina o viceversa). Usar la bicicleta no sólo acorta los trayectos en ciudad, sino que mejora la salud y el estado de ánimo, además de fomentar la motivación de las personas al sentir que están participando activamente en la actividad de traslado al trabajo. Si no nos sentimos con ganas de pedalear o el clima no acompaña, el transporte público e intermodal siempre una buena apuesta. Como última opción debería quedar el transporte privado, que, a ser posible, debería ser de  consumo bajo o neutro en emisiones de CO2.

Ahorro energético en la oficina

Otra cuestión a valorar en nuestro día a día laboral es el derroche energético de los aparatos electrónicos. Seguramente haya en la oficina algún ordenador o pantalla encendida que no se está usando. Es conveniente adelantarse al personal de limpieza o de seguridad que pueda darse cuenta de este descuido a última hora y apagarlos uno mismo, después de asegurarnos —claro está— de que, en efecto, nadie los está utilizando. De esta forma contribuimos al ahorro energético.

En los lavabos, puede suceder que los grifos se hayan quedado abiertos. Conviene cerrarlos y, en caso de que no se trate de un descuido o de una confusión (por pensar, por ejemplo, que son de apagado automático) y que sea un problema de funcionamiento, avisar a la persona responsable para que ésta se encargue de solucionarlo cuanto antes, y se pierda la menor cantidad de agua posible.

Evitar el uso del papel

El papel también es otro recurso natural que se debe ahorrar al máximo. Desde el higiénico hasta el de imprimir o de los post-its y libretas. Lo ideal es optimizarlo y evitar gastar más de lo estrictamente imprescindible. Imprimir a doble cara, en papel reciclado o, directamente, no imprimir (hoy en día, apenas es necesario) son decisiones que contribuyen a cuidar del medio ambiente. Siempre podemos apuntar cosas en papeles usados o que están en blanco en su reverso.

La oficina o el despacho no tiene por qué tener la luz encendida a todas horas. La luz natural es mucho más agradable que la artificial y por las mañanas —más en un país con tanto sol como España— suele haber más que suficiente para trabajar a gusto. Para ahorrar energía, en este caso, sólo hay que abrir las persianas y ahorrar en consumo de energía.

Ahorrar en aire acondicionado

Y hablando de eficiencia energética, también se puede reducir el consumo energético y eléctrico ajustando el termostato al valor de la temperatura ideal. La climatización de los edificios sostenibles es un importante contribuyente a las emisiones de gases invernadero, y por ello es necesaria su regulación adecuada. En los grandes espacios de trabajo suele haber problemas con las diferencias entre las zonas más cálidas y las más frías: unos se congelan mientras otros se asan. Lo aconsejable es, según los expertos, fijar el termostato en los 22ºC y tener paciencia hasta que se caliente toda la oficina.

Por último, no está de más colocar plantas (naturales) que, además de generar un entorno más agradable para los empleados —desde el punto de vista de la estética—, ayudan a filtrar los elementos contaminantes que pueda haber en el aire acondicionado, por lo que contribuyen a mejorar la salud de los trabajadores, además de beneficiar el medio ambiente y la calidad de vida.

Sentimiento de pertenencia a Ecoembes

A pesar de la inversión en tecnología, en bienes de equipo e incluso en oficinas, el mayor activo empresarial sigue siendo sus empleados; es decir, las personas que forman parte de un equipo para la consecución de un objetivo. Por eso, en aras de una mayor eficiencia, una mejor productividad y menor absentismo es fundamental apelar a una de las esencias del ser humano: el sentimiento de pertenencia, indisociable a su condición de animal social.

Este sentimiento nace de la necesidad del ser humano por sentirse parte de algo más grande que él mismo, y que en determinado punto lo transcienda como individuo. Pero además de transcender, el ser humano también necesita la aceptación por parte de los demás, ya que conectar con un grupo de personas en el ámbito laboral implica una conducta activa del individuo, que será capaz de defender a sus compañeros y expresar adhesión, apoyo e incluso manifestar con orgullo el “yo trabajo aquí”, lo que supone una proyección de la imagen de marca empresarial incalculable.

Estamos comprometidos con Ecoembes

En muchas ocasiones cuando preguntamos a amigos, familiares o conocidos qué tal en sus trabajos, la respuesta a veces no es muy positiva. Quienes trabajamos en Ecoembes sí contestamos satisfechos, afortunados y orgullosos. Compartimos la visión de la organización y estamos encantados de llevar a cabo la actividad que desempeñamos. Tenemos un gran sentido de pertenencia a Ecoembes. La verdad es que tenemos la enorme suerte de trabajar para proteger y conservar el medioambiente y promover un modelo sostenible a través del reciclaje, una aspiración que, en el fondo, cualquier ser humano lleva dentro.

De hecho, creemos que precisamente el nivel de compromiso con la organización es una de nuestras fortalezas. También nos sentimos identificados con los valores “verdes” de Ecoembes y además vemos que nuestro trabajo tiene realmente un impacto medible sobre el Planeta.

El sentido de pertenencia y la identidad nos mueve

Esa sensación de trascendencia medioambiental compartida hace que estemos motivados con lo que hacemos en Ecoembes y que nos sintamos parte de un equipo que trabaja por unos resultados que, más allá de las cifras, son indicadores de que se está produciendo un cambio en favor del entorno en que vivimos.

Así lo demuestran las encuestas del clima que realizamos cada año, en las que el 87 % de los empleados y empleadas de Ecoembes reconoció estar orgulloso de formar parte de una organización medioambiental. Por otra parte, el 95% de nosotros y nosotras afirmó sentirse comprometido con el trabajo que realiza dentro de la organización, y el 95% dijo sentirse bien por la forma en que contribuimos a la sociedad.

La especialista en Responsabilidad Social Corporativa de Ecoembes, Beatriz Aylagas, nos dice que “si tu vocación es ambiental, entonces trabajar en Ecoembes, donde nos dedicamos al reciclaje y a la economía circular, lo pone bastante fácil. Sentir que cada uno aportamos nuestro granito de arena a algo tan importante para nuestro entorno como es el cuidado del medioambiente es estupendo”.

Estamos convencidos de que esta sensación de orgullo de pertenencia repercute además en el clima laboral que tenemos, lo que nos reafirma en nuestra apuesta por generar un buen ambiente de trabajo y por reforzar la unión del equipo a través de esa misión compartida del cuidado del planeta. Para reforzar o alentar este sentimiento hay otras muchas técnicas esenciales, más allá de las ya mencionadas.

Acompañar al crecimiento de los empleados

Como si fuera una gran familia la empresa debe acompañar a la persona en su crecimiento profesional, ofrecer al empleado la posibilidad de tener una trayectoria profesional ascendente.

Tener un primer contacto con la empresa como becario, entrar con un contrato junior, pasar más tarde a senior y terminar como coordinador o responsable de área, no sólo generará un sentimiento de pertenencia a la empresa, sino que además se creará una plantilla estable a largo plazo que facilite la trasmisión de conocimiento dentro de la misma. Para ello las posibilidades de ascenso deben ser reales y se deben eliminar los cambios constantes en el personal.

Alineación de los objetivos

Una de las herramientas para generar un sentimiento de pertenencia empresarial es conseguir que los intereses de los trabajadores se alineen con los objetivos de la compañía, ya que de esta manera sus beneficios serán los beneficios de la empresa. Así, el departamento de recursos humanos debe detectar y definir las aspiraciones de cada trabajador y generar dinámicas donde las expectativas de los empleados puedan verse cumplidas.

El aprendizaje continuo 

Más allá del crecimiento profesional y salarial de un empleado, uno de los intangibles más esenciales para fomentar el sentimiento de pertenencia es generar en el trabajador una especie de enriquecimiento personal, una sensación de “vuelta al cole” donde nunca se deja de aprender, donde la constante actualización evita la obsolescencia programada del empleado.

Una idea que no solo amplía las capacidades de un empleado, sino que a su vez genera seguridad, fomenta la curiosidad y fortalece el trabajo en equipo multidisciplinar, esencial en estos tiempos de cambios inmediatos.

A las duras y a las maduras

Otra de las tácticas para generar el sentimiento de pertenencia es saber gestionar el éxito y los fracasos de los empleados. La empresa no debe abandonar al empleado cuando un proyecto fracasa, ni personalizar en el error cuando muchas veces este es inevitable, sino más bien analizar los procesos por los que determinado trabajo no es exitoso y extraer conclusiones para futuros proyectos.

Asimismo, la celebración de los éxitos remite al principio de los tiempos y sus beneficios es evidenciar que empleados y empresa tienen un objetivo común y que se ha conseguido. Las celebraciones pueden ir desde recompensar al empleado con un bonus o prima, hasta con experiencias o viajes alentados por la empresa.

En ocasiones esto no es una oficina

Como ya hemos dicho, una de las tácticas más eficaces para motivar a un empleado es fortalecer su pertenencia al grupo y para ello no hay mejor herramienta que trasformar el ambiente laboral, es decir, la oficina en un ambiente lúdico con la implantación de efemérides reconocibles (el día de…), concursos, salidas culturales o compartiendo actividades deportivas.

Aprender a emprender

Hay personas que, casi de manera intuitiva, constantemente están imaginando nuevos proyectos empresariales. Son gente que encuentra oportunidades de negocio en cualquier situación y tiene la iniciativa necesaria para desarrollarlos. Se les conoce como emprendedores o emprendedoras natas, pues parece que llevan el emprendimiento en la sangre y están habituados a aprender a emprender.

Sin embargo, hay formas de convertirse en una de estas personas. Uno puede entrenarse a sí mismo, cuestionar sus límites y adoptar una actitud determinada para ganar poco a poco una mentalidad puramente emprendedora. Y sobre todo una cosa fundamental para un emprendedor es, aunque parezca una paradoja, aprender a desaprender.

Las cualidades de un emprendedor

Hay cualidades que se pueden ejercitar para alcanzar este objetivo. Éstas son, de acuerdo con los especialistas:

  • la pasión
  • la motivación
  • la creatividad
  • el ingenio
  • el pensamiento lateral
  • la capacidad para mantener la mente abierta y pensar “fuera de la caja”
  • el razonamiento crítico
  • la capacidad observadora
  • el pragmatismo
  • el liderazgo
  • la perseverancia

Y es que no basta con tener buenas ideas, sino que además se han de llevar a cabo, utilizando con el mayor ingenio posible los pocos recursos de los que uno suele disponer al inicio de un proyecto. Algunos expertos indican que lanzarse con una apuesta arriesgada es más fácil cuando no hay tanto en juego, por lo que cuanto menos se invierta y más se optimice esa inversión, mayor será la flexibilidad para adaptarse a situaciones cambiantes.

Carlos Barrabés, el pionero en comercio electrónico en España que se ha convertido en una suerte de gurú del emprendimiento, recalca con frecuencia la importancia de los emprendedores en los nuevos tiempos. Tal como afirmó en una entrevista al diario Expansión, “la evolución del mundo está en manos de los emprendedores. Ellos crearán los puestos de trabajo del futuro”. Barrabés destacó también la importancia de la pasión por el trabajo: “Tengo la suerte de trabajar en algo que me llena y de lo que puedo vivir. No niego que me ha ido bien, pero para mí la prioridad no es el dinero. A mí lo que me apasiona es trabajar en un proyecto, transformar las cosas”.

Por su parte, Caterina Fake, otra famosa emprendedora de la era digital, fundadora de empresas como Flickr o Hunch, valoró la importancia de mantener la mente abierta permanentemente, incluso después de una primera experiencia exitosa, como en su caso. En una entrevista a entrepreneur.com, Fake aseveró: “La gente tiende a ser más cautelosa a la hora de tomar riesgos la segunda vez. No hay que caer en esa depresión de segundo año. Si se ha construido una empresa exitosa la primera vez, es realmente importante no caer en la trampa de dormirse en los laureles y hacer lo mismo la próxima vez. Es entrar en lo desconocido lo que te permite crear algo fresco, nuevo e innovador”.

Ecoembes emprende

Programas de intraemprendimiento como IDEA o Ecoembes Innova tratan de explotar el potencial emprendedor de los empleados y empleadas de la organización, apoyándoles en el proceso de desarrollo empresarial de sus ideas y acompañándoles con formación continua y asesoría en todo momento.

Estas iniciativas fomentan la creatividad de los trabajadores e impulsan las ideas que éstos puedan tener en el marco de la economía circular, además de favorecer la oportunidad de que los empleados crezcan profesionalmente y de que expongan sus cualidades ante el comité directivo de la empresa.

Además, sus sugerencias se enmarcan en las líneas de innovación que Ecoembes trabaja simultáneamente: soluciones orientadas a los ciudadanos a fin de facilitarles el proceso de reciclado (mejora en la separación en origen, por ejemplo), a la creación de nuevos materiales o diseños que permiten fabricar envases más reciclables (ecodiseño), o a la mejora de la recogida selectiva, entre otras cuestiones.

Ecoembes es una de las mejores empresas para trabajar en España, también en 2019

Todas las acciones y campañas que llevamos a cabo en Ecoembes persiguen un mismo fin: cuidar el medio ambiente. A través del reciclaje y la innovación, estamos cada día un poco más cerca de la sostenibilidad y, por tanto, de cumplir nuestros objetivos de reciclaje. Pero no lo podríamos hacer si no atendiéramos también a las necesidades de las personas, empezando por aquellas que dedican su tiempo y esfuerzo a perseguir las metas de la organización.

Por eso, durante años desde nuestros primeros pasos hemos ido tomando diversas medidas orientadas a garantizar el bienestar del equipo de Ecoembes.  Estas medidas han sido reconocidas en la edición de 2019, por sexto año consecutivo—, de Great Place to Work.

Políticas como la de conciliación laboral, el Plan de Igualdad empresarial, o la formación continuada a los trabajadores de la empresa a través de programas de intraemprendimiento como IDEA, entre otros, han contribuido a que, según las encuestas realizadas al personal, el 95% de los empleados y empleadas de la empresa se sientan orgullosos de trabajar en Ecoembes.

 Great Place to Work premia un año más a Ecoembes

Estos cuestionarios revelaron que el 93% de la plantilla considera Ecoembes como un “excelente lugar para trabajar”, y que ese mismo porcentaje de trabajadores se siente bien por lo que aportamos a la sociedad. El 91% alegó disfrutar trabajando en esta organización, y otro 91% valoró crecer profesionalmente a través de la formación y otras oportunidades de desarrollo que les brinda la empresa.

Algo que también ha derivado en esa sensación de satisfacción con los logros de Ecoembes y en el orgullo de pertenencia a la compañía es el hecho de que no sólo promovemos la igualdad de género en la teoría.  También lo hacemos también en la práctica: las mujeres son mayoría tanto en la plantilla (65%) como en la dirección de la compañía: un 70% del Comité de Dirección son mujeres.

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre el buen clima laboral que hemos conseguido generar en la compañía gracias a, entre otras claves, la comunicación horizontal que fomentamos dentro de la misma. Nos parece imprescindible que los empleados y empleadas se sientan cómodas en su lugar de trabajo. Por lo tanto, que se vean capaces de trasladar cualquier reflexión que les parezca relevante y que encuentren en la oficina un espacio donde ser eficientes en sus tareas no implique dejar de lado sus aspiraciones sociales.

Por ello, desde el departamento de Recursos Humanos se desarrollan programas para favorecer ese “Espíritu Ecoembes”. Un ejemplo de ello es el apartado “¿Quién es…?” de la intranet de la empresa, a través de la cual los empleados y empleadas pueden conocer a sus compañeros y descubrir aspectos de éstos que van más allá del ámbito profesional.

Mejores empresas de España, ecoembes

La formación de empleados como herramienta de cambio en las organizaciones

Ecoembes apuesta por la formación continua tanto fuera como dentro de la empresa. Damos formación a técnicos municipales, mediante jornadas de intercambio, cursos específicos y visitas a instalaciones, enfocados en mejorar la eficiencia del proceso de recogida. Pero también queremos impulsar el desarrollo profesional de los propios empleados y empleadas de Ecoembes. Por ello llevamos a cabo planes de formación continua en distintas áreas centradas también en el sector, sobre todo relacionadas con el emprendimiento y el ecodiseño y packaging.

Programas como IDEA, de intraemprendimiento, facilitan el trabajo en equipo dentro de la compañía. Esto favorece la motivación de los trabajadores y les ayuda a ampliar conocimientos que podrán emplear en el mismo contexto de la empresa. E incluso en otros proyectos profesionales que puedan tener.

La formación es una estrategia empresarial a largo plazo

Se trata, no obstante, de una inversión a largo plazo, pues los beneficios de los programas de formación de empleados se hacen visibles a lo largo del tiempo. Pero no son pocos, ni insignificantes. Desde mejoras en la calidad del trabajo, hasta la motivación de los trabajadores, pasando por un mayor alineamiento de éstos con los objetivos de la empresa. Aumenta el sentido de pertenencia a la misma, y una mayor productividad de la compañía.  Gracias también a una mejor cualificación de los empleados.

La formación también puede ser una herramienta de cambio, orientada a dinamizar la empresa. Proveyendo al equipo de nuevas formas de gestión, de actitud, así como de más conocimiento. Las personas aspiran a conseguir diferentes puestos dentro de la organización. De esta forma logramos incrementar las oportunidades de promoción, algo que siempre resulta atractivo para los trabajadores de una compañía.

Los expertos en Recursos Humanos señalan que, a nivel interno de la empresa, la formación de empleados está relacionada directamente con dos tipos de prioridades:

  • Las derivadas de las políticas de la empresa (necesidad de mejora de los servicios que ofrece, la expansión, el control de los costes, el desarrollo tecnológico, etcétera)
  • Las que percibe el personal de la organización respecto al funcionamiento interno de la empresa.

Martha Alles, una de las escritoras más importantes del habla hispana sobre Recursos Humanos, opina “las organizaciones capacitan para poder optimizar sus resultados, su posición competitiva.

Las personas buscan capacitarse para hacer bien su tarea, para crecer personal y profesionalmente. También para mejorar su posición relativa en la estructura, para, en síntesis, tener un mejor nivel de vida”.

Motivar a los empleados. «Desayunos con el CEO»

En toda organización, una estrategia de comunicación fluida eficaz es fundamental para el buen funcionamiento de la misma. El trato cercano y la comunicación fluida facilitan las sinergias, la motivación de los empleados y la cohesión interna de la organización, lo que favorece a su vez que el equipo esté alineado con unos mismos objetivos y se sienta parte de la cultura corporativa.

Por ello, y como parte de nuestra política de puertas abiertas y transparencia, en Ecoembes insistimos en promover la comunicación horizontal y vertical  Queremos que todos los niveles de la organización estén en contacto y puedan por tanto estar informados de lo que ocurre. Para conseguirlo, ponemos en marcha iniciativas como los desayunos con el CEO.

Los Desayunos con el CEO son una forma de motivar a los empleados y hacerles partícipes

El “Desayuno con el CEO” es una dinámica a través de la cual los empleados y empleadas de Ecoembes pueden realizar las preguntas que deseen a nuestro CEO. Es un encuentro informal en el que este contesta a cuestiones que van desde el ámbito profesional, así como algunas más personales, como por ejemplo, cómo es vivir en la piel de un CEO. De esta forma, los empleados no solo ganan visibilidad ante la alta dirección, sino también ven contestadas sus dudas y pueden iniciar conversaciones o debates sobre determinados temas de interés, fomentando un ambiente distendido y de cercanía que  repercute  de manera positiva en el compromiso y la cohesión de los equipos funcionales transversales y multifuncionales.

Hasta la fecha, la experiencia ha sido muy positiva y también reveladora, pues pone de manifiesto los distintos tipo de comunicación en la empresa y la cultura de horizontalidad y colaboración dentro del equipo, además de reflejar que en Ecoembes apostamos por crear espacios participativos y abiertos al debate entre los empleados y empleadas de la organización.

El compromiso laboral de los «Impulsores» en Ecoembes

En nuestra organización nos gusta hablar del “Espíritu Ecoembes”, algo que a veces puede resultar complicado definir pero que, precisamente es lo que nos define y trata del compromiso de las personas que forma Ecoembes.

Con este compromiso laboral en Ecoembes nos referimos a la forma que tenemos de entender el entorno laboral y de integrar a nuestros empleados en la organización. Y es para nosotros un elemento tan importante, que hemos creado la figura de los Impulsores.

Impulsores en Ecoembes

¿Impulsores?, ¿cómo?, ¿para qué? Pues es muy sencillo. Tenemos 20 años de vida, porque Ecoembes nació en 1997. A lo largo de este tiempo, hemos ido forjando una manera de pensar, de hacer y de sentir. Poco a poco construimos una mirada sobre el mundo, sobre nosotros mismos y sobre cómo nos gustaría hacer nuestro trabajo, tanto a nivel externo como interno. Hemos construido unos valores que son los que ahora nos definen como organización, y entre los cuales está la colaboración y la inmersión de todos los empleados en esta forma de ser.

Qué mejor forma de compartir y trasladar estos valores, nuestro Espíritu Ecoembes, que hacer que sean empleados los que se los transmitan a sus compañeros. Y ahí nace la idea de los Impulsores, un grupo de empleados que son los perfectos “aliados” de los departamentos de Comunicación y Marketing, y de Personas y Organización para movilizar, contagiar y entusiasmar a todos los que trabajan en la organización.

Son los 17 compañeros que motivan al resto de empleados a participar activamente en las iniciativas que se ponen en marcha, como los programas de desarrollo profesionales. Muchas a lo largo del año. Por ejemplo, la jornada de encuentro Ecoembest, el Día E, medidas para la conciliación, iniciativas para mejorar los entornos laborales

Compromiso y proactividad es lo que les define tanto a ellos como a los mensajes que trasladan a sus compañeros. Cualquier empleado puede preguntarles, hacerles llegar propuestas, consultarles dudas… Son captadores de ideas y distribuidores de valores en un trabajo de ida y vuelta que demuestra cómo se pone en práctica la colaboración del Espíritu Ecoembes.

Clima laboral y la importancia de las relaciones entre compañeros

El ambiente laboral o clima laboral es uno de los factores más importantes para el funcionamiento de una organización. El hecho de que los trabajadores y trabajadoras desarrollen relaciones interpersonales más allá de lo estrictamente laboral influye directamente en el sentido de pertenencia a un equipo y a los fines concretos que persigue la organización que da lugar a la creación del mismo.

¿Por qué es tan importante el clima laboral?

Cuidar el clima laboral es cada vez más uno de los aspectos que más preocupa a las empresas modernas. Oficinas con zonas donde los empleados pueden echarse la siesta, jugar al futbolín, o disfrutar de unos refrescos junto a sus compañeros; iniciativas como los “beer fridays” (viernes de cervezas) o mecanismos que facilitan una comunicación horizontal son algunas de las muchas técnicas para favorecer que haya un ambiente de trabajo saludable no conocen límites.

La satisfacción personal de los empleados y el clima de trabajo, favorece su rendimiento en el día a día y la cohesión grupal, mejorando el trabajo en equipo, pues todos nos sentimos más motivados a la hora de ir a trabajar si sabemos que vamos a disfrutar del tiempo que pasamos con los compañeros y compañeras. Por el contrario, el estrés, derivado de la presión y de la incomodidad en un clima laboral no muy amigable, a largo plazo puede suponer costes de salud emocional y física, que también repercuten en la productividad laboral. Un ambiente de trabajo colaborativo, dinámico, respetuoso y responsable deriva en una mayor voluntad  por parte de los empleados para alcanzar los objetivos de la empresa. Por muy preparada que esté una persona, si no se encuentra motivado en su entorno laboral no podrá desarrollar al completo sus capacidades.

Cada compañía elige el método que más le resulta adecuado para su equipo o, si no lo encuentra, lo inventa. No hay fórmula establecida. Cada organización es un mundo y los empleados y empleadas pueden verse motivados por distintos factores. Pero si hay algo universal es que fomentar un entorno de trabajo amigable, que los trabajadores se sientan a gusto con sus compañeros y desarrollen relaciones incluso extra-laborales, contribuye a mejorar la productividad de una empresa.

Está comprobado que la existencia de una cultura corporativa fuerte actúa en beneficio de los resultados de la empresa. Ecoembes entendió rápidamente la importancia de cuidar el bienestar de los empleados y por ello no deja de trabajar en mantener un alto grado de satisfacción entre éstos. Este ha sido uno de los motivos que nos han dado el título de una de las mejores empresas para trabajar en España, recibiendo por sexta vez consecutiva la distinción Great Place to Work, que reconoce el grado de satisfacción que tienen los trabajadores para con sus empresas.

Clima laboral en Ecoembes o “Espíritu Ecoembes”

Si pensamos en la definición de clima laboral, la palabra que se nos ocurre es espíritu, es por eso que en nuestra organización hablamos del “Espíritu Ecoembes. Esta palabra define el carácter y la esencia de una entidad, pero también se refiere al vigor natural, al principio generador y al esfuerzo. Por todo ello, cuando elegimos esta palabra no lo hicimos al azar. El “Espíritu Ecoembes” aglutina la esencia de nuestra forma de actuar, los elementos troncales de nuestra visión y los valores más importantes que nos motivan y nos mueven en nuestra actividad cotidiana.

Este clima laboral llamado “Espíritu Ecoembes”, que nos gusta calificar como flexible, transversal y cercano, modela nuestra actividad y, a la vez, la manera que tenemos de gestionar la organización y a las personas que trabajan en ella con una mirada más interna. Pero también define los espacios de encuentro, las acciones que llevamos a cabo para establecer lazos y vínculos entre los empleados y la organización, y todos los programas que hacen que trabajar en Ecoembes resulte una actividad enriquecedora tanto a nivel personal como profesional. Establecemos una relación basada en inspirar, hablar, escuchar, agradecer, desarrollar, cuidar y celebrar.

clima laboral amigable

El “Espíritu Ecoembes” nació como una nueva forma de ser y estar que perseguía que cada uno de los empleados que forman parte de la empresa fueran los primeros embajadores de la misma. En 2014 se inició un plan que reforzaba nuestra política de comunicación interna, con dos objetivos claros: transmitir la visión y la misión de Ecoembes y reforzar la unión del equipo. Conocer en profundidad cuál es el ambiente laboral de la organización y cómo podemos generar el mejor clima posible es un trabajo diario que repercute directamente en la calidad del trabajo.

Aunque hoy en día el “Espíritu Ecoembes” es un referente para las personas que forman Ecoembes, estamos empeñados en mejorar el bienestar de nuestro equipo. Para ello creemos que es esencial hacer que todos se sientan a gusto con sus compañeros, lo que a nuestro juicio pasa por hacer que se conozcan, también, en un plano no laboral. En definitiva, en Ecoembes tenemos bien presente que, para atender las necesidades del medio ambiente de la mejor manera posible, debemos apostar por cuidar de las personas.

Actividades para mejorar el clima laboral

Algunas de nuestras apuestas para favorecer un clima laboral positivo son pequeños detalles, como la herramienta de la intranet de Ecoembes “¿Quién es…?”. Allí, los empleados y empleadas pueden descubrir nuevos aspectos de sus compañeros, más allá del ámbito profesional. El funcionamiento es el siguiente: cada mes, una persona se convierte en protagonista de la sección, y cuenta algunas vivencias de su experiencia profesional tanto dentro como fuera de Ecoembes. También, comparte con el resto de empleados sus facetas más personales (gustos, aficiones, etc.) y se somete a un “EcoTest”, donde contesta a preguntas sobre su restaurante o bar favorito, su frase célebre preferida o qué personaje vivo le gustaría conocer, entre otras cuestiones.

De esta forma, fomentamos la cercanía entre los empleados y empleadas y damos una oportunidad a los recién llegados al equipo para que se den a conocer entre sus compañeros.  El contenido, de momento, ha tenido muchísimo éxito, ya que no solo es de los más leídos de la Intranet de Ecoembes sino que los compañeros siempre comentan con el o la protagonista los aspectos que más les han llamado la atención.

Otras iniciativas son el cambio a unas oficinas abiertas con un espacio de trabajo diáfano, que también favorece las relaciones interpersonales en el equipo y fomenta la colaboración. También se impulsaron nuevas políticas de personas que promovían una mayor flexibilidad, un nuevo código de vestimenta, horarios modulables y nuevos beneficios sociales, entre otras.

Del mismo modo pesan las cuestiones de tipo estructural, como la comunicación horizontal de Ecoembes, que facilita que no haya lugar a malentendidos y que todo el equipo sienta que su voz cuenta, y esté al tanto de lo que concierne a la compañía. La participación y el nivel de involucramiento de los miembros de la empresa son cruciales para generar sentido de pertenencia y orgullo por lo que se hace, todo lo cual contribuye a que los empleados se sientan motivados y, en consecuencia, también la productividad del trabajador o la trabajadora. Así mismo, conseguir un liderazgo basado en la delegación de funciones y responsabilidades de forma coherente contribuye a generar que las personas sientan que su esfuerzo tiene una finalidad y no una tarea.

5 ventajas de trabajar en equipo

El trabajo en equipo mejora el bienestar de los empleados y empleadas en muchos sentidos, y esto acaba repercutiendo -positivamente- sobre los resultados de las organizaciones. Formar parte de un equipo proporciona seguridad a cada miembro, ya que este le brinda la posibilidad de mostrar sus fortalezas individuales y sentir reconocimiento por parte de sus compañeros y compañeras.

Así, formar parte de un grupo de trabajo aumenta el empoderamiento de los empleados y su sentido de compromiso con la tarea de la empresa. Favorece el entendimiento entre los trabajadores y, por tanto, las relaciones personales entre estos, lo que contribuye a mejorar el clima laboral de la organización. La productividad del trabajo también aumenta, en tanto que nuevas ideas surgen del trabajo colaborativo de brainstorming, y se facilita la implementación de las decisiones.

En resumen, las ventajas del trabajo en equipo y la cohesión grupal más valoradas se pueden resumir en estas cinco:

1- Favorece la motivación y contribuye a mejorar el clima laboral, al incitar un sentido de pertenencia a un grupo en el que encontrar apoyo y reconocimiento por las ideas propias, y el cual supone al mismo tiempo una fuente múltiple de conocimiento externo que satisface nuestra sed de aprendizaje.

2- Deriva en mejores decisiones e ideas, fruto de las aportaciones de cada integrante del equipo. El intercambio de conocimientos y opiniones puede potenciar la creatividad conjunta, y esta podrá desarrollar un mejor concepto, que aúne todos los puntos fuertes de cada miembro del grupo.

3- Aumenta la productividad y eficacia, en tanto que el equipo compromete a los empleados y empleadas a perseguir un mismo fin con unas metas concretas y en un plazo determinado, para organizar debidamente las tareas del grupo.

4- Mejora la comunicación, al propiciar las relaciones entre empleados, el mayor entendimiento de otras perspectivas y puntos de vista y al obligar a los mismos exponer sus planteamientos delante de sus compañeros.

5- Reduce el estrés, puesto que el reparto de tareas libera cierta carga de trabajo y ayuda a delegar algunas responsabilidades, ocupándose solo de las encomendadas.

 

Todos conocemos las ventajas de trabajar en equipo. En Ecoembes valoramos especialmente el poder de la “colaboración” tanto en nuestra actividad diaria con ciudadanos, administraciones públicas y empresas, como dentro de la organización. Y es que es uno de los principios fundamentales de nuestra cultura y de ese clima laboral llamado “Espíritu Ecoembes”, que nos gusta calificar como flexible, horizontal y cercano.

Por eso, ponemos en marcha iniciativas que fomentan el espíritu de equipo. Creemos que para que haya un buen ambiente de trabajo se deben establecer lazos y vínculos entre los empleados y de ellos con la organización. ¿El objetivo? Que trabajar en Ecoembes sea una experiencia enriquecedora tanto a nivel personal como profesional.

La verdad es que una de las cosas que valoro más desde que entré en la organización es el buen ambiente de trabajo. Para mí es muy importante”, reconoce Mar Sáenz, especialista en Gestión de Residuos de Ecoembes.

Las opiniones de nuestro trabajadores

Nuestra organización está formada por personas como Mar, comprometidas con nuestros valores corporativos. Formamos un equipo responsable, involucrado y proactivo a la hora de hacer lo mejor posible nuestra principal actividad: cuidar del medioambiente a través del reciclaje. Nuestro equipo es nuestro principal motor. Y la colaboración lo es también dentro y fuera de la organización.

Estamos comprometidos con el cuidado del entorno y eso supone también velar por el desarrollo de las personas que trabajan con nosotros día a día para sacar adelante nuestros proyectos. Este compromiso se basa en fomentar la igualdad, facilitar la conciliación, atraer y retener el talento y apostar por la formación, lo que nos permite lograr un clima laboral favorable a través de la motivación y la colaboración.

Nuestra compañera Mar Sáenz destaca los hitos que hacemos a lo largo del año y en los que participa todo el equipo. Jornadas de teambuilding, que ayudan a los empleados a conocerse mejor y a trabajar conjuntamente, y jornadas de trabajo, en las que se analiza la actividad que realizamos, entre otras.

Apostamos por establecer una relación basada en inspirar, hablar, escuchar, agradecer, desarrollar, cuidar y celebrar. De hecho, dentro de la encuesta de clima que lanzamos al equipo, uno de los temas más valorados es el compañerismo y el buen ambiente de trabajo que hay en Ecoembes. “Es muy importante conocernos personalmente para tener un buen ambiente de trabajo y una colaboración realmente efectiva”, explica Mar.

Estos valores, esta cultura, este espíritu es lo que hace que seamos un equipo motivado y comprometido y que cada uno de nosotros esté dispuesto a dar lo mejor de sí mismo. Además, todos en Ecoembes somos conscientes de que trabajamos por el bienestar de la sociedad, y esa sensación de trascendencia medioambiental nos une todavía más como equipo.

 

Tipos de comunicación en una empresa: Como fluye la información en Ecoembes

En Ecoembes creemos que la comunicación es clave para el buen funcionamiento de toda la organización. Por una parte, valoramos la diversidad en las opiniones y queremos que las sugerencias, propuestas y aportaciones dirigidas a mejorar la actividad de Ecoembes partan de una base de equidad entre los empleados y empleadas. Por otra, consideramos que todos los colaboradores deben estar informados de toda la actividad de Ecoembes, para tener un conocimiento global y fortalecer al mismo tiempo los equipos.

Para ello, buscamos garantizar una comunicación multidireccional, con un flujo descendente, otro ascendente y otro horizontal. La comunicación descendente parte del Comité de Dirección de Ecoembes, que se reúne dos veces al mes. Posteriormente, los directores se reúnen con los gerentes para trasladarles la información, y estos a su vez la transmiten a todos los miembros de su equipo en otra reunión. En paralelo, mediante el “CEO Corner” en la Intranet (un espacio de nuestra red de comunicación interna escrito por el consejero delegado de Ecoembes), este habla directamente a los empleados sobre los distintos proyectos de la organización.

Tipos de comunicación en una empresa: Ascendente, horizontal y sugerencias

Comunicación ascendente

Se produce cuando son los propios miembros de los equipos quienes trasladan sus sugerencias a los gerentes y directores, que siempre están abiertos a escuchar diferentes propuestas. Además, periódicamente se realizan encuestas orientadas a conocer qué opinan los empleados sobre diferentes aspectos de la organización.

Comunicación horizontal

La herramienta principal es la Intranet. En ella, los empleados publican información sobre los proyectos que llevan a cabo, que además han propuesto ellos mismos. En el “muro” de esta página, que funciona al estilo de una red social, los trabajadores comparten asimismo comentarios y publicaciones que consideran relevantes para sus compañeros y compañeras.

Buzón de sugerencias

El sistema de “emailing” o correo electrónico pone en contacto a todos los empleados de la organización. Al mismo tiempo, las oficinas, de concepto abierto, son espacios óptimos para el flujo de comunicación entre equipos y contamos además con los Impulsores de la Comunicación Interna, que son empleados que de manera voluntaria forman un grupo de representantes de cada área que se encargan de impulsar las iniciativas que desde RRHH y Comunicación se ponen en marcha para hacerlas llegar a toda la organización.

Una de las piezas clave para el buen funcionamiento de Ecoembes es la comunicación interna. Creemos que buena parte del éxito de cualquier organización se debe a una estrategia eficaz de comunicación entre empleados y empleadas que a su vez ayude a generar un buen clima de trabajo.

Entendemos que, favoreciendo el intercambio de información, no sólo conseguimos que el equipo esté al tanto de aspectos importantes para el funcionamiento de la organización, sino que también contribuimos a que todos estemos más motivados y a que nos sintamos más comprometidos con el trabajo que realizamos.

Intranet para una comunicación fluida en la empresa

Para garantizar una comunicación horizontal, clara y constante, además de tener sistemas de emailing, buzón de sugerencias o la revista corporativa Circle -entre otras herramientas-, utilizamos una intranet a la que tiene acceso el equipo completo de Ecoembes. Gracias a la tecnología y a las redes sociales, hoy disponemos de soluciones que pueden mejorar la comunicación en el trabajo y en Ecoembes hemos sabido aprovechar esta oportunidad.

Nuestra intranet es un espacio online en el que los empleados pueden conocer al detalle la organización, saber qué proyectos están en marcha en cada momento y fortalecer lazos con sus compañeros y compañeras mediante las funcionalidades sociales que ofrece la plataforma.

Cada semana, los empleados proponen temas a través de los Impulsores de Comunicación Interna y, en función de sus propuestas, se preparan los calendarios de contenidos que determinan qué se publica y cuándo.

Además, contamos con un CEO Corner, un espacio especialmente diseñado para que nuestro consejero delegado comparta con todos nosotros su visión sobre diversos temas. Esto hace que tengamos una comunicación más cercana y directa entre empleados con independencia de nuestro cargo en la organización.

Como nos importa el bienestar de la gente que trabaja con nosotros, la plataforma cuenta con un “muro” en el que todos podemos dejar nuestros comentarios, compartir noticias interesantes o publicar alguna foto y en el que nuestros compañeros pueden dar a “me gusta” para dinamizar el intercambio de opiniones. Así creamos un ambiente laboral amigable, donde se incentiva la colaboración y las relaciones formales e informales entre nuestras personas.

Somos transversales, somos equipo

A la hora de organizar el trabajo en Ecoembes somos coherentes con nuestros valores. Si eres seguidor de nuestro blog, ya sabrás que se concentra en lo que llamamos el “Espíritu Ecoembes” y que nos caracteriza allá donde vamos. Es decir, somos un equipo flexible, horizontal y cercano.

En nuestra organización las ideas son importantes, tengas el cargo que tengas y estés en el departamento que estés. Esta forma de ver las cosas es uno de nuestros principales rasgos, y creemos firmemente que no hay ideas que se traduzcan en innovaciones si no existe la transversalidad.

Por supuesto, en Ecoembes tenemos una estructura organizativa bien definida y una comunicación empresarial eficaz que nos permite analizar procesos e implementar políticas de manera que cada una de las áreas tenga un fin específico, al que se asignan unas funciones y responsabilidades.

Ahora bien, para lograr los objetivos compartidos que marca nuestro Plan Estratégico, es imprescindible que todas las áreas estén conectadas y que la información fluya entre todas ellas, que se coordinen y los equipos se relacionen entre sí,  exista una clara metodología de trabajo,

¿Cómo lo logramos? A través de equipos transversales entre las nueve direcciones que forman Ecoembes: Asesoría Jurídica; Dirección Técnica e Innovación; Oficina de Análisis Estratégico de Negocio; Dirección Financiera; Dirección de Tecnología; Relaciones Externas y RSC; Dirección de Personas y Organización; Dirección de Gestión Local y Autonómica, y Comunicación Corporativa y de Marketing.

De hecho, nuestro afán de cooperación es parte de este objetivo de transversalidad y así está recogido en nuestro Código Ético, que, entre otras muchas cosas, reconoce que Ecoembes considera imprescindible aunar esfuerzos para lograr sus objetivos y que, por este motivo, sus miembros se comprometen a compartir activamente la información y la experiencia entre las diferentes áreas de la organización, y a cooperar entre ellas.

En esta línea, impulsamos, entre otras cosas, diversas acciones de visión transversal como planes de acogida, visitas a plantas de selección o a envasadores, etc.

Por ejemplo, organizamos jornadas en las que se desgrana la Estrategia 2020 y se detalla el papel de cada área, así como el rol fundamental que juega la colaboración interna en el logro de los objetivos estratégicos.

También fomentamos la transversalidad en el evento corporativo anual cuyo objetivo es hacer partícipe a todo el equipo de las diferentes líneas de trabajo de la organización y de los nuevos proyectos corporativos. En este sentido, también se organizan las jornadas “Entre Nosotros”, en las que se abordan diferentes temas relacionados con la actividad de Ecoembes y que son de interés para todos los miembros del equipo, con independencia del área al que pertenezcan.

Otra de las iniciativas que hemos puesto en marcha para que realmente funcione la transversalidad y la cooperación entre todos nuestros departamentos es el Día C, que permite que cualquier empleado o empleada pase un día en otro departamento con el fin de ampliar conocimientos sobre su funcionamiento.

La Cultura Corporativa en Ecoembes

“La cultura se come a la estrategia para desayunar” es una de las famosas frases del filósofo y “padre del management”, Peter Drucker. Es, además, una cita que tenemos muy presente en Ecoembes. Estas palabras reflejan nuestra visión sobre la importancia de la cultura corporativa.

Este concepto podría definirse como “la personalidad de una organización”, Es el conjunto de creencias, valores, costumbres y prácticas del grupo de personas que la forman-, y es considerado por los especialistas como un elemento “determinante” en el éxito de toda organización.  Los expertos aducen que una cultura corporativa fuerte incentiva a los empleados a comprometerse con una causa común y con el sentimiento de pertenencia, para cumplir los objetivos establecidos por la empresa.

Desde Ecoembes estamos de acuerdo con esta visión y por ello tratamos no sólo de fortalecer nuestra cultura, sino también garantizar que esta se ha constituido de manera horizontal, que es la que representamos todos los empleados y empleadas y que está alineada con nuestro Plan Estratégico. Creemos que la cultura es la base sobre la que construir la organización de la que queremos sentirnos parte y es por ello que pusimos en marcha el proyecto “We, nuestra mejor versión”.

Una cultura corporativa fuerte incentiva a los empleados

Esta iniciativa consiste en diagnosticar cuál es nuestra cultura corporativa actual. También identificar qué cultura deberíamos tener como organización para alcanzar nuestros retos, y establecer un plan de acción para conseguir esa cultura deseada.

Así, durante el último trimestre de 2017 y el primero de 2018 realizamos diversas encuestas, entrevistas y dinámicas de Focus Group. Hemos trabajado en equipo y contado con la colaboración de todos los empleados y empleadas. Con los resultados obtenidos pudimos descubrir nuestra cultura corporativa actual. Profundizar en nuestras fortalezas y debilidades y definir los aspectos que deberíamos impulsar y trabajar para alcanzar la cultura a la que aspiramos.

Así, fijamos una nueva estrategia, una hoja de ruta con pautas a seguir desde junio de este año y que se proyecta hasta diciembre de 2020, con más de 30 iniciativas y con grupos de trabajo transversales que nos ayudarán a conseguir nuestra mejor versión y a lograr nuestros objetivos: avanzar hacia la economía circular impulsando el reciclaje.

logos ecoembes

Malas posturas en el trabajo. Remedios sencillos

Hoy en día, y gracias a las nuevas tecnologías, hemos cambiado la forma de trabajar. Hemos pasado de una forma de trabajo en la que nuestro cuerpo era la principal herramienta a, estar inmovilizados en una silla. Es decir, trabajar únicamente con nuestra mente.

A raíz de este cambio en la forma de trabajo han ido apareciendo diversos problemas que afectan a nuestra salud física. En gran parte es debido a  las largas jornadas laborales en las que conseguir una correcta postura durante todo el tiempo se plantea como una tarea prácticamente imposible.

Por ello se suele recomendar mantener una vida que incluya actividad física, para que nuestro cuerpo no se oxide, además de una correcta alimentación. Muchas son las empresas que hoy en día han comenzado a valorar e implementar mejoras en ambos aspectos. Sin embargo, no por esto estamos libres de riesgo. Las lesiones musculares o problemas de cualquier índole que vengan de una mala postura en el puesto de trabajo están a la orden del día.

Hábitos sencillos para evitar malas posturas en el trabajo

Aunque a priori no pueda parecerlo, es importante tomar breves descansos para romper con la postura de la silla. Viajes cortos al servicio o a hacer cualquier actividad durante 5 minutos que nos aparte de nuestra silla pueden ser buenas excusas. También es una buena oportunidad para hidratarnos.

Otra de las actividades fundamentales a la prevención de riesgos musculares en el trabajo es estirar debidamente los músculos que normalmente están inactivos cuando estamos sentados. Es importante corregir la postura corporal. Por ejemplo, la zona cervical, dorsal y lumbar, la cual también se recomienda ejercitar con actividad física, como la natación, para así reforzarla y que nos de menos problemas. Reduciremos el tan frecuente dolor de espalda.

Tan importante como tener nuestro cuerpo activo y ejercitado es tener un orden adecuado de los elementos que utilizamos a lo largo de nuestra jornada. Con esto nos referimos a una correcta colocación tanto del teléfono como de la pantalla, el teclado y el ratón. Además, debemos ajustar de forma correcta la altura de la pantalla con la altura de nuestra silla, así como los respaldos para nuestros brazos. Esto ayuda a minimizar las dolencias por movimientos repetitivos.

Otra de las cuestiones clave es en caso de haber sentido molestias físicas, por mínimas que parezcan, acudir inmediatamente al especialista fisioterapeuta. Este puede evaluar si realmente se trata de pequeñas molestias o, por el contrario, estamos desarrollando algún tipo de lesión que nos pueda dar problemas más graves en el futuro. Este es un paso relevante, pues una correcta prevención y seguimiento por parte de un profesional puede ahorrarnos problemas potencialmente irreversibles.

Del mismo modo, si notamos que el mobiliario de la oficina presenta defectos, ya sea la silla como en cualquier otro mueble, debemos notificarlo a la mayor brevedad a la persona responsable. Esta será responsable de cambiarlo cuanto antes y nuestra salud muscular no se ve afectada, así como evitaremos un riesgo laboral.

Buenos hábitos en el trabajo para prevenir riesgos laborales 

  • Estirar el cuerpo y evitar posturas incómodas
  • Hidratarnos
  • Ajustar los materiales de trabajo a nuestro cuerpo
  • Hacer ejercicio
  • Comunicar mobiliario defectuoso
  • Trabajar relajado, una buena idea es escuchar música trabajando que nos ayude a concentranos y eliminar la tensión

¿Sabes desconectar del trabajo o eres un trabajólico?

En estos tiempos hiperconectados, en que el teléfono móvil se ha convertido casi en una extensión de nuestro cuerpo —hay quien ya llama a los humanos cíborgs por este motivo— y en que tenemos acceso a internet las veinticuatro horas del día, puede resultar complicado desconectar del trabajo y trazar una línea entre las horas laborales y las de ocio y descanso. Hoy desde Ecoembes vamos a hablar de cómo podemos desconectar del trabajo y así tener una mejor calidad de vida.

Sobre todo, cuando se está especialmente motivado con los proyectos laborales, es difícil no dejarse seducir por los correos que continúan irrumpiendo en la bandeja de entrada, sin atender al horario laboral. Nos parece que, con tal de asegurarnos de que todo el esfuerzo invertido en la oficina no ha sido en vano, es necesario dedicar al trabajo unas horas extra que, en el caso más extremo, jamás terminan.

Sin embargo, al contrario de lo que se suele intuir, esa actitud de “trabajólico/a” (como se ha terminado traduciendo del término inglés “workaholic”) puede resultar contraproducente para los resultados de la empresa y, lo que es peor, repercutir negativamente sobre la salud del o de la empleada.

Cardiopatías, trastornos digestivos, aumento de la tensión arterial, dolor de cabeza y trastornos músculo-esqueléticos son algunos de los efectos que, además del estrés, derivan de esta adicción al trabajo, según la OMS. Por ello es tan importante aprender a desconectar.

Ideas para la desconexión

Según los especialistas en recursos humanos, una de las claves principales es reconocer que trabajar fuera de la jornada laboral no sólo no hace al empleado más productivo sino que, al contrario, actuará en contra de su rendimiento. Por tanto, lo primero que debe hacer el trabajador es quitarse todo sentimiento de culpa por no llevarse el trabajo a casa: después de la jornada no debería haber ninguna obligación para con la actividad laboral.

Realiza actividades que te apasionen

Una vez superada esta barrera, los expertos recomiendan apuntarse a actividades que se disfruten especialmente, como cursos de cocina, de escritura creativa, de fotografía o de baile, entre muchas otras. Los deportes también pueden resultar de gran ayuda para desconectar, además de favorecer la salud de las personas y contribuir por tanto a su bienestar.

Busca un lugar para pensar

Y, si al terminar de trabajar está uno demasiado cansado como para realizar cualquier otra actividad, otro consejo es, nada más llegar a casa, buscar un lugar cómodo y respirar profundamente, imaginarse en un lugar agradable, practicar meditación o simplemente escuchar música placentera.

Mantén una vida social activa

Mantener una vida social activa fuera del trabajo también es crucial para relajarse y centrarse en aspectos cotidianos que son tanto o más importantes que la productividad laboral, como son las amistades, la pareja o la familia.

Viaja

Del mismo modo, los viajes son muy útiles para cambiar el chip y desanclarse del despacho. Según los expertos, sólo el hecho de planear los itinerarios puede ayudar a desconectar casi tanto como los viajes en sí. Para ello, usar mapas, guías o libros sobre los lugares que nos son de interés por lo general van a tener un efecto más positivo que una pantalla de ordenador, sobre todo si venimos de pasar ocho horas delante de otra igual.

Apaga los dispositivos móviles

Las redes sociales, en este sentido, suelen ser un error si nuestra intención es estar menos estresados, ya que las notificaciones constantes, la luz de la pantalla y la dependencia que pueden generar los teléfonos móviles no contribuye a que nos sintamos más a gusto sino que, al menos en la mayoría de casos, lo que sucede es más bien lo contrario. Para superar el reto de no dejarnos llevar por la dependencia de los móviles, una buena idea es desactivar las notificaciones —sí, también las de los emails— para que, de esta forma, sólo veamos que nos han hablado o que han interactuado con nuestros perfiles en redes sociales cuando nosotros, de forma deliberada, queramos dedicarles ese tiempo.

Desarrolla tu creatividad

Por último, dejar volar nuestra creatividad mediante la pintura, el baile o la cocina es una táctica ideal para alcanzar el objetivo que perseguimos, pero también lo es dejarnos impresionar por la creación ajena y apreciar el cine, los conciertos o las exposiciones de arte.

10 habilidades de una persona resiliente

El significado de resiliencia es la capacidad que tienen las personas para recuperarse de situaciones complicadas y seguir avanzando hacia el futuro. Estas personas se aprovechan de las dificultades o los traumas difíciles que viven para obtener un beneficio que le permita obtener recursos útiles para el futuro. Normalmente son personas también con grandes capacidades cognitivas.

Qué son las personas resilientes

En Ecoembes pensamos que  una persona resiliente o personas resilientes como aquellas que son capaces de afrontar situaciones adversas y de, incluso, salir beneficiado de ellas. Las personas que encajan en esta descripción tienen mucho camino avanzado tanto a nivel personal como profesional. Como Nelson Mandela cuando decía «yo nunca pierdo; o gano o aprendo», las personas resilientes muestran que pueden salir ilesos de momentos difíciles y además poner en valor el aprendizaje de las malas experiencias.

Pero ¿cómo saber si uno mismo es resiliente? ¿qué lo caracteriza? Para este post hemos recogido 10 habilidades de las personas que aprendieron a ser resilientes.

10 Cualidades de una persona resiliente

Adoptar una actitud positiva

Saber gestionar las emociones es clave para enfrentarse a cualquier obstáculo que se interponga en el camino. Tal como sugiere la teoría ABC de Ellis -en que «A» representa los hechos, «B» a los pensamientos y «C» a las emociones- lo que condiciona cómo nos sentimos (C) no son las cosas que nos pasan (A), sino nuestra forma de percibirlas (B). Por tanto, tenemos una alta capacidad para determinar cómo nos sentimos, sólo atendiendo a la manera en que entendemos lo que ocurre.

Ser realista

Actuar como una persona positiva no implica pasarse de optimista. A veces, hay situaciones difíciles o situaciones límite que no pueden contemplarse de una manera naif, pues son dolorosas, y aceptar la dificultad de esos momentos puede servir para saber actuar en consecuencia. Se trata simplemente de relativizar y tratar de pensar en las soluciones, y no en los problemas.

Usar el humor

Puede ser una herramienta muy eficaz para quitarle importancia a las cosas y relajarse en momentos de tensión. Siempre que sea espontáneo y natural -por tanto no forzado o con la intención de hacer reír a toda costa- el humor puede ser un recurso muy valioso.

Ponerse retos

Aceptar que para todo hay límites no quiere decir que tengamos que estar de acuerdo con la existencia de éstos. Los desafíos nos ayudan a desplazar lo que creíamos que eran nuestras barreras un poco más lejos, y a explorar en el camino posibles facultades hasta entonces desconocidas de nuestra personalidad. Las personas resilientes ven los problemas como oportunidades para retarse y redescubrirse.

Tener autonomía

La frustración en muchos casos deriva de la falta de control sobre una situación concreta. Sentir la impotencia respecto a un asunto que nos importa puede generar estrés y malestar. Estas personas suelen tener confianza en uno mismo, por creer en nuestra capacidad de resiliencia para incidir en lo que sucede.

Conocerse a uno mismo

Reconocer cuáles son las principales fortalezas y habilidades de uno mismo, así como las debilidades, es clave para identificar qué podemos mejorar, cómo podemos reconstruirnos de forma que estemos más a gusto. La persona resiliente puede tener momentos decadentes, pero se levanta a sí misma y fortalece su autoestima en el esfuerzo. Es muy importante para ello aprender a desaprender, y no dar todo por sabido. Cada día se puede encontrar diversas formas de afrontar una misma cuestión. 

Cultivar la empatía

Saber ponerse en el lugar del otro, hacernos una idea de cómo se puede sentir, también es un signo de resiliencia. Ser empáticos nos ayuda a separar pensamiento de acción, y nos acerca humanamente a la persona con la que podemos estar teniendo un problema. Incluso, quien sabe, quizás esa falta de entendimiento pueda derivar en una gran amistad futura.

Valorar las amistades

El apoyo social es fundamental y las personas resilientes lo saben. Para ello, eligen rodearse de personas positivas, que saquen lo mejor de ellas y con las que se disfrutan y aprenden, lo que tampoco supone excluir automáticamente a aquellas otras personas que están pasando por una mala racha o tienen algunos momentos negativos.

Tolerar la incertidumbre

No solo no podemos controlar todo lo que ocurre, sino que hay situaciones sobre las que -seguro- jamás podremos incidir, como son las que ni siquiera conocemos. Si no sabemos qué pasará, lo mejor que podemos hacer es aprender a lidiar con la incertidumbre y aprender a desarrollar nuestras capacidades cognitivas

Conciencia de presente

Muchas de nuestras preocupaciones no pertenecen al ahora, sino a situaciones futuras -que, en ocasiones, no podemos ni siquiera predecir- o a acontecimientos del pasado, fruto en muchos casos de la culpa. Las personas resilientes suelen ser personas con pensamiento lateral, disfrutan de los pequeños detalles del presente y viven plenamente el aquí y el ahora, una de las formas más sencillas de ser positivo en el día a día y de saber relativizar los problemas.

El reciclaje, uno de los empleos para mayores de 50 años

Uno de los sectores de la población que necesita una segunda oportunidad laboral son los desempleados mayores de 50 años. Con el programa ‘Reciclar para cambiar vidas’, Benito Pulido ha logrado formación y un empleo indefinido en la gestión de residuos, gracias a la colaboración entre el programa Incorpora de Obra Social ‘la Caixa’ y el grupo Defesa  y nosotros, una iniciativa para generar empleos para mayores de 50 años.

El programa ‘Reciclar para cambiar vidas’ que llevamos desarrollando desde hace cuatro años de trayectoria. Desde hace un año su enfoque más que nunca ha sido orientado hacía el empleo, por ello en abril de 2017 firmó un acuerdo de colaboración con el programa Incorpora de Obra Social ‘la Caixa’ y se constituyó la Red de Empresas del proyecto. El objetivo es doble, por un lado fomentar la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión social como Benito  y por otro lado impulsar las contrataciones en el sector de los residuos, por ello empresas concienciadas con la sociedad más vulnerable como Grupo Defesa se sumaron a la Red. La Red cuenta con los servicios de programa Incorpora para facilitar a las empresas los procesos de inserción laboral, contando con más de 300 entidades sociales, más de 750 técnicos.

Empleos para mayores de 50 años

Defesa, el verano pasado abrió sus puertas a Benito Pulido, quien realizó las prácticas del programa de formación con ellos y quien ya se ha quedado. “Hice tres meses de formación, un mes de prácticas en junio y ahora tengo un contrato indefinido en Defesa”, apunta.

La de Benito es una historia muy frecuente. Demasiado frecuente. “Llevaba en el paro más de dos años y medio y un amigo me dijo que estaban haciendo un curso en gestión y tratamiento de residuos urbanos e industriales”, comenta. Con 53 años y una amplia experiencia en trabajos de mantenimiento o mozo de almacén, Benito veía que sus oportunidades laborales eran cada vez menores. “Fue el único sitio donde encontré una salida”, explica recordando el momento de decidir formar parte del programa ‘Reciclar para cambiar vidas’. Una decisión que también tomaron desde la que es ahora su empresa. “Vimos que podía ser muy interesante el sumarnos a esta iniciativa, ofreciendo puestos de trabajo de fácil acceso, enseñar un oficio y dar continuidad al programa con empleos estables”, comentan desde Defesa.

De hecho, uno de los beneficios más destacable por las empresas que forman parte de la Red es la contribución social que hacen, ofreciendo una oportunidad a las personas en riesgo de exclusión o mayores de 50 años, para que puedan poner en marcha sus aptitudes y motivaciones en un puesto de trabajo que, además, revierte en el bien de la sociedad. “Es muy importante dar otra vida a las cosas”, reflexiona Benito, que reconoce que no tiene nada que ver el reciclaje que hacen las personas de a pie con el que se lleva a cabo en las plantas de recuperación como las de Defesa. Él se ha convertido ya en un referente de su entorno sobre el reciclaje y suele corregir a su familia sobre los deshechos: “Es que reciclamos fatal, los cartones de brick no pueden ir al papel y muchas veces los echamos”, reacciona.

empleabilidad en personas en riesgo de exclusión social

“Siempre que se ofrece un puesto de trabajo asociado al aprendizaje de un oficio es positivo para ambas partes, cuanto más reconforta saber el hecho de que se aportan oportunidades de empleos a personas mayores de 50 años”, explica Borja Fernández, Director Adjunto en Defesa. Preguntado sobre si es complicado formarse de nuevo al cumplir los cincuenta, Benito asegura que estaba seguro que sí: “Pensé que me iba a costar más pero te lo ponen fácil”, destaca especialmente a los educadores de la Fundación Tomillo, a los que pone “un diez” por su implicación y dedicación. Borja, comenta “En nuestro sector, es difícil que, por regla general, la gente tenga algún tipo de formación o preparación acerca de este tipo de trabajos. Por ello valoramos positivamente el hecho de que hayan adquirido una formación especializada, que permite que la integración de estas personas en el puesto de trabajo sea más efectiva al conocer con más detalle los procesos.

Una vez unidas las necesidades de las personas que se suman al proyecto ‘Reciclar para cambiar vidas’ con las oportunidades que ofrecen las empresas que forman parte de la Red, solo queda que las piezas encajen en su sitio. Seis meses después de su llegada, Benito encaja bien en Defesa, ya que asegura que está contento y que ve como el resto de la plantilla son personas que llevan años ya en la empresa. “Eso te da la impresión de ser un sitio estable”, comenta. Por esto y por su experiencia como parado, Benito recomendaría a otras personas en su situación apuntarse a este proyecto. “Si lo que de verdad quieren es trabajar, se lo recomendaría”, reconoce. Una conclusión muy similar a la que hace Borja: “Precisamente por lo característico de nuestro sector, este programa se amolda a la perfección y por supuesto que lo recomendaríamos a otras empresas de nuestro ámbito a sumarse a la iniciativa”.

Las personas merecen una segunda oportunidad: Reciclaje para cambiar vidas

Sonia Nieto representa otro de los perfiles en Ecoembes que atiende el proyecto ‘Reciclar para cambiar vidas’. El mercado laboral le dio la espalda al ser madre y parada de larga duración. Ecoembes junto al programa Incorpora de Obra Social ‘la Caixa’ y Saica le han dado una segunda oportunidad en el sector del reciclaje y los residuos, que Sonia ha aprovechado sin dudarlo. Todas las personas merecen una segunda oportunidad.

Una segunda oportunidad, el programa Reciclar pasa cambiar vidas

Una nueva oportunidad. Eso es lo que persigue el programa de Ecoembes ‘Reciclar para cambiar vidas’. Se trata de un programa enfocado al empleo, compuesto por formación teórico – práctica sobre gestión y tratamiento de residuos que fomenta la empleabilidad de las personas en riesgo de exclusión social que la cursan, así como reafirma su valía y seguridad en ellos mismos. Más de 3.000 personas que han pasado por el proyecto de empleo inclusivo, 180 han realizado prácticas gracias a él y más de 200 ya han encontrado un nuevo puesto de trabajo en el sector. Una de ellas es Sonia Nieto que con 31 años y siendo madre de un niño de tres años y medio, se vio fuera del mercado laboral. “Se acabó el contrato -comenta- me quedé embarazada y hasta ahora, por mi situación personal, no pude volver a trabajar”.

Gracias a su participación en el programa, Sonia ha logrado por fin abrir una nueva puerta laboral. “No me imaginaba acabar en el sector del reciclaje”, explica, dado que antes era educadora infantil. “Siempre he estado muy concienciada con el medioambiente y los animales. En la escuela hacíamos proyectos con trastos reciclados, reutilizando cosas para no consumir más de lo necesario”, reflexiona. Llegó al programa ‘Reciclar para cambiar vidas’ gracias a una amiga. “Un día, hablando, me dijo que había cursos de residuos y que lo llevaban también desde la Fundación Tomillo. Me pareció buena idea, era cambiar de sector y abrir una puerta nueva”. Una vez en marcha, entendió que la palabra ‘reciclaje’ tomaba un doble sentido en su caso. “Nos lo plantearon desde el principio: era un sector con muchas salidas laborales y que había posibilidad de empleo”. Y así fue.

maria-jose-atares

Después de hacer la formación, Sonia se incorporó en agosto a la planta de San Martín de la Vega de Saica Natur. Ahora trabaja de peón, pero ella quiere aumentar sus responsabilidades y ya se ha sacado el carnet de carretillera. Desde Saica, tienen clara que fue un acierto participar en este programa y lo recomendarían de nuevo.

Reciclar para cambiar vidas es un proyecto de Ecoembes

“Cuando Ecoembes nos propuso participar en este programa no lo dudamos, al estar alineado con nuestros objetivos de responsabilidad social y ofrecer una magnífica oportunidad de ayudar a personas en riesgo de exclusión, colaborando de forma activa en su formación e integración en el mercado laboral”, comenta María José Atarés, directora de Recursos Humanos de Saica Natur.

 

“Hay muchas veces que se habla del riesgo de exclusión social y suena muy fuerte, pero no hace falta ser una persona con adicciones para estar ahí, por ejemplo”, comenta Sonia, ya que ella ha vivido lo que es ser madre, mayor de 30 años y parada de larga duración y que te descarten en las entrevistas laborales por estos factores. “Agradezco muchísimo que haya una empresa que haya apostado por mí”, comenta sobre la oportunidad que le brindó esta empresa después de que realizase las prácticas.

Queda claro qué reciben los beneficiarios de este plan, pero ¿qué aportan ellos al sector del reciclaje? “Nos ha dado una gran lección por el agradecimiento, la ilusión, el esfuerzo y la constancia que nos han demostrado”, explica María José, que asegura que es un “orgullo” para Saica Natur poder ayudar a estas personas, y que, por otro lado, su formación “ha permitido su integración rápidamente en el día a día de nuestra empresa”.

“Lo que me he dado cuenta es que no tiene nada que ver la realidad del reciclaje en la planta que en casa, no te imaginas que hay esas toneladas de plásticos, de cartón, de basura”, comenta Sonia, que se ha dado cuenta del potencial económico y social que tiene el tratamiento de residuos. “Te satisface ver cómo se reutiliza, se recupera o se recicla muchos materiales. Que en lugar de enterrarlos en un vertedero, se utilizan para hacer cosas nuevas”. Sonia transmite el mensaje de concienciación por el medio ambiente a su hijo y a su entorno e incide en la importancia de que todos estemos concienciados.

Cuando se le preguntó si le gustaría seguir en Saica cuando tenga que renovar contrato, Sonia lo tiene claro. “Me gustaría seguir porque estoy trabajando a gusto”, dice Sonia, que también destaca que la empresa está facilitando la conciliación laboral pese a tener un contrato temporal de momento. “Ya veremos, pero me gustaría promocionar”, concluye Sonia, que no descarta seguir formándose en su nuevo sector. Por su parte, la experiencia de la empresa apunta en la misma dirección, comentando que este programa y su funcionamiento “demuestra que cualquiera de estas personas, no solamente son aptas, sino que su actitud multiplica su valía. Es por ello, que algunos de ellos ya pertenecen a nuestra gran familia”.

Cestas de navidad solidarias

En Ecoembes, como empresa sostenible que somos, estamos comprometidos con el cuidado del medioambiente, y eso pasa también por cuidar de las personas que viven en él. Y, como parte del medioambiente del que formamos parte, debemos también ocuparnos de que nuestros hábitos –incluidas nuestras tradiciones- sean respetuosos con los límites planetarios. Es decir, tratar de reducir nuestro consumo al mínimo, sobre todo en estas fechas (destacadas por su elevado nivel de consumo) y de elegir productos cuyos envases sean reciclables y, a ser posible, de producción orgánica y local. Esto incluye también la entrega de cestas de Navidad solidarias.

Las fiestas navideñas incitan a pasar más tiempo con la familia y los amigos, y a celebrar las tradiciones con abundantes comidas y detalles con los demás. Sin embargo, no todas las personas disponen de los recursos para disfrutar de ese lujo, y quizá mucho menos para hacerlo de forma ecológica.

Concurso de cestas solidarias sostenibles

Por ello promovemos acciones sociales entre los empleados y empleadas de Ecoembes como el concurso de cestas solidarias y sostenibles. Esta actividad consiste en que cada cual diseña, con creatividad e ingenio, la cesta navideña que considere más adecuada de acuerdo con las necesidades del destinatario. Así, además de alimentos no perecederos se pueden incluir en la cesta desde juguetes a artículos útiles como, por ejemplo, mantas.

Las cestas solidarias se someten luego a una votación en que participan los propios trabajadores de la empresa (con la condición única de que no voten su propia cesta) para determinar cuál es la mejor cesta sostenible del año. Tras el concurso, todas las cestas se entregan a organizaciones sociales, y éstas se encargan de hacerlas llegar a las personas que más lo necesitan.

Más allá de quien gane el certamen, para el equipo de Ecoembes esta iniciativa supone una oportunidad de dejar volar su creatividad, reforzar su relación con sus compañeros de otras direcciones de la compañía a través del juego y hacerlo todo por un bien social y necesario.

Cestas sostenibles participantes

 

Grupo 1

Grupo 2

Grupo 3

Grupo 4

Grupo 5

Grupo 6

Grupo 7

Grupo 8

Grupo 9

Grupo 10

Grupo 11

Grupo 12

Capacidades cognitivas: percibir y comprender el mundo que nos rodea

Las capacidades cognitivas son aquellas que tienen que ver con el procesamiento de la información y con la facultad de emplearla posteriormente. Es decir, aquellas que contribuyen a lo que entendemos como el aprendizaje, como son -entre otras- la percepción, la atención, la comprensión, la memoria y el lenguaje.

Las más importantes, por ser preliminares del resto de capacidades -y que además dependen de nosotros, por lo que son moldeables- son la percepción y la atención, de acuerdo con los especialistas.

La percepción para entender la información

Mediante la percepción, la primera función que se pone en marcha para adquirir la información, descodificamos los mensajes; es decir, damos significado a los estímulos que nos llegan, las cosas que ocurren en nuestro entorno. La forma en que vemos e interpretamos los hechos es el punto de partida para realizar el resto de funciones cognitivas. La percepción de cada uno se ve influida por aspectos psicológicos internos, como la experiencia, las obsesiones y fobias, los deseos y fili, expectativas o valores propios.

Atención para organizar la información que nos llega

La atención, por su parte, también tiene la ventaja de ser una capacidad cognitiva que podemos dirigir, a través de procesos selectivos y pensamiento lateral(cuando nos centramos en un solo estímulo), de distribución (cuando nos centramos en varias cosas a la vez) y de mantenimiento (cuando atendemos durante largos periodos de tiempo).

Comprensión y análisis de la información

Pasado este punto, la siguiente habilidad que se pone en marcha es la comprensión. Consiste en entender la información que nos llega a través del análisis, la crítica y la reflexión. Depende de la interacción entre la percepción, el lenguaje y lo que ya conocemos y recordamos.

Y aquí es donde entran en juego otras capacidades cognitivas, como la memoria y el lenguaje. La primera es la función que nos permite almacenar y recuperar información, la cual se puede entrenar mediante diversos ejercicios. La segunda, relacionada también con la memoria, nos permite recordar de forma instintiva la relación entre el significado y el símbolo (la palabra).

Estas habilidades se pueden fortalecer mediante el aprendizaje del aprendizaje (o la metacognición), que consiste en, siendo conscientes de nuestra incidencia sobre la percepción y atención propias, influir en ellas de la forma en que mejor nos convenga.

Y es que, dominar en qué ponemos el foco y cómo percibimos la información va a condicionar los recuerdos que poseemos y nuestra habilidad para comprender y adaptarnos al entorno. En Ecoembes pensamos que todo ello esencial para ser una persona resiliente, capaz de sobrellevar situaciones complejas, y que nos será útil tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Desarrollar las capacidades cognitivas en un punto clave y destacable si intentamos mejorar nuestra marca personal, haciéndolo presente como un dato importante de nuestras cualidades profesionales.

 

 

Las vacaciones de trabajo en Ecoembes

En Ecoembes incentivamos el esfuerzo y fomentamos la productividad, lo que también implica propiciar que los empleados y empleadas de la empresa se tomen descansos, desconecten, y disfruten de su tiempo libre.

Por ello, porque cuidamos del equipo de Ecoembes y porque creemos en el valor de las vacaciones para fomentar la motivación del personal, nos enorgullece nuestra cultura de conciliación, que se manifiesta a través de medidas adicionales a los 22 días laborables a los que los empleados de la empresa tienen derecho por convenio.

Vacaciones laborales que fomentan la conciliación

En total son 28 días de trabajo libres al año, traducidos en tardes de viernes libres que se computa como medio día a la hora de solicitar las vacaciones, en lugar de la jornada entera. Además, tarde de cumpleaños del trabajador o trabajadora de Ecoembes y de dos familiares directos.  Por otra parte, el equipo cuenta con el 24 y 31 de diciembre libres., y el disfrute del periodo vacacional estival (ampliado) comienza el 1 de julio y acaba el 15 de septiembre.

Por último, otra medida que nos diferencia es que los recién llegados y llegadas a la empresa pueden pedir vacaciones sin necesidad de haber cumplido un año trabajado, siempre que lo hayan consultado previamente con sus responsables.

Con todas estas medidas, incluida la flexibilidad laboral,  esperamos favorecer el bienestar de nuestros trabajadores, y demostrar nuestro compromiso y agradecimiento por su implicación en el trabajo, para seguir siendo “Un Gran Lugar Para Trabajar” como lo ha certificado durante 5 años consecutivos la Consultora Great Place To Work.

Reducción de jornada laboral para cuidar de los hijos o mayores dependientes

En Ecoembes apostamos por el bienestar y el cuidado de las personas que formamos el equipo de Ecoembes. Nuestra cultura de conciliación, igualdad y promoción de la diversidad se materializa en medidas como la reducción de la jornada laboral, así como otras facilidades para conciliar la vida familiar con la laboral.

Además, queremos ofrecer un entorno de trabajo atractivo en que los y las empleadas sientan que tienen el total apoyo del equipo y donde puedan centrarse en perseguir sus metas a nivel laboral sin sentir que descuidan su vida personal.

Por ello, en Ecoembes nos aseguramos de disponer de flexibilidad para reducir la jornada en los casos que sea necesario, que se traduce en el acogimiento de esta medida en el 10% de las personas que conforman la plantilla, siendo estas reducciones incluso superiores a los mínimos que contempla la ley.

Políticas de conciliación en Ecoembes

Disponemos también de permisos de maternidad de 16 semanas ininterrumpidas, y de paternidad de 7 semanas (dos más de lo que marca la ley), y ofrecemos a los trabajadores la posibilidad de solicitar un permiso continuado de lactancia en caso de tener hijos menores de 9 meses, que pueden disfrutar tanto el padre como madre indistintamente, y mediante el cual se conceden al empleado o empleada 15 días laborables, o bien la reducción de una hora diaria o incluso dividir esta hora en dos fracciones. Por otra parte, cabe destacar que las reducciones de jornada se pueden solicitar también para cuidar de las personas mayores.

En paralelo, para consolidar nuestra apuesta por la conciliación, en Ecoembes impulsamos otras medidas de flexibilidad como, por ejemplo, los “días sin cole”, respondiendo a las necesidades del 39% de los miembros de nuestra organización con hijos menores de 12 años, en los que se organizan actividades en días no lectivos para los niños y niñas que incluyen los desplazamientos, las actividades y comida; de esta forma los padres no tienen que solicitar días libres y sus hijos pasan un día divertido haciendo actividades lúdicas y relacionadas con el cuidado del medio ambiente.

También tenemos la tarde libre de cumpleaños del empleado y de dos familiares directos.

Además, tenemos un “seguro médico de familiares”, contratado mediante la retribución flexible en el que los miembros de nuestra plantilla pueden incluir a sus familiares como beneficiarios. En este mismo sentido nuestra política de conciliación contempla permisos para que el trabajador pueda ausentarse para atender a reuniones puntuales, asuntos médicos o familiares de sus hijos o mayores dependientes. También tenemos en cuenta las necesidades de las personas en riesgo de exclusión y las particularidades de cada caso.

En resumen, Ecoembes diseña medidas que benefician el bienestar y calidad de vida de los trabajadores, tomando en consideración sus necesidades particulares, con el objetivo de ofrecer un entorno positivo que implique y motive a los empleados a dar los mejores resultados y lograr su satisfacción profesional.

Música para trabajar, Estos son los estilos musicales que te ayudarán a concentrarte en el trabajo

Decía Friedrich Nietzsche que “la vida sin música sería un error”. Y es que la música, además de ser una parte fundamental de nuestra cultura y de lo que construye nuestra identidad, puede tener múltiples beneficios que además son universales.

Desde Singapur a Pakistán, pasando por la Cochabamba, los humanos, como especie, podemos sentir los efectos (emocionales, cognitivos, sociales…) que tiene la música sobre nosotros. Incluso, está comprobado científicamente que la música puede ayudar a cualquiera a entrar en el modo mental adecuado para desempeñar una función laboral concreta, así como aumentar la productividad en el trabajo.

¿Trabajar con música distrae o ayuda a concentrarse?

Sin embargo, todavía existe el debate de si trabajar con música distrae o ayuda a concentrarse. Aunque cada persona puede tener una respuesta diferente de acuerdo a su propia experiencia o percepción, lo cierto es que escuchar música en el trabajo aumenta la productividad en el 88% de los casos. Así lo manifestó un estudio realizado en 2014 por Mindlab International, que reveló que nueve de cada diez trabajadores trabaja mejor si escuchan uno de estos cuatro géneros musicales: pop (el tipo más efectivo para trabajar deprisa y de manera más precisa en varios ámbitos), clásica (la más efectiva para resolver problemas matemáticos), música ambiental (para conseguir una mayor precisión en la entrada de datos y razonamiento abstracto), y dance (para facilitar la revisión ortográfica).

“La música es una herramienta de gestión increíblemente poderosa para aumentar la eficiencia de una fuerza laboral. Puede ejercer una influencia muy beneficiosa sobre la moral y la motivación de los empleados, ayudando a mejorar el rendimiento e incluso los resultados de la empresa”, declaró el neoropsicólogo David Lewis, director de Mindlab International, cuando se publicó el estudio.

Sin embargo, aunque la música suele aportar sensación de energía y neutralizar los ruidos ambientes, también puede llegar a desconcentrar los empleados y empleadas. En cualquier caso, los especialistas recomiendan elegir entre una de estas cuatro opciones:

  • Música clásica: con una tasa de aprobación -según este estudio- del 73%. Este género reduce el estrés, así como el ritmo cardíaco y la presión arterial, al tiempo que mejora el estado de ánimo.
  • Pop: con una efectividad del 58%. Este tipo de música ayuda a completar el trabajo lo más rápido posible, sobre todo en tareas como la entrada de datos y en la corrección ortográfica.
  • Dance: especialmente efectiva en la comprensión lectora.
  • Ambiente: sobre todo para ecuaciones.

Pensamiento lateral o cómo resolver problemas desde una perspectiva creativa

El pensamiento lateral es la capacidad de resolver problemas desde una perspectiva creativa y de manera indirecta. Consiste en buscar soluciones alternativas a las que nos vienen a la mente cuando razonamos “verticalmente”, aplicando procesos lógicos basados en el análisis y que parten de una base de lo que ya conocemos y hemos asimilado.

El pensamiento lateral te hace original

El método de pensar lateralmente, identificado por Edward de Bono en 1967, consiste principalmente en ser original, a veces de forma ilógica y huyendo de lo convencional. Es, como dirían los angloparlantes, “pensar fuera de la caja” (o “fuera del cuadrado” en Australia). “Si continúas cavando un mismo agujero, haciéndolo más profundo, no podrás cavar un segundo hoyo en un lugar diferente”, justificaba de Bono.

Además de emplearse en la resolución de acertijos o enigmas -al estilo de Sherlock Holmes-, el pensamiento lateral puede resultar muy útil en el trabajo diario de cualquier compañía, ya que a menudo deriva en conceptos innovadores y en nuevas formas de abordar los desafíos de la misma y mejorar las habilidades sociales.  Por ello, los procesos de selección de empresas como Google evalúan la habilidad que tienen los candidatos para pensar lateralmente, a través de preguntas que nada tienen que ver con la actividad de la empresa o la experiencia del potencial empleado.

Aunque hay personas con más destreza a la hora de pensar lateralmente, esta capacidad de “romper con la prisión de las viejas ideas para desarrollar unas nuevas” -como la describía de Bono-, se puede entrenar. El primer paso es reconocer los esquemas convencionales del pensamiento, saber cuál es la base de la que partimos, identificar la “prisión” de las viejas ideas para así poder romper con ella.

Una mente abierta e imaginativa

Una vez hemos hecho esto, se ha de buscar, con la mente abierta, otros posibles puntos de vista. En este punto conviene huir de los procesos lógicos, dando rienda suelta a la imaginación y al flujo de ideas inconexas, muchas veces injustificadas. No hay por qué justificarlas todas, recalcan los especialistas. El pensamiento lateral trata de ser provocativo, explorando incluso los posibles más improbables. El pensamiento vertical, por el contrario, intenta dar con la idea que tendrá más probabilidad de éxito, juzgando y analizando cada aspecto, de una forma organizada y correcta.

Así, cuando uno se halla anclado en este tipo de pensamiento convencional, de Bono recomienda, entre otras sugerencias, revertir el enfoque por completo, dando un giro de 180º al planteamiento inicial y reimaginando las relaciones ya asumidas. De esta forma, se conseguirá prestar más atención a los detalles que, aunque suelen pasar desapercibidos, pueden esconder la clave que conducirá a la siguiente gran idea.

Para salir de la caja conviene también dividir los problemas en pequeños pedazos y así, a partir de estos, empezar a crear algo nuevo. Por otra parte, el uso de analogías hará que, al transmitir una situación a otra -más fácil de manejar-, se pueda romper más fácilmente con los prejuicios y lo establecido.

Recogida Selectiva Fuera del Hogar. ¿Cómo trabaja Ecoembes?

No todo es basuraleza. A veces, cuando estamos en conciertos, partidos de fútbol, parques temáticos, aeropuertos y otros lugares de ocio, nos damos cuenta de que no disponemos de papeleras en las que poder tirar nuestros residuos de forma separada.

Para mejorar estas situaciones, en Ecoembes tenemos en marcha diversos proyectos cuyo objetivo es que todos los ciudadanos puedan reciclar allí donde estén. Con ellos se busca colocar puntos de reciclaje complementarios a los contenedores que hay en las calles en entornos donde se genera una gran cantidad de residuos.

Reciclar fuera de casa

Para abordar estos proyectos, en Ecoembes contamos con el departamento de Recogidas Selectivas Fuera del Hogar. Esta área está compuesta por nueve trabajadores de Ecoembes,  personas que trabajan diariamente con el fin de llegar a acuerdos de colaboración con instituciones y organismos públicos y privados y entidades locales,  para facilitar el reciclaje de envases que se generan fuera de los hogares. Entre los miembros del equipo predominan los licenciados en Ciencias Ambientales.

¿Y cómo lo hacen? Como primer paso, identifican aquellos lugares en los que se generan un volumen elevado de residuos. Posteriormente, realizan un estudio en el que valoran cuantos puntos de reciclaje y en qué lugares del recinto deberán colocarse. Asimismo, analizan cual debe ser la planta de selección de envases privada a la que habrá que enviar los residuos que se recojan, lo que permite conocer el destino final de los envases que los ciudadanos han tirado en los puntos de reciclaje. El último paso es la sensibilización ambiental, punto fundamental en el que se forma a todas aquellas personas que van a estar implicadas en el proyecto (empleados del recinto, visitantes…).

Gracias al trabajo del equipo de Recogidas Selectivas Fuera del Hogar, en 2017 se recuperaron 230.000 toneladas de residuos de envases de los distintos puntos de reciclaje (amarillos y azules) en toda España.

Asimismo, algunos de los proyectos en los que trabaja esta área son Zero Cabin Waste, para reciclar envases en los aviones o Upcycling the Oceans, junto a la Fundación Ecoalf y en colaboración con 37 puertos pesqueros, cuyo objetivo es recuperar los residuos abandonados en el mar y darles una segunda vida. Por otro lado, colaboran con 59 festivales de música en toda España en los que instalan puntos de reciclaje en el recinto y en las barras y forman al personal para que sepan separar adecuadamente los residuos.

En Ecoembes tenemos el fiel compromiso de llevar el reciclaje allí donde esté el ciudadano y continuaremos trabajando día a día para cumplirlo.

¿Cómo trabaja Ecoembes en el campo del ecodiseño de los envases?

El modelo lineal de producción y consumo que ha predominado en las últimas décadas está virando hacía un nuevo paradigma. En Ecoembes somos conscientes de ello y nos esforzamos en contribuir a la transición hacía la economía circular desde nuestro ámbito de actuación: el cuidado del medioambiente a través del reciclaje de los envases.

En este sentido, una de las áreas en las que trabajamos es el ecodiseño de envases, que consiste en incorporar una variable ambiental desde la fase de concepción de un producto y contemplando todas las etapas de la vida del mismo. Para ello, en Ecoembes contamos con un equipo de profesionales que trabajan en el área de Empresas y Ecodiseño que asesoran a las empresas en este ámbito.

Y es que el 80% del impacto ambiental del envase se produce en su fase de diseño. ¿Qué significa esto? Pues que si al diseñar un producto se tiene en cuenta el rastro que puede dejar en el medioambiente en la etapa de producción, distribución, venta y consumo, su huella ambiental puede reducirse considerablemente. Y es que el ecodiseño se aplica para conseguir que los envases tengan una logística más eficiente, que sean reciclados más fácilmente o para que se vacíe mejor su contenido, explica Daniel del Olmo, especialista de Empresas y Ecodiseño de Ecoembes.

Medidas de Ecodiseño

¿Y qué medidas concretas de ecodiseño pueden aplicarse a los productos? Algunas son la reducción del peso de los envases mediante la mejora tecnológica de los materiales o de los procesos de envasado y emplear materiales reciclados en su fabricación. Asimismo, se pueden mejorar las características de los envases reutilizables para alargar su vida útil.

Desde Ecoembes ayudamos a estas empresas innovadoras a integrar la metodología del ecodiseño a través de proyectos que tienen una duración de entre seis y 12 meses. Para ello planteamos reuniones de trabajo y seguimiento del proyecto y trabajamos con los empleados de todas las áreas. Otra de las acciones que desarrollamos es la identificación de mejoras en los sistemas de envasado y de logística para reducir el impacto ambiental de la empresa. Además, hacemos estudios de reciclabilidad de los envases y tenemos a disposición de las empresas una herramienta de ecodiseño y un decálogo para que puedan diseñar envases más sostenibles.

En este ámbito, hemos puesto en marcha recientemente el Observatorio del envase del futuro en el marco de TheCircularLab, el laboratorio de economía circular pionero en Europa. Esta plataforma nos permitirá investigar cómo serán los envases del futuro con la sostenibilidad como premisa.

Todo este trabajo es desarrollado por un equipo multidisciplinar de 10 personas entre las que se encuentran ingenieros, biólogos, economistas, ambientólogos y químicos.

La huella ambiental es algo que preocupa a las empresas y algunas cifras que lo demuestran son las 6.451 medidas de ecodiseño aplicadas por 2.179 compañías durante el último Plan Empresarial de Prevención (2015-2017) que desarrollamos. Asimismo, desde que se pusieron en marcha estos planes hace 20 años el peso de los envases ha disminuido una media de un 17,9%. Por ejemplo, las botellas PET de 1,5L son actualmente un 18% más ligeras, los botes HDPE de 100ml de los yogures, un 21%, y las latas de aluminio de 330ml de bebidas refrescantes, un 18%.

Aunque Daniel del Olmo considera que “todavía hay mucho por hacer”. Por ejemplo, se podría mejorar la eficiencia de los envases que tienen impresos los logos de la marca y otras tintas en superficies que, una vez colocados en los estantes del supermercado, no son visibles para el consumidor, por lo que no cumplen ninguna función. Por otra parte, en la fase de la logística se puede mejorar el paletizado de forma que las cajas (o palés) puedan transportar un mayor número de productos y así se aprovechen mejor los materiales empleados.

En Ecoembes continuaremos esforzándonos día a día en trabajar para mejorar la sostenibilidad de los envases.

“Reciclar para cambiar vidas”, el programa de orientación e inserción socio-laboral de Ecoembes

El programa de inserción socio-laboral de Ecoembes, “Reciclar para cambiar vidas”, ha formado ya a más de 3.000 personas en riesgo de exclusión en la gestión y tratamiento de residuos. De estas, más de 180 han realizado prácticas en empresas del sector del reciclaje y los residuos y más de 200 han conseguido un puesto de trabajo y parte de nuestro objetivo de fomentar el empleo inclusivo.

Una de ellas es Francisco Aguilera, un sevillano de 34 años que desde el Centro de Inserción Social decidió apostar por una vía profesional en el mundo del reciclaje. En el marco de este proyecto con la colaboración del programa Incorpora de la Fundación Obra Social ‘la Caixa’, su red de entidades sociales y las empresas adheridas a la red de “Reciclar para cambiar vidas”, Francisco Aguilera recibió formación técnica y especializada en el manejo de residuos y, más adelante, se incorporó a una planta de reciclaje de residuos de envases de plástico en Sevilla, gestionada por la empresa Condaplast.

Allí, Francisco Aguilera se dedica a separar los envases de diferente material plástico del resto de residuos. Está contento, recalca, y “agradecido por esta oportunidad que ha cambiado mi vida por completo”. De todo lo que ha adquirido en este tiempo desde que comenzó en su nuevo trabajo, destaca “la madurez”. No solo su día a día ha cambiado, señala, sino también “la forma en que miro las cosas”. Ahora lo hace con visión de futuro. Y es que, para Francisco Aguilera, el reciclaje es precisamente eso, “el futuro”. Dice sentirse reconocido por la empresa que le ha contratado y espera seguir trabajando en este sector pero, por otro lado, querría probar otras cosas y crecer profesionalmente. “Aspiro a más”, asevera.

“Personas como Francisco son un claro ejemplo de superación”, valora Francisco Javier García-Tristán Quesada, responsable de Producción, Calidad y Medio Ambiente de Condaplast. “Esto es muy importante a nivel de organización, ya que muestra a otros muchos profesionales de nuestra empresa, que estas personas con su esfuerzo y ganas de seguir adelante superan todos los problemas siendo además muy buenos trabajadores. Esto nos hace ver que nuestra implicación es fundamental para que las segundas oportunidades existan”.

 

responsable de Producción, Calidad y Medio Ambiente de Condaplast

Francisco Javier García-Tristán Quesada, responsable de Producción, Calidad y Medio Ambiente de Condaplast.

En Condaplast también están contentos con las capacidades que ha adquirido Francisco Aguilera antes de incorporarse: “cuando se incorporó a su actual puesto de trabajo apreciamos que sus conocimientos sobre el sector de los residuos y el reciclaje eran altos, conocía bien los materiales y los procesos”.  Esto supuso una ventaja para Condaplast, aseguran, pues “en pocos días su rendimiento era el de una persona que normalmente lleva más tiempo trabajando” y agregan que “otro añadido es que estas personas están concienciadas con el reciclaje y el medioambiente”.

Condaplast se unió al proyecto ‘Reciclar para cambiar vidas’ cuando lo conocieron. “Lo vimos claro, el proyecto cuadra con los valores de nuestra empresa, pues en Condaplast estamos concienciados con los problemas de exclusión social y creemos y apostamos por la inclusión”, señala Francisco Javier. Califican su experiencia como “muy buena”, y destacan entre las cualidades de la iniciativa los servicios de intermediación laboral, “muy útiles” al facilitarles en gran medida los procesos de selección de personal. Además, señalan que la coordinación con los técnicos del programa Incorpora de Obra Social ‘la Caixa’ es “sencilla” y “la respuesta que obtenemos por su parte ante nuestras necesidades es rápida”.

Así pues, animan a otras empresas a participar en el programa: “Hemos encontrado personas con unos altos valores personales y de superación. Algunos de ellos ya forman parte de la familia Condaplast y esperamos que por mucho tiempo.”

Programas de desarrollo profesional: Sacar lo mejor de nosotros mismos

Decía Hesíodo, el poeta griego del siglo VIII a.C, que “la formación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser”. En Ecoembes estamos de acuerdo con esta afirmación y, de hecho, la adoptamos como premisa para la construcción de nuestro programa de formación continua. Lo hacemos porque creemos en el potencial de desarrollo de cada persona que forma parte del equipo, y que los objetivos de la organización solo se logran a través del trabajo y compromiso de las personas que lo conforman.

Por eso, nos comprometemos a mejorar el clima laboral y ofrecer las herramientas adecuadas para que, favoreciendo el desempeño de las personas, alineado al plan estratégico de la organización, redunde en la calidad del trabajo habitual con la que llevamos a cabo los proyectos. En otras palabras, para nosotros la formación es una inversión a futuro.

Programa de desarrollo profesional de  Ecoembes

Nuestra oferta de formación, que ha sido reconocida en la encuesta Great Place To Work como uno de los aspectos más fuertes de nuestra propuesta de valor al empleado, se compone de programas de formación técnica, formación en habilidades, programas especiales de desarrollo y cursos de idiomas adaptados a las necesidades individuales y de cada equipo de trabajo. Además, el propio plan de acogida, del que disfrutan los nuevos compañeros y compañeras nada más incorporarse al equipo, incluye una formación inicial sobre los valores de Ecoembes y las líneas principales de cada departamento, con el fin de acompañar la integración del nuevo empleado en la cultura de la organización.

Por ejemplo, en el 2017 en promedio se impartieron 57 horas de formación por empleado y empleada, todas ajustadas a los procesos de la organización y aportando herramientas útiles a los miembros del equipo para favorecer su desempeño, lo cual se puede evidenciar a través de las mediciones de la satisfacción y la eficacia que se realizan a través de encuestas y evaluaciones de desempeño.

Además, utilizamos otras palancas de desarrollo profesional entre las que caben mencionar los programas de desarrollo profesional en clave con los planes de promoción y sucesión de la organización, así como el programa de intraemprendimiento IDEA, que consiste en el desarrollo de una idea que contribuya a Ecoembes a alcanzar nuestros objetivos estratégicos fijados para 2020.

En el caso de Luciano Palombarani, gerente de Tecnología de Ecoembes, a través de su desarrollo profesional, ha sido partícipe de programas tanto de formación técnica -en ámbitos como la Inteligencia Analítica y el Big Data- como de liderazgo y gestión de equipos lo que ha favorecido su desempeño y su desarrollo de carrera dentro de la organización. Él afirma, por ejemplo, que en el marco del programa “Orizon”, se aportan “conocimientos acerca de innovación, conocimientos contables y sobre cómo dar feedback a la gente que tienes a tu cargo”, algo que él asegura que le está aportando mucho en su día a día en sus nuevas responsabilidades.

Todas estas oportunidades de formación las englobamos en una promesa de valor de equipo: ofrecemos el entorno ideal para alcanzar los objetivos marcados y damos oportunidades de desarrollo profesional para que cada uno saque el potencial que lleva dentro.

 

Plan de igualdad de Ecoembes

En Ecoembes estamos comprometidos con la igualdad de género, como parte del desarrollo sostenible, respetuoso con el medioambiente y las personas que viven en él, que impulsamos desde la organización.

Plan de igualdad empresarial

Por esta razón, en Ecoembes estamos empeñados en aplicar un Plan de Igualdad, pese a que esta práctica solo es obligatoria en compañías con plantillas de más de 250 empleados y empleadas. Además, nos sumamos al proyecto por la igualdad laboral: “Más Mujeres. Mejores Empresas”, con el fin de lograr una presencia equilibrada de hombres y mujeres en puestos de alta responsabilidad y avanzar hacia una sociedad más justa e igualitaria, a través de medidas que promuevan la igualdad de género en lo que respecta a retribución, formación y promoción dentro de la organización.

Y es que para Ecoembes adquirir estos compromisos solo es un ejercicio manifiesto de una cultura ya instaurada que promueve la igualdad y la diversidad, tal como lo demuestra la presencia de un 65% de mujeres en el total de la plantilla, y un 70% de mujeres formando el Comité de Dirección.

Pero queremos también demostrar plena coherencia e integridad con nuestra misión de contribuir al desarrollo sostenible, que pasa irremediablemente por asegurar unas condiciones de igualdad plena y de no discriminación por razones de sexo. Por esta razón el pasado 1 de octubre entró en vigencia la medida de ampliación del periodo de la baja por paternidad con dos semanas adicionales a lo que establece la ley, que viene a unirse con nuestra política sobre reducción de jornada laboral para el cuidado de hijos.

Esta medida parte de nuestra responsabilidad de fomentar acciones en pro del cuidado del medioambiente y del beneficio de la sociedad en general, así como de nuestro compromiso por contribuir a erradicar la desigualdad que todavía existe en muchos lugares entre hombres y mujeres en cuanto al acceso igualitario de oportunidades y a la toma de decisiones.

El plan de Igualdad y equidad forman parte de la filosofía de Ecoembes

Esta apuesta de Ecoembes por la equidad de oportunidades ha recibido diversos reconocimientos durante los últimos años. Se materializa en un total de 86 medidas de igualdad desarrolladas para favorecer aspectos como la calidad en el empleo, la flexibilidad laboral, el apoyo a la familia o el desarrollo profesional, entre otros. Y en una serie de compromisos que hemos asumido para seguir creciendo, por ejemplo los compromisos en materia de conciliación de la vida profesional y laboral, que exige el certificado efr o la participación en la iniciativa “Más mujeres, mejores empresas”, puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

En Ecoembes nuestra forma de pensar y de entender el mundo nos empuja a seguir avanzando en esta dirección. El camino recorrido hasta ahora ha sido de lo más exitoso y, por ello, seguiremos apostando por esta filosofía.

Desde nuestros inicios hemos trabajado con y para las personas a sabiendas que son el valor más importante para cuidar del planeta. Una meta importante que necesita de personas comprometidas, convencidas y satisfechas de trabajar en Ecoembes, independientemente de su género, edad o creencias.

El 65,6% de nuestra plantilla son mujeres

Tan interiorizada tenemos este compromiso por la equidad de género que, el hecho de que un 65,6% de nuestra plantilla sean mujeres y sean mayoría en nuestro Comité de Dirección, donde hay siete directivas de diez miembros en total, no ha ocurrido sino de una manera natural, por la valía de nuestras compañeras y el valor que aportan a la organización. En Ecoembes sentimos que las materias en igualdad de oportunidades, el desarrollo del talento entre mujeres y hombres, la equidad salarial y la conciliación no hacen más que crear un ambiente en el que desarrollamos todo nuestro potencial.

Más mujeres en los puestos de Alta Dirección

Por eso valoramos de forma muy especial haber recibido el Premio Institucional de EJE&CON, la Asociación Española de Ejecutiv@s y Consejer@s que nació con el propósito de promocionar #talentoSINgénero y la presencia de las mujeres en los puestos de Alta Dirección y Consejos de Administración.

Los premios que otorga anualmente esta asociación buscan reconocer a las organizaciones, instituciones y personalidades que impulsan día a día el talento femenino con políticas inclusivas y de fomento de la diversidad. Que nos haya incluido entre ellas es un motivo más de satisfacción para que sigamos apostando por esa filosofía.

Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, recogió el premio EJE&CON en la Gala de entrega que se celebró el 5 de marzo de 2018 en la Torre PwC de la Castellana, en Madrid. “Estamos orgullosos de haber recibido este gran reconocimiento que premia la filosofía laboral que llevamos desarrollando desde nuestros inicios. Creemos firmemente que el motor de cambio de una organización son las personas y en la identificación y desarrollo del talento con independencia del género”, señaló.

Propuestas innovadoras de la 3ª edición del Programa IDEA de Ecoembes

El Programa IDEA de intraemprendimiento de Ecoembes ha estado gestando a lo largo de los últimos meses diversas propuestas innovadorassurgidas a iniciativa de los propios empleados y empleadas de la organización– orientadas a la mejora de la recogida selectiva de envases.

En esta tercera edición, los participantes han demostrado una vez más, a través de su trabajo y dedicación voluntaria, que el equipo de Ecoembes tiene espíritu emprendedor y que la innovación es parte de la columna vertebral de la organización.

En esta edición, se eligieron como finalistas (de entre las 10 ideas innovadoras seleccionadas en una primera fase del concurso) los proyectos de “P2C, Pack to Citizen”, una aplicación piloto para obtener información de los envases a través de la lectura de un código de barras fijado en el mismo; “Mupis come envases”, que sugiere adaptar las marquesinas publicitarias de las ciudades (mupis) para que incorporen una papelera amarilla para el reciclado de envases de plástico, latas y briks; y “ Contenedor ligero”, un prototipo único en el mundo compuesto por un material flexible y plegable dirigido especialmente a las localidades pequeñas para que puedan gestionar el reciclaje de sus residuos cuando su población se triplica en casos de, por ejemplo, fiestas populares o vacaciones.

Proyecto ganador de la 3ª edición del Programa IDEA

Tras un proceso de deliberación, el jurado finalmente se decantó por el Contenedor ligero y lo declaró ganador de esta tercera edición de IDEA. El proyecto, liderado por David García, Isabel Tennenbaum y Pablo Mariñas, incluso se ha llevado a la práctica. La localidad de Navarredonda de Gredos, tierra natal de uno de los impulsores de la idea, ha implantado el prototipo de contenedor ligero amarillo.

Isabel Tennenbaum, miembro del equipo ganador, declara que “ha sido duro, pero trabajar en equipo lo ha hecho mucho más fácil y divertido”, y valora que el programa IDEA además les da “la posibilidad de trabajar con gente con la que normalmente no lo haces”.  Considera que el proyecto es una “oportunidad genial” para “poder hacer realidad las ideas que te van surgiendo en la rutina del trabajo que, de otra manera, podrían quedarse en nada”. Además, dice, se ha dado cuenta de que “estas ideas innovadoras no tienen que ser punteras en tecnología o complicadísimas” sino que “a veces las cosas más sencillas son las que hacen falta, ¡y funcionan!”.

Su compañero del proyecto ganador, Pablo Mariñas, coincide con ella en que “nuestra idea era muy fácil de entender y simple en el buen sentido por lo que vimos que esas eran sus fortalezas y decidimos potenciarlas”.

Los participantes, empleados y empleadas de Ecoembes que se unen a los proyectos de forma voluntaria, recalcan también la importancia de la formación que reciben gracias al programa. “Tener la visión de cómo hacer un plan de negocio, de desarrollo del producto y demás, te permite trabajar y aprender en aspectos que no tienen por qué estar relacionados con tu trabajo habitual, lo que hace que esta experiencia sea muy enriquecedora”, agrega Isabel.

Aunque esta es la segunda edición en que participa en el programa, Pablo dice haber sentido la misma ilusión y también los mismos nervios que la vez anterior. Desde su experiencia particular, considera que “participar en el Programa IDEA te aporta una visión más global de la organización, capacidad creativa y comunicativa, mejora del trabajo en equipo, etcétera”.

Los miembros de los equipos finalistas también comparten opiniones positivas sobre el programa. Los impulsores del proyecto P2C (Daniel del Olmo, Jorge Serrano, Laura Aguado y Ana Rivas) aseguran que “hemos sido muy equipo, nos hemos animado mucho los unos a los otros y hemos sabido apoyarnos en las fortalezas de cada uno para sacar lo mejor de nosotros”.

Valoran especialmente “haber compartido un proyecto en el que cada uno veníamos de un área y de un rol diferente, y haber podido aportar nuestras diferentes visiones, siendo muy críticos y llegando a consensos muy trabajados y estudiados”.

Gracias al programa IDEA y a su trabajo conjunto, dicen, se han podido acercar “a una parte más técnica de negocio que desconocíamos y nos ha enriquecido mucho como profesionales”. “Además, el hecho de defender tu idea delante del jurado, y luego delante de toda la organización con timing y preguntas que no te esperas, genera mucha tensión, se pasan momentos duros, te implicas muchísimo no solo profesional sino también personalmente”.

Desde el equipo propulsor de la segunda idea finalista -los “Mupis come envases”- Marina Martínez señala que “ha sido una experiencia muy emocionante. Ver cómo una idea que se te ocurre un día de primavera caminando por la calle puede llegar a transformarse en algo real”. Por su parte, Elena López asegura que para ella “ha sido todo un reto que nos ha permitido entrar de lleno en un mundo muy diferente al que normalmente estamos acostumbradas”, que en su caso es el área de comunicación. Sin duda es un aprendizaje que nos llevamos y que, seguro, podremos encontrar la manera de aprovechar”. Su compañera, Carolina Martín, también integrante de este equipo, afirma que “IDEA nos ha dado la oportunidad de conocer los retos y dificultades a los que se enfrentan en su día a día los emprendedores”.

Educación ambiental: se ama lo que se conoce

En Ecoembes creemos que todo avance de la humanidad pasa necesariamente por la educación. Ahora más que nunca, consideramos que es urgente reforzar la educación ambiental para hacer de nuestra relación con el medioambiente una más respetuosa y consciente sobre los límites planetarios. Es por esto que, junto a la colaboración y la innovación, la educación es uno de nuestros tres grandes pilares, y los empleados y empleadas de Ecoembes se vuelcan completamente en ella.

De hecho, en el área de Educación Ambiental trabajan tres personas, encargadas de coordinar los diversos proyectos que se llevan a cabo. Uno de ellos es la “Red de Colegios EducaEnEco”, una iniciativa promovida por este departamento y que este año, en su tercera edición, se podrá llevar a cabo en los todos los centros (Primaria, Secundaria y Educación Especial) de las cinco capitales de provincia de Castilla-La Mancha, junto a Puertollano y Talavera de la Reina, y las tres de Aragón que quieran sumarse al proyecto durante el curso 2018/2019.

La idea es que estos colegios en su totalidad, no solo los niños y niñas sino también el profesorado y el personal no docente (limpieza, comedor, cocina, bedeles, etcétera), reciban la formación necesaria para separar correctamente los residuos y facilitar así el reciclaje de los mismos. Al final, se trata de que cada uno sea capaz de integrar el principio del reciclaje en cualquiera que sea su labor diaria.

Para conseguirlo, además de asesoramiento personalizado por parte de un equipo de educadores locales, ponemos a disposición del centro el material adecuado. A lo largo del curso, distribuiremos cerca de 8.100 papeleras amarillas (envases de plástico, latas y briks) y azules (papel y cartón) en los colegios e institutos que participan.

Proyecto “Naturaliza”

En paralelo, también en el ámbito educativo, el equipo de Ecoembes ha puesto en marcha “Naturaliza”, un proyecto que busca introducir la educación ambiental y el concepto de basuraleza de manera transversal en el currículo escolar. Para ello, el proyecto aporta recursos que permiten impartir el currículo escolar desde una mirada ambiental.

Como primer paso, en este primer trimestre del curso escolar, se está desarrollando un proyecto piloto en centros de educación primaria (públicos, privados y concertados). A lo largo de este trimestre se valorará junto a toda la comunidad educativa si vamos por el buen camino para conseguir el objetivo marcado.

“Desde Ecoembes creemos que si desde pequeños entendemos que el medio ambiente está presente en todas las facetas de nuestra vida, llegará un momento en el que no dudemos de la necesidad de cuidar el planeta. Esta es la filosofía de este proyecto: enseñar a los niños que lo natural es cuidar del medio ambiente. Solo así podremos garantizar la supervivencia de nuestro planeta.” ha señalado Elena López, gerente de Comunicación Corporativa.

¿Cómo trabajar tu marca personal?

Entrar en el mercado laboral puede suponer toda una odisea, sobre todo si se trata de un sector con exceso de oferta de trabajadores o queremos optar a una profesión de futuro. En este caso es importante destacar entre el resto de personas cuya formación y capacidades son similares a las propias y que, por tanto, optan al mismo tipo de puestos de empleo.

Consejos para trabajar tu marca personal

Es por ello que los especialistas en recursos humanos inciden tanto en la necesidad de potenciar la marca personal de cada cual, proyectando aquello que nos define como profesionales y que nos hace diferentes al resto de la competencia. Trabajar la marca personal implica dedicar tiempo y atención a cuidar cada aspecto de nuestra imagen, incluida nuestra visibilidad online en redes sociales, cada vez más importantes al ser -para muchas profesiones- un escaparate virtual de la actividad laboral.

En general, fortalecer la imagen profesional pasa por poner más énfasis en lo que uno hace mejor -las fortalezas- mientras se trabaja en mejorar las debilidades. Para ello es clave conocer cuáles son los puntos fuertes y los puntos flacos de cada cual a la hora de trabajar.

También es aconsejable adoptar una estrategia de branding tal como lo haría una organización. En este sentido, lo ideal es definir unos objetivos concretos y realistas, llevar a cabo las acciones que se consideren necesarias para alcanzar estas metas y tener claro el público objetivo al que nos dirigimos en todo momento: las empresas donde se desea trabajar o las personas que pueden facilitarnos el acceso a ellas.

Teniendo en cuenta que la visibilidad en internet es esencial, algo que contribuye a reforzar la marca personal online es la creación de un blog en el que el o la profesional pueda plasmar los conocimientos sobre su sector, así como compartir contenido interesante relacionado con el mismo.

Por su parte, la red de contactos juega un papel crucial a la hora de mejorar el branding personal. Una forma de ampliarla es asistiendo a eventos de networking, así como a conferencias y actos donde se pueda dar la oportunidad de conocer a las personas que nos interesan a nivel laboral. No se trata sólo de dar nuestra tarjeta de contacto sino de entablar relaciones con otros profesionales del sector, demostrar nuestras habilidades y aprender de las suyas.

Antes de asistir a un evento de networking, los expertos en recursos humanos recomiendan hacer una mínima investigación para anticiparse a detalles como cuál es el perfil del público que acudirá y prepararse también para las conversaciones que puedan iniciarse.

La transformación digital abordada desde un enfoque transversal

La innovación y el desarrollo tecnológico es una de las principales áreas de trabajo de Ecoembes. Nos gusta estar a la vanguardia de las metodologías de trabajo y la tecnología y confiamos en que la mejora y actualización de las herramientas de trabajo tienen un impacto positivo en el funcionamiento de la organización, y aporta valor al bienestar de nuestros empleados y empleadas.

No obstante, para llegar a los máximos estándares de eficiencia y productividad laboral a través de la digitalización, antes debemos atravesar la “llamada transformación digital”, la cual implica no solo la implantación de herramientas digitales, sino también el cambio de hábitos, maneras de hacer las cosas y de cómo nos relacionamos con nuestro entorno. La trasnformación digital repercute directamente a la forma en la que nos organizamos en el trabajo.

En este sentido, la mejor manera para asumir la transición es a través de una actitud abierta y flexible ante el cambio. Por lo que desde Ecoembes asumimos este proceso de forma transversal en la que desarrollamos una estrategia de gestión en la que todas las áreas se ven involucradas a partir de tres aspectos claves: la implantación de la estructura necesaria, la sensibilización de nuestros empleados a través de la difusión de la información necesaria para dar conocer el porqué del cambio,  las utilidades de las nuevas herramientas, los manuales de uso y los flujos de trabajo que sufrirán la transformación, así como el soporte ante cualquier incidencia que ocurra.

Ante este panorama dinámico y transversal que trae beneficios para varios frentes de la organización, es importante mantener sentido de equipo y un solo horizonte, con el objetivo de favorecer las sinergias necesarias para hacer realidad nuestro plan estratégico 2020 y contar con los recursos  para proyectar el del 2021, que sin lugar a dudas viene cargado de innovación.

Esperamos entonces que tras superar el momento de transición de la “transformación digital”, nos encontremos culturalmente como una organización preparada para asumir cambios ágilmente, con personal competente para asumir profesiones del futuro, y dispuestos a aprender a emprender nuevos enfoques de trabajo, con capacidad de adaptación y con capacidad analítica y creativa para integrar la información que nos arroja, por ejemplo el big data, para confeccionar de esta manera nuevos procesos y procedimientos que nos hagan más eficientes, sostenibles, y nos permitan generar valor adicional para el bienestar de nuestros empleados.

Empleo inclusivo: Programa «Reciclar para cambiar vidas» de Ecoembes

En Ecoembes no solo apostamos por el empleo verde, sino que además queremos que este sea inclusivo. Creemos que todas las personas que están pasando por una situación difícil en su vida merecen una segunda oportunidad laboral, en este sentido, el reciclaje tiene multitud de puertas abiertas.

Por ello promovemos iniciativas de inserción socio-laboral, centradas en aquellas personas que, por encontrarse o haberse encontrado en situaciones desfavorables -como paros de larga duración, violencia de género o su paso por prisión-, están en riesgo de exclusión.

Por lo que creamos la Red de Empresas del proyecto ‘Reciclar para cambiar vidas’, en alianza con Obra Social ‘la Caixa’ y su programa Incorpora. Ya son muchas las empresas del sector del reciclaje y los residuos (recicladores, grandes y pequeños operadores, envasadores, caracterizadores, etc.) que se han unido a esta Red para hacer de las segundas oportunidades una realidad. Las inserciones son gestionadas a través de la amplia red de entidades sociales que conforman el programa Incorpora.

 

Inserción socio-laboral

El programa ‘Reciclar para cambiar vidas’ cuenta con el valor añadido de capacitar profesionalmente a estos colectivos a través de una formación especializada en gestión y tratamiento de residuos. Con la ventaja de que al acabar la parte teórica y de competencias transversales se les brinda la oportunidad de realizar prácticas en las empresas de la Red. Esto supone un trampolín de acceso al mercado laboral.

Así lo hizo Gustavo Campos, que se unió al programa ‘Reciclar para cambiar vidas’ cuando decidió cursar la formación sobre gestión y tratamiento de residuos en la Fundación Deixalles, en colaboración con Ecoembes. Gustavo ahora se encuentra trabajando en Mallorca en una planta de selección y tratamiento de envases ligeros, gestionada por la empresa TIRME.

Gustavo explica que lo que le atrajo más del sector del reciclaje en un principio fue que, “viendo cómo está nuestro medioambiente debido al cambio climático, podría tener la oportunidad de ayudar para cambiarlo”.

No imaginaba en ese momento que este sector, aparte de contribuir con su inquietud de formar parte de una sociedad cada vez más concienciada, respetuosa y sostenible con nuestro medioambiente iba a influir en su vida gracias al empleo que encontró y así lo expresa – “Estoy muy agradecido con TIRME, la empresa que me ha dado la oportunidad de incorporarme al mercado laboral, ahora me levanto contento por las mañanas y voy con energía a trabajar”.

Rafael_Guinea tirme

Rafael Guinea, director general de TIRME.

Rafael Guinea, director general de TIRME, por su parte, también califica la experiencia como “muy positiva”. “Desde hace muchos años, consideramos que a las ‘R’ de Reducir, Reutilizar, Reciclar, hay que añadir la ‘R’ de Reinsertar”. Además, argumenta que hacerlo a través de la Red de Empresas de ‘Reciclar para cambiar vidas’, facilita todo el proceso – “Desde la Fundación Deixalles, nos envían a candidatos como Gustavo totalmente cualificados, con ganas y entusiasmo por empezar a trabajar y que se integran rápidamente en los procesos productivos”.

Del mundo de los residuos, Gustavo confiesa que le ha sorprendido “la cantidad de basura que generamos”, y en este sentido considera que “a lo mejor deberíamos reducir, y pensarnos las cosas dos veces antes de comprar tanto para luego acabar tirándolo”.

Trabajar directamente en contacto con los residuos no es fácil, admite, pues los olores son molestos y “hay que tener agallas”, pero aún así le gusta el trabajo, se siente valorado y querría mantenerse en el sector durante muchos más años.

Gustavo y su empresa, TIRME, coinciden en la importancia de la reducción de residuos.

TIRME se unió al proyecto a través de la Fundación Deixalles -especializada en inserción social-, con la que lleva colaborando desde el año 2002. “Desde su puesta en funcionamiento la planta de selección de envases, incluida en nuestro contrato concesional con el Consell de Mallorca, se gestiona con trabajadores de esta”, explican.

“TIRME, fue la primera empresa en las Islas Baleares que se certificó en responsabilidad social corporativa -prosiguen- somos una empresa convencida que la parte social y de retorno a la sociedad es fundamental para nosotros. Dar una segunda oportunidad a una persona que se encontraba fuera del mercado laboral forma parte de esa responsabilidad social corporativa con la que la nuestra organización está totalmente comprometida y por eso entendimos enseguida que el programa ‘Reciclar para cambiar vidas’ encajaba y estaba perfectamente alineado con todos esos años de trabajo. De esta forma reforzábamos el trabajo de esos años y lo afianzábamos colaborando con una entidad tan relevante para nosotros como Ecoembes”, concluye el director general de TIRME.

Gustavo y Rafael, empleado y empresario, inciden en qué ‘Reciclar para cambiar vidas’ es el programa idóneo en el que todas las partes integrantes aportan y reciben, haciendo de las segundas oportunidades un éxito y una realidad.

¿Qué perfil buscamos?

Nos preocupamos por generar un clima de trabajo amigable y una cultura corporativa con la que los empleados y empleadas se identifiquen y estén orgullosos de pertenecer a la organización. Por esta razón apostamos por personas motivadas por trabajar en la consecución de nuestro objetivo: cuidar el medioambiente a través del reciclaje.

En este sentido, cuando surge una vacante en la empresa, abrimos el proceso de selección tanto a externos como a personas que ya están trabajando en la organización. De este modo, estas últimas tienen la oportunidad, si su perfil se ajusta a los requisitos del puesto, de crecer profesionalmente si consideran que la nueva posición contribuirá a su desarrollo profesional.

Por lo general, el perfil que buscamos en Ecoembes es de personas dinámicas y proactivas, que estén sensibilizadas con la protección del medioambiente. Gente interesada en la innovación, con capacidad creativa y flexibilidad. Queremos personas que demuestren integridad a través de sus actos y espíritu colaborativo, y que sean rigurosos en la búsqueda de la excelencia profesional. Que, en definitiva, se sientan identificados con nuestros valores 

Nuestra cultura corporativa se caracteriza por tener un trato cercano, y esto lo transmitimos desde el principio a los candidatos y candidatas procurando  hacer que se sientan a gusto y que salgan de la entrevista con toda la información que necesitan. Creemos que es importante ajustar las expectativas del entrevistado a lo que estamos buscando y a lo que podemos ofrecer.

Coincidimos en este sentido con Ana Álvaro, gerente de Procesos Financieros , en que es “fundamental que exista coherencia entre lo que se ha transmitido al candidato o candidata en la entrevista y lo que esta persona percibe una vez se incorpora al puesto de trabajo”, algo que, según ella, en nuestro caso, es “absoluto”.

Nuestro Plan de acogida

Una vez se ha elegido a la persona que se incorporará a la plantilla, se inicia el plan de acogida previamente definido y que incluye una formación sobre aspectos globales de la organización,  sobre el sector del que forma parte, y en la que se puede apreciar la lógica de nuestros valores

En esta formación intervienen personas de diferentes áreas de la organización con el objetivo de ofrecer una visión completa sobre nuestra actividad, así mismo se realizan encuentros y desayunos de bienvenida con el equipo para favorecer un ambiente en el que las personas se sientan bienvenidas.

De esta forma, se da una acogida “en cadena” que permite tener una visión global de la organización, precisa Ana. En su caso, recuerda que “lo tenían todo muy estructurado” y cuenta que al llegar “te hacen un desayuno de bienvenida, lo cual también es una manera de hacer que te sientas querido y que sepas que realmente te están esperando”, agrega. “En resumen: me sentí como en casa desde el día uno”.

Los valores de una empresa están en los empleados

Es una prioridad para Ecoembes trabajar de acuerdo a sus valores, mejorar constantemente la experiencia de los empleados y las empleadas. Por ello en nuestra “propuesta de valor al empleado”, basada en la lógica de reconocer, agradecer y apostar por el bienestar del activo más importante de la organización: las personas, tenemos un paquete de iniciativas que se compone de 86 medidas y beneficios que diferencia a la compañía de otras del mercado y que nos ha llevado a ser una de las mejores empresas para trabajar en España, según la consultora Great Place to Work, con una ética de empresa definida.

Las iniciativas en que invertimos para garantizar el bienestar del equipo y por mantenerlo unido, pasan por impulsar la comunicación horizontal, promover la conciliación entre vida y trabajo, estimular el desarrollo profesional de cada uno, otorgar otros beneficios adicionales como seguros médicos, tickets de comida y retribución flexible -entre otros- o reforzar el papel de los empleados y empleadas en las decisiones de la organización.

Así, para conseguir el primer objetivo -la comunicación horizontal y el sentido de pertenencia- organizamos eventos corporativos y múltiples reuniones en las que se comparte la información de una forma más horizontal. De este modo, fortalecemos la cohesión interna al entender mejor nuestra misión como grupo y sentirnos incluidos dentro de un mismo proyecto. Asimismo, fomentamos la participación del equipo en su conjunto, facilitando el contacto con la alta dirección a través de varios canales de comunicación entre los que destacamos las reuniones corporativas, los desayunos con el CEO y las encuestas de satisfacción.

Respecto a la conciliación, ponemos en marcha una serie de prácticas de flexibilidad horaria y espacial. Como por ejemplo, jornada intensiva en verano, las tardes de los viernes libres, los días sin cole, el salario emocional, tomar la tarde libre por su propio cumpleaños o por el de algún familiar. Además, ponemos a disposición del personal una serie de beneficios y medidas que facilitan la vida de aquellas personas que se encuentren en etapas personales de cambios y transición.

Adicionalmente, apostamos por el desarrollo profesional, ya que creemos en la importancia del aprendizaje constante y por ello desarrollamos planes de formación anual, proyectos de intraemprendimiento, clases de inglés para todos y programas individuales de desarrollo. Creemos que los valores de una empresa están en sus empleados.

3ª edición Circular Talent Lab

A estas alturas, es bien conocido que en Ecoembes apostamos por el talento joven y por la innovación. Queremos fomentar el talento de los futuros profesionales y estamos abiertos a ideas nuevas innovadoras, con propuestas diferentes y una actitud creativa y positiva para afrontar los retos que se plantean en el sector del reciclaje.

Por ello lanzamos, por tercera vez, el programa Circular Talent Lab, el laboratorio de jóvenes talentos en nuestro TheCircularLab, el primer centro de innovación de economía circular que se crea en Europa.

Tras el éxito de las anteriores dos ediciones del programa, volvemos ahora con 10 nuevos estudiantes que trabajarán conjuntamente durante seis meses para abordar el desafío de la innovación en la gestión de los residuos.

Los 20 estudiantes que pasaron previamente por Circular Talent Lab (10 en cada una de las dos ediciones ya celebradas) no solo vieron aumentadas sus posibilidades de acceso al mercado laboral, empresarial o emprendedor, gracias al aprendizaje obtenido en el programa, sino que su trabajo dio muy buenos frutos.

En la primera edición, los participantes desarrollaron una aplicación móvil para ayudar al ciudadano a reciclar y crearon también un cubo de basura domestico inteligente. En la segunda, idearon un contenedor conectado con el ciudadano.

Este año, los perfiles seleccionados para participar en el programa son muy variados: tendremos desde diseñadores de producto, industriales, gráficos y packaging a ingenieros químicos y mecánicos e incluso personas del mundo de la sociología y el marketing.

La idea principal del programa es que el trabajo colaborativo de todos ellos responda al problema de qué productos se podrán fabricar a partir de materiales que se seleccionan en las plantas de reciclaje.

Para ello, emplearán las metodologías de design thinking y de co-creación para dar con nuevas fórmulas que impulsen el reciclaje entre la ciudadanía. Además, no estarán solos. Tendrán a su disposición una serie de mentores que les guiarán, por lo que tendrán la oportunidad de consultar y aprender de los profesionales en un espacio de innovación abierta que les ayudará a adquirir experiencia y a ver potenciado su desarrollo profesional.

Cómo organizarse en el trabajo: 6 consejos

¿ Cómo organizarse en el trabajo en estos tiempos hiperconectados?  , con la cantidad de información que circula frente a nuestros ojos y los constantes estímulos que recibimos a través de los numerosos dispositivos que nos rodean, optimizar las tareas de forma que se aproveche bien el tiempo no resulta tan sencillo.

Nos distraemos, miramos cientos de páginas webs cuando buscábamos una en concreto, chateamos o contestamos correos personales en horario de trabajo y, al final de la jornada, puede pasar que muchas de las tareas que teníamos previsto finalizar ese día sigan aún pendientes. Y entonces no nos queda otra que trabajar más horas.

Cómo organizar tareas y tiempos

Sin embargo, tal y como sugieren los especialistas en gestión del tiempo y productividad en el trabajo, para trabajar con eficiencia -empleando la menor cantidad posible de recursos (en este caso, el tiempo)- basta con aprender a organizar tareas. Estas son algunas de sus recomendaciones para ganar productividad en el trabajo:

  1. Seleccionar los correos electrónicos. A veces la cantidad de e-mails puede resultar abrumadora y más si a ello se une la mensajería instantánea o las redes sociales. Para ser más productivo, es aconsejable contestar primero a los que están relacionados con el trabajo. Los mensajes de Facebook y otras redes sociales, así como los correos personales, no corren ninguna prisa y ya los podremos contestar desde casa.
  2. Seguir el propio reloj personal. Cada persona se siente más productiva a unas horas diferentes de la jornada laboral. Solo es cuestión de saber identificar el momento más productivo de uno mismo y aprovechar ese lapso para realizar las tareas más importantes. Los expertos recomiendan fijarse pequeñas rutinas ajustadas a esos tiempos. Por ejemplo, decidir trabajar sin parar entre las 9:00 y las 12:00, sabiendo que en ese marco uno consigue completar más tareas y organizarse para cumplirlas.
  3. Hacer listas. Cuando el trabajo se nos acumula y todo parece muy urgente, podemos bloquearnos y no saber por dónde empezar. Las listas pueden ayudar a dar prioridad a unas tareas sobre otras según el orden de importancia. Si no lo sabemos, podemos pedir brevemente a la jefa o al jefe que nos indique qué proyecto es más urgente.
  4. Descansar. Según los especialistas, es importante parar durante 5 ó 10 minutos para refrescar las ideas y relajar la mente. Podemos aprovechar para caminar, hacer alguna llamada o tomar un café con compañeros. Pero, si queremos ser productivos, conviene evitar que transcurra demasiado tiempo en una pausa, o corremos el riesgo de sentirnos aturdidos por el volumen de trabajo al volver a incorporarnos. También podemos escuchar música en el trabajo si esto nos ayuda a concentrarnos.
  5. Ordenar los archivos. Aunque en principio pueda parecer irrelevante, poner un nombre adecuado a un documento consigue ahorrarnos mucho tiempo en el momento en que lo estemos buscando. Agruparlos en carpetas según la temática que consideremos oportuna, así como colocar etiquetas para diferenciarlos a simple vista, también puede ayudar.
  6. Centrar el foco de atención. Mientras navegamos por Internet buscando una información concreta nos encontramos con una gran variedad de estímulos que pueden fácilmente distraer nuestra atención. En ocasiones, vamos abriendo pestañas de navegación y acabamos perdiendo el foco de atención. Desde artículos interesantes o noticias urgentes a ofertas de viajes o productos… es importante saber decir “no” a las tentaciones y dejarlas para otro momento cuando no nos quiten tiempo de trabajo.

Como ves, es relativamente fácil organizarse en el trabajo, y si además eres una persona resiliente que es capaz de hacerse con la situación sea cual sea la circunstancia, trabajaras de forma más cómoda y organizada.

¿Qué es el salario emocional?

El talento en una organización no se retiene solo con la retribución económica que perciben los empleados. Hay mas tipos de salarios. Cada vez se da más importancia al salario emocional. A saber: el conjunto de retribuciones no económicas que el empleado/a puede obtener por parte de una organización que busca promover un clima laboral favorable y satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales de su equipo.

En Ecoembes, percibimos un salario emocional que se manifiesta de diferentes maneras

El salario emocional es clave para fidelizar a los trabajadores

  1. La conciliación de la vida profesional y personal: la flexibilidad en el horario a lo largo de todo el año nos permite ajustar las horas de trabajo según las necesidades familiares y personales de cada uno. En verano, además, tenemos jornada intensiva, y si es tu cumpleaños o el de algún familiar, cada empleado y empleada puede tomar la tarde libre. Por otra parte, ponemos a disposición del equipo diferentes tecnologías que también facilitan la flexibilidad.
  2. Desarrollo profesional: dentro de la organización, los empleados y empleadas pueden disfrutar de las clases de inglés y otros workshops o talleres. El programa IDEA, pensado para fomentar la innovación entre los miembros de todos los departamentos, también es un incentivo para retarse a uno mismo y exponer sus capacidades ante el comité directivo de la organización. Además, este programa incluye una fase de asesoría para llevar a cabo un plan de negocio, lo que supone un aprendizaje extra sobre el impulso de proyectos.
    Por otro lado, también se ofrece formación técnica según el área de especialidad, así como formación en habilidades profesionales. La iniciativa Tándem también ayuda a los empleados a definir sus objetivos profesionales, contribuyendo así al desarrollo profesional de cada uno de ellos.
  3. Escucha activa de las sugerencias de los empleados y empleadas: además de poner en valor las diversas opiniones que puede haber en un equipo, la escucha activa de sus propuestas y sugerencias mediante encuestas de clima y focus group, entre otras vías de comunicación horizontal, hace que los trabajadores y trabajadoras de Ecoembes se sientan parte de la organización y más partícipes de las decisiones y la estrategia corporativa.
  4. Beneficios en la oficina: las oficinas de Ecoembes están pensadas para ser un lugar agradable de trabajo, donde los empleados disponen de forma gratuita de café, leches, galletas, fruta de temporada, refrescos… Además, se facilita servicio de fisioterapia, que corre a cargo del empleado. Estos beneficios se traducen en una mejora del bienestar del personal, y contribuyen por tanto a retener el talento.

Aprende a desaprender

Desaprender es olvidar lo aprendido

Desaprender es saber olvidar lo aprendido.  Es una característica de las personas resilientesSaber adaptarse a los cambios de paradigma, afrontar los desafíos que tiene una organización o incluso anticiparse a futuras tendencias en el sector pasa por aprender a desaprender. Esto es, romper con los automatismos heredados y asimilar nuevas competencias. Un equipo de trabajo eficaz es aquel que sabe reciclarse, hacerse a las nuevas tecnologías y oportunidades o retos que puedan afectarnos como empresa.

Y es que la innovación es un aspecto especialmente importante para Ecoembes, y por ello la impulsamos desde nuestro laboratorio de innovación del envase, TheCircularLab. Sin embargo, para innovar no basta con tener las herramientas y el conocimiento; a veces es necesario adoptar un pensamiento lateral, razonar “fuera de la caja” -que dirían los anglosajones-, y no quedarse anclado en los esquemas tradicionales.

Y para ello hay que romper con las viejas costumbres, con los hábitos mantenidos por la inercia en los que ya nos sentimos cómodos, que consolidan nuestra “zona de confort”.

El arte de desaprender

Algunas empresas están apostando por la gamificación: el uso de videojuegos para desencadenar la experimentación de forma que las personas vivan virtualmente otras situaciones reales, se entrenen y desarrollen competencias.

Los especialistas recomiendan esta novedosa metodología al considerar que los juegos dan lugar a la equivocación, al ensayo y a caer en trampas, y por ello ponen a prueba mecanismos anteriores de pensamiento para adoptar unos nuevos. Además, los videojuegos hacen que las sesiones formativas sean mucho más dinámicas, algo que los empleados también agradecen.

Por otra parte, los expertos aconsejan fomentar un “liderazgo saludable”, mediante el desarrollo de habilidades emocionales y relacionales. Un equipo más unido y fortalecido se atreverá a salir de su zona de confort y adquirirá en el camino nuevos conocimientos. Para llegar a este punto es útil utilizar métodos como el “storytelling”, que ayudan a ponerse en la piel del otro.

En paralelo, es importante cuidar el bienestar de los trabajadores y crear un ambiente laboral saludable y motivador donde los empleados se sientan libres de dar rienda suelta a su imaginación.

El cambio de mentalidad también va de la mano de la diversidad, tanto en lo referido a la edad como a la cultura de procedencia y al género. Un equipo diverso aunará múltiples visiones susceptibles a chocar entre sí, algo que -con mentes abiertas y pedagogía- no debería suponer un problema sino, al contrario, una oportunidad. Este escenario será, por tanto, un entorno ideal para replantearse las viejas ideas y construir nuevos paradigmas. Además fomenta el emprendimiento laboral.

Buscamos nuevos talentos jóvenes

En Ecoembes valoramos el talento joven y tratamos de impulsarlo desde dentro de la organización. Con el fin de potenciar el desarrollo de aquellas personas que están comenzando su carrera profesional, lanzamos en 2016 el programa «e-talent», cuya tercera edición está a punto de comenzar.

La tercera edición arranca con una convocatoria a través de la cual se realizarán varias incorporaciones a distintas áreas de la compañía. Como siempre, todas las vacantes que van surgiendo se publican en el apartado de ofertas de esta web así que si te interesa unirte al programa e-talent no dudes en presentarte.

Pero, ¿qué ofrece el programa e-talent? Pues bien, para el perfil que buscamos en Ecoembes, el itinerario incluye un contrato de prácticas en la organización, y un plan de formación y desarrollo específicamente diseñado que incluye, entre otras acciones, un plan de acogida, formación técnica y en habilidades, programa de mentoring, visitas a negocio, oportunidades de networking…

Se trata de una iniciativa muy bien valorada, según hemos podido comprobar a través de las encuestas que realizamos al finalizar cada edición, donde los aspectos mejor puntuados son el programa «mentoring» y la coordinación desde la Dirección de Personas y Organización de la empresa.

Para Elena Cuesta, integrante de e-talent en el área de Comunicación y Eventos, trabajar en Ecoembes suponía «una gran oportunidad», por lo que recuerda haberse puesto «muy contenta» cuando supo que había sido seleccionada para el puesto.

Elena valora sobre todo que el programa ofrece «muchas formaciones» centradas en diferentes ámbitos: desde aprender a hablar en público al manejo de Excel. También, juzga positivamente el programa de «mentoring», que consiste en que «una persona de otro departamento diferente al tuyo es tu principal apoyo dentro de Ecoembes».

Los seleccionados para el programa e-talent acuden además a unos «eco-desayunos» donde aprovechan para exponer lo que hacen en su área de trabajo, lo que ayuda a mantenerlos conectados y a que expresen sus dudas y consideraciones. «Otro de los proyectos que tenemos dentro del programa e-talent es el grupo de LinkedIn», destaca Elena, «del que formamos parte todos los que pertenecemos a ediciones anteriores». Este grupo permite mantener un contacto continuo con los integrantes una vez han pasado por la experiencia del programa. En él se comparten las ofertas de empleo de la organización y noticias del sector, entre otros contenidos.

En definitiva, Elena cree que «es una experiencia en la que aprendes mucho y lo bueno es que estás muy arropada y apoyada por toda la organización y toda esta familia que es Ecoembes».

En paralelo, celebramos encuentros a los que asisten tanto participantes como mentores y donde cada uno expone su visión sobre la experiencia. Allí se comparten también las opiniones acerca del programa: qué han aprendido, qué les ha gustado más o qué se podría haber hecho mejor.

Ya en la primera edición, el resultado fue inmejorable: el 100% de los e-talent afirmaron que recomendarían nuestro programa.

 

4 Ejercicios para mejorar las habilidades sociales

Los expertos en recursos humanos y las personas encargadas de la contratación de nuevos empleados tienen muy en cuenta las habilidades sociales y las capacidades que a menudo pasamos por alto (o no ponemos tanto empeño en resaltar). Se trata de las denominadas “soft skills”: aquellas competencias definidas por nuestro comportamiento según nuestra forma de entender los diversos códigos sociales, y según nuestras actitudes y expresiones en la sociedad.

Qué son las habilidades sociales

La integración social de cada uno depende en buena medida de estas habilidades, que son cruciales no sólo para el bienestar personal sino también para un clima laboral favorable, la calidad del trabajo y una agilidad en la resolución de conflictos.  Pero no todo el mundo tiene buenas habilidades sociales de manera natural. Hay personas que necesitan pararse a analizar las propias y trabajar en ellas.

Estas son tres actividades o ejercicios que recomiendan algunos especialistas para potenciar las soft skills:

Desarrollar las habilidades comunicativas

Un ejercicio que puede ser útil en grupos o de forma individual consiste en que cada equipo o individuo debe valorar cómo respondería a una situación concreta que le es dada.

Ejemplo: “vas con una amiga al cine y no para de hablar… ¿de qué manera le comunicas cómo te sientes?”) de acuerdo a los tres estilos comunicativos (asertivo, pasivo y agresivo) previamente explicados por un asesor o instructor. Una vez se haya contestado e incluso escenificado cada caso, los grupos deberán analizar las consecuencias que sus distintas expresiones puedan acarrear en la otra persona. El objetivo de la actividad es reflexionar sobre qué estilo de comunicación interpersonal puede ser más eficaz en relación al bienestar personal. Una persona que es capaz de expresar sus necesidades y opiniones respetando los demás tendrá mejor autoestima y mejorará sus relaciones con los demás.

Practicar la escucha activa.

Escucha requiere atención y autodisciplina. Necesitamos escuchar para sentir empatía con el otro, para entender instrucciones, mostrar respeto por la persona con la que conversamos. Existen formas de mantener centrada nuestra atención en la conversación, como hacer alusiones a algo que la otra persona ya ha comentado, así como formular preguntas de vez en cuando para ampliar la información que tenemos. Todo ello evitando interrumpir.

Role playing o interpretación de papeles.

Ponerse en el lugar del otro dada una situación tensa o de conflicto no siempre es fácil. Sobre todo si las habilidades sociales no son un punto fuerte. Hacer una escenificación con un intercambio de roles o adoptando la postura de un perfil diferente al nuestro puede potenciar la empatía y ayudarnos a entender todas las partes implicadas en un caso que o bien ya se ha dado o se puede dar en un futuro. Así, no sólo entenderemos más fácilmente las reacciones ajenas sino que podremos anticiparnos a cómo responderíamos nosotros mismos en un futuro y evitar reacciones indeseadas.

      Aprende a desaprender

No des por hecho todo lo que sabes, a veces es el momento de ponerse en el punto de partida cero y volver a aprender con la mente abierta a diferentes soluciones

En Ecoembes “ponemos el foco” en la productividad, en el trabajo eficiente

La productividad en el trabajo es un elemento positivo se mire por donde se mire: tanto para la organización, que evidentemente obtiene mejores resultados con un equipo más eficiente, como para nosotros que nos sentimos más motivados cuanto mejor invertido vemos nuestro tiempo.

Por ello, en Ecoembes tenemos una serie de protocolos, procedimientos y fórmulas de productividad que nos ayudan a ser más operativos, claros y concisos.

Todos, desde la dirección hasta nuestros jóvenes en prácticas, participamos en el ciclo de formaciones «¡Pon el foco!» encaminadas a romper con malos hábitos y adoptar buenas prácticas de gestión y administración del tiempo para aumentar la productividad, tales como ser puntuales, no alargar demasiado las reuniones o enviar emails solo a las personas indicadas para solventar una gestión concreta. De esa forma, ponemos el foco en nuestras prioridades.

Buscamos aprovechar el tiempo en el trabajo

Con nuestra práctica «¡Pon el foco!» buscábamos un cambio dentro de la organización, que marcará un antes y un después en el aprovechamiento del tiempo. En última instancia, queríamos que estas medidas tuvieran un impacto sobre los objetivos y que impulsaran de manera palpable los proyectos presentes y futuros.

En las formaciones aprendimos desde medidas para conocer nuestros biorritmos y organizar mejor las tareas, a cómo tener una mayor concentración, reconocer las tareas más importantes, aprender a centrarnos en ellas y evitar al máximo las distracciones e interrupciones. También nos enseñaron cómo hacer las reuniones, presentaciones y correos electrónicos de una manera más eficaz.

Esta iniciativa surgió como resultado de las propuestas de los empleados y empleadas de Ecoembes, quienes identificamos la necesidad de mejorar la productividad dentro de la organización.

Es de sobra conocido que aquello que comemos afecta al aumento de la  productividad laboral en el trabajo: comer en exceso nos impide concentrarnos, tomar fruta aporta azúcar necesaria para el cerebro, los frutos secos ayudan a mejorar la memoria…

En Ecoembes nos preocupamos por la alimentación de nuestro equipo. En este sentido, ponemos a su disposición suficientes opciones alimentarias para que no tengan ninguna excusa para saltarse ninguna comida y comer de una manera saludable, una práctica habitual en las oficinas.

En esta línea, fomentamos que su dieta de nuestros trabajadores sea completa y equilibrada, de forma que la alimentación sea lo más sana posible. Para ello promovemos el consumo de productos de temporada y una dieta mediterránea y casera. La idea es que, en nuestras oficinas, los empleados y empleadas puedan comer como lo harían en sus casas, de forma cómoda y saludable.

Cuidamos la alimentación de nuestros trabajadores para mejorar la productividad

¿Cuál es la comida más importante del día? Pues el desayuno. Para empezar el día con energía, el equipo dispone de una máquina expendedora de zumo de naranja. El zumo, recién exprimido y refrigerado, proviene de naranjas de Murcia. Así fomentamos la importancia de tomar vitaminas, especialmente la vitamina C, dadas sus propiedades beneficiosas para la salud. Entre otras, es antioxidante, evita enfermedades cardíacas, previene el envejecimiento prematuro y determinadas enfermedades degenerativas, y además juega un papel indispensable en la formación de colágeno.

Además, todas las cocinas de las distintas oficinas de Ecoembes están provistas de café, leche semidesnatada, pan y aceite. También disponemos de  máquinas vending de “snacks”, con productos saludables como yogures sin lactosa, pechuga de pavo y galletas de avena, entre otras.

productividad laboral

Para la hora de la comida, facilitamos un servicio de menú diario elaborado con productos del mercado. En este sentido, los empleados que quieran solicitarlo hacen sus pedidos vía web a Hoy Cocina Isabel eligiendo su menú del día o el de toda la semana.

¿Y si a alguien le entra el hambre entre horas? ¡Ningún problema! Los empleados tienen fruta variada y de temporada. En invierno pueden encontrar mandarinas, plátanos y manzanas y en verano sandía, melón o paraguayas.

Por otro lado, los viernes tenemos jornada intensiva y a media mañana siempre apetece tomar un tentempié. Para afrontar las últimas horas laborales de la semana la empresa de catering pone a disposición de los empleados y empleadas una selección de sándwiches, bocadillos y fruta para que puedan comprar lo que más les apetezca.

Cuidando nuestra alimentación contribuimos a mejorar la productividad laboral, la salud y el estado de ánimo. Sabemos que es además una apuesta para el buen funcionamiento de la organización. Cuando nos alimentamos bien, no sólo estaremos de buen humor, sino que tenemos un mejor rendimiento.

La formación continua, seña de identidad en Ecoembes

En Ecoembes apostamos por la formación de empleados como una parte importante de nuestra Política de Personas. Es nuestra manera de impulsar el desarrollo de todos los que formamos parte del equipo de Ecoembes, y constituye una palanca esencial para acompañarnos en la consecución de nuestros objetivos.

En Ecoembes sabemos que la inversión en formación es una inversión en futuro. Tan importante es dentro de la organización, que durante 2017 se desarrollaron 86 formaciones diferentes, y la media de horas anuales de formación por empleado fue de 57.

En Ecoembes fomentamos la formación continua con programas de mayor calidad.

Sobre esta base, hemos construido los pilares de nuestra propuesta de valor al empleado y nuestra apuesta por el talento, que nos ha llevado a aumentar en los últimos años la presencia de la formación dentro de la organización con programas de mayor calidad y con proveedores de referencia.  De hecho, en nuestro informe anual 2017, la formación se configura en una de las herramientas más potentes para promover el desarrollo profesional y ha sido valorada como una de nuestras fortalezas en la encuesta Great Place to Work.

El compromiso de la dirección de Personas y Organización con el desarrollo continuo de todos los empleados y empleadas queda plasmado en nuestro Plan anual de Formación. Se trata de un plan alineado con nuestros retos estratégicos que contempla la realización de distintas actividades (formación técnica según área de especialidad, clases de inglés o formación en habilidades profesionales) adaptadas a las necesidades de cada equipo o perfil.

Hay que destacar el hecho de que nuestros programas de desarrollo profesional van más allá de la formación. En este sentido, desde Ecoembes apoyamos activamente el papel de los líderes y de los empleados como impulsores de su propio crecimiento profesional.

Para ello disponemos de una herramienta de gestión del desempeño orientada a la mejora continua, Tándem. Cada empleado y empleada elige cada año, con el apoyo de su responsable, sus objetivos y su plan de desarrollo personal. A final de año, se analiza el porcentaje de consecución de los mismos y cada colaborador hace una autoevaluación del desempeño conseguido y de su plan de desarrollo individual, que es a su vez evaluado por parte del responsable.

Tándem recoge toda esta información para que desde el equipo de Personas y Organización podamos gestionarla y utilizarla, por ejemplo, para planificar programas de formación, pero también para adoptar diferentes decisiones sobre el desarrollo profesional de nuestras personas.

En Ecoembes, la formación continua forma parte de la propia estrategia de la organización, ya que no solo permite reciclar conocimientos y mejorar el trabajo en equipo, sino adquirir otros nuevos, sino que persigue alinearnos a todos a una misma cultura que viene representada por nuestro Espíritu Ecoembes.

Estas acciones nos ayudan a seguir siendo una de las mejores empresas para trabajar en España.

Calidad en el trabajo. 5 Consejos para conseguirla

Se puede definir la calidad en el trabajo o calidad en la vida laboral a la satisfacción de unas necesidades clave para los trabajadores. Se refiere a los recursos, actividades y resultados derivados de la participación de las personas en el lugar de trabajo.

Las necesidades definidas por el psicólogo Abraham Maslow se consideran muy relevantes para respaldar las necesidades de las personas, cubriendo salud y seguridad, económica y familia, sociedad, estima, actualización, conocimiento y estética.

En 2013 se  utilizaron 9 componentes para medir la calidad de vida laboral de los empleados en instituciones técnicas privadas:

  • Ambiente de trabajo
  • Cultura de organización y clima.
  • Relación y cooperación
  • Formación y desarrollo
  • Compensación y Recompensas
  • Instalaciones
  • Satisfacción laboral y seguridad laboral
  • Autonomía del trabajo
  • Adecuación de recursos

 

Calidad laboral en Ecoembes

 

En Ecoembes ponemos especial atención a la calidad en el trabajo y pensamos en la necesidad de generar un clima de trabajo agradable y de favorecer la comunicación y la cooperación entre los empleados. Esto conseguirá también aumentar la calidad en la vida personal de todo el equipo. Queremos que los trabajadores se sientan motivados en lo que hacen y consideramos que ello es responsabilidad del equipo en su conjunto.

Estar motivado en el trabajo tiene que ver con el feedback que recibe una persona en su día a día, los proyectos en los que trabaja, los retos que le son asignados o las relaciones laborales con los compañeros. Pero, además, cada persona tiene la capacidad de mejorar su propia vida laboral. Estos son algunos de los consejos que recomiendan los profesionales de Recursos Humanos:

Empezar el día con actitud positiva

 Cada día, antes de ir a trabajar, conviene dedicar algo de tiempo a pensar sobre lo satisfactoria que será la jornada y a planear las principales tareas que se quieren realizar. Motivarse a uno mismo es clave para conseguir salir de la cama y empezar el día con energía para disfrutarlo y aprovecharlo al máximo.

Aprender de los compañeros de trabajo

Crecer profesionalmente tanto a nivel individual como con el resto del equipo es uno de los regalos que a menudo infravaloramos de nuestro lugar de trabajo. Cada persona tiene algo que enseñarnos y nuestra disposición para dejarnos enseñar depende únicamente de nosotros mismos. Afrontar las dificultades con humildad y con ganas de saber nos recompensará con un aprendizaje que posiblemente nos podrá ser útil en el futuro.

Evitar las quejas

Los hechos son los que son. A veces los proyectos no salen como nos gustaría, no obtenemos los resultados esperados y sólo podemos aprender de ello.

Una actitud negativa no cambiará lo que ha pasado, sino que incluso podrá dar lugar a otros conflictos o errores y además generar malestar en el ambiente laboral. Nuestras emociones no dependen de los hechos, sino de los pensamientos que elaboramos en torno a éstos. ¡Sentirse mejor pasa por pensar diferente!

Reunirse periódicamente

Las reuniones no pueden largas y tediosas. Deben participar todos y hablar de cada incidencia  y llegar a la causa raíz.

Con el tiempo,las reuniones se hacen más productivas y los procesos se fortalecen, los sistemas se vuelvan más sólidos. La confianza aumentará a medida que la gente vea que los sistemas están detectando errores.

Las personas deben sentirse escuchadas y valoradas en sus aportaciones

Dar rienda suelta a la creatividad

Por apasionante que sea, el trabajo puede llegar a ser monótono. Para huir de la rutina, los especialistas proponen utilizar la creatividad en aquellas tareas que parecen siempre la misma. Para ellas, podemos proponer nuevas metodologías, desafíos para la mente o involucrar a más personas para “refrescar” el trabajo.

Despejar la mente al acabar la jornada

El trabajo ocupa la mayoría de nuestro tiempo y, por si fuera poco, también acapara buena parte de nuestras preocupaciones. Por ello, los expertos insisten en la necesidad de realizar actividades ajenas a nuestra profesión. El baile, el dibujo, el yoga o cualquier deporte ayudan a despejar la mente y a liberar estrés, lo que no solo contribuirá a nuestro bienestar personal, sino que además será útil para abordar con más claridad aquellos asuntos laborales que nos preocupan.

 

Ética dentro de una empresa: Ecoembes, una cuestión de Confianza

Ecoembes es una organización eminentemente relacional. Su gestión se basa en la colaboración público-privada y en la corresponsabilidad entre todos los participantes en el ciclo del envase, principalmente ciudadanos, ayuntamientos y empresas. La sostenibilidad de este modelo depende de su capacidad para establecer relaciones de ética dentro de una empresa, basadas en la confianza mutua.

Esa confianza se construye de dentro a fuera mediante actitudes de escucha y diálogo abiertos y mediante una gestión rigurosa y transparente. Vivimos en la sociedad de la observación en la que se exige a las organizaciones un comportamiento intachable desde el punto de vista ético. Por eso Ecoembes, desde sus comienzos impulsó desde sus órganos de gobierno unos valores y principios éticos que han inspirado la conducta de sus directivos y empleados durante más de 20 años.

En la gestión de la ética en Ecoembes son fundamentales:

  • El clima
  • La cultura
  • La confianza

El clima ético empresarial en la organización viene determinado por los mecanismos que hemos puesto en marcha para asegurar que todos conocemos los nuestros valores y la conducta que se espera de nosotros. Uno de estos elementos es nuestro Código ético.

¿Cómo es el código ético de Ecoembes?

Es un documento vivo que ha ido evolucionando conforme a las necesidades de la organización y las exigencias del contexto, adaptándose a los requisitos legales y voluntarios más exigentes. Este código es un modelo a seguir, unas pautas de comportamiento que marcan unos límites necesarios y organizados. Es el qué hacer –y el cómo—; y qué no hacer en beneficio de un proyecto común.

Otro elemento fundamental para crear un clima ético en la organización es que se perciba que la ética está vigente y presente en nuestro día a día, en nuestras decisiones, comportamientos y estructuras. Para ello contamos con un Gestor ético y una Comisión de Integridad que velan por que el desempeño ético en Ecoembes sea una realidad y seamos una empresa con canales éticos definidos.  ¿De qué manera? Resolviendo dudas, tramitando irregularidades e implantando las medidas necesarias para prevenir conductas no deseadas.

Asimismo, la organización ha habilitado un canal específico para las comunicaciones éticas- el canal ético de Ecoembes- abierto a todos los miembros de Ecoembes –accionistas, consejeros y empleados— y al resto de grupos de interés con los que trabajamos, desde proveedores y ayuntamientos hasta ciudadanos. Este canal está gestionado por un tercero independiente, que garantiza en todo momento la confidencialidad del proceso, así como, por supuesto, la identidad de los denunciantes.

Pero como decía Jung, ‘eres aquello que haces, y no aquello que dices que harás’. Por eso es fundamental construir poco a poco una cultura ética, ya que la cultura es la expresión de los valores de la organización a través de sus comportamientos y es, esa cultura la que trasciende a nuestras relaciones y nos hace dignos de la confianza de nuestros compañeros de viaje. Fruto de esa confianza se puede establecer una colaboración por un objetivo común: el cuidado del medioambiente y el fomento de la economía circular a través del reciclaje de los envases y del ecodiseño.

Mercedes benz fashion week street style: nos gusta compartir nuestros eventos con nuestros empleados

Esta semana ha tenido lugar en Madrid la edición de primavera-verano 2019 de la Mercedes-Benz Fashion Week (MBFW), cita que reúne a la industria textil en Madrid y en la que Ecoembes ha participado en varias ocasiones. Y una de los aspectos que más nos motiva es poder compartirlo con nuestros empleados y empleadas.

Apoyamos la moda siempre que sea respetuosa con el medioambiente, y por ello en 2015 creamos un reto: desafiamos a los y las diseñadoras a confeccionar una colección cápsula utilizando sólo tejidos elaborados a partir de materiales reciclados. Celebramos así El Laboratorio, un certamen para reconocer a nuevos talentos del mundo de la moda interesados en crear diseños sostenibles en el que han colaborado diseñadores como Moisés Nieto, María Clè Leal y la firma de calzado Etxaburu.

En enero de este año formamos el Comité de Sostenibilidad y Moda en el marco del evento de la MBFWM, constituido por diversas expertas de la industria textil, expertos en moda sostenible en España, como son Benedetta Poletti, directora de Elle y directora editorial de Hearts España; Kavita Parmar, fundadora de The IOU Project; María Eugenia Girón, directora del Observatorio del Mercado Premium del IE y experta en sostenibilidad premium; Paloma García López, fundadora y CEO de The Circular Project, y Lala Herrero, consultora en moda sostenible, así como por Nieves Rey, directora de Comunicación de Ecoembes, y Charo Izquierdo, directora de la pasarela MBFWM.

Juanjo Oliva presentó su colección fabricada con materiales reciclados

Desde este comité se seleccionó al diseñador a quien se le encomendaría la misión de dotar a la pasarela de responsabilidad ambiental. El elegido fue el madrileño Juanjo Oliva, que presentó su propuesta de colección con telas fabricadas a partir de materiales reciclados, principalmente botellas de plástico, que mostrada por primera vez en el evento.

Este proyecto ha tenido muy buena acogida entre los empleados de Ecoembes, quienes tuvieron la oportunidad de asistir al evento y ser partícipes de la iniciativa.  Por nuestra parte, sorteamos entradas para que quien lo deseara pudiera asistir a los desfiles y compartimos con ellos todas las novedades para mantenerles informados.

“El hecho de invitar a los empleados a los eventos y actos organizados por Ecoembes ayuda a que haya un mayor sentido de pertenencia, implicación y conocimiento de las diferentes acciones que desarrollamos en la organización”, señala Silvia López, especialista de Comunicación Corporativa de Ecoembes.

Ecoembes: Oficinas colaborativas e instalaciones abiertas

Pasamos muchas horas en nuestros trabajos. Es como nuestra “segunda casa”, y de cómo estén diseñados estos espacios laborales dependerá, y mucho, la capacidad de desarrollar todo nuestro potencial, sentirnos bien, motivados y con ganas de hacer las cosas lo mejor posible.

En Ecoembes somos conscientes de ello y por eso disponemos de oficinas colaborativas y abiertas, repartidas en todo el territorio nacional, responden a la forma de trabajar de un equipo de profesionales dinámico y motivado capaz de enfrentar nuevos retos. Son áreas de trabajo que se adaptan a los nuevos tiempos.

 

Oficinas de Ecoembes en España

 

“Tenemos en Madrid nuestra sede central y delegaciones en Barcelona y en Sevilla, y el año pasado inauguramos en Logroño el primer centro de innovación en materia de economía circular de Europa”, señala Cristina Retuerta, especialista de Personas y Organización de Ecoembes.

Porque lo que funciona es la colaboración y la comunicación, en Ecoembes hemos pensado en el diseño de nuestras oficinas de manera que entre las personas que trabajan en ellas fluyan relaciones de comunicación más horizontales y transparentes.  Nuestra forma de pensar, el respeto que tenemos por el medioambiente, por la economía circular y por las personas, se ha materializado en los espacios de trabajo.

Es el clima laboral> llamado “Espíritu Ecoembes”, que, además ha dado lugar a romper con el concepto tradicional de organización de una oficina, con espacios de interacción informal: “Tenemos zonas de descanso, espacios para comer con máquinas de refresco gratuitas, zumos naturales, comida saludable… y también una zona de fisioterapia y espacios para crear para idear”.

 

Oficinas colaborativas y sostenibles que preservan el medioambiente

Por otro lado, nuestra preocupación por el cuidado del medioambiente,  lo que dejamos a las generaciones futuras y nuestra responsabilidad con la sostenibilidad queda plasmada en nuestras oficinas. “En Ecoembes estamos orgullosos del trabajo que hacemos y de poder pertenecer a una organización que cuida el medioambiente. Por eso estamos creando espacios de trabajo abiertos y sostenibles que mejoran la jornada de trabajo: desde la construcción hasta en el diseño de espacios utilizamos materiales sostenibles”,  puntualiza Cristina. En este sentido, empleamos materiales reciclados en distintos elementos de nuestras oficinas, contamos con iluminación de LED de bajo consumo y detectores de presencia en los baños, regulamos el consumo de agua con caudal controlado y el tiempo de dispensación de agua en grifos, lavabos y cisternas y tenemos espacios para poder separar todos nuestros residuos, entre otros elementos.

La responsabilidad ambiental es lo que nos mueve en Ecoembes. Y es que, como sabéis, nuestra principal actividad es la gestión del proceso del reciclaje de los envases de plástico, latas, briks, papel y cartón, la cual recoge los principios de sostenibilidad, eficiencia económica e innovación. Pero, además, en Ecoembes somos partidaros del recliclaje para eliminar la basura que se abandona en la naturaleza y aplicamos estos mismos criterios a todas nuestras gestiones diarias. Hoy 5 de junio, por el día Mundial del Medio Ambiente, queremos recordar lo que hacemos en nuestras instalaciones sostenibles para reducir al máximo nuestra huella ambiental.

cohesión grupalDía del medio ambiente

El 95% del suministro de papelería que utilizamos es reciclado. Desde el papel para imprimir y los sobres a los cuadernos y blocks, todo es reciclado. Muchos de estos artículos están personalizados con mensajes como «Hoy es un buen día para reciclar» y «Quien recicla al mundo ayuda».

El material de oficina en Ecoembes respetuoso con el medio ambiente

Como material de escritura, usamos bolígrafos reciclados y también personalizados, lápices de grafito de resina sin madera, así como portaminas y minas realizadas con materiales reciclados. ​Estos materiales cuentan con algunos de los reconocimientos más relevantes y reconocidos del sector, como Ángel Azul, certificación para productos y servicios respetuosos con el medioambiente a lo largo de todo su ciclo de vida a nivel mundial; Ecolabel, que se otorga a los productos que cumplen estrictos criterios ecológicos en lo referente a la fórmula, el envase y el rendimiento del producto; y NF Environnement, ecoetiqueta francesa concedida por AFNOR, que implica que el producto tiene un menor impacto sobre el medioambiente, a la vez que alcanza el mismo nivel de servicios de otros productos en el mercado.

Contamos en nuestras instalaciones con suministros eléctricos sostenibles

El suministro eléctrico de nuestras oficinas es eficiente. Tenemos luces LED de bajo consumo y detectores de presencia en los servicios. Los baños, además, incorporan controles en la dispensación del caudal de agua en grifos, lavabos y cisternas para rebajar el consumo hídrico. Desde los materiales de cocina, pasando por la limpieza (donde utilizamos productos biodegradables y no contaminantes) la sostenibilidad no deja de estar presente en ningún momento.

Estamos en Castellana 83, un edificio sostenible

En Madrid, nuestra oficina está en un edificio con sello LEED, que lo clasifica como emplazamiento sostenible y respetuoso con el medioambiente. Este tipo de edificios pueden disminuir el consumo de energía entre un 24% y un 50%, el uso del agua en un 40% y reducir las emisiones de CO2 entre un 33% y 39%.

Invertimos en sostenibilidad como nuestro centro TheCircularLab

Día del medio ambiente

Por su parte, TheCircularLab –centro de innovación en materia de economía circular de Europa- respira sostenibilidad por los cuatro costados: tanto en la construcción como en el diseño de espacios se han utilizado materiales sostenibles. Del suelo, cubierto con moqueta de poliamida 100 % reciclada, al tejado, que es un jardín natural, el centro regula su temperatura con geotermia (para atemperar el aire exterior que entra al recuperador de calor) y energía solar (que abastece de agua caliente los aseos y el resto de la oficina). Toda la iluminación es de LED bajo consumo y la de los aseos responde a sensores de movimiento. Allí, incluso se ha colocado un lavabo con sistema de reciclaje de agua para el inodoro.

Hasta los elementos decorativos son respetuosos con el medio ambiente. El revestimiento textil de algunas paredes y parte del mobiliario de la cocina, es 100 % poliéster reciclado.

Las lámparas en la cocina y laboratorio también son de materiales 100% reciclados (boyas de barcos que han quedado inservibles). La carcasa de las sillas en las salas de reuniones fue fabricada en un 40% de material sintético reciclado. Los residuos de producción de contenido metálico se reciclan por completo. En cuanto a las sillas de la cocina, la mitad se componen al 100% de botellas de plástico PET de refrescos. Otros elementos de mobiliario y exposición fueron realizados con cartón y otros materiales reciclados. Y en las zonas de entrada se han colocado elementos decorativos hechos a base de materiales reciclados de papel, corcho, madera  aluminio y PET.

Como podéis ver, somos conscientes de la responsabilidad social que tenemos y la necesidad de cuidar del medioambiente y lo aplicamos en todos los ámbitos, no solo para celebrar el día Mundial del Medio Ambiente.

El Summer Camp 2018 cuenta con Ecoembes

El 12 de julio tuvo lugar en la Universidad de Valladolid la tercera edición del Summer Camp de Gran Consumo que organizó AECOC (la Asociación de Fabricantes y Distribuidores) para fomentar la empleabilidad y la colaboración entre universitarios y empresas.

El encuentro, que reunió a más de 100 universitarios, empresas de gran consumo, expertos y numerosas organizaciones, entre las cuales estaba Ecoembes, buscaba facilitar el networking a través de dinámicas que dieran pie a una participación activa por parte de los universitarios y universitarias y el descubrimiento de talento por parte de los profesionales.

El objetivo de Summer Camp fue mostrar el talento a las empresas

La idea era que los 100 jóvenes, menores de 29 años y recién graduados -o cursando el último curso de grado o posgrado- de diferentes titulaciones, pudiesen demostrar sus capacidades delante de los equipos y directivos de Recursos Humanos de las empresas del sector.

Los estudiantes elegidos para participar en el evento fueron divididos en grupos y cada uno de estos grupos fue asignado a una empresa. Desde las empresas, diversos representantes plantearon un reto a su grupo de universitarios asignado, y este tuvo que resolverlo y presentarlo ante la empresa.

Desde Ecoembes, nuestro reto fue la “movilización eco-talent” con el que convertimos a los estudiantes en los especialistas en employer branding. Ellos y ellas, que conocen mejor que nadie qué es lo que buscan las personas de su edad en las empresas, nos aconsejaron sobre cómo movilizar a los jóvenes de toda España para que conozcan las oportunidades profesionales que ofrece Ecoembes. Por nuestra parte, dimos feedback a los participantes, tanto in-situ como por escrito, mediante fichas de evaluación.

Además de los retos, interactuamos con la totalidad de los universitarios asistentes a través de una Gymkana en la que cada prueba fue organizada por una empresa diferente. En el caso de Ecoembes, nuestra prueba consistió en dar a conocer el programa de desarrollo para jóvenes profesionales e-talent. Se trata de una iniciativa que pretende impulsar la carrera profesional de recién titulados, dotándoles de las competencias necesarias para el éxito profesional.

20 jóvenes se incorporan cada año a Ecoembes

e-talent va dirigido a perfiles muy diversos, y su intención es sobre todo formar a los participantes, una media de 20 jóvenes que se incorporan cada año a Ecoembes con contratos de prácticas. El programa incluye, entre otras acciones, un plan de acogida, formación técnica y en habilidades, programa de mentoring, visitas a negocio, oportunidades de networking, etc.

Ha sido todo un orgullo para Ecoembes haber participado en esta jornada que representó una gran oportunidad para generar networking con las empresas del gran consumo y dar a conocer nuestra marca empleadora para atraer al mejor talento joven.

¿Cómo se hace un currículum?

Cuando enviamos currículums para solicitar un puesto de trabajo o realizar una entrevista laboral, merece la pena invertir el tiempo que sea necesario y prestar nuestra total atención a cada detalle. Se trata ni más ni menos que de nuestra carta de presentación, nuestra seña de identidad y llave de entrada a la empresa en la que deseamos trabajar. Con el CV deberemos ser capaces de captar la atención de los seleccionadores en cuestión de segundos, pues los profesionales de Recursos Humanos reciben a la vez cientos de estos documentos. Laura Aguado, especialista de Personas y Organización de Ecoembes, recomienda por tanto dedicarle la importancia que precisa, y respondiendo a la pregunta: ¿ Cómo se hace un curriculum que sirva para encontrar trabajo?

Destacar la experiencia profesional relacionada al puesto 

1. Centrar la atención y seleccionar aquellas experiencias profesionales que se quieran poner en valor, de acuerdo con el puesto al que se postule. La experiencia profesional y la formación son los aspectos más valorados por lo que es importante que este apartado resalte sobre los demás, y responda a las necesidades del perfil de la vacante. De hecho, no está de más tener varios tipos de currículums preparados que se ajusten a las diferentes especialidades que se quieran destacar, según el tipo de empleo.

Trayectoria profesional clara y concisa

2. Estructurar la explicación sobre la trayectoria profesional de forma que tenga sentido y de sensación de profesionalidad. Tiene que ser clara y concisa. En estos casos, “menos es más”, por lo que cuanto más sintetizada quede la información, mejor. Destacar también, sobre todo hoy en día si estamos familiarizados con conocimientos digitales. El seleccionador, en la mayoría de los casos, será una persona que no conozca en absoluto a la persona que postula, así que el contenido del currículum debe quedar lo suficientemente comprensible para que no sea necesaria ninguna información previa.

Justificar los periodos sin experiencia profesional

3. Los saltos de una experiencia profesional a otra -con temporales vacíos- suelen llamar la atención del seleccionador/a, por lo que se aconseja justificar esos huecos o “gaps” en la trayectoria profesional. Todos podemos tener momentos de parón profesional pero siempre es importante que se justifique para que no demos sensación de dejadez o poco interés en nuestro desarrollo profesional.

Decir la verdad en el curriculum

4. La verdad es calidad. Mentir o inventar algo es siempre una mala opción. Lo que sí es lícito es aprovechar y sacar el máximo jugo a una experiencia concreta -siempre que sea real- que por algún motivo queremos poner en valor. El engaño, sin embargo, no lleva a ninguna parte, pues tarde o temprano se acaba descubriendo y se perderá toda oportunidad de acceso a la vacante.

Un Curriculum sin errores

5. Cuidar los datos personales, repasando muchas veces la información de contacto para comprobar que todo está correcto. Es evidente que si hay algún número de teléfono o email incorrecto, no habrá forma de contactar con el candidato/a.

¿Cuál es el trabajo de un ingeniero en Ecoembes?

La economía circular y la innovación van de la mano. En Ecoembes entendemos que garantizar una gestión eficiente del proceso del reciclado no puede conseguirse sin un trabajo paralelo y constante de investigación e innovación. Como organización que defiende la responsabilidad social y  convencida de la necesidad de aprovechar al máximo los residuos, aplicamos los principios de la economía circular a todo el proceso de la gestión de los envases: el diseño, los procesos de fabricación, los nuevos materiales, la optimización de plantas industriales de selección y separación de envases, control y gestión de las rutas de recogida, análisis de los procesos de reciclado, etcétera. Y en este sentido, los ingenieros que llegan a nosotros a través del portal de empleo de Ecoembes,  juegan un papel fundamental en la empresa y debemos ser capaces de gestionar este talento.

Funciones de los ingenieros en Ecoembes

Para dar soporte al entendimiento, gestión y optimización de todas estas tareas, contamos con empleos verdes y perfiles como el de Ana Rivas, ingeniero industrial y especialista en Innovación de Ecoembes, un departamento que es transversal a toda la organización.

“Para poder innovar en todo el ciclo de vida del envase, el tener un conocimiento generalista tanto del proceso (recogida, selección, reciclado y reincorporación al mercado de nuevo) como del producto (materiales que forman el envase, procesos de fabricación, prestaciones que aporta dicho envase) permite tener una buena visión del reto al que nos enfrentamos”, precisa Ana, y añade que, por tanto, “una formación de ingeniero encaja perfectamente en estas labores”.

“Jamás pensé, antes de entrar a formar parte de Ecoembes, que iba a encontrarme con un mundo tan apasionante como es el del packaging y en el que iba a poder poner en práctica tantos aspectos vinculados con mi formación”, señala.

Otro perfil que es indispensable es el de Daniel del Olmo, especialista en Empresas y Ecodiseño de Ecoembes. Daniel es ingeniero agrónomo y está especializado en industria alimentaria.

Su trabajo, según explica, “pasa por aportar valor a las empresas con las que colaboramos, asesorándolas en la búsqueda y el desarrollo de soluciones integrales (materiales, equipos, sistemas envase-producto, logística, etc.) que mejoren y minimicen los impactos ambientales de sus envases”.

Por otra parte, el especialista de Oficina Técnica de Ecoembes, David García, se encarga, entre otras funciones, de la asistencia técnica a entidades locales, con, por ejemplo, estudios de contenerización (análisis de necesidades y propuesta de mejoras para optimizar el servicio de recogida prestado a los ciudadanos).

Su labor también consiste en asesorarlas: “en ocasiones las entidades locales nos piden consejo porque van a comprar algún elemento de la fase de la cadena de reciclado”, afirma David.

Por otro lado, Patricia Ramos-Catalina, también especialista de la Oficina Técnica de Ecoembes e ingeniero de Montes, es una de las encargadas de supervisar el buen funcionamiento de las plantas de selección de envases. “A diario se nos presentan multitud de casuísticas problemáticas tanto en temas de recogida de residuos de envases como en su posterior tratamiento en las plastas de selección. Mi labor, como ingeniero es buscar el foco del problema, plantear las distintas soluciones y elegir la mejor”.

Trabajo colaborativo: La Dirección de Gestión Local y Autonómica, el enlace de Ecoembes con las administraciones públicas

En Ecoembes trabajamos simultáneamente en tres líneas: la educación medioambiental, la innovación y la colaboración, porque son los pilares tanto de nuestra visión como de la economía circular. Para ello, colaboramos con los ciudadanos, pues diseñamos campañas de sensibilización y educación ambiental para generar una conciencia colectiva sobre la necesidad y responsabilidad de separar adecuadamente los residuos, para facilitar su reciclaje.

Colaboramos con las administraciones públicas en la gestión de envases

Al mismo tiempo, trabajamos mano a mano con las empresas en el desarrollo de proyectos de innovación para mejorar los sistemas de recogida y de recuperación de los envases. Y, como no podía ser menos, tenemos una estrecha relación con las administraciones públicas, pues estas son la vía para gestionar los envases de los ciudadanos. Gracias a los eficientes sistemas de recogida selectiva de las entidades locales podemos garantizar la posterior recuperación y reciclaje de los residuos de envases domésticos.

Para esta tercera colaboración, la que hacemos con las administraciones locales, organismos públicos, asociaciones, parlamentos y tercer sector, entre otros, del ámbito local y autonómico, contamos con un equipo de 24 personas que se encargan de la Dirección de Gestión Local y Autonómica (GLA) desde diferentes delegaciones en España: Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Coruña, San Sebastián y Tenerife.

103 convenios firmados con las administraciones públicas

En total, tenemos 103 convenios firmados en relación con la política ambiental, con distintas administraciones públicas (entidades locales, comunidades autónomas, diputaciones, mancomunidades…), de cuya gestión y firma se ocupa el equipo de Gestión Local y Autonómica. El trabajo requiere muchas horas dedicadas, entre otras tareas, a reunirse con las administraciones y a hacer seguimientos a lo largo de la, para responder y solucionar todas las cuestiones que pueden ir surgiendo, como las peticiones o sugerencias que desde los ayuntamientos se hagan para mejorar el servicio, entre otras.

A este trabajo, se suman distintos acuerdos que tenemos con diferentes organismos y asociaciones y que nos permiten conocer ya no solo el ámbito de la administración pública, sino todo el entorno en el que se desarrolla nuestra actividad.

Dentro de esta dirección, contamos con perfiles especializados en gestión y control ambiental de las empresas y técnicos de residuos. Los miembros de este equipo desarrollan también las estrategias de mejora de los planes con las entidades locales, así como los estudios e iniciativas y propuestas innovadoras sobre la actividad recogida en los acuerdos de cooperación con las mismas.

Los especialistas que trabajan con nosotros cuentan además con una cualificación extraordinaria, con experiencia en algunos casos como asesores expertos en la Comisión Europea para la aplicación de las mejores técnicas disponibles o como investigadores en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Asimismo, el equipo de Gestión Local y Autonómica representa institucionalmente a Ecoembes ante organismos públicos y privados, así como ante medios de comunicación. Colabora además con las administraciones públicas en el asesoramiento de textos de normativa y planificación ambiental.

Circular Desing Sprint en Logroño, organizado por Ecoembes y Uxer School

Además de trabajar en la educación y la colaboración para fomentar la economía circular, en Ecoembes prestamos especial atención a la innovación. Una prueba de ello ha sido la creación de TheCircularLab, un centro de innovación en economía circular pionero en Europa.

Entre los días 2 y 13 de julio, TheCircularLab será el escenario del Bootcamp del Circular Design Sprint organizado por Ecoembes y Uxer School, un itinerario de trabajo y aprendizaje colaborativo en el que hemos congregado a mentes brillantes, ingeniosas y creativas para idear nuevos servicios y productos orientados al ecodiseño y al ciudadano, siempre en el contexto de la economía circular.

El proyecto debe su nombre a la metodología Design Sprint de Google, que es la que hemos elegido para desarrollar durante estas dos semanas en el proceso: cada semana, durante los cinco días laborables, tres grupos de siete personas idearán y validarán con el usuario final las diferentes iniciativas innovadoras que han imaginado para poder reciclar más y mejor.

Emprendedores, diseñadores y estudiantes (la mayoría participaron en los workshops previos realizados en el marco de este proyecto en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Gijón y Logroño) componen los grupos de trabajo. Esta semana, todos ellos serán formados por el experto Stefano Serafinelli, CEO de TeaCup Lab UX Research & Strategy.

El concepto de “sprint” o “aceleración final” aplicado a esta metodología diseñada por Google Ventures consiste en acortar el tiempo de desarrollo de las ideas y minimizar los riesgos de la toma de decisiones mediante la validación con el usuario. Startups como Uber, Slack, Pocket o Nests la han utilizado para mejorar sus productos y hacer sus negocios más rentables.

Una metodología práctica para asumir los retos del sector de la gestión de residuos

Con este proyecto, creado por Ecoembes y Uxer School, una consultora especialista en experiencia de usuario aplicada a la innovación y también emprendedor de la comunidad de TheCircularLab, pretendemos abordar de forma práctica y colaborativa los principales retos que asume el sector de la gestión de los residuos en la carrera por establecer una economía circular.

Gracias a la innovación, esperamos dar pasos adelante para abandonar definitivamente el modelo de consumo lineal de nuestra economía tradicional en favor de una economía sostenible y responsable, donde los productos y servicios son diseñados para su posterior reutilización y reciclaje.

Empresas innovadoras: Fase de Qualifiers del Programa IDEA de Ecoembes

Este viernes, 29 de junio, celebramos en Deusto Business School la fase de “Qualifiers” de nuestro Programa IDEA, la semifinal del concurso de intraemprendimiento con el que buscamos fomentar la innovación multidisciplinar dentro del equipo de Ecoembes.

Empresas innovadoras ambientales

Desde esta iniciativa animamos a los colaboradores de cualquier departamento -incluido el de innovación– de la organización a que den rienda suelta a su creatividad y exploren su espíritu emprendedor latente.

Para ello, se da un plazo a los empleados y empleadas para que participen si así lo desean -de forma totalmente voluntaria-, y con propuestas que pueden ser planteadas en grupos, de como máximo de tres personas, o en solitario.

De entre todas las candidaturas, el Comité IDEA, formado por distintas personas de las diferentes áreas de Ecoembes, selecciona las 10 ideas innovadoras que consideran más prometedoras y que pasan a la fase de Qualifiers. Una vez seleccionadas, apoyamos a sus impulsores con una asesoría o “mentoring” de emprendimiento en la que éstos adquieren conocimientos y herramientas para presentar sus ideas innovadoras y desarrollarlas de manera satisfactoria.

Aproximadamente un mes después, estos 10 semifinalistas tienen la oportunidad de exponer sus iniciativas delante de un jurado compuesto por el Comité IDEA, el CEO de Ecoembes, miembros del Comité de Dirección y profesionales de otros sectores.

Este evento no sólo da visibilidad a los participantes delante de personas con elevada experiencia en innovación y en el mundo empresarial sino que además les ayuda a mejorar su capacidad de exposición de proyectos propios, cualidad imprescindible para tener éxito en el emprendimiento.

Tras un proceso de deliberación, el jurado determina cuáles son los 3 finalistas, que durante los siguientes meses disfrutarán además de una verdadera experiencia de aprendizaje en la cual llegan a crear al completo el plan de negocio para su proyecto.

Ideas de negocio innovadoras en Ecoembes

Este año es ya el tercero desde que pusimos en marcha el programa IDEA y, a juzgar por la participación que ha habido -un total de 71 ideas recibidas en 2018 y un total de más de 320 desde que comenzamos- parece estar teniendo muy buena acogida entre el equipo de Ecoembes.

Según las valoraciones que llegan al equipo de Personas y Organización, los trabajadores y trabajadoras que participan en la iniciativa destacan sobre todo la ventaja de aprender a emprender, y agradecen asimismo la oportunidad de exponer su capacidad de creatividad e innovación ante el Comité de Dirección.

Por otra parte, los ganadores valoran que pueden llegar a ver realizadas sus ideas, que podrán desarrollarse o bien dentro de la organización o bien en empresas externas.

De hecho, las 3 ideas finalistas en las ediciones anteriores -2016 y 2017- están actualmente en proceso de incubación en el área de innovación.

En paralelo, los equipos recalcan que al trabajar en muchos casos con miembros de departamentos diferentes a los propios, tienen la posibilidad de abordar sus planteamientos con un enfoque multidisciplinar y, en el proceso, adoptar una visión más global de la organización y un sentido de pertenencia a la misma. Y es que, al fin y al cabo, cada propuesta es un granito de arena para mejorar la innovación y la eficiencia de Ecoembes.

En Ecoembes, como muestras de responsabilidad social corporatativa, también contamos con The Circular Lab, un ejemplo de empleo verde y un centro de innovación situado en Logroño que centra su actividad en el estudio, prueba y desarrollo de las mejores prácticas en el ámbito de los envases y su posterior reciclado.

Ecodiseño digital y Packaging

Ecoembes y la UNIR lanzan el primer Experto Universitario en Packaging y Ecodiseño Digital

La Unión Europea ha entendido que la economía circular empieza en el diseño de los productos pues es en esta fase cuando podemos reducir enormemente su huella de carbono a lo largo de su ciclo de vida útil.

El nuevo Paquete de la Economía Circular aprobado por la Comisión este año (formalmente, en mayo) refleja su apuesta por el ecodiseño digital; es decir, por integrar la variable ambiental dentro del proceso de diseño de un envase de forma que se garantice que éste sea reutilizable o fácilmente reciclable al final de su vida útil.

En Ecoembes estamos muy de acuerdo con estas líneas marcadas desde Europa. Creemos en la necesidad de adoptar una visión de reciclaje desde el principio de la cadena de producción del envase. Por ello, junto con la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), hemos puesto en marcha el curso de Experto Universitario en Packaging y Ecodiseño Digital.

El curso, que será 100 % online, comenzará el 19 de noviembre y se desarrollará a lo largo de cuatro meses. Consistirá en clases virtuales en directo y diferido, con el apoyo a la vez de un tutor personal y con créditos equivalentes a 15 ECTS.

Las características del ecodiseño son mejorar la eficiencia

De la mano de expertos en cada uno de los bloques del curso, los participantes podrán mejorar la eficiencia técnica y ambiental en el proceso de fabricación y logística, detectando los procesos que pueden ser optimizados y mejorando la calidad del envase o embalaje. En último término, conseguirán además un producto diferenciado, que tendrá un valor añadido y ventajas competitivas.

Por otra parte, al final del curso se trabajará en un proyecto práctico que reflejará lo aprendido en las clases. Al acabar, los matriculados habrán aprendido a evaluar y validar técnica, económica y comercialmente nuevos diseños de packaging, y a traducir la sostenibilidad del envase en mejoras técnicas y ahorros económicos tangibles.

Se trata, en resumen, de crear envases coherentes con los valores de la marca, beneficiándose de una estrategia de comunicación ambiental a través de sistemas de eco-etiquetado y favoreciendo el cuidado del medioambiente con productos que facilitan su reciclaje.

Aprender ingles en el trabajo. La herramienta laboral clave para entendernos con todo el mundo y en todo el mundo

En Ecoembes somos conscientes de la importancia que tiene el inglés, sobre todo en el ámbito laboral. En un mundo globalizado, el inglés es -ahora más que nunca- una herramienta clave para tejer redes con otras empresas del sector medioambiental  que trabajan fuera de mundo hispanohablante, así como para interactuar con el resto de actores de la comunidad internacional, y como no, para mejorar día a día en nuestra jornada de trabajo.

Gracias a este idioma, además, podemos acercarnos a otras culturas, abrir nuestra mente y saber qué está pasando en el contexto geopolítico actual. En España, como en la mayoría de países del mundo, el inglés es cada vez más un requisito para formar parte del mundo laboral. Sin embargo, -sobre todo en algunas regiones del país como Extremadura o Cantabria, según el IV Informe de Cambridge University Press España– el dominio de este idioma anglosajón es todavía una asignatura pendiente.

La consultora de formación de idiomas para empresas Hexagone, reveló que sólo el 35% de los trabajadores de las empresas españolas alcanzarían el nivel requerido por las empresas en la parte oral del test de idiomas.

La empresa, según explica en su web, detectó un aumento en los últimos años del número de pruebas de nivel que solicitan las empresas. Estas solicitudes son especialmente frecuentes en Madrid (con 23 % de más pruebas) y Barcelona (con un 19 %).

Por otra parte, un estudio de la empresa EF, especializada en educación internacional, puso de manifiesto que más de la mitad (51%) de las empresas líderes en ingresos e innovación a nivel mundial consideran que la habilidad de hablar inglés es esencial para los trabajadores de su organización.

Como aprender inglés empresarial

En Ecoembes estamos de acuerdo con la necesidad de que todos podamos comunicarnos en inglés de la forma más fluida posible, y por ello acercamos el aprendizaje del idioma a través de nuestros cursos, formación continua y  jornadas para trabajadores.

Como además nos gusta cuidar de nuestros empleados, y mantener la motivación en el trabajo gracias -en parte- al aprendizaje constante, facilitamos al equipo la posibilidad de recibir, cada semana, dos horas de clases de inglés.

Los directores y gerentes, por su parte, tienen acceso a clases individuales y, para las personas que viajan o que no tienen tiempo suficiente para asistir a clase de forma presencial, ofrecemos también la opción de hacer cursos online.

A veces, dedicamos una jornada completa a seminarios prácticos de inglés sobre diferentes temáticas, como técnicas de negociación, reuniones, presentaciones o comunicados profesionales, entre otras.

Aunque nuestra actividad tenga lugar principalmente en España, algunos de los recursos que ofrecemos en nuestra web -publicaciones, carteles educativos, etcétera- son descargables en varios idiomas, incluido el inglés, para contribuir a la educación en sostenibilidad, también, desde una mirada internacional.

Estas es otra de la ventajas que tiene trabajar en Ecoembes, y de las cuales nos sentimos orgullosos.

Jornada por la basuraleza: Cuando proponemos algo, somos los primeros en responder

El pasado sábado 16 de junio el cuidado del medioambiente sumó otra victoria. Más de 10.700 personas, de diferentes puntos de España, nos acompañaron de forma voluntaria a liberar de basura la naturaleza, lo que se llama basuraleza, en más de 400 puntos en todo el país. Todos estos voluntarios lo hicieron en el marco del Proyecto LIBERA, una iniciativa que promovemos en alianza con Seo/BirdLife para sensibilizar a la población acerca de los efectos del abandono de residuos en entornos naturales.

Por segunda vez, invitamos a la ciudadanía a participar en “1m2 por la naturaleza”, una jornada que consiste en retirar de forma colectiva la basuraleza que se había arrojado indebidamente al medioambiente en diferentes puntos de costas, mares, entornos fluviales y ecosistemas terrestres distribuidos por toda la geografía española.

Como no podía ser de otra manera, los trabajadores de Ecoembes estábamos allí, liberando nuestros metros cuadrados de basuraleza, fomentando la participación dentro y fuera del equipo y, en algunos casos, enseñando a nuestros propios hijos e hijas los valores verdes que defendemos desde la organización.

La campaña 1m2 por la naturaleza ha sido un éxito en España

La sensación general tras la jornada fue muy positiva. Por una parte, la campaña había sido un éxito, pues la participación este año duplicó la que conseguimos en la primera edición de la iniciativa, que tuvo lugar el año pasado. Por otra, muchos vimos en la actividad la oportunidad perfecta para disfrutar en el campo al tiempo que contribuíamos a mejorar las condiciones del mismo, y promovíamos entre nuestros familiares y amigos la lucha contra el abandono de residuos y la apuesta por el reciclaje, la reducción y la reutilización.

Los trabajadores de Ecoembes colaboraron junto con sus familias

Alberto López, técnico del área de Reciclado de Ecoembes

Alberto López, técnico del área de Reciclado de Ecoembes.

El equipo de Ecoembes valoró la experiencia como “muy gratificante”, “enriquecedora” y como un “gesto muy importante”. Según Alberto López, técnico del área del Reciclado de Ecoembes, con esta acción “además de aprovechar para estar en el campo, se da una solución a un grave problema como es la basuraleza”.

Ana Álvaro, gerente de Cuentas a Cobrar y Gestión del Riesgo de Ecoembes, junto a su hijo.

Ana Álvaro, gerente de Procesos Financieros de Ecoembes, junto a su hijo.

Por su parte, la gerente de Procesos Financieros de Ecoembes, Ana Álvaro, recalcó que para ella fue “muy especial” compartirlo con su hijo, y hacerle ver “lo fácil que es ensuciar un trocito de tierra y lo difícil que es dejarlo como estaba, borrar esa huella. Sin duda es una forma de educación ambiental para que tomen conciencia”, concluyó.

Silvia Rodríguez-Miranda, especialista de Marketing de Ecoembes, junto a sus hijos.

Silvia Rodríguez-Miranda, especialista de Marketing de Ecoembes, junto a sus hijos.

También Silvia Rodríguez-Miranda, especialista de Marketing en nuestra organización, se llevó a sus hijos para que pudieran “ver in situ la importancia de cuidar el medioambiente” y que aprendieran desde pequeños “el impacto negativo de abandonar los residuos en la naturaleza”.

Otros empleados pusieron en valor el hecho de compartir la experiencia con el resto de compañeros, Ecoembes, quien nos comentó que la actividad le había gustado mucho, pero que lo que más había sido compartirlo con el equipo de Ecoembes, como fue el caso de Alberto Fernández, gerente de Gestión Local y Autonómica.

Para José Maldonado, coordinador del área de Reciclado, la jornada de “1m2 por la naturaleza» se resumiría en el “sentimiento de satisfacción cuando ves que tu esfuerzo se convierte en algo positivo”.

Laura Ramos, especialista de Marketing de Ecoembes

Laura Ramos, especialista de Marketing de Ecoembes.

Por su parte, Laura Ramos, especialista de Marketing de Ecoembes señaló que para ella “1m2 por la naturaleza” es una iniciativa “muy gratificante para ayudar a cuidar de nuestro entorno, ya que es una de las cosas más importantes que tenemos”. En este sentido, Yolanda Alba, asistente de la Dirección de Comunicación, señaló que “la experiencia ha sido enriquecedora ya que nos ayuda a tomar conciencia”.

Yolanda Alba, asistente de la Dirección de Comunicación de Ecoembes

Yolanda Alba, asistente de la Dirección de Comunicación de Ecoembes.

Algo a destacar, es que para la mayoría de los empleados y empleadas no era la primera vez liberando basuraleza. Belén Almeida, especialista de Gestión de Ofertas, explicaba que esta “es la tercera vez que vengo a limpiar espacios naturales. Me hace sentir muy bien dejar el medio ambiente como me gustaría encontrarlo”.

Belén Almeida, especialista de Gestión de Ofertas de Ecoembes, junto a una de sus amigas.

Belén Almeida, especialista de Gestión de Ofertas de Ecoembes, junto a una de sus amigas.

Y es que la campaña, en su segunda edición, batió el récord al contar con el doble de participación que la anterior, y también se desarrolló de manera simultánea en el doble de espacios naturales: 415 este año. Los Héroes LIBERA no estaban solo con nosotros. También salieron al rescate de la naturaleza un total de 34 empresas y multitud de organizaciones de la sociedad civil, como la Asociación De Naturalistas Del Sureste (Anse), la Fundación Oso Pardo, la Fundación Limne, la asociación PROMEMAR, Paisaje Limpio y Océanidas, que colaboró con la creación de 24 puntos de limpieza de fondos marinos.

Los puntos de recogida incluyeron espacios “de gran valor ecológico” como el Parque Lago de Sanabria (Zamora), el puerto de Palma de Mallorca (Islas Baleares), el Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres) o el Parque Nacional de Guadarrama (Madrid), entre muchos otros.

Por todo ello, el consejero de Ecoembes Óscar Martín, manifestó nuestro sentimiento de orgullo por cada uno de esos Héroes que salieron al campo “a liberar de basuraleza nuestros entornos” y “que están convirtiendo esta campaña en el gran hito anual para frenar las desastrosas consecuencias que tiene el abandono de residuos para nuestro planeta”. “Gracias a ‘1 m2 por la naturaleza’ volvemos a demostrar que con la colaboración de todos es posible mantener limpios los ecosistemas de nuestro país”.

¡Hasta la próxima!

Jornadas de trabajo para conectar personas e ideas

En Ecoembes somos conscientes de la importancia que tiene que los empleados y empleadas conozcan la actualidad del sector del medioambiente en general dentro de su jornada de trabajo, en el cual se integra nuestra actividad, y del reciclaje en particular. ¿Cómo lo promovemos? Pues a través de distintas herramientas como la formación continua o nuestra Intranet, en la que se publican post sobre los temas más relevantes del momento y la actividad de cada uno de los departamentos, o una recopilación de noticias diarias que se recibe por email.

Pero hay temas que merecen ser escuchados de la mano de sus protagonistas. Por ello, organizamos unas sesiones a las que llamamos «Entre Nosotros». Se trata de jornadas en las que se abordan tanto proyectos propios de la organización, los cuales son contados por los miembros del equipo de Ecoembes, como temas de actualidad, donde invitamos a expertos en la materia que se va a abordar. Estas sesiones permiten a todos los empleados y empleadas estar al día de los proyectos transversales y de importancia para la organización.

Estas sesiones abarcan temas tan importantes como es, por ejemplo, el cambio climático. Dado que en Ecoembes tenemos como objetivo cuidar del medioambiente, consideramos que debemos ser los primeros en dar ejemplo. Así, en una de las últimas jornadas en horario laboral que organizamos pudimos repasar la evolución de los efectos del calentamiento global a lo largo de la historia y conocer qué podemos hacer nosotros, con pequeños gestos cotidianos, para combatirlo.

Jornada de trabajo con Antonio Quesada

Para ello, contamos con el investigador Antonio Quesada, experto en cambio climático tras numerosas expediciones al Ártico y a la Antártida desde 1993. Antonio nos estuvo explicando este problema global, uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos en la actualidad. Desde Ecoembes, también expusimos las diversas iniciativas que llevamos a cabo para afrontarlo.

Además, anualmente se presentan en estas jornadas abiertas a todos los empleados temas tan cruciales como los resultados anuales de Ecoembes, la nueva campaña anual de comunicación y marketing o la importancia de la seguridad de la información bajo el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, entre otros.

En Ecoembes, hacemos hincapié en tener una buena comunicación horizontal para garantizar que el equipo esté lo más coordinado posible. La transparencia contribuye a generar una cultura transversal que fomenta que se compartan los valores y los conocimientos en toda la organización.

Instalaciones sostenibles y materiales reciclados en el trabajo – Día Mundial del Medio Ambiente

La responsabilidad ambiental es lo que nos mueve en Ecoembes. Y es que, como sabéis, nuestra principal actividad es la gestión del proceso del reciclaje de los envases de plástico, latas, briks, papel y cartón, la cual recoge los principios de sostenibilidad, eficiencia económica e innovación. Pero, además, en Ecoembes somos partidaros del recliclaje para eliminar la basura que se abandona en la naturaleza y aplicamos estos mismos criterios a todas nuestras gestiones diarias. Hoy 5 de junio, por el día Mundial del Medio Ambiente, queremos recordar lo que hacemos en nuestras instalaciones sostenibles para reducir al máximo nuestra huella ambiental.

cohesión grupalDía del medio ambiente

El 95% del suministro de papelería que utilizamos es reciclado. Desde el papel para imprimir y los sobres a los cuadernos y blocks, todo es reciclado. Muchos de estos artículos están personalizados con mensajes como «Hoy es un buen día para reciclar» y «Quien recicla al mundo ayuda».

El material de oficina en Ecoembes respetuoso con el medio ambiente

Como material de escritura, usamos bolígrafos reciclados y también personalizados, lápices de grafito de resina sin madera, así como portaminas y minas realizadas con materiales reciclados. ​Estos materiales cuentan con algunos de los reconocimientos más relevantes y reconocidos del sector, como Ángel Azul, certificación para productos y servicios respetuosos con el medioambiente a lo largo de todo su ciclo de vida a nivel mundial; Ecolabel, que se otorga a los productos que cumplen estrictos criterios ecológicos en lo referente a la fórmula, el envase y el rendimiento del producto; y NF Environnement, ecoetiqueta francesa concedida por AFNOR, que implica que el producto tiene un menor impacto sobre el medioambiente, a la vez que alcanza el mismo nivel de servicios de otros productos en el mercado.

Contamos en nuestras instalaciones con suministros eléctricos sostenibles

El suministro eléctrico de nuestras oficinas es eficiente. Tenemos luces LED de bajo consumo y detectores de presencia en los servicios. Los baños, además, incorporan controles en la dispensación del caudal de agua en grifos, lavabos y cisternas para rebajar el consumo hídrico. Desde los materiales de cocina, pasando por la limpieza (donde utilizamos productos biodegradables y no contaminantes) la sostenibilidad no deja de estar presente en ningún momento.

Estamos en Castellana 83, un edificio sostenible

En Madrid, nuestra oficina está en un edificio con sello LEED, que lo clasifica como emplazamiento sostenible y respetuoso con el medioambiente. Este tipo de edificios pueden disminuir el consumo de energía entre un 24% y un 50%, el uso del agua en un 40% y reducir las emisiones de CO2 entre un 33% y 39%.

Invertimos en sostenibilidad como nuestro centro TheCircularLab

Día del medio ambiente

Por su parte, TheCircularLab –centro de innovación en materia de economía circular de Europa- respira sostenibilidad por los cuatro costados: tanto en la construcción como en el diseño de espacios se han utilizado materiales sostenibles. Del suelo, cubierto con moqueta de poliamida 100 % reciclada, al tejado, que es un jardín natural, el centro regula su temperatura con geotermia (para atemperar el aire exterior que entra al recuperador de calor) y energía solar (que abastece de agua caliente los aseos y el resto de la oficina). Toda la iluminación es de LED bajo consumo y la de los aseos responde a sensores de movimiento. Allí, incluso se ha colocado un lavabo con sistema de reciclaje de agua para el inodoro.

Hasta los elementos decorativos son respetuosos con el medio ambiente. El revestimiento textil de algunas paredes y parte del mobiliario de la cocina, es 100 % poliéster reciclado.

Las lámparas en la cocina y laboratorio también son de materiales 100% reciclados (boyas de barcos que han quedado inservibles). La carcasa de las sillas en las salas de reuniones fue fabricada en un 40% de material sintético reciclado. Los residuos de producción de contenido metálico se reciclan por completo. En cuanto a las sillas de la cocina, la mitad se componen al 100% de botellas de plástico PET de refrescos. Otros elementos de mobiliario y exposición fueron realizados con cartón y otros materiales reciclados. Y en las zonas de entrada se han colocado elementos decorativos hechos a base de materiales reciclados de papel, corcho, madera  aluminio y PET.

Como podéis ver, somos conscientes de la necesidad de cuidar del medioambiente y lo aplicamos en todos los ámbitos, no solo para celebrar el día Mundial del Medio Ambiente.

 

«Actualmente nos encontramos en la Calle de Cardenal Marcelo Spínola 14 / 2ª Planta – 28016 Madrid.»

 

Certificaciones Ecoembes: Los premios que reconocen nuestra trayectoria

En Ecoembes trabajamos promoviendo la economía circular y el cuidado del medioambiente a través del reciclaje, labor que si el gran equipo con el que contamos no podríamos realizar. Somos conscientes de que nuestras personas son el mayor activo con el que contamos y por eso desde la dirección de Personas y Organización nos esforzamos en realizar buenas políticas de recursos humanos, igualdad, conciliación o emprendimiento. A lo largo de los años terceras organizaciones han reconocido nuestra labor, algo de lo que nos sentimos muy agradecidos.

La apuesta de Ecoembes por la igualdad de oportunidades, así como por un modelo de gestión basado en la conciliación, nos ha llevado a recibir reconocimientos como el que otorga la consultora Great Place to Work (concedido a Ecoembes en sus últimas cinco ediciones, la última en 2018) y el Premio Especial a la Equidad de Género que ganamos en el año 2014.

La elevada representatividad femenina en la plantilla (el 66 % son mujeres), así como en los puestos directivos (70 %), pone de manifiesto que en Ecoembes creemos en las personas, con total independencia de su género.

En este sentido, diferentes organismos han reconocido nuestras políticas de igualdad. En 2015, nos concedieron el certificado EFR (empresa familiarmente responsable) que refleja nuestra apuesta por el equipo y el compromiso con la sociedad.  Este modelo de conciliación supone un compromiso por avanzar y seguir trabajando en áreas como la calidad en el empleo, la flexibilidad, el apoyo a la familia, el desarrollo profesional y la igualdad de oportunidades.

También hemos obtenido el primer premio en la categoría de Mediana Empresa en la IX Edición a la Conciliación de la Vida Laboral y Familiar y a la Responsabilidad Social de los Premios Nacionales de la Fundación Alares. Un año después, conseguimos el galardón “Family Friendly 2016”, de la Asociación de Familias Numerosas de Madrid y, en 2017, el Ministerio de Igualdad nos concedió el sello “Más mujeres, mejores empresas”, cuyo objetivo es lograr una presencia equilibrada de hombres y mujeres en puestos de alta responsabilidad y avanzar hacia la igualdad efectiva.

El premio más reciente, otorgado este año por la asociación EJE&CON, fue el de Talento sin género, que valoró “el compromiso de Ecoembes con la igualdad de oportunidades y el desarrollo del Talento entre mujeres y hombres, la equidad salarial y la conciliación”.

Consideramos que identificar y desarrollar el talento es la palanca fundamental de la consecución de los objetivos de una organización. El Programa IDEA, que nació con el fin de fomentar la cultura de emprendimiento entre los empleados, así como ofrecerles la oportunidad de aportar sus ideas más innovadoras, fue reconocido por el Observatorio de Comunicación Interna en 2015 con el premio a la Mejor Práctica de Comunicación Interna en PYMEs.

Al mismo tiempo, nuestra preocupación por promover un clima laboral favorable, que garantice el bienestar de los empleados, nos ha situado entre las 100 mejores empresas para trabajar que incluye el ranking elaborado en 2016 por Actualidad Económica, donde ocupamos el puesto número 23. La selección valoraba especialmente las políticas de la empresa por la conciliación laboral, así como la oferta de formación en gestión de tiempo y productividad personal.

En materia de RSC, además, fuimos reconocidos en cuatro categorías de los Premios Empresa Social 2015 por el proyecto social Reciclar para cambiar vidas, con el que Ecoembes busca favorecer la reinserción socio-laboral de colectivos en riesgo de exclusión.

Cuadernos Técnicos para el Ecodiseño de Envases

En Ecoembes la formación es considerada como una de las herramientas fundamentales para el cambio hacia una economía circular y una sociedad más concienciada con la protección del medioambiente.

En esta ocasión, para fomentar la mejora de envases y embalajes y que sean más eficientes en sus funciones y más sostenibles desde el punto de vista medioambiental, Ecoembes ha pensado en sus empresas adheridas y pone a su disposición una colección de Cuadernos Técnicos de Envases y Ecodiseño elaborados por reconocidos expertos del sector.

 

A través de ellos, las empresas podrán mejorar sus conocimientos sobre packaging, ecodiseño, especificaciones, costes, marketing, ecoetiquetado, diagnosis ambiental, logística, reciclabilidad o Lean Manufacturing. De hecho, Miguel Ángel Jiménez, de LeanSis Productividad, asegura que leyendo “Introducción a Lean Manufacturing” el profesional conseguirá saber de manera muy fácil y muy práctica implantar la metodología Lean.

Por ejemplo, el objetivo del cuaderno “El proyecto de desarrollo del packaging “es ofrecer una metodología con sus pautas y herramientas a aquellas empresas que están inmersas en un proyecto de desarrollo de packaging”, ha señalado Manel Bertomeu, coordinador de los proyectos industriales de packaging y responsable del programa de formación en BIP LEITAT, y que participa en el proyecto.

Autor de, “Recomendaciones logísticas para el diseño e ingeniería de envases y embalajes”, explica que en él muestra cómo “incluir toda una serie de recomendaciones necesarias para el correcto dimensionamiento de los envases y embalajes considerando las fases de almacenamiento y transporte”.

Empresas concienciadas con el Ecodiseño de envases y embalajes

Desde Ecoembes, Jorge Serrano, gerente del departamento de Empresas y Ecodiseño, indica que el primer cuaderno de la colección –“Guía de ecodiseño de envases y embalajes”- es una guía muy concreta para el que quiera trabajar en la mejora de la sostenibilidad del sistema de envasado.

Además, el cuaderno dedicado a “La correcta especificación de los envases”, determina los parámetros de los controles de calidad que debe cumplir un determinado envase. Por su parte, “Los costes y el retorno de la inversión en los proyectos de Packaging”, escrito por Eduardo García-Mauriño, profesor en el Centro de Estudios Financieros, enseña a calcular los costes de lo que supone el proceso de packaging.

En opinión de José María Fernández Alcalá, técnico de Proyectos en Ihobe, sociedad pública de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco, que también forma parte de esta iniciativa, opina que el primero de ellos “ofrece una metodología ágil, dirigida a las empresas que les permita integrar el proceso de ecodiseño”.  Por otra parte, indica que, en la “Guía de etiquetado ambiental para envases y embalajes” se ha pretendido aportar a las empresas una información más clara y precisa, y también desde el punto de vista práctico, de cómo poder incorporar los sistemas de etiquetado en el producto.

Asimismo, Ana Rivas, especialista en Innovación de Ecoembes, explica que el dedicado a “Envases de plástico. Diseña para reciclar” trata de “implicar a todos los agentes de la cadena de valor -los diseñadores, los distribuidores, las asociaciones sectoriales, los fabricantes… y darles una serie de pautas y recomendaciones en el diseño del envase para poder conseguir así envases que cada vez sean más reciclables”.

Todos los cuadernos están disponibles y se pueden descargar gratuitamente en la web de la organización.

Conoce nuestro Programa Orizon

En Ecoembes, el desarrollo profesional de nuestras personas es una de nuestras prioridades, y por eso pusimos en marcha la primera edición del programa Orizon, que celebró su jornada de clausura el pasado 10 de mayo.

Orizon es un programa de desarrollo en habilidades de gestión que busca dotar a nuestros profesionales de una mayor transversalidad, una de nuestras principales señas de identidad que nos permite contar con un equipo flexible, horizontal y cercano, uno de los puntos fuertes del empleo en Ecoembes.

Esta primera edición de Orizon, que comenzó el pasado mes de septiembre y se desarrolló en Deusto Business School, se ha organizado en varias sesiones en las que han participado 17 colaboradores de todas las direcciones de Ecoembes.

El objetivo principal que persigue Orizon es desarrollar una visión más global de la gestión de la empresa, estando a la vanguardia de las nuevas tendencias de negocio. A esta primera sesión le siguieron nueve “workshops” mensuales sobre dirección estratégica y finanzas, liderazgo, inteligencia emocional o comunicación. Se han combinado la formación teórica con sesiones prácticas de trabajo en equipo, ponencias, debates o “mentoring”, entre otros.

La clausura del programa ha sido la ocasión perfecta para poner en práctica todo lo que los participantes han aprendido a lo largo de la formación. Durante la misma han tenido que defender, frente a un jurado de Deusto Business School y un público compuesto por gerentes y directores de Ecoembes un “business project” que han desarrollado por equipos a lo largo de todo el año.

Estrategia de gestion y habilidades directivas son el objetivo de Orizón

Esta es sólo una de las iniciativas que ponemos en marcha desde Ecoembes en nuestra apuesta por la formación como una parte importante de nuestra Política de Personas. Sabemos que una de las propuestas de valor más apreciadas en la organización es la oportunidad de desarrollo profesional y los planes de formación a los que tenemos acceso. Por eso, desde el equipo de Personas y Organización trabajamos para mejorar día a día, implantando nuevas iniciativas que saquen lo mejor de nuestro “Espíritu Ecoembes”.

Este afán nos ha llevado a aumentar en los últimos años la presencia de la formación dentro de la organización: durante 2017 desarrollamos 87 formaciones diferentes y, además, la media de horas anuales de formación por empleado fue de 57.

Cómo superar una entrevista de trabajo: Siendo tú mismo

Enfrentarse a una entrevista de trabajo es una situación por la que todos hemos pasado… o pasaremos en algún momento de nuestras vidas. Y no es tarea fácil. Los nervios, una mala percepción de la situación o bloquearnos son posibilidades muy reales, algo que es normal cuando sabemos que en el escaso tiempo que dura la entrevista tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos, demostrar que estamos capacitados para cubrir el empleo al que aspiramos y que somos la persona que la organización está buscando.

Hemos de reconocer que no existen “fórmulas mágicas” para superar con éxito un proceso de selección de personal y encontrar un trabajo Cada persona es un mundo y cada entrevista una experiencia personal e intransferible. Sin embargo, hemos querido compartir con vosotros y vosotras los diez consejos para superar una entrevista de trabajo, que más valoramos en Ecoembes y que quizás os sirvan para salir airosos.

10 consejos para superar una entrevista de trabajo

1. Honestidad

Ante todo, honestidad. Sé tú mismo y saca tu mejor versión. En ningún caso intentes ser alguien que no eres. No mientas, porque a la larga se sabrá y no te beneficiará ni a ti ni a la empresa. Piensa en tu futuro como miembro de esa organización y no fundamentes el principio de esa relación en engaños o con “verdades a medias”.

2. Prepara la entrevista de trabajo

Tómate la entrevista como un trabajo en sí mismo y prepárala bien. Busca información de la empresa y reflexiona sobre algunos detalles sobre tu Curriculum o tus habilidades que te gustaría comentar en la entrevista. Revisa bien las cualidades del puesto y qué piden para destacar en la entrevista los mayores puntos a tu favor. No solo hay que hacer buena la frase “conócete a ti mismo”, sino también la de “conoce al otro”, en este caso la empresa que te entrevista.

3. Viste como quieras, pero profesional

A la hora de vestir, sé fiel a tu estilo pero intenta reflejar una imagen profesional: mejor peca de formal que de informal.

4. Sé puntual

Mira el reloj, el tiempo es oro. La puntualidad a la hora de llegar a la entrevista es importantísima: demuestra si eres una persona que cumple y que es responsable con su tiempo y, sobre todo, con el de los demás.

5. Muéstrate seguro de ti mismo

Seguridad ante todo. Demuestra tus capacidades cognitivas. Es normal tener ciertos nervios pero hay que confiar en uno mismo. Si no sabes muy bien cómo abordar una pregunta, responde con naturalidad. Que los nervios no te jueguen una mala pasada. La honestidad es la mejor carta de presentación. Y nadie ha nacido sabiéndolo todo.

6. Utiliza un vocabulario correcto

Cuida tu lenguaje. Sé natural pero cuidado con utilizar un lenguaje demasiado informal. Sé positivo, no cuentes malas experiencias desde un punto de vista muy dramático o pesimista. Lo que se premia sobre todo es la actitud. El ser humano es un mecanismo muy complejo de emociones, y no siempre es difícil gestionarlas.

7. Demuestra resiliencia

Sé flexible y con una actitud de adaptación a las necesidades de la empresa. Es lo que ahora se llama resiliencia personal. ¿Recuerdas la famosa frase “be water my friend”? y demuestra que eres organizado en el trabajo.

8. Conoce tus motivaciones

Piensa bien en tu argumento y motivación al cambio: por qué quieres dejar tu empresa actual o por qué saliste de tu trabajo anterior. El pasado es importante para construir el futuro.

9. Sé sincero al responder sobre tu rango salarial

La pregunta salarial: respóndela con sinceridad. Cuánto consideras que vale tu perfil y experiencia profesional. Puedes investigar en el mercado para tener alguna cifra de referencia. No te sobrevalores, pero tampoco te infravalores.

10. Defiende por qué debes ser tú el candidato

Cierra con una buena conclusión y buenos argumentos de por qué tienes que ser tú el candidato o candidata ideal para el puesto. Deja un buen poso final. Si finalmente no te seleccionan para ese puesto, siempre te recordarán en el futuro.

Y ahora, ¡adelante! Tú puedes con todo.

La cohesión grupal en el trabajo multiplica nuestros resultados

Ecoembes es, tiene sobre todo cohesión grupal en el trabajo. Es el valor de nuestra actividad lo que nos une: promover la economía circular y el cuidado del medioambiente a través del reciclaje. Un objetivo en el que el desempeño de cada uno de los puestos de trabajo de la organización es fundamental para conseguir buenos resultados.

Y es que en Ecoembes creemos en la cooperación y desde el equipo de Personas y Organización la fomentamos como la mejor manera de trabajar para lograr objetivos comunes, aprovechando en cada caso las fortalezas y habilidades de cada miembro del equipo. No sólo disfrutamos trabajando, sino que estamos orgullosos de nuestra labor.

Este clima no hace más que enfatizar el valor que tiene la “colaboración” como uno de los principios fundamentales de nuestra cultura corporativa. Este es uno de los temas que más valoran los empleados y empleadas en la encuesta de clima anual: el compañerismo y el buen ambiente de trabajo que identifica a Ecoembes.

Todo ello no hace más que traducirse en motivación y compromiso, esenciales en un equipo que cada año, mejora sus resultados, como lo demuestran nuestras últimas cifras: 1.399.582 toneladas de envases domésticos -que se depositan en los contenedores amarillo (envases de plástico, latas y briks) y azul (envases de papel y cartón)- recicladas en 2017, un 3,5% más que en 2016.

Con una tasa de reciclaje 77,1%, los envases domésticos que gestiona Ecoembes representan un 1/4 del total de todos los residuos sólidos urbanos que se reciclan en España (29,7%, según datos de Eurostat). Es decir, se consolida como una de las fracciones que más se reciclan del país.

En detalle, nuestro trabajo a lo largo de todo el año pasado ha supuesto una gran aportación a la economía circular ya que reciclamos: el 69,7% de los envases de plástico, el 86,7% de los envases metálicos, como las latas de refrescos o conservas y el 81,1% de los envases de papel y cartón.

Estamos orgullosos de ser un equipo con una gran cohesión grupal que ha logrado con estos resultados ahorrar 1,3 millones de toneladas de materias primas, 20,15 millones de metros cúbicos de agua y 5,8 millones de megavatios/hora de energía eléctrica.

Y también estamos orgullosos de haber conseguido evitar la emisión de 1,2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, gracias al esfuerzo colectivo de los 47 millones de ciudadanos, los 8.125 ayuntamientos, las 12.427 empresas y las más de 400 organizaciones civiles que integran nuestro sistema de colaboración público-privada.

Ecoembes y el reciclaje como ayuda a las personas en riesgo de exclusión social

En Ecoembes creemos y creamos segundas oportunidades. Estamos convencidos de que hay salida para personas que se encuentran en una situación difícil, de exclusión o vulnerabilidad social. Sabemos que la solución pasa por la adquisición de nuevas capacidades profesionales y habilidades personales que les conviertan en personas más empleables. Así mismo también generamos oportunidades laborales para personas con discapacidad como parte de nuestra política de empresa.

Por eso, lanzamos el proyecto “Reciclar para cambiar vidas”, que ofrece a personas en riesgo de exclusión social una formación especializada en gestión de residuos y una experiencia laboral que les vuelve a poner en contacto con el mercado laboral, en este caso, en el sector de los residuos y el reciclaje.

Desde 2014, se ha logrado a través del proyecto que 380 participantes opten a un puesto de trabajo tanto en empresas del sector como en los Centros Penitenciarios en los que también se desarrolla el programa. Y estas cifras crecerán porque hasta el momento llevamos más de 3.000 personas formadas en gestión de residuos y 180 que ya han hecho prácticas.

Justo Moreno es una de las personas que ha formado parte del programa “Reciclar para cambiar vidas”, y gracias a él consiguió trabajo en una planta de reciclaje. «A las personas, como a los envases, se les da una segunda oportunidad», señala.

 

 

También el reciclaje ha cambiado la vida de Laura. Antes de empezar el curso de formación llevaba cinco meses sin recibir ninguna ayuda oficial y su situación económica era muy complicada. “Estaba desesperada y apenas podía dormir”, recuerda. Todo cambió tras animarse a hacer un curso de gestión de residuos dentro del proyecto “Reciclar para cambiar vidas”. Ahora trabaja en el sector. Ecoembes a mí me ha dado una segunda oportunidad, ya me siento una persona normal” dice Laura.

Muchas empresas involucradas con los colectivos en riesgo de exclusión

‘Reciclar para cambiar vidas’ es un proyecto que comenzó hace cuatro años, en el que se han priorizado las inserciones laborales como objetivo principal. Para ello, hemos vinculado este proyecto social a las empresas que componen el ecosistema empresarial de Ecoembes (empresas envasadoras y distribuidoras, operadores de gestión de residuos, recicladores, recuperadores, etc.), ya que son las que tienen capacidad de ofrecer oportunidades laborales.

Contamos además con la colaboración de la obra social ‘la Caixa’ y su Programa Incorpora, referente en inserción laboral, como principal aliado para garantizar el éxito del programa, poniendo a disposición de las empresas sus servicios de intermediación laboral, asesoramiento sobre bonificaciones fiscales, acompañamiento durante todo el proceso de inserción, etc.

Víctor Izquierdo, Técnico de explotación UTE RSU Guadalajara, “afirma que Reciclar para cambiar vidas es un proyecto muy interesante. Para nosotros ha supuesto disponer de personas totalmente capacitadas para desempeñar las tareas del puesto, gracias a la formación que ya tienen. Por otra parte, me consta cómo los alumnos ven esta oportunidad como su último tren, al que se agarran con fuerza y entusiasmo. Resulta bonito contribuir, en la medida de lo posible, a que no se suelten”.

Flexibilidad laboral: equilibrio entre la vida profesional y personal

En Ecoembes vinculamos conciliación con el modelo de gestión “efr”, que fomenta una nueva cultura sociolaboral y empresarial dentro de la jornada de trabajo, una flexibilidad laboral y responsable, en consonancia con los valores que encarna el “Espítitu Ecoembes”. Sus siglas responden a “empresa familiarmente responsable” y, además de responder a las necesidades de la conciliación de la vida familiar y laboral, la reducción de jornada laboral por cuidado de hijos y fomenta también el apoyo a la igualdad de oportunidades y la inclusión de personas con capacidades distintas.

Flexibilidad horaria en Ecoembes

Tal y como explica nuestra compañera Miriam Rocha, “en Ecoembes contamos con una flexibilidad horaria que nos permite organizar nuestra jornada diaria en función de nuestra carga de trabajo y de nuestros objetivos. Y además adaptar ese horario de entrada y ese horario de salida en función de nuestras necesidades personales”.

Como empresa “efr”, autorregulamos de manera voluntaria todo lo relacionado con la conciliación, la igualdad de oportunidades y la inclusión, una forma de actuar que avala el Certificado Efr que promueve la Fundación Másfamilia.

Flexibilidad como competencia laboral

Nos gusta porque se basa en la mejora continua y en Ecoembes apostamos firmemente por seguir siendo referentes en temas de conciliación y no dejar de impulsar nuevas iniciativas que ayuden a mejorar la flexibilidad y favorezcan la eficiencia y la productividad de nuestra organización. Y es que al fin y al cabo nuestra principal actividad, cuidar del medioambiente, la hacemos entre todos y es resultado de un trabajo en equipo. Si cuidamos el equipo, cuidamos el trabajo y cuidamos los resultados, y, por tanto, el planeta. Es nuestra responsabilidad.

Por eso para nosotros es tan importante cuidar a las personas, facilitar su desarrollo personal y profesional, favorecer las relaciones familiares, fomentar la igualdad de oportunidades, de formación y de promoción, y cuidad de sus vacaciones. No queremos que ningún empleado y empleada encuentre obstáculos en su carrera profesional por falta de medidas de conciliación.

“Las organizaciones se dan cuenta de que el principal activo con el que cuentan son los empleados, es importante apostar por ellos. Y eso es un grado de madurez, dotarnos de confianza y capacidad de organización. Al final lo que produce es una mejora de la eficiencia y de la productividad de nosotros mismos”, dice Miriam.

Beneficios de la flexibilidad laboral

La estrategia de conciliación de Ecoembes parte de la base de un clima laboral satisfactorio y colaborador, que favorece el trabajo en equipo y el intercambio de información. Este compromiso se materializa en la implantación de 86 medidas entre las que se cuentan diversas iniciativas de “Apoyo a la familia de los empleados”.

Cómo se aplica la flexibilidad laboral

Lo que buscamos con estas medidas es respetar, facilitar y fomentar las relaciones de los empleados con su entorno familiar, medidas que fomenten la parentalidad positiva, protejan e incentiven la responsabilidad en el cuidado de hijos, así como todas aquellas acciones que se dirijan especialmente para ellos. Y aún cobran más sentido, cuando mañana se celebra el Día Internacional de las Familias. Miriam subraya cómo en la organización “existen innumerables iniciativas ligadas a la flexibilidad, las tardes de cumpleaños libre. También contamos con jornada intensiva en verano y los viernes por la tarde no trabajamos”. Todo ello permite a nuestro equipo equilibrar su vida personal y profesional.

Este tipo de iniciativas son precisamente por las que la organización ha sido elegida durante cinco años consecutivos una de las 50 mejores empresas para trabajar en España, según la consultora de Great Place to Work. Algunos ejemplos concretos son “Los días sin cole”, en los que Ecoembes organiza diferentes actividades para que los hijos e hijas de los empleados disfruten y los adultos podamos trabajar sin complicaciones. Además, los empleados de Ecoembes podemos disfrutar de hasta tres tardes libres por el cumpleaños de familiares directos y la posibilidad de contratar nuestro mismo seguro médico para familiares directos.

LEAN Management. El valor de la mejora continua

Si ponemos el foco en el ámbito de la cultura empresarial, la eficiencia, además de uno de nuestros valores corporativos, es uno de los factores más perseguidos por las organizaciones. Quizás por ello encontramos que entre las nuevas metodologías de trabajo que se están implantando destaca LEAN Management, un sistema de gestión que nos ayuda a reestructurar y mejorar los procesos, eliminando todo aquello que no aporta valor añadido. Se trata de una filosofía o forma de pensar encaminada a la mejora continua y que Ecoembes está integrando en su forma de trabajar.

Pero este sistema nos da mucho más y es que casa perfectamente con nuestra filosofía de cómo es un equipo y que es el “Espíritu Ecoembes”. En Ecoembes siempre estamos dispuestos a aplicar las tecnología en el desarrollo del talento humano,  y es que este método LEAN Management promueve la cultura transversal de trabajo por proyectos y fomenta la eficiencia interna a través de la planificación, la priorización y el reparto de la carga del trabajo. Ganamos en tiempo y en procesos. Y una vez más, gracias a la colaboración y el trabajo en equipo.

Además, otra de las razones por las que le damos mucha importancia es que refuerza la comunicación entre departamentos y promueve el trabajo en equipos multidisciplinares, una de nuestras prioridades. Y bueno, claro está, nos ha aportado una mejora en la visualización de la información.

Para su implantación en nuestra organización estamos siguiendo un proceso gradual. Una primera fase ha estado marcada por la formación a todos los empleados y empleadas de manera que todos podamos familiarizarnos con esas buenas prácticas y empecemos a aplicar los principios fundamentales de esta nueva forma de trabajar.

Este año estamos implementando la metodología de manera práctica en áreas y proyectos piloto a través del acompañamiento de una consultora externa especializada en la materia.

Nuestro objetivo es que, entre todos, desarrollemos, de forma progresiva y natural, una cultura LEAN propia de Ecoembes, una vez que identifiquemos aquellas herramientas comunes que nos permitan generar estándares de trabajo compartidos que hagan más eficiente y ágil nuestro día a día.

Comunicación interna en la empresa, imprescindible para formar equipo

La comunicación en todos los ámbitos de la vida es fundamental para comprender, escuchar, ser escuchado y empatizar. Por eso, en Ecoembes, la comunicación interna en la empresa es una de nuestras principales herramientas para crear equipo y alcanzar el nivel máximo de colaboración y motivación que buscamos en nuestra gente.

Nuestras políticas de personas fomentan un clima laboral que transmite confianza para exponer ideas y permite conocer las de los demás. Colaborar e intercambiar conocimientos es lo que conduce al desarrollo profesional y personal del equipo de Ecoembes y esta es una de las claves para descubrir y retener el mejor talento.

Por eso, apostamos por la comunicación interna, siempre conscientes de que debe ser una autopista de ida y vuelta. De nada sirve la difusión de información corporativa entre nuestros empleados y empleadas si no recibimos una retroalimentación de cómo se perciben las cosas, cómo las sienten, cómo las cambiarían.

Para lograrlo, trabajamos por una comunicación horizontal y transversal de manera que todos estemos informados en todo momento de lo que ocurre en la organización.

Herramientas de comunicación interna que utilizamos en Ecoembes

Una de nuestras herramientas principales para ello es la Intranet, una plataforma social y colaborativa en la que no sólo nos informamos, sino que interactuamos los unos con los otros, nos habla directamente el CEO o nuestros compañeros nos exponen personalmente los proyectos que están llevando a cabo. Lo cierto es que desde su implantación disfrutamos de una participación más activa de todos los empleados y de un mayor intercambio de información.

Tanto nuestro Plan Estratégico como el Plan Director de RSC Ecoembes 2016-2020 recogen la promoción de un clima de trabajo basado en la colaboración y la comunicación abierta. Por ejemplo, recogen el principio de “Escucha activa”, que incorpora a los empleados y empleadas como uno de los principales grupos de interés y define acciones específicas para mejorar los canales de comunicación interna.

Ambos documentos hablan de la necesidad de mantener una “transparencia activa” que tenga en cuenta las necesidades de información del equipo y la mejor forma de hacerles partícipes de los procesos corporativos.

Por otro lado, en Ecoembes contamos con la figura de los “Impulsores”, que nos ayudan a reforzar la comunicación interna. Diecisiete compañeros y compañeras proactivos y comprometidos que captan ideas y distribuyen valores. Es decir, por un lado, cualquier colaborador puede preguntarles, hacerles llegar propuestas, consultarles dudas… Por otro, motivan al resto a participar activamente en los eventos internos en los que participamos todos. Su misión es movilizar, contagiar y entusiasmar compartiendo los valores de nuestro “Espíritu Ecoembes”.

Más mujeres, mejores empresas

El 30 de mayo Ecoembes cumple un año como parte activa de “ Más mujeres, mejores empresas ”, una iniciativa que promueve el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través del Instituto de la Mujer, desde 2014 y a la que se han sumado a día de hoy 140 empresas españolas.

Nuestra participación es consecuencia de uno de nuestros principios y de la coherencia con nuestros valores:

“Si cuidamos del medioambiente, cuidamos de las personas” y, por ende, de nuestro equipo.

Buscamos la promoción profesional y personal de los nuestros, reforzar y retener su talento. Prestar especial atención a la conciliación y la igualdad de oportunidades son claves para lograrlo. Celebramos todos las fechas relevantes en el mundo laboral, la última fue el Día del Trabajador y ahora vamos con la celebración de la igualdad en nuestra plantilla.

Esta iniciativa del Ministerio encaja perfectamente con nuestro modo de actuar ya que busca lograr la participación equilibrada de mujeres y hombres en puestos de alta responsabilidad, dirección, consejos de administración y comité de dirección, y avanzar hacia la igualdad efectiva. Estamos orgullosos de poder decir que el 65,6% de nuestro equipo y 7 de 10 directivos son mujeres. De ellas, además, seis lo han logrado por promoción interna.

La elaboración de planes de igualdad son una realidad en Ecoembes

Pero no nos queremos conformar con estos datos. Por eso, estamos especialmente satisfechos de habernos sumado a la iniciativa “Más mujeres, mejores empresas”. Mediante la misma, nos hemos comprometido junto el resto de miembros a incrementar, en un plazo de cuatro años, el número de mujeres en puestos predirectivos,

En esta cuestión, no sólo cuentan las medidas de flexibilidad y calidad en el empleo que facilitan la conciliación tanto a hombres como a mujeres -que también, y por eso tenemos implantadas hasta 86, sino que es necesario asimismo que en todos los procesos de formación interna, selección y promoción exista una presencia más equilibrada de ambos sexos.

Y es que, como dice Isabel Agúndez, nuestra directora financiera, “igualdad de género significa tener todos acceso a las mismas oportunidades y retos, que todos podamos desarrollar nuestra ambición profesional hasta donde queramos llegar«.

 

Además, formar parte de esta iniciativa, nos permite recibir desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la formación específica de alto nivel para mujeres o programas de sensibilización específicos para personal directivo, además de recibir también asesoramiento en materia de igualdad de oportunidades. Además, claro está, de contar con una ventaja para la obtención del Distintivo de Igualdad que es un reclamo para atraer y retener el talento. Por eso, hemos desarrollado un Plan de Igualdad que os contaremos en breve en este portal.

Esta es nuestra forma de pensar y de entender el mundo, el motor que nos empuja a cuidar del medioambiente y a mejorar también la calidad de vida de las personas. Entre nuestras 86 medidas de conciliación están la jornada intensiva en verano, ayuda para la comida de los días laborables, seguro médico, así como la flexibilidad a la hora de cuadrar los horarios semanales. Creemos absolutamente necesario avanzar en esta dirección.

 

Finalista del concurso de ideas innovadoras 2017. 6 equipos y 6 grandes IDEAS

Trabajar en Ecoembes y sentirse parte de la búsqueda de soluciones que combinen talento, tecnología y cooperación para proteger el planeta, es la experiencia de los ganadores y finalistas de nuestro concurso de ideas innovadoras 2017, llamado Programa IDEA.

Pusimos en marcha este programa porque apostamos de forma clara por la innovación como proceso de mejora continua y porque para ello contamos con un gran equipo dinámico, con iniciativa e ilusión.  Lo demuestran las palabras de Jesús Espinar, compañero de equipo de Patricia Ramos-Catalina: “Era una oportunidad de hacer realidad esa idea que nos rondaba la cabeza”.

Junto a ellos también fueron finalistas en 2017 las ideas de Pablo Mariñas y Juan Carlos Arranz, y Daniel Moradiellos y Manuel de Arcocha. Los dos primeros aseguran que presentarse suponía una gran oportunidad de desarrollarse profesionalmente.

Todos los que han participado en las dos ediciones del Programa IDEA hablan de oportunidad. Por ejemplo, para Lucho, que formó equipo finalista en 2016 junto a Gema y Valvanera por su proyecto Contenedor Go -que aplica el análisis de datos con vistas a incrementar los kilos recogidos y mejorar aspectos como la reorganización de contenedores-, fue una oportunidad única para hacer realidad una idea que “podría haberse quedado en el tintero”.

La finalidad es poner en valor el carácter emprendedor de nuestros empleados y empleadas, que han podido aportar ideas innovadoras para mejorar los resultados de la organización.

Es cierto, como opina Valvanera, que “IDEA te da la posibilidad de hacer esas cosas que siempre has querido hacer, pero que un trabajo tradicional no te va a ofrecer y asumiendo muchos menos riesgos que si lo hicieras por tu cuenta”.

Y es que en Ecoembes nuestro equipo es nuestro mayor activo y lo han demostrado incorporando su experiencia y creatividad a través de este programa. “Sólo es cuestión de detectar un problema o una necesidad y buscar la solución” piensan Jaime y Pablo, ganadores de la primera edición. Para ellos, todos podemos ser emprendedores. “Cualquier idea es buena, si se tiene ilusión y ganas de aprender”, dicen.

250 proyectos presentados en el programa IDEA

En Ecoembes, como empresa innovadora que somos,  estamos muy satisfechos con el éxito del Programa IDEA, al que nuestros colaboradores y colaboradoras han presentado 250 brillantes propuestas, desde que se pusiera en marcha en 2016.

Decía Pablo Picasso que la inspiración le llegaba trabajando. Bueno, cuando te interesa algo el cerebro no descansa, así que, a Patricia, ideadora de un plan integral de reciclaje para gente de la tercera edad, le surgió la idea del proyecto en un viaje a San Sebastián en coche. A futuros participantes les propone “que se rodeen de los mejores, que por suerte están en Ecoembes, y que disfruten de cada etapa del Programa”.

Estamos orgullosos de las 250 propuestas que hasta ahora han brotado de entre nuestros empleados y empleadas y de que todos ellos hayan colaborado a que nuestro “Programa IDEA” haya recibido el premio a la Mejor Práctica de Comunicación Interna en Pymes en los VIII Premios a las Mejores Prácticas de Comunicación Interna, que organiza el Observatorio de Comunicación Interna e Identidad Corporativa.

Ecoembes Innova

Ecoembes aplica criterios de innovación en el reciclaje, entendida como un proceso de mejora continua para la eficiencia y el uso de la tecnología, en las diferentes fases implicadas en el proceso de la economía circular para la gestión de los envases domésticos. Esto incluye, por ejemplo, trabajar con las empresas en el ecodiseño de los envases mejorando su reciclabilidad y huella ecológica, investigar nuevos materiales para el envase del futuro y mejorar toda la cadena del reciclado de los residuos de envases domésticos (separación en origen, recogida selectiva, trabajo en las plantas de selección, reciclado de los materiales recuperados, etc.).

Pero la innovación en el proceso de reciclado es un mantra que también se traslada de lleno en la gestión de las personas y el conocimiento. Y este es el motivo por el que también hemos desplegado esta visión de la innovación en el ámbito interno. Una de las principales medidas aplicadas ha sido el impulso del intraemprendimiento, poniendo en valor las ideas innovadoras de nuestros propios empleados.

premio ecoembes

Las mejores “IDEAS” de Ecoembes

¿Y cómo lo hemos hecho? Pues a través del Programa IDEA que te contamos a continuación. El Programa nace con el objetivo de fomentar la cultura del emprendimiento entre todos los empleados de la organización como una decidida apuesta por la generación de nuevos proyectos innovadores relacionados con la actividad de Ecoembes.

Las ideas que se presentan están enfocadas a varios objetivos, como consolidar el modelo de gestión de la organización como un referente, aumentar la participación del ciudadano en el reciclaje o incrementar la eficiencia del modelo que implementa la organización a través de la optimización de los procesos.

Este programa, que nació en 2016, ha tenido gran acogida entre los empleados. Cualquier empleado tiene la ocasión de proponer su idea innovadora y desde entonces han sido un total de 250 las propuestas recibidas.

En la edición de 2017, como parte del proceso de aprendizaje y para conocer ideas brillantes que han funcionado en diferentes ámbitos de la vida, se celebraron varios meet up. En el primero pudimos conocer la trayectoria de Sergio Álvarez, cofundador de la startup Carto, pionera en la visualización geoespacial de datos y que en la actualidad ya cuenta con más de 100.000 usuarios. Nos explicó el proceso de creación y desarrollo del proyecto, las dificultades con las que se encontró… En el segundo meet up conocimos a Lupina Iturriaga, fundadora de Fintonic, una app que nos soluciona de forma sencilla y accesible la gestión de nuestras finanzas personas, consiguiendo a través de una buena gestión que nos ahorremos una buena cantidad todos los años. Escuchar a estos emprendedores fue todo un proceso de aprendizaje que nos vino muy bien para refrescarnos la capacidad que todos tenemos para reinventar, crear y proyectar la innovación.

Lo finalistas de la edición 2017 del Programa IDEA fueron, del primer al tercer premio, Pablo Mariñas y Juan Carlos Arranz, con su proyecto “Carrito del reciclaje”; Patricia Ramos-Catalina y Jesús Espinar, con la idea “Strike Shot”, y Daniel Moradiellos y Manuel de Arcocha con su propuesta “Smart Bin”.

Día del trabajador en Ecoembes

El 1 de mayo fue el Día Mundial del Trabajador y en Ecoembes queremos resaltar la importancia de este día. En nuestra organización nuestro equipo es fundamental y por ello fomentamos su desarrollo profesional y personal.

Impulsamos el desarrollo de nuestros profesionales

Con motivo de esta jornada dedicada al trabajador también queremos poner de manifiesto nuestra confianza en los procesos de promoción interna. Tanto es así, que el 80% de los miembros del Comité de Dirección han crecido profesionalmente dentro de Ecoembes. Además de ellos, muchos de nuestros empleados y empleadas han desarrollado su carrera profesional con nosotros. Es el caso de Jorge Serrano:Yo entré a trabajar en Ecoembes hace 11 años. ¿Qué ha supuesto para mí? Pues una suerte, la verdad. Hay un equipo maravilloso, la organización cuida mucho al empleado y yo he tenido la suerte de crecer profesionalmente aquí”.

De hecho, tratamos de que todos y todas tengamos la oportunidad de participar de manera interna en los procesos de selección que se ponen en marcha cuando hay una vacante antes de que se den a conocer fuera de la organización. “Entre con 25 años de técnico. Tuve la suerte de que cinco años después saliera una persona de la organización y yo entrara a formar parte del proceso de selección, algo que se cuida mucho en la casa –cuenta Jorge-. Empecé a llevar equipos de dos personas. El hecho de trabajar exclusivamente de técnico y pasar a un trabajo que combina lo técnico con la gestión te hace madurar profesionalmente y crecer mucho”.

Después de tres años en su nuevo puesto, a Jorge le surgió una nueva oportunidad dentro de la organización. Es el puesto de gerente que ocupa actualmente. “En aquella ocasión volví a pasar por un proceso de selección externo,” afirma, y ahora cuenta con un equipo de nueve personas. “Se cuida el proceso de selección y al final la gente que trabaja aquí es muy buena en lo suyo”, asegura.

Como explica Teresa Gallastegui, nuestra directora de Personas y Organización, “dado que apostamos para que en Ecoembes trabajen los mejores, potenciamos la formación dentro de cada una de las áreas de especialización, según el plan de desarrollo individual de cada uno”. Y es que en Ecoembes creemos en el desarrollo del talento de todo nuestro equipo.

Todo ello demuestra que la existencia de oportunidades de desarrollo en Ecoembes es una realidad. No solo potenciamos que todos nuestros profesionales tengan acceso a las oportunidades de promoción interna que surgen en la organización, sino que también fomentamos el desarrollo horizontal a través de la formación y el impulso de proyectos transversales que ayudan a cultivar habilidades y conocimientos más allá del propio trabajo de cada uno.

¿Cómo es un proceso de selección de personal en Ecoembes?

En Ecoembes presumimos de tener un entorno de trabajo que promueve la motivación y el desarrollo profesional y personal, y un equipo comprometido, abierto y consciente de que nuestra principal actividad, el cuidado del medioambiente a través del reciclaje, tiene un gran beneficio en la sociedad. Por eso, le damos tanta importancia a los procesos de selección de nuestros futuros compañeros y compañeras.

En este sentido, además de la cualificación profesional que requiera el puesto a cubrir, valoramos especialmente que el candidato tenga la suficiente sensibilidad medioambiental como para compartir nuestra pasión hacia el trabajo diario que llevamos a cabo para construir un mundo mejor. Es decir, pedimos que se sienta orgulloso u orgullosa de poder formar parte de la organización. También prestamos especial atención al talento joven.

En los procesos de selección tenemos en cuenta el interés del candidato por el medioambiente

También tenemos en cuenta que sea una persona que encaje con lo que denominamos “Espíritu Ecoembes”, el alma de la organización y lo que hace que seamos y que nos sintamos equipo. Un equipo que valora la colaboración, que es flexible, horizontal y cercano.

Y es que en Ecoembes la coherencia es esencial. Es decir, si cuidamos del medioambiente, ¿cómo no lo vamos a hacer con nuestras personas? Son el motor de nuestra organización y sabemos que un buen ambiente de trabajo y la apuesta por su desarrollo personal y profesional, además de nuestras políticas de conciliación e igualdad, son elementos clave para atraer al mejor talento.

Esta última, la igualdad, es especialmente importante en el proceso de selección. No estamos hablando sólo de igualdad de género, que, por supuesto, es algo que tenemos muy presente (un 65% de nuestra plantilla son mujeres y también siete de los diez miembros del Comité de Dirección), sino de igualdad de oportunidades para todos con independencia de las características y circunstancias particulares de cada persona.

Por todo ello, garantizamos la objetividad de nuestros procesos de selección asegurando a lo largo de los mismos la igualdad de oportunidades para todas las personas que quieren entrar a formar parte de la organización y encajen en el perfil que buscamos.

Una manera de garantizar esa objetividad es que todas las vacantes que publicamos son gestionadas por una consultora externa. Además, para garantizar que la persona en cuestión encaja con los valores de Ecoembes, tras superar este proceso externo los candidatos y candidatas seleccionados deben superar otras tres entrevistas: una con el equipo de Personas y Organización, otra con el responsable y director del área del puesto a cubrir y una tercer con nuestro Consejero Delegado.

Gracias a este proceso, contamos con un gran equipo de profesionales. ¿Te gustaría formar parte de Ecoembes? Puedes estar atento a la sección “Ofertas de empleo”, en la que publicamos todas las vacantes.

Tecnología en gestión del talento humano en Ecoembes

En Ecoembes somos conscientes de que sin innovación no hay evolución y lo tenemos presente en todos nuestros procesos de trabajo, incluidos en los del equipo de Personas y Organización. Nuestros procesos de gestión y administración de personal han cambiado mucho en los últimos años.

La irrupción de HR Analytics hemos incorporado la tecnología en la gestión del talento humano modificando la forma de adoptar decisiones organizacionales ganando en eficiencia y análisis gracias a la aplicación de técnicas matemáticas y estadísticas de data mining. Esta herramienta es fundamental a la hora de decantarse por una estrategia u otra, ya que facilita los distintos escenarios a la que una u otra puede dar lugar.

Tándem, la herramienta de gestión de personas

Tanto este como otros nuevos modelos de gestión de personas son fundamentales para que funcionen cada día mejor nuestras políticas, las cuales son la base de nuestra forma de ser y actuar. Asimismo, nos ayudan a valorar la gestión del desempeño de todos y cada uno de los miembros del equipo y a promover el talento en la organización.

Ya trabajamos con la herramienta Orizon, y ahora con Tándem. Particularmente innovadora en este punto es “Tándem”, pues permite que cada persona participe en la evaluación de su desempeño y en su propio desarrollo profesional de la mano de su responsable. Con su apoyo, cada colaborador y colaboradora eligen cada año sus objetivos y su plan de desarrollo personal. A final de año, además de analizar el porcentaje de consecución de los mismos, el hacen una autoevaluación del desempeño conseguido que se complementa con una evaluación por parte del responsable.

Una herramienta informática recoge toda esta información para que desde el equipo de Personas y Organización puedan gestionarla. Los utilizamos en una gran cantidad de procesos dentro de la organización. Por ejemplo, para adoptar decisiones sobre promociones, planificar programas de formación y desarrollo o valorar la movilidad funcional.

Por todo ello, consideramos que “Tándem” nos es tan útil tanto en nuestra gestión de las personas como a los colaboradores y colaboradoras (sobre los que almacena información tan valiosa). Esperamos que la próxima evolución de esta herramienta permita establecer un “espacio del empleado/a” que compile toda la información de cada miembro del equipo para que, sobre esa base, se lleven a cabo todas las gestiones y procesos de la organización.

Oportunidades laborales para personas con discapacidad en Ecoembes

En los últimos años en Ecoembes hemos logrado multiplicar por cuatro nuestra colaboración con Centros Especiales de Empleo, porque desde hace mucho tiempo estamos volcados con la diversidad y con la inclusión laboral de personas con capacidades diferentes. Esta actitud responde a nuestro deseo de aportar un impacto positivo en las personas y el entorno en el que vivimos, tanto desde el punto de vista medioambiental como social.

Se trata de un compromiso que forma parte del “Espíritu Ecoembes”, queremos ir más allá de nuestra responsabilidad y por eso incorporamos programas de inserción laboral, y tenemos en cuenta la inclusión laboral de personas con discapacidad en nuestro plan de acción social, porque lo que mejor sabemos hacer es colaborar y reciclar.

Cuando se integran en nuestra organización personas con diferentes capacidades logran fomentar su independencia y su autonomía, mejoran su calidad de vida y la de sus familias. Todos salimos ganando con ello y nos desarrollarnos como personas.

Las personas con capacidades diferentes como parte indispensable en el trabajo

 

La cuestión es que actualmente la tasa de ocupación de las personas con capacidades diferentes se sitúa en el 23,4% frente al 61% de la tasa general, según señala la Fundación Roncalli, uno de nuestros compañeros de viaje en esta maravillosa experiencia. La Fundación trabaja desde hace más de 50 años en integrar a estas personas en el mercado laboral y desde 2014, trabajamos conjuntamente para conseguir una sociedad inclusiva con alumnos de su Centro Ocupacional en nuestras oficinas, donde asumen responsabilidades y tareas indispensables para la organización.

Para nuestra directora de Personas y Organización de Ecoembes, Teresa Gallastegui, se trata de “un paso más en nuestra coherencia y cultura empresarial”. En el I Encuentro de Directores de Recursos Humanos, organizado por la Fundación Roncalli, subrayó que “la normalización con la que vemos esta integración dentro de Ecoembes se contagia a todas las empresas con las que trabajamos”.

Además, como ha señalado en varias ocasiones Teresa Gallastegui, tenemos que ser coherentes y si el objetivo de Ecoembes es cuidar del medioambiente a través del reciclaje, qué menos que hacer que el planeta sea un mejor lugar para vivir no sólo desde el punto de vista medioambiental, sino también social, fomentando la formación continua de nuestro equipo.

En Ecoembes creemos que todos tenemos capacidades diferentes que nos hacen especiales. Y los compañeros del Centro Ocupacional de la Fundación Roncalli son una pieza fundamental del área de Servicios Generales con labores como la ordenanza, preparación de las salas de reuniones, reposición de enseres o tareas de archivo. Sin su trabajo, el día a día del área no funcionaría tan satisfactoriamente como lo hace.

Discapacidad y trabajo en España

 

Según la última Encuesta de Personas con Discapacidad, correspondiente a 2015, la tasa de paro de personas con capacidades diferentes también es superior a la media en más de un 10%, y supera el 31%. Ecoembes quiere trabajar más y mejor para mejorar esta situación y, por eso, también colabora con Ilunion, la empresa que materializa la iniciativa social de la ONCE, y en la que el 38% de sus empleados (más de 12.000 de un total de 33.000) son personas con discapacidad

Otros ejemplos de nuestro interés por esta realidad son la prestación de servicios auxiliares como ordenanza, limpieza y suministro de material de oficina por personas capacidades diferentes en nuestro centro de innovación en economía circular, TheCircularLab.

Sin embargo, hay mucho por hacer, y desde aquí hacemos una llamada a todas las empresas para que trabajen por la inclusión laboral, porque para nosotros estas experiencias aportan muchos beneficios positivos.

Ecoembes: Empresa familiarmente responsable

En Ecoembes, no solo somos una empresa sostenible, sino que estamos comprometidos con el equilibrio entre la vida personal y profesional de todas y cada una de las personas que forman parte de nuestra organización. Y es que, sabemos que este equilibrio contribuye al cumplimiento de nuestros objetivos, vinculados contribuir en el cuidado del medioambiente a través del reciclaje, creando valor y marcando la diferencia.

Desde 2015 establecimos un compromiso formal con la conciliación y su gestión, a través de la obtención de la El reconocimiento efr (Empresa familiarmente responsable), que otorga la Fundación Másfamilia, consolidando el trabajo que veníamos realizando durante años y adecuándolo a estándares validados a nivel internacional. También estamos comprometidos con » Más mujeres, mejores empresas «.

Entendemos la gestión de la conciliación como la creación y monitorización de las condiciones organizativas idóneas que permiten a nuestro equipo conciliar su vida personal y profesional, a la vez que alcanzan los resultados marcados por la organización y ven satisfechas sus necesidades de bienestar. Este último año se han adoptado más de 80 medidas con el objetivo de hacer más compatible y equilibrada la vida personal y profesional. Estas medidas giran en torno a calidad en el empleo, la flexibilidad, el apoyo a la familia, el desarrollo personal y profesional, la igualdad de oportunidades y el liderazgo.

Ecoembes orienta su modelo de conciliación hacia un clima laboral satisfactorio, el cual favorece la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, mejora las relaciones familiares y contribuye a la protección del medioambiente, mejorando de esta forma la eficiencia y productividad. Por esto y otros motivos somos una de las mejores empresas para trabajar en España.

Efr avala nuestro compromiso con la conciliación

Y es que, desde que obtuvimos el certificado efr en 2015, hemos seguido evolucionando y apostando por la mejora continua en materia de beneficios sociales y medidas de conciliación. No solo hemos enriquecido la oferta de medidas en un 13%, sino que impulsamos el compromiso, la motivación y el progreso de todos los que formamos parte de Ecoembes. Y es que somos conscientes de que esta apuesta por las personas es la que nos lleva a convertirnos año a año en Great Place To Work, un reconocimiento que marca la diferencia.

Queremos seguir caminando hacia la excelencia en materia de conciliación como línea estratégica en nuestra política de Personas. El propio CEO de Ecoembes, Óscar Martín, señala sobre  efr que “Nuestros profesionales son nuestro principal valor. Contamos con un equipo comprometido con nuestra actividad; solo podemos seguir avanzando en el cuidado del medioambiente a través de su implicación. Para ello, en Ecoembes estimamos que es necesario favorecer la sostenibilidad en todos los ámbitos de su vida. La conciliación se convierte en un elemento imprescindible para ello”.

Este importante reconocimiento está diseñado y gestionado a nivel mundial por la Fundación Masfamilia, una organización que promueve el respeto, la igualdad y la responsabilidad para las personas, y que trabaja muy especialmente todo lo relacionado con la conciliación laboral.

Muy pronto, en posteriores posts de este blog os iremos desgranado todas las acciones en conciliación que tenemos en marcha en Ecoembes.

Ecoembes, una de las mejores empresas para trabajar en España

Empresa premiada con el Great Place to Work

El secreto del éxito en Ecoembes es la formación, el desarrollo profesional, nuestra política de conciliación y nuestro gran orgullo de pertenencia. En suma, el “Espíritu Ecoembes”, una forma de hacer equipo en la que nuestros empleados son lo primero. Y esto porque creemos que una organización que no cuida de las personas no puede cuidar bien del medioambiente, algo que al fin y al cabo es nuestro objetivo principal y por lo que trabajamos día a día.

Ecoembes decide hace cinco años embarcarse en este proyecto GPTW porque asume un compromiso y una exigencia con sus personas, y porque decide firmemente apostar por una serie de políticas que hagan que Ecoembes sea una buena empresa para trabajar” dice Teresa Gallastegui, directora de Personas y Organización de Ecoembes.

Y así es, participar en Great Place To Work supone una exigencia para cualquier organización y demuestra que en Ecoembes creemos de verdad que nuestro equipo es nuestro principal activo.

Beneficios de ser una de las mejores empresas para trabajar

Además, formar parte de este proyecto nos aporta importantes beneficios. Por un lado, nos sirve para conocer las opiniones y sugerencias de los empleados, lo que nos permite detectar posibles mejoras y nuevas iniciativas que contribuyan al bienestar de todos los que formamos la organización. Por otro, es un aliciente para seguir construyendo el clima de confianza que ya nos caracteriza y en la incorporación de nuevos programas de formación, como los cursos de inglés,  y desarrollo para nuestros empleados así como de políticas de compensación y beneficios sociales, conciliación, comunicación interna e intraemprendimiento. Y por supuesto por nuestras políticas de igualdad, como demuestra el reconocimiento, » más mujeres, mejores empresas» .

Que este sea el quinto año consecutivo en el que recibimos la certificación Great Place to Work nos demuestra que este compromiso que tenemos con las personas así como todos los planes que hemos ido incorporando al respecto van dando sus frutos. Todas estas políticas son el resultado de muchos años de trabajo en el seno de nuestra organización para mejorar en materia de gestión de las 160 personas que trabajamos en ella.

Proyectos como el evento Ecoembest, el programa IDEA de apoyo al intraemprendimiento, el nuevo TheCircularLab inaugurado el pasado año en Logroño para promover la innovación y el proyecto La Música del Reciclaje también han sido destacados por la organización de Great Place to Work de los premios como relevantes a la hora de decidirse por nosotros.

Teresa Gallastegui, directora de Personas de Ecoembes

Para Teresa Gallastegui recibir el reconocimiento GPTW por quinto año consecutivo “es un tremendo orgullo porque eso supone no solo que hemos hecho las cosas bien, sino que las personas de la compañía han valorado que en Ecoembes se trabaja bien y consideran que es un buen sitio para trabajar. Para nosotros y como equipo de recursos humanos que trabaja con ese objetivo  es el mejor reconocimiento que podemos tener”.

Y es que los empleados tienen mucho que decir en el proceso de certificación de GPTW ya que una parte de la clasificación se elabora de acuerdo a un cuestionario realizado por los propios trabajadores de cada compañía. A sus resultados, se suma un riguroso análisis comparativo de la cultura corporativa elaborado por el equipo de Recursos Humanos de cada organización. En ambas evaluaciones se miden factores como la credibilidad, el trato justo e igualitario al empleado, la satisfacción de los trabajadores,  la información general de la organización, los beneficios a los empleados, la comunicación, el desarrollo de empleo y  las responsabilidad de la empresa para con las familias.

Además, en todas las ediciones, Ecoembes ha sido la única empresa galardonada cuya actividad está relacionada con el medioambiente, y en 2014 recibimos un premio especial por ser una de las empresas en España que mejor representa la equidad de género. Asimismo, este año hemos sido nominados en la categoría especial Better for the World. Eso sí, lo que tenemos claro es que ser GPTW no sería posible sin todas y cada una de las personas que forman parte de Ecoembes y que juntos vamos a seguir trabajando por ser cada vez una de las mejores empresas para trabajar. A todos ellos, ¡enhorabuena y gracias!

Isabel Agúndez, directora Financiera de Ecoembes, entre los “100 mejores financieros del año”

Gestionar la economía de una organización como Ecoembes no es tarea fácil. Recibimos de nuestras más de 12.000 empresas adheridas la llamada tarifa de Punto Verde, una cantidad que cada empresa tiene que pagar por cada envase que utiliza para vender sus productos en el mercado. Con estos fondos, se sufragan los gastos que las entidades locales tienen para hacer una recogida selectiva de los contenedores amarillos y azules. Además, Ecoembes invierte en innovación, educación ambiental, nuevas tecnologías, campañas de sensibilización, programas contra el abandono de basura en la naturaleza, proyectos de responsabilidad social… Y todo ello, siendo una sociedad sin ánimo de lucro.

La responsable de que todo esto funcione como un reloj, muy bien acompañada por un gran equipo de 20 profesionales, es la directora Financiera de la organización, Isabel Agúndez, quien acaba de ser elegida como una de los “100 mejores financieros del Año” por la revista Actualidad Económica y la firma de servicios profesionales KPMG. El galardón le ha sido entregado hoy en un acto presidido por Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Más concretamente, Isabel Agúndez es la directora de la función Económico-Financiera y Controlling de Ecoembes. Está en el Comité de Dirección y, dado su cargo, también es responsable adicionalmente de otros ámbitos como la Gestión de Riesgos o el Gobierno Corporativo. Isabel participa en la coordinación del Plan estratégico de la entidad y de los planes anuales (en su parte presupuestaria), además de las funciones propias de un departamento financiero como impuestos, procesos administrativos, contabilidad general, etc.

Sus principales logros durante los años que lleva en este cargo, han sido implantar un modelo de Gobierno Corporativo, diseñar un sistema integral de Gestión de Riesgos, implantar el sistema preventivo de Responsabilidad Penal y la transición del ERP financiero a SAP, entre otros trabajos.

Isabel Agúndez es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid. Después de trabajar en empresas como Banco de Santander, Línea Directa Aseguradora y KPMG, se sumó a la familia de Ecoembes en 2000, cuando la organización apenas llevaba tres años de funcionamiento. Comenzó como jefa de Departamento de Auditorías, para pasar en 2001 al cargo de jefa del Departamento de Control de Gestión y Auditorías, puesto en el que se mantuvo hasta 2011, cuando fue nombrada directora Financiera de la entidad.

¡Enhorabuena desde el portal de empleo de Ecoembes a nuestra compañera Isabel!

Si quieres saber más sobre nuestro equipo, conoce al Ceo de Ecoembes, Óscar Martín o Teresa Gallastegui

 

Conciliación de la vida laboral y familiar en Ecoembes, una cuestión de coherencia

Hoy día del Padre, en Ecoembes Empleo, hablamos de conciliación familiar. Sabemos muy bien qué es la conciliación. Queremos tener un equipo que mire por las personas, dado que es el único camino para comprender lo importante que es el cuidado del planeta y del medio ambiente. Desde nuestros inicios hemos apostado por esta visión por una cuestión de “coherencia” con la propia actividad de la empresa. Es decir, una compañía no puede ser responsable con la sociedad si no es responsable con sus personas. Y esta máxima adquiere una dimensión especial en días como hoy, en el que celebramos el Día del Padre.

La Conciliación laboral no entiende de géneros

Siempre hemos creído que la compatibilidad de la vida laboral y familiar repercute en la calidad de nuestro trabajo, seamos hombres o mujeres. Estamos convencidos de que la conciliación no entiende de géneros. Precisamente, pensamos que no hacer esa distinción inclina la balanza a favor de un plan de igualdad de oportunidades y que no diferenciar si somos madres o padres, hijos o hijas, repercute en el bienestar de todos. Como consecuencia de esta apuesta y del esfuerzo realizado por la compañía en la mejora continua de las prácticas y políticas ofrecidas a los empleados en materia de conciliación o reducción de jornada laboral, en Ecoembes tenemos implantado el modelo efr (Empresa Familiarmente Responsable) como marco de referencia para la Gestión de la conciliación (Certificado efr).

Flexibilidad laboral para el cuidado de hijos

Hoy Día del Padre personificamos esta visión en el caso de uno de nuestros compañeros. Julio López, coordinador de Relaciones Institucionales de Ecoembes, es la persona encargada de articular una parte importante de las relaciones de la organización con administraciones públicas, organizaciones medioambientales y sociales o sindicatos. Julio lleva 17 años trabajando en Ecoembes y conoce bien la importancia que en la organización se le da a compatibilizar el trabajo con la vida familiar, y concretamente con sus dos hijas: “El poder disfrutar de determinadas medidas de conciliación, desde la flexibilidad horaria hasta la retribución flexible o los días sin cole son algunos ejemplos de las más de 80 medidas que tenemos en Ecoembes y que nos ayudan a conciliar la exigencia de cualquier actividad profesional con nuestra vida familiar”.

Julio está convencido de que el hecho de que Ecoembes haya sido elegida durante cuatro años consecutivos como una de las 50 mejores empresas para trabajar en España, según la consultora de Great Place to Work“es una derivada de esa facilidad y conciliación, esa importancia que se le da a las personas dentro de la compañía”. De su experiencia durante años en Ecoembes saca una conclusión: “Yo creo que la conciliación laboral forma parte de manera muy importante del clima que te encuentras en la empresa”.

En reconocimiento al esfuerzo que desde la organización llevamos a cabo para hacer de nuestro entorno un gran lugar para compatibilizar la vida profesional con la vida personal hemos recibido diferentes premios y certificaciones. Además de los cuatro años que hemos recibido el premio Great Place Work –incluido un premio especial en 2014 por la equidad de género en Ecoembes–, destacan otros como el Primer Premio en la categoría de Mediana Empresa en la IX Edición a la Conciliación de la Vida Laboral y Familiar y a la Responsabilidad Social de los Premios Nacionales Alares en 2015. Asimismo, en marzo de este año recibimos el Premio al Talento sin Género que otorga la Asociación EJE&CON. Otras certificaciones a destacar son las del  Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad por la iniciativa “Más mujeres, mejores empresas” y el certificado de empresa familiarmente responsable que otorga la Fundación Mas familia.

En Ecoembes apostamos por la conciliación laboral y familiar de nuestro equipo. Tenemos un firme objetivo en seguir siendo referentes en temas de conciliación e impulsar nuevas iniciativas siempre alineadas con nuestra estrategia, favoreciendo la eficiencia y la productividad. No queremos que ningún empleado encuentre obstáculos en su carrera profesional por falta de medidas de conciliación.

Por eso, nos preocupamos, y ocupamos, de la flexibilidad y el apoyo a la familia. Un claro ejemplo son aquellos días en los que los niños no tienen clase pero la jornada es laborable. En este sentido, en Ecoembes organizamos diferentes actividades para los hijos de los empleados que tienen entre 3 y 12 años, a las que llamamos “Días sin cole”. Se trata de una de las 86 medidas que hemos implantado para hacer más compatible y equilibrada la vida personal y profesional.

Medidas para conciliar vida laboral y familiar

En Ecoembes tratamos de que estas jornadas sean amenas, ya que es un día de vacaciones para los más pequeños, a la vez que educativas. En este sentido, intentamos enseñarles valores medioambientales y acercarles todo lo posible a la naturaleza. Por eso, las actividades se desarrollan en espacios muy variados y están dirigidas por educadores y monitores cualificados. De esta manera, asisten a talleres prácticos, realizan deporte en equipo o yincanas, entre otras actividades.

Desde que pusimos en marcha los “Días sin Coles”, en 2014, en Ecoembes hemos organizado 19 jornadas para nuestros pequeños. Algunos ejemplos son las jornadas con la Fundación Fundaland, en las que los niños pudieron disfrutar de actividades como la escalada, talleres de cocina y cuidado de huerto. También hemos visitado la ciudad de Micropolix y el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, gran ejemplo de nuestro afán por mostrar a los niños la importancia de la naturaleza en sus vidas. Asimismo, organizamos un campamento por las vacaciones de Navidad, en el que los chicos visitaron Faunia y el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología.

conciliación laboral

En 2016 queríamos hablarles sobre las montañas, y se nos ocurrió llevarles al rocódromo Kig Kong Climbing. También disfrutaron en las excursiones al Safari de Madrid y al Club de Campo, donde realizaron deportes en equipo y multiaventura. Una de las visitas con más éxito entre los pequeños fue a Juvenalia, lo que nos ha llevado a repetirla en años consecutivos, y es que también tenemos en cuenta sus opiniones.

En 2017 destaca el taller de Circo Hanky Planet y la visita al Parque Europa, en Torrejón, y a la huerta de la Fundación Rocalli.

Los “Días sin cole” es una de las iniciativas por las que Ecoembes ha sido elegida durante cinco años consecutivos una de las 50 mejores empresas para trabajar en España, según la consultora de Great Place to Work.

Y es que el 56% de nuestros empleados tiene hijos, y es algo que no podemos obviar. Los “Días sin cole” se enmarcan dentro del grupo de medidas que denominamos “Apoyo a la familia de los empleados”, y que diseñamos con ilusión para todos los niños y niñas de los empleados de Ecoembes.

“Los ‘Días sin cole’ es una de las ventajas que nos ofrece Ecoembes. Como madre me da una solución en aquellos días en los que mis niñas no tienen colegio y yo tengo que venir a la oficina. De esta manera evito consumir mis días de vacaciones o pedir favores a mis familiares”, asegura Patricia Ramos-Catalina, especialista de la Oficina Técnica de Ecoembes.

Leo sobre nuestra política de reducción de jornada por cuidado de hijos. Todo ello no hace más que animarnos a seguir trabajando, pues nuestros profesionales son el pilar fundamental para llevar a cabo nuestra gran labor medioambiental. ¡Feliz 19 de marzo!

Premio EJE&CON a nuestras políticas de igualdad de género

Desde nuestros inicios hemos trabajado con y para las personas a sabiendas que son el valor más importante para cuidar del planeta. Una meta importante que necesita de personas comprometidas, convencidas y satisfechas de trabajar en Ecoembes, independientemente de su género, edad o creencias.

El 65,6% de nuestra plantilla son mujeres

Tan interiorizada tenemos esta filosofía que el hecho de que un 65,6% de nuestra plantilla sean mujeres y sean mayoría en nuestro Comité de Dirección, donde hay siete directivas de diez miembros en total, no ha ocurrido sino de una manera natural, por la valía de nuestras compañeras y el valor que aportan a la organización. En Ecoembes sentimos que la igualdad de oportunidades, el desarrollo del talento entre mujeres y hombres, la equidad salarial y la conciliación no hacen más que crear un ambiente en el que desarrollamos todo nuestro potencial.

EJE&CON, más mujeres en los puestos de Alta Dirección

Por eso valoramos de forma muy especial haber recibido el Premio Institucional de EJE&CON, la Asociación Española de Ejecutiv@s y Consejer@s que nació con el propósito de promocionar #talentoSINgénero y la presencia de las mujeres en los puestos de Alta Dirección y Consejos de Administración.

Los premios que otorga anualmente esta asociación buscan reconocer a las organizaciones, instituciones y personalidades que impulsan día a día el talento femenino con políticas inclusivas y de fomento de la diversidad. Que nos haya incluido entre ellas es un motivo más de satisfacción para que sigamos apostando por esa filosofía.

Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, recogió el premio EJE&CON en la Gala de entrega que se celebró el pasado 5 de marzo en la Torre PwC de la Castellana, en Madrid. “Estamos orgullosos de haber recibido este gran reconocimiento que premia la filosofía laboral que llevamos desarrollando desde nuestros inicios. Creemos firmemente que el motor de cambio de una organización son las personas y en la identificación y desarrollo del talento con independencia del género”, señaló.

En la ceremonia de EJE&CON también AXA recibió el premio en la categoría de “Gran Empresa”, Hispasat como “PYME” y el TeleDiario Segunda edición de RTVE en la categoría “Medios de comunicación”, mientras que el premio especial fue otorgado a Ana Mª Llopis, presidenta de Grupo Día.

El jurado de los premios EJE&CON está integrado por miembros altamente cualificados y de reconocido prestigio: Lucía Cerón, directora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades; Ana Plaza, secretaria General de CEOE; Nerea Torres, presidenta de EJE&CON y CEO de Siemens PPAL; Ángel Pes, presidente Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas; Helge Skaara, embajador de Noruega en España; Eugenia Bieto, directora General de ESADE; Asun Soriano, CEO de Atrevia, y Vicente Sánchez, CEO de Wolters Kluwer España y Portugal.

Esta no es la única distinción que Ecoembes ha recibido por su políticas y apuestas por la  igualdad. En 2014 ya fuimos reconocidos como la organización que mejor representa la igualdad de oportunidades en nuestro país cuando recibimos un premio especial de la consultora Great Place to Work que anualmente realiza un reconocido trabajo de investigación para certificar a las 50 mejores empresas para trabajar en España, una lista en la que Ecoembes ha figurado de manera consecutiva durante los últimos cuatro años dentro de la categoría de 100 a 250 empleados.

Asimismo, bajo esta perspectiva, y para avanzar aún más en la diversidad de género y la presencia femenina en la toma de decisiones estratégicas, formamos parte de la campaña “Más mujeres, mejores empresas” del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad o en el proyecto “Promociona” de mentoring para mujeres directivas, una iniciativa también del Ministerio junto a CEOE y ESADE.

También hemos implantado el modelo efr (Empresa Familiarmente Responsable), un compromiso que adquirimos para fomentar las políticas de conciliación laboral y familiar dentro de Ecoembes y que pocas empresas en España tienen.

Teresa Gallastegui: “En Ecoembes las personas son el motor del cambio”

Teresa Gallastegui es la directora de Personas y Organización de Ecoembes, la cara más visible de las políticas con empleados que se desarrollan en la organización. Por tanto, la persona indicada para contarnos en el blog de empleo de Ecoembes, qué hace la organización para mejorar la calidad del trabajo y las condiciones de los empleados.

¿Cuál es el valor diferencial de la propuesta de Ecoembes en materia de Recursos Humanos?

Teresa Gallastegui. A veces da la sensación de que existe toda una literatura estandarizada cuando las empresas hablan de la gestión de los recursos humanos, un especie de lenguaje pre-establecido, en el que expresiones como equipos dinámicos (y dinámica de equipos), participación, entornos favorables, motivación o desarrollo de las personas, son acuñados por la mayoría de las empresas y organizaciones en la actualidad.

Pues la verdad es que queremos que la estrategia de recursos humanos en Ecoembes vaya mucho más allá. Por ello, pensamos que las personas son nuestro principal valor. Nuestra compañía es, básicamente, una gran gestora de conocimiento en torno al reciclaje y el medio ambiente. Nosotros ni fabricamos ni vendemos productos. Por lo tanto, nuestros valores intangibles son más importantes que en otras organizaciones.

Cuando hablo de valores intangibles, me refiero también a las identidades de la compañía, a cómo se nos percibe desde fuera y cómo nos perciben (o nos percibimos) desde dentro, a qué valor tiene el nombre Ecoembes en la sociedad, con qué valores se nos asocia, a cómo contribuimos para que la ciudadanía sea más sostenible y responsable, etcétera.

El objetivo de Ecoembes es cuidar del medioambiente a través del reciclaje e indirectamente hacer que el planeta sea un mejor lugar para vivir. Así, en línea con nuestra visión y nuestra misión ante la sociedad, tenemos que ser coherentes y cuidar también de las personas que componen nuestro equipo.

¿Cuáles son las líneas principales en materia de recursos humanos que está desarrollando ahora Ecoembes?

Teresa Gallastegui. Nuestra visión sobre el desarrollo de las personas que trabajan en Ecoembes gira en torno a varias líneas globales, a nuestra propuesta de valor al empleado. En primer lugar, tenemos canales bajo el principio “te escuchamos” para que los empleados puedan sentirse partícipes de la organización y participen de forma activa en el día a día de Ecoembes a través de diferentes canales de comunicación interna. Asimismo, dado que apostamos por que en Ecoembes trabajen los mejores, dentro de cada una de sus áreas de especialización, desde la organización potenciamos la impartición de cursos y formaciones específicas para todos los empleados, según los desempeños y desarrollos profesionales particulares. Para nosotros es clave dotar a los empleados de todas las herramientas y los conocimientos que les permita dar lo mejor de sí en su trabajo. En tercer lugar, promovemos un concepto de compensación total que, al mismo tiempo, permita al empleado personalizar su retribución con beneficios que van más allá del salario, como planes de retribución flexible para el empleado y su familia. Asimismo, tenemos un programa para fomentar un aspecto fundamental para el bienestar profesional y personal de nuestros empleados como es la conciliación, entendida esta desde diferentes ángulos como los horarios, la vestimenta o las iniciativas para el cuidado de los hijos. Por último, destaca una serie de iniciativas para generar espacios de trabajo inspiradores donde exista un buen clima laboral y donde las personas puedan crecer profesionalmente y trabajar en equipo y de forma colaborativa.

 

¿Cómo se hace tangible esta visión? ¿Qué iniciativas o proyectos que caminen en este sentido podría destacar?

Teresa Gallastegui. Podría destacar muchos, la verdad. Para empezar, todas y cada una de las 86 medidas encaminadas a la mejora de la calidad en el empleo, la flexibilidad y el apoyo a la familia requieren de una especial mención. Asimismo, una iniciativa por la que siento una especial predilección es el Proyecto Idea, cuyo objetivo es el fomento del intraemprendimiento y poner en valor las buenas ideas que aportan los empleados para mejorar la actividad de la compañía. Y, por supuesto, eTalent, un programa específicamente diseñado para impulsar el desarrollo profesional de todas aquellas personas que se incorporan a la compañía con un contrato de prácticas.

 

En esta línea, ¿de qué manera pueden los empleados comunicarse entre sí y compartir su opinión?

Teresa Gallastegui. En Ecoembes tenemos todo un ecosistema de comunicación interna que es el pilar fundamental para que las personas puedan intercambiar idea y experiencias. Este sistema, que tanto nos facilita la fluidez informativa, cuenta con varios canales como una intranet, un Facebook interno donde los empleados pueden publicar sus experiencias en la compañía, un buzón de sugerencias y hasta una serie de desayunos con nuestro consejero delegado en el que un grupo reducido de empleados puede departir con él sobre cualquier tema que les interesen. En esta línea, desarrollamos encuestas regulares para medir el clima de satisfacción, y entre estas, destaca el Great Place To Work, un premio que hemos recibido durante cuatro años consecutivos, que viene acompañado de una encuesta anónima que mide el grado de satisfacción laboral de todos los empleados de Ecoembes. Y, por último, quiero destacar “Ecoembest” y el “Día E”, dos encuentros entre empleados que permiten el intercambio de ideas y conocimiento entre las personas que formamos Ecoembes y el fortalecimiento de nuestra cultura como empresa y nuestros valores.

 

Si quisiéramos hablar sobre la igualdad entre hombres y mujeres, que es hoy uno de los temas que más preocupan a la sociedad, y viéramos la composición del Comité de Dirección de Ecoembes, muchos nos llevaríamos una sorpresa…

Teresa Gallastegui. El motor de nuestra organización es el talento, con independencia del género, la edad o las creencias de las personas. Es verdad que 7 de los 10 miembros del comité de dirección son mujeres, pero nunca ha existido un especial interés por lograr esa proporción. Las siete compañeras que han llegado a ese cargo lo han conseguido no por el hecho de ser mujeres, sino por sus méritos propios y por su desarrollo profesional dentro de la compañía. De hecho, seis de ellas han accedido al comité tras haber promocionado internamente dentro de Ecoembes. Y esta filosofía es aplicable al resto de los empleados de Ecoembes; el 65,6 de la plantilla son mujeres y eso es así porque son las mejores en sus respectivos puestos, no por el hecho de ser mujeres. En definitiva, la apuesta por la igualdad en Ecoembes no es palabrería sino una realidad constatable.

 

¿Qué importancia tiene para Ecoembes que todos estos empleados puedan compatibilizar su vida familiar y profesional?

Teresa Gallastegui. Para nosotros es una prioridad máxima. Procuramos facilitar a los empleados todas las opciones posibles para favorecer el equilibrio entre vida privada y vida profesional. De hecho, tenemos el certificado “efr” como empresa familiarmente responsable, que supone un compromiso por parte de la dirección para trabajar y apostar por la conciliación de cara al futuro, y recientemente se nos ha otorgado el premio Talento sin Género, que entrega EJE&CON a las organizaciones que se comprometen con la igualdad de oportunidades y la equidad de género.

 

¿Cuáles son las líneas básicas de la Dirección de Personas y Organización para este año 2018?

Teresa Gallastegui. Por sintetizar, diría que seguir implementando nuestro Plan Estratégico 2016-2020, impulsando el proyecto de Cultura Corporativa y la nueva estrategia de formación para cubrir las demandas en nuevas habilidades profesionales, y de forma muy especial las habilidades directivas de los mandos intermedios. En definitiva, seguir alineando a las personas con la estrategia de la organización y con los objetivos.

 

¿Cómo es el perfil profesional que buscáis en Ecoembes?

Teresa Gallastegui. Más allá de las aptitudes, destrezas y cualificaciones de la personas, en Ecoembes damos mucha importancia a los valores de los profesionales. Hay aspectos esenciales que cuidamos mucho que estén presentes en el día a día de nuestro trabajo, como el rigor, la ética o la transparencia. Necesitamos contar personas que sepan trabajar y colaborar con personasque tengan siempre la mente abierta ante nuevas ideas y tendencias, y que asuman la innovación como parte de su trabajo diario. Pero, sobre todo, y a diferencia de muchas otras empresas, demandamos profesionales concienciados con nuestro planeta, concienciados con el cuidado del medioambiente y con el mundo que vamos a dejar a nuestros hijos.

Si quieres conocer más sobre nuestro equipo, conoce al CEO Óscar Martín o  Isabel Agundez