Cómo funciona el departamento de Personas o RRHH

recursos humanos

Cuántos departamentos debe tener una empresa o cuáles son los más imprescindibles es difícil de definir. Sobre todo, si acabamos de iniciar un proyecto empresarial o si se trata de una compañía pequeña. En esos casos, la escasez de tiempo y recursos monetarios probablemente haga que una misma persona asuma varias responsabilidades. Sin embargo, llegará un momento en que, de forma natural, tendremos la necesidad de asignar a otras personas actividades específicas.

Precisamente, eso es lo que hará posible la creación de los llamados departamentos. Para organizarlos, y tener una visión más clara del conjunto que configura una empresa, resulta útil apoyarse en un organigrama donde se definan los objetivos de cada área, las personas que la van a integrar, así como sus funciones concretas.

El papel de Recursos Humanos (RRHH) en una empresa es central, pues son quienes escogen las personas que trabajarán en la compañía, con la ayuda de un minucioso y estudiado método. Y su selección —los empleados— podrá ser determinante para el éxito o el fracaso de la organización. A día de hoy, algunos profesionales prefieren denominar a dicho departamento “Gestión de personal”, “departamento de Personas”, “People”, “People & Happiness” o incluso “Happiness department”, con el fin de alejarse de la imagen desfasada que evoca el nombre actual.

Gestión del personal

Entre las principales funciones del departamento de Recursos Humanos se encuentra la de “fichar” nuevos miembros para los equipos. Para ello, el primer paso es iniciar el proceso de reclutamiento, el cual se caracteriza por redactar la oferta de empleo y publicarla en diversos portales, tanto propios como ajenos. Después, la forma de dar con el candidato/a idónea es seguir con la selección del personal, donde se pasaría a la fase de entrevistas y tests psicológicos o psicotécnicos.

Además de trabajar en encontrar talentos, otra de sus funciones más importantes es la de gestionar correctamente los recursos humanos de los que ya dispone la empresa. Por ejemplo, en caso de que una persona, por la circunstancia que sea, no se encuentre a gusto en su puesto de trabajo, este departamento es el encargado de posibilitar una recolocación. También, velar por los beneficios de los empleados y garantizar una comunicación fluida entre el conjunto del personal, para que el rendimiento aumente, es parte de su trabajo.

La digitalización de trámites legales como los despidos, las bajas, la gestión de las ausencias, las nóminas o contratos, entre muchos otros, está provocando un impacto positivo en el propio departamento, pese a todo pronóstico. Al haber automatizado estas tereas, los departamentos de Recursos Humanos pueden dedicar más tiempo a centrarse en la gente: algo que requiere de empatía, lo cual, de momento, queda fuera del alcance de una máquina.

Desarrollo del personal

Los estudios demuestran que una empresa aumenta su productividad en un 31 % si sus empleados son felices. De ahí la importancia de tomar nota de las inquietudes y preocupaciones tanto personales como profesionales de los empleados. Para aumentar la motivación, una solución es ofrecer recompensas no económicas o salario emocional, como un horario flexible, formación, buen ambiente laboral, bajas por maternidad o paternidad, disponer de salas de descanso o de juegos donde haya snacks gratuitos, etc. Según el trabajador, las preferencias varían.

En lo que respecta al cuidado de la salud de los empleados, hay que diferenciar entre prevenir y tratar. Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), invertir en la recuperación de un trabajador es menos rentable para una empresa que gestionar un plan de protección y prevención de riesgos. El problema es que no muchas compañías están dispuestas a destinar dinero para que esto ocurra. Y eso es un error porque, si una empresa se preocupa por sus empleados, indirectamente también está salvaguardando su supervivencia ya que, sin empleados sanos, la empresa no puede funcionar correctamente.

Personas y Organización en Ecoembes

En nuestra compañía, desde años atrás, y siguiendo una tónica general de centralidad de la persona, nuestra Dirección de Recursos Humanos se conoce como Dirección de Personas y Organización, símbolo inicial de la importancia que para nosotros tiene la figura del empleado como persona, y no como mero número o recurso. La estructura de la Dirección en Ecoembes responde a dos características: pequeño tamaño y generalidad. Los perfiles que corresponden a la Dirección, son multidisciplinares, abarcando en muy pocas manos todas las funciones de selección, formación, desarrollo, relaciones laborales, proyectos de RRHH, compensación y beneficios y las funciones como Business Partner en cada área. De esta forma, el perfil generalista que en Ecoembes se localiza no es el más común en tiempos de máxima especialización, pero ofrece grandes ventajas en cuanto al trabajo en equipo, el conocimiento y la transversalidad.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Recompensas sostenibles

Leer más

Cómo ser más productivos

Leer más

¿Qué es el Digital Workplace?

Leer más
Volver arriba