Funciones del departamento de Personas o RRHH  

El papel del departamento de Personas o Recursos Humanos (RRHH) en una empresa es fundamental, ya que entre sus múltiples funciones está la de escoger a las personas que trabajarán en la compañía, con la ayuda de un minucioso y estudiado método. Su selección de los empleados podrá ser determinante para el éxito o el fracaso de la organización. Desde los años 70 del siglo XX en que se acuñó este término, hasta hoy, las actividades que engloba esta área empresarial se han mantenido en constante evolución pasando de la selección y contratación a incluir formación en los 80, optimización de las habilidades de los empleados en los 90 y desarrollo, formación motivación de los trabajadores en el siglo XXI. Esta evolución hace que a día de hoy la nomenclatura de los departamentos de Recursos Humanos en muchas empresas se haya transformado en favor de fórmulas más inspiradoras y flexibles: departamento de “Gestión de personal”, “Departamento de Personas”, “Personas y organización” -que es como se llama en Ecoembes-, “People”, “People & Happiness” o incluso “Happiness department”. Con todo ello los Recursos Humanos adoptan un enfoque actualizado en el que se pone el foco en la persona y su bienestar. Funciones básicas Hay tantos departamentos de recursos humanos como empresas, pero entre las principales funciones que se desarrollan en él se encuentran las siguientes: Administración del personal. Se refiere a todos los trámites jurídico-administrativos relacionados con contratos, nóminas, bajas, despidos… Organización y planificación del personal. Se trata de las funciones esenciales que incluyen planificar las plantillas, diseñar los puestos de trabajo, definir funciones y responsabilidades, prever las necesidades de personal a medio y largo plazo, analizar los sistemas retributivos y de promoción interna. Reclutamiento. Se refiere a las acciones orientadas a atraer candidatos a la empresa, por ejemplo, la redacción y publicación de ofertas de empleo en diferentes canales. Selección. Son las diferentes pruebas a las que se someterá a los candidatos (entrevistas, tests, dinámicas…), para encontrar el más acorde a las necesidades de la empresa. Este proceso es muy importante ya que será el que determine qué personas pasarán a formar parte de la organización. Además de estas funciones, la labor de Recursos Humanos incluye gestionar correctamente los recursos humanos de los que ya dispone la empresa. Por ejemplo, en caso de que una persona, por la circunstancia que sea, no se encuentre a gusto en su puesto de trabajo, este departamento es el encargado de posibilitar una recolocación. También, velar por los beneficios de los empleados y garantizar una comunicación fluida entre el conjunto del personal, para que el rendimiento aumente, es parte de su trabajo. La digitalización de trámites legales como los despidos, las bajas, las nóminas o contratos, entre muchos otros, está provocando un impacto positivo en el propio departamento, pese a todo pronóstico. Al haber automatizado estas tereas, los departamentos de Recursos Humanos pueden dedicar más tiempo a centrarse en la gente: algo que requiere de empatía, lo cual, de momento, queda fuera del alcance de una máquina. Funciones adicionales En función de las dimensiones y necesidades de la empresa, es posible que el departamento de Recursos Humanos aborde otras funciones como: Promoción profesional y planes de carrera. Permiten a los profesionales evolucionar dentro de la organización. Formación. Hace que los miembros de la empresa se mantengan actualizados (frente a cambios tecnológicos, por ejemplo) y resilientes. Evaluación del desempeño y control del personal. Permite tomar el pulso de lo que ocurre en la empresa y responder de forma adecuada: absentismo, horas extra, rendimiento… Clima y satisfacción laboral. Es la única fórmula fiable para conocer cómo se sienten los empleados con relación a la empresa. Existen estudios que demuestran que una empresa aumenta su productividad, en aproximadamente un 30%, si sus empleados son felices. De ahí la importancia de entender lo que ocurre en la empresa y conocer las inquietudes y preocupaciones tanto personales como profesionales de los empleados. Para aumentar la motivación, una solución es ofrecer recompensas no económicas o salario emocional, como un horario flexible, formación, teletrabajo, buen ambiente laboral, bajas por maternidad o paternidad, disponer de salas de descanso o de juegos donde haya snacks gratuitos, etc. Según el trabajador, las preferencias varían. En lo que respecta al cuidado de la salud de los empleados, hay que diferenciar entre prevenir y tratar. Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), invertir en la recuperación de un trabajador es menos rentable para una empresa que gestionar un plan de protección y prevención de riesgos. El problema es que no muchas compañías están dispuestas a destinar dinero para que esto ocurra. Y eso es un error porque, si una empresa se preocupa por sus empleados, indirectamente también está salvaguardando su bienestar, ya que sin empleados sanos, la empresa no puede funcionar correctamente. En ecoembes apostamos por las personas En Ecoembes creemos firmemente en la importancia de las personas como herramienta fundamental para el buen funcionamiento de nuestra compañía. Hace varios años nuestra Dirección de Recursos Humanos, tomando como eje central a los miembros que construyen la organización, pasó a llamarse Dirección de Personas y Organización. Esto es sólo un símbolo de la importancia que para nosotros tiene la figura del empleado como persona, y no como mero número o recurso. La estructura de la Dirección en Ecoembes responde a dos características: pequeño tamaño y generalidad. Los perfiles que corresponden a la Dirección, son multidisciplinares, abarcando en muy pocas manos todas las funciones de selección, formación, desarrollo, relaciones laborales, proyectos de RRHH, compensación y beneficios y las funciones como Business Partner en cada área. De esta forma, el perfil generalista que en Ecoembes se localiza no es el más común en tiempos de máxima especialización, pero para nosotros ofrece grandes ventajas en cuanto al trabajo en equipo, el conocimiento y la transversalidad. En definitiva, es esencial entender los departamentos de Recursos Humanos como garantes del bienestar de las organizaciones. Cuando además el cuidado de las personas forma parte de la cultura empresarial, nos acercaremos a entornos profesionales saneados y saludables.

Entender cómo funciona el departamento de personas o Recursos Humanos (RRHH) en una empresa es fundamental, ya que entre sus múltiples funciones está la de escoger a las personas que trabajarán en la compañía, con la ayuda de un minucioso y estudiado método. Su selección de los empleados podrá ser determinante para el éxito o el fracaso de la organización debido al clima laboral que se genera en la empresa. . 

Desde los años 70 del siglo XX en que se acuñó este término, hasta hoy, las actividades que engloba esta área empresarial se han mantenido en constante evolución pasando de la selección y contratación a incluir formación en los 80, optimización de las habilidades de los empleados en los 90 y desarrollo, formación motivación de los trabajadores en el siglo XXI. 

Esta evolución hace que a día de hoy la nomenclatura de los departamentos de Recursos Humanos en muchas empresas se haya transformado en favor de fórmulas más inspiradoras y flexibles: departamento de “Gestión de personal”, “Departamento de Personas”, “Personas y organización” -que es como se llama en Ecoembes-, “People”, “People & Happiness” o incluso “Happiness department”. Con todo ello los Recursos Humanos adoptan un enfoque actualizado en el que se pone el foco en la persona y su bienestar. 

Funciones básicas 

Hay tantos departamentos de recursos humanos como empresas, pero entre las principales funciones que se desarrollan en él, además del proceso de reclutamiento, se encuentran las siguientes: 

  • Administración del personal. Se refiere a todos los trámites jurídico-administrativos relacionados con contratos, nóminas, bajas, despidos… 
  • Organización y planificación del personal. Se trata de las funciones esenciales que incluyen planificar las plantillas, diseñar los puestos de trabajo, definir funciones y responsabilidades, prever las necesidades de personal a medio y largo plazo, analizar los sistemas retributivos y de promoción interna. 
  • Reclutamiento. Se refiere a las acciones orientadas a atraer candidatos a la empresa, por ejemplo, la redacción y publicación de ofertas de empleo en diferentes canales. 
  • Selección. Son las diferentes pruebas a las que se someterá a los candidatos (entrevistas, tests, dinámicas…), para encontrar el más acorde a las necesidades de la empresa. Este proceso es muy importante ya que será el que determine qué personas pasarán a formar parte de la organización. 

Además de estas funciones, la labor de Recursos Humanos incluye gestionar correctamente los recursos humanos de los que ya dispone la empresa. Por ejemplo, en caso de que una persona, por la circunstancia que sea, no se encuentre a gusto en su puesto de trabajo, este departamento es el encargado de posibilitar una recolocación. También, velar por los beneficios de los empleados y garantizar una comunicación fluida entre el conjunto del personal, para que el rendimiento aumente, es parte de su trabajo. 

La digitalización de trámites legales como los despidos, las bajas, las nóminas o contratos, entre muchos otros, está provocando un impacto positivo en el propio departamento, pese a todo pronóstico. Al haber automatizado estas tereas, los departamentos de Recursos Humanos pueden dedicar más tiempo a centrarse en la gente: algo que requiere de empatía, lo cual, de momento, queda fuera del alcance de una máquina. 

Funciones adicionales 

En función de las dimensiones y necesidades de la empresa, es posible que el departamento de Recursos Humanos aborde otras funciones como: 

  • Promoción profesional y planes de carrera. Permiten a los profesionales evolucionar dentro de la organización. 
  • Formación. Hace que los miembros de la empresa se mantengan actualizados (frente a cambios tecnológicos, por ejemplo) y resilientes. 
  • Evaluación del desempeño y control del personal. Permite tomar el pulso de lo que ocurre en la empresa y responder de forma adecuada: absentismo, horas extra, rendimiento… 
  • Clima y satisfacción laboral. Es la única fórmula fiable para conocer cómo se sienten los empleados con relación a la empresa. 

Existen estudios que demuestran que una empresa aumenta su productividad, en aproximadamente un 30%, si sus empleados son felices y reciben beneficios sociales. De ahí la importancia de entender lo que ocurre en la empresa y conocer las inquietudes y preocupaciones tanto personales como profesionales de los empleados. Para aumentar la motivación, una solución es ofrecer recompensas no económicas o salario emocional, como un horario flexible, formación, teletrabajo, buen ambiente laboral, bajas por maternidad o paternidad, disponer de salas de descanso o de juegos donde haya snacks gratuitos, etc. Según el trabajador, las preferencias varían. 

En lo que respecta al cuidado de la salud de los empleados, hay que diferenciar entre prevenir y tratar. Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), invertir en la recuperación de un trabajador es menos rentable para una empresa que gestionar un plan de protección y prevención de riesgos. El problema es que no muchas compañías están dispuestas a destinar dinero para que esto ocurra. Y eso es un error porque, si una empresa se preocupa por sus empleados, indirectamente también está salvaguardando su bienestar, ya que sin empleados sanos, la empresa no puede funcionar correctamente.  

En ecoembes apostamos por las personas  

Las personas que trabajamos en Ecoembes creemos firmemente en la importancia de las personas como herramienta fundamental para el buen funcionamiento de nuestra compañía. 

Hace varios años nuestra Dirección de Recursos Humanos, tomando como eje central a los miembros que construyen la organización, pasó a llamarse Dirección de Personas y Organización. Esto es sólo un símbolo de la importancia que para nosotros tiene la figura del empleado como persona, y no como mero número o recurso. 

La estructura de la Dirección en Ecoembes responde a dos características: pequeño tamaño y generalidad. Los perfiles que corresponden a la Dirección, son multidisciplinares, abarcando en muy pocas manos todas las funciones de selección, formación, desarrollo, relaciones laborales, proyectos de RRHH, compensación y beneficios y las funciones como Business Partner en cada área. De esta forma, el perfil generalista que en Ecoembes se localiza no es el más común en tiempos de máxima especialización, pero para nosotros ofrece grandes ventajas en cuanto al trabajo en equipo, el conocimiento y la transversalidad. En definitiva, es esencial entender los departamentos de Recursos Humanos como garantes del bienestar de las organizaciones. Cuando además el cuidado de las personas forma parte de la cultura empresarial, nos acercaremos a entornos profesionales saneados y saludables.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Volver arriba