Estándares de aprendizaje

Hoy en día el desarrollo de las competencias laborales de los colaboradores de una organización es vital para mejorar su productividad y ser más competitiva. No solo alcanzará el objetivo de contar con un equipo a la altura de sus expectativas sino que éste estará más satisfecho con el lugar en el que trabaja y, por tanto, su rendimiento será mayor. Tiene que ver poner con a las personas en el centro de las decisiones empresariales. También con la idea de que invertir en ellas es invertir en retener y atraer talento. De aquí la importancia de los estándares de aprendizaje.

Elaborar un programa de capacitación

Para ello, es necesario saber qué perfil de colaboradores tenemos y qué queremos de ellos. También qué quieren ellos y qué potencial tienen. Todo ello requiere una evaluación minuciosa tras la cual es necesario elaborar un programa de capacitación que puede ser individual o no.

Los estándares de aprendizaje son fundamentales en este proceso porque son las herramientas que nos ayudan a concretar qué competencias estamos buscando, qué resultados estamos buscando exactamente. Es decir, se podrían definir como las especificaciones de los criterios de evaluación sobre los cuales vamos a diseñar un programa de capacitación.

En base a ellos vamos a establecer lo que el colaborador debe saber, comprender y saber según el puesto que ocupa. Es vital recibir el ‘feedback’ del empleado en todo este proceso para conocer sus intereses, puesto que si no se implica cualquier iniciativa de capacitación está prácticamente abocada al fracaso.

Objetivo de los estándares de aprendizaje

El objetivo de los estándares de aprendizaje es mejorar el desempeño de los colaboradores y lograr la máxima calidad en acciones de mejora de sus competencias. Son de gran utilidad para gerentes de programas y especialistas en capacitación y evaluación que los utilizarán para la planificación, ejecución y evaluación de programas que incluyan componentes de capacitación y aprendizaje.

Los utilizan a la hora de diseñar cursos, pero también para desarrollar descripciones de puesto y establecer expectativas de desempeño para empleados, socios o consultores.

Metodología

En cuanto a la metodología para elaborarlos, en muchas ocasiones se recurre a indicadores de productividad que se quieren conseguir, por ejemplo: índice de clima laboral, productos rechazados por el cliente, días de incapacidad por accidente laboral, o tiempo perdido… y éstos se enfrentan a estándares que conllevan competencias que harían mejorar estos indicadores, por ejemplo: trabajo en equipo, calidad, prevención de riesgos o costes…

En cualquier caso, los estándares de aprendizaje deben dimensionarse de manera que correspondan a la realidad y se ajusten a lo que una persona deba y pueda hacer para verdaderamente desempeñar bien su trabajo.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Crisis bien gestionadas

Leer más

Preselección de candidatos

Leer más
Volver arriba