¿Podemos mejorar la calidad de vida en el trabajo? 

calidad en el trabajo

La mayoría de las personas profesionalmente activas invierten una media de 8h en su trabajo. Teniendo en cuenta este dato parece especialmente relevante lograr que el contexto profesional garantice una calidad de vida laboral o calidad en el trabajo, porque solo de esa manera será posible garantizar el bienestar de los trabajadores y con él su compromiso y rendimiento. 

¿Qué es la calidad de vida en el trabajo? 

Cuando hablamos de calidad de vida en el trabajo nos referimos a la manera en que los empleados viven su relación con la empresa. Lógicamente esta experiencia está compuesta de multitud de factores: 

  • Ambiente de trabajo 
  • Cultura de organización y clima 
  • Relación y cooperación 
  • Formación y desarrollo 
  • Compensación y Recompensas 
  • Instalaciones 
  • Satisfacción y seguridad laboral 
  • Autonomía del trabajo 
  • Adecuación de recursos 

Esto hace que tratar de lograr calidad de vida en el trabajo sea todo un reto para las empresas, que combinarán todas estas variables de la manera que mejor se adapte a su cultura, recursos y capacidades. 

Una prioridad en ecoembes 

En Ecoembes trabajamos para garantizar que todos nuestros empleados dispongan de una buena calidad de vida laboral

Por un lado, nos enfocamos en el clima de trabajo, tratando de lograr que sea agradable y saludable, solo de esta manera es posible lograr una convivencia armónica y alejarse de los peligros que implican los ambientes laborares negativos. 

Por otro lado, facilitamos la conciliación de la vida personal y profesional y ofrecemos fórmulas de flexibilidad (horarios flexibles, teletrabajo…) con el objetivo de que se pueda alcanzar el equilibrio entre ambas. 

Por último, queremos que los trabajadores se sientan motivados en lo que hacen y consideramos que esto es responsabilidad del equipo en su conjunto. Estar motivado en el trabajo tiene que ver con el feedback que recibe una persona en su día a día, los proyectos en los que trabaja, los retos que le son asignados o las relaciones laborales con los compañeros. 

¿Podemos mejorar nuestra vida laboral de forma individual? 

La respuesta es sí. Al margen de las circunstancias, lo cierto es que todos y cada uno tenemos la capacidad de mejorar nuestra vida laboral. Estos son algunos de los consejos que ofrecen los profesionales de Recursos Humanos: 

  • Empezar el día con actitud positiva. Cada día, antes de ir a trabajar conviene dedicar algo de tiempo a pensar en aspectos satisfactorios de la jornada que está a punto de comenzar (el café con compañeros, un reto que estamos abordando, la satisfacción de hacer bien un trabajo que conocemos…) y a planear las principales tareas que se quieren realizar. Motivarse a uno mismo es clave para conseguir salir de la cama y empezar el día con energía para disfrutarlo y aprovecharlo al máximo. 
  • Aprender de los compañeros de trabajo. Crecer profesionalmente tanto a nivel individual como con el resto del equipo es uno de los regalos que a menudo infravaloramos de nuestro lugar de trabajo. Cada persona tiene algo que enseñarnos y nuestra disposición para dejarnos enseñar depende únicamente de nosotros mismos. Afrontar las dificultades con humildad y con ganas de saber nos recompensará con un aprendizaje que posiblemente nos será útil en el futuro. 
  • Evitar las quejas. Los hechos son los que son. A veces los proyectos no salen como nos gustaría, no obtenemos los resultados esperados y sólo podemos aprender de ello. Una actitud negativa no cambiará lo que ha pasado, sino que incluso podrá dar lugar a otros conflictos o errores y además generar malestar en el ambiente laboral. Nuestras emociones no dependen de los hechos, sino de los pensamientos que elaboramos en torno a éstos. ¡Sentirse mejor pasa por pensar diferente! 
  • Reunirse periódicamente. Las reuniones no pueden ser largas y tediosas. Deben participar todos y hablar de cada incidencia para llegar a la causa raíz. Con el tiempo las reuniones se hacen más productivas, los procesos se fortalecen y los sistemas se vuelvan más sólidos. La confianza aumentará a medida que la gente vea que los sistemas están detectando errores. Las personas deben sentirse escuchadas y valoradas en sus aportaciones. 
  • Abrir la puerta a la creatividad. Por apasionante que sea, el trabajo puede llegar a ser monótono. Para huir de la rutina, los especialistas proponen utilizar la creatividad en aquellas tareas que parecen siempre la misma. Para ellas, podemos proponer nuevas metodologías, desafíos para la mente o involucrar a más personas para “refrescar” el trabajo. 
  • Despejar la mente al acabar la jornada. El trabajo ocupa gran parte de nuestro tiempo y, por si fuera poco, también acapara muchas de nuestras preocupaciones. Por ello, los expertos insisten en la necesidad de realizar actividades ajenas a nuestra profesión. El baile, el dibujo, el yoga o cualquier deporte ayudan a despejar la mente y a liberar estrés, lo que no solo contribuirá a nuestro bienestar personal, sino que además será útil para abordar con más claridad aquellos asuntos laborales que nos preocupan. 

Según la guía del mercado laboral 2021 realizada por Hays, el 65% de los trabajadores no se siente orgulloso de su lugar de trabajo debido a la falta de foco hacia las personas que detectan. Esto desvela un grave problema que hay que intervenir tanto a nivel empresarial como a título individual. Sólo de esta manera lograremos que una de las actividades en las que invertimos una mayor porción de nuestro tiempo contribuya a nuestro bienestar. 

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Volver arriba