El Concepto de estabilidad laboral

El trabajo está reconocido en la Constitución Española en su Título I como un deber y como un derecho fundamental

Esta ley reconoce el derecho al trabajo con el artículo 35:

Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.

El concepto de estabilidad laboral está recogido por la ley

Si bien no dice nada acerca del concepto de estabilidad laboral, de ello si se ha encargado el Tribunal Constitucional, por ejemplo, en su sentencia 22/1981, de 2 de junio, en la que dice que este derecho a la estabilidad laboral se concreta en su aspecto individual también en “el derecho a la continuidad y estabilidad en el empleo, es decir, a no ser despedido si no existe una causa justa”, idea en la que insiste asimismo en otras sentencias.

Es decir, el concepto de estabilidad laboral está ligado a la continuidad del trabajador en el empleo que desempeña y a la garantía de conservar el mismo sin que pueda ser despedido del mismo sin las garantías previstas en la ley. La ley regula perfectamente las indemnizaciones por despido, las condiciones de término de la relación laboral, así como los casos de despido injustificado. Los derechos laborales están consolidados en nuestro país a través de la ley. Sin embargo, estamos en el país de Europa con más tasa de temporalidad, así que estamos con una estabilidad relativa. 

España es el país con mayor tasa de temporalidad laboral

España tuvo en 2018 la cota más alta de temporalidad laboral de la Unión Europea según la oficina de estadística comunitaria Eurostat. Se podría pensar que este es un mal dato para las personas, pero también lo es para las empresas, porque una organización que se caracterice por una baja estabilidad, en primer lugar, no atraerá talento pero, en segundo lugar, tampoco lo retendrá ni logrará que sus colaboradores lleguen a mantener un vínculo de compromiso e identidad con ella.

Desde fuera, la empresa será vista como una entidad que no cuida a las personas, todo lo contrario a la nueva cultura corporativa que está impregnando el espíritu de las modernas organizaciones de nuestra era. Pero, además de todo ello, la alta temporalidad hará que todos los medios que la organización ha dedicado en formar al colaborador, que es lo que, a su vez, procura motivación al empleado y contribuye en parte a su proyecto vital, se pierda como inversión empresarial.

Así que se puede afirmar, desde nuestro punto de vista,  que el concepto de estabilidad laboral es bueno para la economía porque es buena para todos, para el colaborador y para la organización.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Cómo ser más productivos

Leer más

¿Qué es el Digital Workplace?

Leer más
Volver arriba