Qué es la inteligencia visual espacial

inteligencia visual espacial

El psicólogo Howard Gardner, en su Teoría de las Inteligencias Múltiples, hablaba de ocho tipos de competencias que conformaban el conjunto de Inteligencias.

  1. Inteligencia lingüística.
  2. Inteligencia lógico-matemática.
  3. Inteligencia espacial.
  4. Inteligencia musical.
  5. Inteligencia corporal.
  6. Inteligencia intrapersonal.
  7. Inteligencia interpersonal.
  8. Inteligencia naturalista.

Una de ellas, la que nos ocupa en este texto, es la inteligencia visual espacial, definida como “la capacidad de percepción de la realidad y sus detalles para la formación de modelos mentales que puedan ser rotados y manipulados de manera abstracta, o bien reproducidos gráficamente”.

En otras palabras, es nuestra habilidad para pensar en objetos en diferentes dimensiones (bidimensionales, tridimensionales…) y para poder moverlos mentalmente. Es decir, pensar en tres dimensiones. Aunque la capacidad de pensar así pueda resultar tarea fácil, no lo es ya que son varios los sentidos que nos permitirán hacerlo: como podemos imaginar, está la vista -como su propio nombre indica-, pero también el tacto y el oído.

Sin ir más lejos, las personas ciegas, a pesar de no poder ver, perfectamente pueden disponer de una alta inteligencia visual espacial. Dicha inteligencia se encuentra principalmente en el hemisferio derecho del cerebro —aunque no exclusivamente— pues está demostrado que el cerebro derecho es el que piensa y recuerda en imágenes.

8 características de personas con inteligencia visual espacial

  1. Aprenden por medio de la observación.
  2. Reconocen con facilidad caras, objetos, formas, figuras, colores, detalles, escenas.
  3. Pueden desplazar objetos en el espacio.
  4. Perciben y producen imágenes mentales.
  5. Disfrutan haciendo todo tipo de arte: desde garabatos hasta figuras de papiroflexia.
  6. Pueden ver objetos reales o imaginarios de otra forma o nuevas perspectivas.
  7. Diseñan representaciones visuales para la información.
  8. Tienen memoria espacial.

En qué profesiones la encontramos

Hablamos de un tipo de inteligencia aplicable tanto en los campos de la ciencia como el arte, al verse implicados múltiples procesos cognitivos: la creatividad, la memoria visual, el razonamiento espacial, la capacidad de abstracción y la orientación espacial. Por ello, los diseñadores, astrólogos, escultores, tipógrafos, médicos cirujanos, pilotos, arquitectos, fotógrafos, ingenieros y hasta guías turísticos son los que a diario ejercitan su mente ayudándose de este tipo de inteligencia.

Por qué es importante poseer este tipo de inteligencia

Saber ubicarnos en el espacio es indispensable para sobrevivir. ¿Cómo si no seríamos capaces de dirigirnos a un lugar específico sin tener consciencia del sitio exacto donde nos encontramos? Este tipo de inteligencia está presente en toda actividad humana: a la hora de orientarnos, dar instrucciones a otra persona, conducir, distribuir los muebles en casa… La realidad es que la inteligencia humana es mucho más que el cociente intelectual de cada uno.

Cómo estimular su desarrollo

Incorporando a nuestra rutina diaria algunas sencillas costumbres podremos desarrollar la inteligencia visual espacial. Se podría recomendar, por ejemplo:

  • Ampliar el vocabulario espacial. Evitando referirnos a algo diciendo “aquí” o “allí” e implementando descripciones más precisas sobre la ubicación o localización.
  • Practicar la orientación. Cuando salgas a pasear, haz uso de un mapa —puede ser virtual también— para interpretarlo.
  • Observar, memorizar y reproducir. Intenta fijarte en objetos cotidianos para después recordarlos mentalmente.
  • Hacer fotos. Fotografía aquello que te apasione, poniendo especial énfasis en ángulos y perspectivas.
  • Conducir. Cuando vamos al volante, necesitamos prestar atención al entorno y sus elementos, distancias, movimientos.
  • Jugar (también virtualmente). El ajedrez, los cubos de Rubik, los rompecabezas 3D, los puzles o los videojuegos amplifican esta capacidad de resolución de problemas espaciales.

A través de materias escolares también podemos enseñar y ejercitar la inteligencia visual espacial en los más pequeños. En matemáticas, por ejemplo, podemos enseñarles a sumar o restar con palillos, lápices o frutas. En ciencia, y desde casa, podemos hacer pequeños experimentos para que comprendan conceptos, o bien jugar a imaginar todas las cosas que les gustaría que se inventasen. Para aprender geografía, pueden dibujar el mapa del mundo o construir cordilleras con cartón, papel, arcilla… Por último, a través de crear modelos de herramientas hechas por el hombre con arcilla o pintar escenas del pasado, podemos enseñarles sobre Historia.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Preselección de candidatos

Leer más

Nueva ley de control de horas trabajadas

Leer más

Aprendizaje social en las organizaciones

Leer más
Volver arriba