Los pasos de un proceso de selección de personal

pasos de un proceso de selección

El proceso de selección de personal empieza una vez que termina el cribado de curriculum y se ha hecho una preselección de candidatos. En esta segunda fase es muy importante que la estrategia a seguir se adapte a la cultura de la organización y al puesto en concreto para el que se busca la persona adecuada.

Antes de quedar para una entrevista personal se suele tener una charla informal telefónica o ‘pre-screeining’ en la que se realiza un primer acercamiento a las habilidades de la persona así como su visión y conocimiento de la empresa y su interés y posible encaje en el puesto de trabajo.

La entrevista personal, que en las circunstancias actuales o por distancias puede ser telemática, servirá para ahondar en estas cuestiones. Serán tan valorados los conocimientos técnicos –‘hard skills’- como las habilidades, las llamadas ‘soft skills’, cada vez más valoradas, y que son, por ejemplo: pensamiento crítico, empatía, comunicación, curiosidad, creatividad, flexibilidad, resiliencia y aprendizaje continuo. La técnica STAR –‘Situación, Tarea, Acción y Resultado’-, se ha diseñado para valorar las competencias o ‘soft skills’ con ejemplos concretos de experiencias que el candidato ha vivido en otros puestos y cómo se desenvolvió en ellas.

El entrevistador, que bien puede ser un manager de área o personal de recursos humanos, valorará las posibilidades del candidato de integrarse en la cultura corporativa y de desarrollarse y crecer dentro de la misma y ayudar a que crezca.

Por otra parte, la entrevista también puede servir para aclarar puntos clave del currículo que no están claros.

Cuando hay dudas entre varios candidatos se puede recurrir a técnicas grupales, ‘role playing’ o gamificación para evaluar sus habilidades en acción. Se trata de reunirlos para simular un caso práctico y ver cómo las resolverían.

Dentro de pasos de un proceso de selección, tanto durante la entrevista como durante este tipo de prácticas es importante también observar el perfil psicológico del candidato. En general, y aunque depende de la vacante a ocupar, los expertos aconsejan fijarse, por un lado, en su capacidad para planificar a corto, mediano y largo plazo así como para organizar, coordinar o concretar; si es capaz de poner atención o concentrarse; y también averiguar su nivel de memoria, detallismo o coordinación viso-motriz. Hay test que facilitan este tipo de información.

Por otro lado, en cuanto al estilo de gestión, recomiendan averiguar, su tono afectivo general, si habitualmente es espontáneo, reservado, agresivo, afable, etc.; si tiene autonomía para tomar decisiones; qué tipo de vínculos establece; cómo se relaciona con las figuras de autoridad o si le gusta trabajar en equipo, etc…

El último paso una vez se tenga claro quien es la persona adecuada será su contratación e incorporación a la organización. Ya conoces todos el proceso y los pasos de un proceso de selección.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Reclutamiento 4.0 sostenible

Leer más

Recursos Humanos y sostenibilidad

Leer más

Recompensas sostenibles

Leer más
Volver arriba