Los robots y el empleo: La oportunidad de la robotización

La amenaza de la robotización del trabajo no es nueva para la humanidad y ha estado presente en las películas de ciencia ficción y en muchos artículos de opinión de diarios reputados y de manos de serios expertos hace lustros desde la revolución industrial. Sin embargo, el momento es ahora. La irrupción de las innovaciones tecnológicas y la  robotización en todos los sectores del mercado laboral ha llegado y por mucho que se haya publicado no se sabe a ciencia cierta cómo va a afectar a los empleos de los ‘humanos’ la integración entre los robots y el empleo. ¿Ayudarán, sustituirán o harán necesarios nuevos perfiles profesionales y técnicos?

De momento, hay cifras prospectivas. Lo que está claro es que la aparición de la pandemia de la COVID-19 ha determinado un desarrollo tecnológico vertiginoso para contrarrestar la paralización de la actividad humana en estos meses. A todo ello hay que añadir la contracción económica. Eso ha llevado al Foro Económico Mundial (WEF) a arriesgarse a afirmar que en el 2025 los trabajos serán en un 50% realizados por robots y humanos a partes iguales.

El futuro de los empleos

En su estudio ‘The Future of Jobs 2020’ (El futuro de los empleos 2020) publicado el pasado mes de octubre, detecta un escenario de ‘doble interrupción’: 

La adopción tecnológica por parte de las empresas transformará las tareas, los trabajos y las habilidades para el 2025”. 

Las encuestas que ha realizado a empresas revelan que el 43% están dispuestas a reducir su fuerza laboral para integrar tecnología y que el 41% planea recurrir a contratistas para trabajos especializados. La buena noticia es que el 34% estudia ampliar su fuerza laboral debido a la integración de tecnología.

Es la industria 4.0, tan anhelada por otra parte. Por ejemplo, Michael Page, junto a analistas especializados en la previsión de tendencias de Foresight Factory, ha examinado las tendencias que conformarán los trabajos del mañana. Asegura que las tecnologías robóticas avanzadas y la Inteligencia Artificial no solo afectarán a los trabajos de baja cualificación, también traerán beneficios económicos: el tiempo dedicado a tareas rutinarias dará paso a ocupaciones de mayor responsabilidad.

Los robots y el empleo destinados a convivir

Quizá todo sea cuestión de que los robots sean la mano de obra de las tareas pesadas y manuales y la formación y un perfil más desarrollado del ser humano sea el que constituya la fuerza laboral del hombre y la mujer. Podría ser una manera de eliminar la desigualdad siempre que hubiera las mismas oportunidades de acceso a la educación y al trabajo.  En cualquier caso, siempre será necesario alguien que mantenga máquinas complicadas, interprete los datos que nos ofrece Big Data o la Inteligencia Artificial y tome las decisiones adecuadas en un momento dado teniendo en cuenta la variable emocional, cosa que jamás podrá hacer un robot.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

El empleo sostenible en España ha llegado

Leer más
Volver arriba