Calidad en el trabajo. 5 Consejos para conseguirla

mejorar la calidad en el trabajo

Se puede definir la calidad en el trabajo o calidad en la vida laboral a la satisfacción de unas necesidades clave para los trabajadores. Se refiere a los recursos, actividades y resultados derivados de la participación de las personas en el lugar de trabajo.

Las necesidades definidas por el psicólogo Abraham Maslow se consideran muy relevantes para respaldar las necesidades de las personas, cubriendo salud y seguridad, económica y familia, sociedad, estima, actualización, conocimiento y estética.

En 2013 se  utilizaron 9 componentes para medir la calidad de vida laboral de los empleados en instituciones técnicas privadas:

  • Ambiente de trabajo
  • Cultura de organización y clima.
  • Relación y cooperación
  • Formación y desarrollo
  • Compensación y Recompensas
  • Instalaciones
  • Satisfacción laboral y seguridad laboral
  • Autonomía del trabajo
  • Adecuación de recursos

 

Calidad laboral en Ecoembes

 

En Ecoembes ponemos especial atención a la calidad en el trabajo y pensamos en la necesidad de generar un clima de trabajo agradable y de favorecer la comunicación y la cooperación entre los empleados. Esto conseguirá también aumentar la calidad en la vida personal de todo el equipo. Queremos que los trabajadores se sientan motivados en lo que hacen y consideramos que ello es responsabilidad del equipo en su conjunto.

Estar motivado en el trabajo tiene que ver con el feedback que recibe una persona en su día a día, los proyectos en los que trabaja, los retos que le son asignados o las relaciones laborales con los compañeros. Pero, además, cada persona tiene la capacidad de mejorar su propia vida laboral. Estos son algunos de los consejos que recomiendan los profesionales de Recursos Humanos:

Empezar el día con actitud positiva

 Cada día, antes de ir a trabajar, conviene dedicar algo de tiempo a pensar sobre lo satisfactoria que será la jornada y a planear las principales tareas que se quieren realizar. Motivarse a uno mismo es clave para conseguir salir de la cama y empezar el día con energía para disfrutarlo y aprovecharlo al máximo.

Aprender de los compañeros de trabajo

Crecer profesionalmente tanto a nivel individual como con el resto del equipo es uno de los regalos que a menudo infravaloramos de nuestro lugar de trabajo. Cada persona tiene algo que enseñarnos y nuestra disposición para dejarnos enseñar depende únicamente de nosotros mismos. Afrontar las dificultades con humildad y con ganas de saber nos recompensará con un aprendizaje que posiblemente nos podrá ser útil en el futuro.

Evitar las quejas

Los hechos son los que son. A veces los proyectos no salen como nos gustaría, no obtenemos los resultados esperados y sólo podemos aprender de ello.

Una actitud negativa no cambiará lo que ha pasado, sino que incluso podrá dar lugar a otros conflictos o errores y además generar malestar en el ambiente laboral. Nuestras emociones no dependen de los hechos, sino de los pensamientos que elaboramos en torno a éstos. ¡Sentirse mejor pasa por pensar diferente!

Reunirse periódicamente

Las reuniones no pueden largas y tediosas. Deben participar todos y hablar de cada incidencia  y llegar a la causa raíz.

Con el tiempo,las reuniones se hacen más productivas y los procesos se fortalecen, los sistemas se vuelvan más sólidos. La confianza aumentará a medida que la gente vea que los sistemas están detectando errores.

Las personas deben sentirse escuchadas y valoradas en sus aportaciones

Dar rienda suelta a la creatividad

Por apasionante que sea, el trabajo puede llegar a ser monótono. Para huir de la rutina, los especialistas proponen utilizar la creatividad en aquellas tareas que parecen siempre la misma. Para ellas, podemos proponer nuevas metodologías, desafíos para la mente o involucrar a más personas para “refrescar” el trabajo.

Despejar la mente al acabar la jornada

El trabajo ocupa la mayoría de nuestro tiempo y, por si fuera poco, también acapara buena parte de nuestras preocupaciones. Por ello, los expertos insisten en la necesidad de realizar actividades ajenas a nuestra profesión. El baile, el dibujo, el yoga o cualquier deporte ayudan a despejar la mente y a liberar estrés, lo que no solo contribuirá a nuestro bienestar personal, sino que además será útil para abordar con más claridad aquellos asuntos laborales que nos preocupan.

 

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

¿Qué es el Digital Workplace?

Leer más
Volver arriba