Cómo influyen los avances tecnológicos en el trabajo

Cómo influyen los avances tecnológicos en el trabajo

Una pregunta que nos hemos hecho en algún momento es cómo influyen los avances tecnológicos en el trabajo. El concepto de tecnología, con todo lo que ello abarca, tradicionalmente no ha estado ligado en el ámbito social a los atributos más positivos. En cierto modo, la globalización, internet, las redes, etc, hace han consolidado durante años como una amenaza. De hecho, los inconvenientes que le otorgamos aún a día de hoy nos hace cuestionarnos si nos gustaría prescindir de ella en nuestras vidas.

Sin embargo, si hacemos un balance es probable que la balanza se incline hacia el lado positivo puesto que los avances y ventajas que nos aporta en nuestro día a día, tanto en el ámbito personal como en el laboral, son enormes. A lo mejor no lo valoramos, pero ¿Qué negocio o empresa, grande o pequeña, carece a día de hoy de un ordenador? ¿Y de teléfonos?

En pleno siglo XXI, una de las cuestiones que más nos preocupa acerca de la tecnología es la sustitución de trabajadores por máquinas y, por ende, la destrucción de empleo. Hace aproximadamente cien años, Keynes ya hablaba de ese fenómeno refiriéndose a él como “desempleo tecnológico”.

Paradójicamente, el progreso y los avances tecnológicos traen consigo nuevas capacidades de producción, lo cual a su vez resulta en la creación de nuevos puestos de trabajo y nuevas oportunidades de negocio. De igual forma, haciendo memoria podremos recordar la cantidad de horas que antiguamente se tardaba en elaborar determinadas tareas en una empresa: desde la comunicación hasta un proceso de creación. Ahora, en cuestión de minutos podemos iniciar, realizar y acabar todo ello gracias a la tecnología. Por lo tanto, agilizamos los procesos y aumentamos la eficacia. También es imprescindible a la hora del uso de la tecnología para gestionar el talento humano. A la hora de buscar talento también hemos ganado con la tecnología pues tener la oportunidad de publicar las ofertas laborales en varios canales digitales amplía nuestra difusión. Una difusión que, obviando internet, no podría compararse.

La nube es la gran revolución en los trabajos

Entre las tecnologías que han revolucionado el entorno laboral se encuentra lo que llamamos “la nube”. Ésta es capaz de almacenar altas cantidades de información, permitiéndonos acceder a ella ahorrando en hardware y software. Siguiendo con los términos anglosajones, encontramos el “big data”, en la misma escala de importancia. A las empresas les es de gran utilidad para obtener respuesta a preguntas que ni se habían planteado en muchos casos, además de reducir en costes y tomar mejores y más rápidas decisiones. La tecnología sin cables es muy beneficiosa, especialmente si tenemos que trabajar a distancia o durante un viaje. El video, por otro lado, es otro gran descubrimiento. Se estima que, en el año 2021, un 70% del tráfico de internet en España será a través de videos.

Económicamente hablando, si deseamos ser competitivos en el mercado, deberemos realizar constantes inversiones que, en algunos casos, pueden tener un coste elevado. La razón por la que las llamamos inversiones, y no gastos, es porque es necesario que nuestra empresa esté actualizada. Y no solo eso, sino que existe la posibilidad de que nuestros sistemas o dispositivos fallen, por lo que tendremos que contar también con el mantenimiento de los mismos.

Cómo influyen los avances tecnológicos en el trabajo

Los trabajadores pueden encontrar en la tecnología un gran aliado ya que ofrece aspectos tan positivos como la constante formación, la facilidad a la hora de trabajar o incluso potenciar el desarrollo de la empresa en la que trabajamos. Sin embargo, el uso de la misma también puede ser una distracción. El acceso a aplicaciones, redes sociales y el exceso de contenido que hay en línea puede llevar a procrastinar.

En pocas palabras, no es fácil medir el impacto que la tecnología puede tener sobre nuestras vidas profesionales. Pero si hay algo que está claro es que ha llegado para quedarse y debemos ser capaces de adaptarnos a ella, para que nos afecte de forma positiva. Siempre teniendo muy presente la ciberseguridad, pues estar detrás de una pantalla tiene sus riesgos y es imprescindible saber protegernos.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

¿Qué es el Digital Workplace?

Leer más
Volver arriba