Carlos, operario de limpieza en Urbaser

“Me han permitido aprender a hacer de todo y han apostado por mí”

“Me gusta mucho lo que hago y me siento realizado, para mí supone un aliciente en todos los sentidos”. Son palabras de Carlos Viejo, operario de limpieza en Urbaser. Es uno de los participantes del proyecto ‘Reciclar para cambiar vidas’, que busca dar una segunda oportunidad a personas en riesgo de exclusión social a través de su inserción laboral en el sector del reciclaje. Esta iniciativa funciona gracias a la creación de una Red de Empresas que se han implicado en el proyecto y a la colaboración con el programa Incorpora de Obra Social ‘la Caixa’.

En el caso de Carlos, fue Urbaser la compañía que le dio esta segunda oportunidad, cuando hace cinco años entró a formar parte de su equipo como operario de gestión de residuos en Ecoparc, en Zona Franca de Barcelona. “Antes de encontrar este empleo no había trabajado en este sector -me había dedicado durante muchos años al sector de la construcción hasta que llegó la crisis-, se puede decir que me reciclé yo también. He aprendido muchísimo sobre la gestión de residuos y la importancia de hacerlo de forma correcta”, nos cuenta. “En aquel momento, pensé que iban a ser unos meses, sin embargo, continúo de forma indefinida”, explica.

Y es que Urbaser apuesta por la diversidad como factor clave para la competitividad de la compañía, así como base de su responsabilidad social. Para Raúl Telenti, director de Organización y Gestión de Personas, es una manera de aportar diferentes perspectivas, “la diversidad favorece, entre otros, el desarrollo de ideas y soluciones enriquecedoras”. Además, reconoce que personas como Carlos “suelen entrar con muchas ganas de sumar y lo trasladan a las personas de los equipos donde se integran”.

Claro que Carlos tenía ganas. Esta segunda oportunidad fue para él un antes y un después en su vida. “Para mí, encontrar un empleo, lo primero que me supuso fue tranquilidad, saber que a final de mes vas a tener un sueldo. Tener solvencia económica me permite cubrir las necesidades que se generan en mi casa y también disfrutar con mi familia, es decir, mi tranquilidad también es la suya”, explica. Actualmente trabaja por turnos, unas veces de mañana y otras de tarde.

La certeza de estar haciendo algo positivo es mutua. Desde Urbaser, Raúl Telenti asegura que en la empresa se sienten “lógicamente satisfechos, entusiasmados” pero también “comprometidos”. “Trabajamos para mejorar la calidad de vida de los territorios donde estamos presentes y para generar con nuestra actividad nuevas y segundas oportunidades laborales que faciliten un proyecto de futuro”, afirma.

Para Carlos, todo empezó de nuevo, cuando, buscando oportunidades, se informó de que la Fundació Trinijove junto a Ecoembes iba a desarrollar una formación sobre gestión y tratamiento de residuos. “Vi que para mí podía suponer una oportunidad -dice-, aunque fuese un sector distinto del que venía, y decidí inscribirme”.

Así que realizó la formación e hizo las prácticas en Ecoparc. “Cuando estaba finalizándolas, fui a hablar con el encargado y le trasmití mi interés por trabajar con ellos. En aquel momento no había oportunidades, pero me comentó que si surgía me tendrían en cuenta. Y así llego mi oportunidad hasta el día de hoy”, recuerda emocionado.

Carlos reconoce que con su empleo en Urbaser su conciencia ambiental y responsabilidad ha ido creándose -antes no reciclaba-, pero también ha ido creciendo. “Me he dado cuenta de que el reciclaje es muy importante y necesario para que nuestros residuos no acaben en un vertedero y puedan tener otra oportunidad, convirtiéndose en otros productos que podemos utilizar”, confiesa.

Afirma que en el desempeño de su trabajo se ha dado cuenta “de lo mucho que consumimos y desechamos”, en sus propias palabras. “Yo ahora intento no tirar productos que creo que puedo reutilizar o intento alargar su vida útil”, afirma.

Carlos ve que el reciclaje es muy importante para cuidar del medio ambiente y ahorrar recursos naturales. Por eso, siente que ahora tiene un trabajo gratificante en el que, además, se siente muy valorado desde el primer momento. “No solo eso, sino que poco a poco voy ocupando puestos de mayor responsabilidad”, añade satisfecho.

Empezó cubriendo una baja en el puesto de triador -que se ocupa de separar los distintos envases de plástico, metal y briks-, y después le reubicaron en su actual puesto de peón de limpieza. Ahora, si en algunas ocasiones el oficial de planta no puede asistir a la planta, le asignan algunas de sus tareas.

“Agradezco muchísimo que me den estas oportunidades porque me han permitido aprender a hacer de todo y han apostado por mí”, señala. “Además, estos años en la empresa he conocido a muy buenos compañeros, trabajar con ellos también es gratificante”, añade.  

Por parte del director de Organización y Gestión de Personas de Urbaser también son muchos los valores que el programa aporta a la compañía. Raúl Telenti destaca el compromiso e implicación por el trabajo bien hecho de las personas que entran a formar parte de ‘Reciclar para cambiar vidas’. Tienen “pasión por el trabajo que realizan”, señala. “Y ahí se nota la labor de los técnicos y el personal de Ecoembes que trabajan en la selección, formación, orientación e integración de las personas que participan en el programa”, añade.

En el futuro, Carlos se ve en este sector y en Urbaser, a la que llama “mi empresa”. Es un sector que “hace unos años era totalmente desconocido para mí -afirma-. Ahora lo conozco mucho más, y he crecido mucho a nivel profesional y personal. Me gustaría seguir trabajando aquí, sintiendo que, con mi labor, estoy contribuyendo a tener un mundo más limpio y cuidado”.

A los jóvenes “les diría que se paren a observar y pensar en todo lo que ocurre a nuestro alrededor, que piensen cuáles son las consecuencias de todo lo que hacemos. Que colaboren con el cuidado de nuestro entorno, que contribuyan con sus actos a no contaminar el agua, el aire, los recursos, para que el planeta siga existiendo. Los pequeños gestos individuales son muy importantes”, concluye Carlos.

Las segundas oportunidades merecen la pena y el reciclaje es una gran ocasión para avanzar en el cuidado del medio ambiente y de las personas, así como del crecimiento del empleo verde.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Gestión de la diversidad en las empresas

Leer más

Preselección de candidatos

Leer más
Volver arriba