Cómo hablar en público para ser brillante: 5 Consejos

cómo hablar en público

Ese sentimiento, esos nervios en el momento en que toca salir al escenario y empezar a hablar en público correctamente delante de una multitud de desconocidos. Sí, ese cosquilleo en la garganta, ese temblor en el pulso. Lo conocemos todos. Se dice que el miedo a hablar en público es algo que compartimos la mayoría de las personas en el mundo. Sin embargo, hay técnicas que pueden resolver nuestro miedo escénico o al menos esconderlo sin que nadie sepa lo que realmente sentimos y aprender cómo hablar en público.

Estos son algunos de los trucos para mejorar tus capacidades de oratoria:

Hacer una buena introducción

Haz una buena introducción. Si quieres ganarte la atención de tu audiencia debes causar una buena primera impresión. Debes pensar en positivo. Todos creemos que si hacemos el ridículo, tartamudeamos o perdemos el hilo frente a la audiencia se van a reír de nosotros. Olvídate de todos esos clichés. Tu miedo es compartido, por lo tanto la mayoría de las personas que van a estar sentadas delante de ti entenderán por lo que estás pasando.

  1. Preséntate para hablar en público, habla sobre ti en un par de frases. Di quién eres, porque estás ahí y qué pretendes enseñarles con tu discurso.
  2. Busca una frase ingeniosa que cautive su atención. Es la manera perfecta de romper el hielo.
  3. Si eres de los que lo pasan muy mal durante los primeros cinco minutos, cuenta lo mismo que dirías en esas primeras frases, pero con un vídeo, de esta manera podrás relajarte durante los primeros minutos y ello te ayudará a ver que el público está ahí por que quiere.

Preparar la presentación

Sin duda es de los puntos mas importantes. Si te preparas bien el discurso no vas a sufrir ese miedo de olvidarte lo que quieres decir. Te servirá para ensayar y visualizarte delante de tu próxima audiencia.

Controla los ataques de pánico

Evita entrar en ataques de pánico. Es común que de repente te quedes sin palabras y empieces a sufrir por ello. Pausa, tranquilízate, coge aire, bebe agua y sonríe. Después, retoma tu discurso y verás como todo vuelve a su cauce.

Tus palabras no se las lleva el viento; en este caso no, así que nunca digas “qué nervios” antes de empezar a hablar. ¿Por qué no? Porque lo que hará el público una vez empieces a hablar es centrarse en tus nervios y no en tus palabras. Sé seguro de ti mismo y muestra esa seguridad delante de tu público.

Usa pausas inteligentes

Puedes lograr impacto usando pausas inteligentes que te ayudarán a fomentar la atención, proyectan seguridad y hacen que tengas que usar menos muletillas.

Sé conciso

No te enrolles. Sé breve y conciso. Tienes que tener claro lo que quieres expresar y decirlo de la manera más resumida y clara que puedas. En general, las personas nos distraemos con mucha facilidad y, si te vas por las ramas, tu audiencia empezará a evadirse y eso hará que te pongas cada vez más nervioso.

Buena actitud

Sonríe, ¡es la clave de todo! Como hemos dicho antes, la gente está ahí porque quiere así que no te preocupes por nada. A ellos no les va a importar si estás nervioso siempre y cuando estén interesados en lo que dices. Sonreír ayuda a conectar con el publico y a hacerles ver que están allí para aprender y disfrutar contigo.

Puedes lograr impacto usando pausas inteligentes

Pase lo que pase, aprovecha el momento y aprende todo lo que puedas de ti y de tu público. Y ten por seguro que cada vez lo harás mejor. Desde Ecoembes, te mostramos también 4 Ejercicios para mejorar las habilidades sociales.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Formación verde online

Leer más
Volver arriba