Cómo hacer una buena gestión de la incertidumbre y convertirla en oportunidad

dibujo de hombre

En un contexto mayoritariamente incierto como el generado tras la aparición de la pandemia del COVID-19 en todos los ámbitos de nuestras vidas, la gestión de la incertidumbre en las organizaciones, el miedo al futuro que está generando la situación,  tanto a nivel personal en el desempeño del trabajo diario como en la toma decisiones corporativas se torna fundamental. Las emociones, el liderazgo y el talento son factores muy a tener en cuenta en este aspecto.

Las empresas deben aprender a manejar la incertidumbre

En este sentido, es esencial que el optimismo impere en la organización, que los líderes sepan transmitirlos, y que el talento de todo el equipo -que debe ser diverso, transversal y estar más alineado y comprometido que nunca- sepa ver y generar oportunidades en este entorno de cambio constante, y reduzca la ansiedad y el estrés que la situación genera.

Es lo que se ha dado en llamar “aprendizaje al vuelo”. Es decir, se aprende actuando. Este comportamiento, esta llamada a la acción, genera más optimismo a la vez, minimiza la sensación de debilidad del grupo, fortalece al equipo y les dá una sensación de control de la situación. Una buena herramienta para lograrlo es la comunicación interna basada en la honestidad y la transparencia para crear un clima de confianza y empatía.

Otra manera de gestionar la incertidumbre en el caso concreto del COVID-19 que ha traído un miedo a lo desconocido en todos los aspectos de la vida, por ejemplo, es poner en marcha acciones que favorezcan el bienestar emocional de los colaboradores de la organización. 

El 78% de los empleados espera que su empresa les proteja del Covid-19

Según Compensation Lab, el 78% de los empleados espera que su empresa sea activa en la gestión de la incertidumbre y actúe para protegerse del virus a ellos y a la comunidad. El 41% quieren recibir datos sobre cómo está impactando el coronavirus en el negocio, pero sobre todo, un 66%, quieren saber qué hacer para evitar ‘llevarlo’ al lugar de trabajo (66%) o información sobre su seguridad o el estado de los compañeros contagiados (57%). Es decir, la organización debe establecer cuál es su plan de contingencia o de salud organizativa y mostrar a sus colaboradores que piensa en cómo cuidar a las personas. Transmitir este mensaje ayuda a gestionar la incertidumbre desde el punto de vista emocional y adaptarse a los cambios.

Fuera del contexto actual de la pandemia, desde Michael Page opinan que para gestionar la incertidumbre de forma adecuada, además de prever la multiplicidad de escenarios que se puedan presentar, es imprescindible relacionar los actos empresariales con una visión a futuro.

Si las compañías tienen la posibilidad de aplicar estrategias a largo plazo, la existencia de incertidumbre política o económica puede transformarse, pero podría convertirse en una oportunidad para que los directivos “rediseñen sus estrategias, enfoquen sus recursos en los productos que generan rentabilidad y fortalezcan sus operaciones, centrándose en sus clientes”, explican.

En cualquier caso, para afrontar este tipo de situaciones y hacer una correcta gestión de la incertidumbre recomiendan: tener fortaleza psicológica; esforzarse en el diagnóstico; encontrar los medios adecuados y mantenerse firme en la decisión.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Síntomas para identificar el burnout

Leer más
Volver arriba