Condiciones para que un equipo de trabajo sea eficaz: empieza por el espacio

Condiciones para que un equipo de trabajo sea eficaz

¿Cuales son las condiciones para que un equipo de trabajo sea eficaz? Las respuestas a preguntas como: ¿Qué muebles colocar? ¿Qué colores? ¿Luces bajas o luces altas? ¿Blancas o amarillas? Y, en general, ¿qué decoración? Por nimias que resulten, tienen un impacto directo en la productividad y el rendimiento de los empleados y, en consecuencia, el éxito de una empresa.

La calidad del espacio de trabajo consigue eficacia en los equipos

Nos pasamos 8 horas al día, si no más, en el mismo espacio de trabajo. Eso, para que nos hagamos una idea de lo que implica, quiere decir que estamos en un mismo edificio aproximadamente un tercio de cada día de nuestras vidas. Como era de esperar, poco a poco se ha instalado la tendencia de convertir las oficinas en entornos que desprendan todo tipo de calificativos positivos, para hacernos sentir como si estuviésemos en nuestra propia casa. Rincones con sofás donde los empleados pueden dormir la siesta, neveras repletas de refrescos o cervezas para ocasiones como los “beer fridays” cada vez más comunes, futbolín… Hay oficinas que incluso cuentan con salas de cine en su interior.

Condiciones para que un equipo de trabajo sea eficaz

No existe la oficina perfecta, pero sí aquella con la que nos identificamos y en la que nos sentimos cómodos. Precisamente, el concepto comodidad nos lleva a nuestro primer punto: el mobiliario. Los muebles de la oficina deben estar perfectamente adaptados para el uso que le vamos a dar. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que la ergonomía de los asientos, por ejemplo, debe prevalecer ante el diseño, ya que las lesiones de espalda debido a las malas posturas en el trabajo o dolencias musculares son frecuentes en personas que trabajan sentadas.

Si no le damos la importancia que requiere, nos arriesgamos a que pequeñas lesiones acaben en bajas por enfermedad, al agravarse con el tiempo. La decoración y los colores tampoco son cuestiones menores. Un cuadro decorativo, una planta decorativa en la oficina, algún elemento al que le tengamos cariño o una fotografía familiar favorecen la concentración, siempre que se encuentren dentro de una paleta de colores en tonos suaves y claros. Es recomendable, así mismo, tener espacios de descanso para poder desconectar, o para conectar en un plano creativo. Éstos se han convertido en un básico y, actualmente, hay tantas combinaciones como empresas: algunas optan por instalas zonas de café, otras una zona verde —con jardines interiores—, las hay que cuelgan mensajes positivos en las paredes e incluso las que incorporan salas de juegos.

En cuanto a características más inmateriales, encontramos el ruido. Se calcula que hasta el 40% de los trabajadores españoles están expuestos a niveles de ruido demasiado elevados, lo que conlleva a la desconcentración e improductividad. Es aconsejable procurar mantener las instalaciones eléctricas o de servidores aisladas en espacios independientes. Otra forma de favorecer la productividad, y de paso, el optimismo y la vitalidad, es trabajar con luz natural. Y, en su defecto, contar con luces blancas led que eviten el cansancio ocular.

Minimizar los riesgos laborales influye en la productividad

Precisamente, los parámetros de prevención de riesgos laborales ofrecen recomendaciones de gran utilidad. ¿Y qué pasa con la temperatura? Como bien sabemos, con los pies fríos no se piensa bien, por lo que lo ideal es que trabajemos en un ambiente de entre 20 y 25 grados, ventilando al menos una vez al día para que se renueve el aire. El calor tampoco es bueno porque nos hace trabajar a un ritmo mucho más lento. Incluso, en casos puntuales, corremos el riesgo de sufrir el llamado ‘estrés térmico’ o sobrecarga fisiológica por calor. Y, finalmente, aunque parezca mentira, estar bien ubicado supone un sinfín de ventajas. Desde la facilidad de acceso y aparcamiento para trabajadores y clientes, hasta la proximidad de lugares de interés para hacer, por ejemplo, afterworks.

Un dato curioso es que más de la mitad de los empleados españoles no cree que su espacio de trabajo le permita desarrollar su labor profesional de manera totalmente eficaz. Cambiando algunos aspectos en los espacios de trabajo podemos convertir cualquier lugar triste y apagado en uno agradable y de buena calidad, porque eso aumentará de forma significativa la satisfacción laboral. Y eso se traduce en éxito para los empleados y en éxito para la empresa.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Volver arriba