El empleo sostenible en España ha llegado

empleo sostenible

El desarrollo sostenible, es aquel que logra satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y oportunidades de las futuras generaciones. Sin lugar a dudas el desarrollo de nuestra sociedad ha de ser sostenible, y esto supone inevitablemente una revolución en el sector del empleo. 

Objetivos de desarrollo sostenible (ODS) 

En el año 2012 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo planteó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como fórmula para frenar la acción nociva del ser humano sobre nuestro planeta.  

Dichos objetivos se centraron principalmente en la preservación y cuidado del medioambiente y sus recursos, los derechos humanos y el fin de la pobreza y la prosperidad económica a nivel global. Para lograrlos se estableció como fecha límite el año 2030.  Los objetivos de desarrollo sostenible se traducen en 169 metas específicas que a su vez se recogen en 17 bloques: 

  1. Fin de la Pobreza 
  1. Hambre Cero 
  1. Salud y Bienestar 
  1. Educación de Calidad 
  1. Igualdad de Género 
  1. Agua Limpia y Saneamiento 
  1. Energía Asequible y No Contaminante 
  1. Trabajo Decente y Crecimiento Económico 
  1. Producción y Consumo Responsables 
  1. Acción por el Clima 
  1. Vida de Ecosistemas Terrestres 
  1. Paz, justicia e instituciones sólidas 
  1. Alianzas para lograr los objetivos 

Responsabilidad Social en las Empresas 

Si ponemos el foco en el sector empresarial y en nuestro país, existe una Estrategia de Responsabilidad Social de las Empresas que tiene como objetivo regular las actuaciones de éstas y por lo tanto su impacto ambiental, de manera que puedan convertirse en motor de sostenibilidad, garantizando por un lado la competitividad del país y por otro la transformación hacia una sociedad y una economía más productiva, sostenible e integradora. 

Las 10 líneas de actuación en torno a las cuales se han agrupado las medidas son las siguientes: 

  1. Promoción de la RSE como elemento impulsor de organizaciones más sostenibles. 
  1. Integración de la RSE en la educación, la formación y en la investigación. 
  1. Buen Gobierno y transparencia como instrumentos para el aumento de la confianza. 
  1. Gestión responsable de los recursos humanos y fomento del empleo. 
  1. Inversión socialmente responsable e I+D+i. 
  1. Relación con los proveedores. 
  1. Consumo responsable
  1. Respeto al medioambiente. 
  1. Cooperación al desarrollo. 
  1. Coordinación y participación. 

Gestión responsable de los recursos humanos y fomento del empleo 

¿Cómo traducimos todos estos planteamientos en acciones específicas? El desarrollo sostenible de una sociedad pasa inevitablemente por la labor que realizan las empresas y en ese sentido, una gestión sostenible de los recursos humanos es esencial. Sólo de esta manera será posible garantizar y mejorar las condiciones de igualdad laboral y conciliación, la no discriminación y la inserción laboral de colectivos con mayores dificultades para acceder o mantenerse en el mercado laboral. Todo esto se resume en la creación de empleo de calidad mediante acciones muy concretas: 

  • Diversidad 

La diversidad habla de igualdad de oportunidades independientemente del género, edad, origen cultural o étnico, discapacidad, etc. A día de hoy, las empresas están incorporando políticas que permiten hacer de la diversidad una realidad, contribuyendo a un mercado laboral cada vez más global y enriquecedor. 

Todo esto incluye también iniciativas identificadas con el distintivo “Igualdad en la empresa”, que garantizan la igualdad entre hombres y mujeres (incluyendo Comités de Dirección y Consejos de Administración) en materia retributiva, selección, corresponsabilidad, promoción y formación. 

  • Conciliación 

El equilibrio entre vida personal, familiar y laboral ha sido un objetivo pendiente que se ha visto en parte beneficiado confinamiento derivado de la Covid-19. El teletrabajo, los horarios flexibles y la autoorganización son ya una realidad en muchas empresas. Mantener estas fórmulas en beneficio de la conciliación de las personas que forman las empresas es el gran reto en este momento. 

  • Integración laboral de personas en riesgo de exclusión social 

Una sociedad sostenible es aquella en la que las desigualdades sociales y económicas son menores. En este sentido el sector del empleo tiene mucho que aportar favoreciendo la contratación de personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social. Existen políticas específicas que tienen como objetivo incentivar a las empresas a incorporar trabajadores procedentes de empresas de inserción y centros especiales de empleo. En este sentido merecen mención especial los jóvenes, uno de los grupos con mayores tasas de desempleo, a los que el Fondo Social Europeo dedica esfuerzos específicos. 

  • Respeto y protección de los derechos humanos 

Hablamos no solo de garantizar los derechos humanos dentro de las organizaciones, sino de que las empresas deben velar por el cumplimiento de los principios y normativas internacionales en toda su cadena de valor. Esto resulta especialmente importante en empresas que intervienen en contextos en los que no hay garantías de cumplimiento de los derechos humanos: su intervención puede marcar un punto de inflexión en la transformación del entorno siempre que se mantenga firme en la defensa de los derechos humanos. 

  • Contratación indefinida 

Este objetivo, inalcanzable para muchos, está en el punto de mira de las instituciones que siguen potenciando este tipo de contrato por parte de las empresas, al mismo tiempo que la conversión de contratos formativos en indefinidos y la contratación de jóvenes y mayores de 45 años con carácter indefinido. 

  • Salud en los centros de trabajo 

Hablamos de salud física y mental y también del clima laboral. El objetivo es implantar programas que garanticen el bienestar de los empleados y una mejora en las relaciones dentro del contexto laboral. Esto en muchos casos tendrá una estrecha relación con los niveles de estrés, un aspecto que hasta ahora no se había colocado sobre la mesa de las organizaciones como asunto interno de relevancia. 

  • Voluntariado corporativo 

El voluntariado corporativo garantiza que la experiencia y conocimiento de las personas que componen las organizaciones pueda estar al servicio de las comunidades más frágiles. Este tipo de práctica se promueve en empresas y administraciones públicas como una clara muestra de sostenibilidad, en la que, comprendiendo su lugar en la sociedad, las empresas contribuyen a reforzar los puntos más frágiles o con menos acceso a oportunidades. 

El análisis de todos estos factores presenta el empleo sostenible como una realidad en pleno desarrollo en nuestro país. Por supuesto, aún queda mucho por hacer, pero nos encontramos en un momento idóneo en el que los cimientos ya están puestos, la concienciación en materia de empleo sostenible es un hecho, y solo necesitamos seguir construyendo sobre ellos. 

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Síntomas para identificar el burnout

Leer más
Volver arriba