Cualidades de los jóvenes de hoy

jóvenes de hoy

Los jóvenes de hoy poco tienen que ver con los del siglo pasado y mucho menos con los del anterior. Hay una justificación muy clara y es que el comportamiento que determina una generación viene influenciado por el contexto socio-económico y cultural en el que se encuentran.

Los llamados millennials, es decir, aquellos jóvenes que a día de hoy se encuentran aproximadamente entre los 20 y los 30 años de edad, han vivido, como su propio nombre indica, un cambio de milenio que ha estado acompañado por una transformación tecnológica. Este, es uno de los motivos por los que los jóvenes de hoy en día, han generado una serie de características y cualidades de manera prácticamente innata, y que significan un gran valor añadido en lo que a la esfera profesional se refiere.

Los jóvenes y la tecnología

A estas alturas, prácticamente todas las actividades que desarrollan tienen que ver con la tecnología, lo que les convierte en personas 100% digitales. Compran, venden, se informan, se relacionan y hasta se preparan académicamente a través de internet. Casi no recuerdan un mundo sin móviles o sin tener la información a golpe de click.

El trabajo de los millenians

En el ámbito laboral, los aspectos económicos no son la única forma de compensación en la que están interesados. Ellos quieren evolucionar, desean luchar por sus metas, y aspiran a tener una vida donde la conciliación personal y profesional sea central e innegociable. Los jóvenes de hoy en día tienen una visión distinta del éxito en tanto que, mientras las anteriores generaciones relacionaban este concepto con ideas como la de fundar una empresa con altos beneficios, ahora el éxito significa tener la suficiencia y el sustento como para poder emplear parte de sus ingresos en la vida personal, en hobbies, viajes o experiencias. Vivir el presente es fundamental, siguiendo una filosofía de vida adaptada y alineada completamente con la expresión “vivir la vida”.

Otro de los aspectos a destacar en el ámbito profesional, es la mentalidad de emprendimiento que poseen. La vivencia de una crisis, junto con la situación actual del mercado, perciben con mayor viabilidad que años atrás la posibilidad de emprender, con el fin de hacerse un hueco en el mercado. Para ello, la confianza en uno mismo y la proactividad, vuelven a ser factores clave en sus perfiles, lo que les lleva a desarrollar sus propias ideas y proyectos.

La creatividad es otra cualidad que se impone en esta generación. La facilidad de acceso a la información permite acumular una gran variedad de conocimientos y, por tanto, diferentes puntos de vista respecto a situaciones, conflictos y temas de actualidad y vanguardia. La clave para el enriquecimiento y el fomento de la creatividad, es el mantener, por lo general, la mente abierta y dispuesta a adquirir cada día un poco más.

En la esfera personal, la inquietud por la actualidad y la información, de lo que hablábamos anteriormente, les lleva a gestionar paralelamente varias fuentes de información, lo que supone en muchos casos una búsqueda en distintos dispositivos y de manera simultánea, lo que les convierte en lo que se denomina “multipantalla”.

Los jóvenes tienen gran capacidad de adaptación al cambio

Además de esto, son personas inconformistas. Con una gran capacidad para adaptarse a los cambios, se ha generado un halo común que se dirige hacia ruptura con lo establecido. El lado más social irrumpe con fuerza en la generación, donde el compromiso con causas sociales está a la orden del día. Se sitúan en el centro del cambio y la reivindicación. Críticos y exigentes, se han impulsado varios movimientos sociales bajo su llamamiento. Ejemplos claros puedes ser el 15M (contra la precariedad laboral), el Zero Waste (para minimizar la generación de residuos) o el Fridays for Future (para exigir medidas contundentes contra el cambio climático), entre muchos otros.

Académicamente, la preparación no es una excepción. En generaciones anteriores, en España tener una carrera universitaria era en sí un gran logro. Para los jóvenes de hoy, sin embargo, no es tan extraordinario. Más del 50% de los miembros de la generación millennial tienen titulación universitaria. La clave hoy en día se llama especialización. Ser experto en temas concretos es lo que a día de hoy el mercado solicita a los nuevos perfiles que se van incorporando, y esta generación, lo sabe de primera mano. De la misma forma, la exigencia del contexto que vivimos actualmente, de globalización creciente, permite a las personas estar conectadas al resto del planeta y, así, estar más abiertas al cambio. Autodenominados “ciudadanos del mundo”, para ellos el idioma no es una barrera. La mayoría ha tenido la oportunidad de aprender lenguas y, muchos de ellos, incluso, de viajar o de estudiar fuera, por lo que pueden comunicarse con personas de otros países sin problema. También, a través de las redes sociales consultan, comparten y comentan todo tipo de contenido, no importa el idioma o el lugar del que proceda el mismo.

En definitiva, tenemos ante nosotros una generación altamente preparada, con  actitud flexible y, sobre todo, con ganas de contribuir y aportar sus cualidades. Las empresas, cada vez en mayor medida, valoramos más estos perfiles, poniendo en valor su talento y dando la oportunidad de desarrollar más todavía su carrera profesional. La contribución a los resultados, la diversidad de opiniones, el inconformismo y la inquietud son factores clave en los entornos VUCA que hoy en día sobrevuelan a las organizaciones. La respuesta a ellos, en parte pasa por contar con personas con esas cualidades. Los millennials no sólo han venido para quedarse, sino para aportar, crecer y hacer crecer.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

¿Qué es el Digital Workplace?

Leer más
Volver arriba