Medidas de conciliación laboral y personal

Medidas de conciliación laboral y personal

El término conciliar, del latín conciliatio, significa acordar, compatibilizar, convenir. Es la acción de conseguir que dos o más partes opuestas logren llegar a un acuerdo para llevarse bien, en paz. A día de hoy, lo relacionamos de forma recurrente con la compatibilidad de la vida personal con la laboral. En otras palabras, es la posibilidad de compatibilizar, como trabajadores, nuestra faceta profesional y nuestra vida personal y familiar, de manera que podamos desarrollarnos de forma plena en los dos ámbitos.

Según explica un informe elaborado por el Instituto de Política Familiar (IPF), la nula flexibilidad horaria, el mobbing maternal o presión laboral a las trabajadoras embarazadas, la falta de incentivos en forma de ayudas públicas y la baja implantación de la jornada son algunas de las razones por las que la conciliación de la vida laboral y familiar en España es aún hoy una utopía. Sin embargo, son varias las medidas generales que recoge la legislación española con el fin de avanzar en materia de conciliación laboral y familiar.

Medidas de conciliación laboral y personal en la empresas

  • Bajas y permisos por maternidad y paternidad. En nuestro país se reconoce una baja por maternidad o paternidad, con derecho al 100% de la remuneración, incluso en casos de adopción o acogida. La duración del permiso en el caso de las mujeres es de 16 semanas, mientras que en el caso de los hombres es de 8 semanas, la mitad. Además, las madres con hijos en periodo de lactancia tendrán derecho a ausentarse 1 hora de cada 8 de jornada laboral para cumplir con esta función, y están exentas de realizar horas extra y trabajos nocturnos.
  • Reducción y modificación de la jornada laboral. Los padres y madres pueden pedir la reducción de su jornada en caso de tener hijos menores de 12 años o familiares a su cargo hasta un segundo grado de consanguineidad o afinidad. Su sueldo se verá afectado ya que la reducción será proporcional al sueldo. Otra posibilidad es simplemente modificar la jornada, sin reducir horas, con el fin de adaptar los horarios de las necesidades familiares.
  • Son períodos en los que los trabajadores realizan un parón en su vida laboral, dejando de percibir a su vez su salario durante este tiempo. Después de 1 año trabajado en la empresa, tenemos derecho a pedirla entre 4 meses y 5 años de duración. Si el motivo es por el cuidado de familiares, nos guardarán el puesto durante 1 año.
  • Formación. Como trabajadores tenemos derecho a disponer de un tiempo para formarnos, dentro de nuestro horario laboral. Y esto tiene un beneficio directo en la empresa, ya que aportaremos más conocimientos y mantendremos la competitividad de la empresa.

Aplicar buenas políticas de conciliación laboral y familiar es un win-win (todos ganan) para trabajadores y empresas. Por un lado, la calidad de vida laboral de los trabajadores mejorará, se reducirán sus niveles de estrés, y aumentará su bienestar personal y su satisfacción profesional, por lo que también aumentará nuestra su motivación. Por otro lado, la empresa reducirá los índices de absentismo laboral, aumentará su productividad y competitividad al retener talento, y mejorará su ambiente laboral y la imagen de marca. Al final, lo ideal es que el trabajo sea una parte más de la vida, y no el detonante para escoger entre nuestra carrera profesional y el cuidado de nuestra familia.

Para convertir la conciliación en realidad, el IPF propone promocionar los horarios flexibles acordes a las necesidades de los trabajadores, impulsar la jornada continuada con incentivos a las empresas, desterrar la cultura del presencialismo, aumentar las guarderías, normalizar prácticas como días libres para asuntos familiares o promover una profunda modificación de los horarios en España, entre otros.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Volver arriba