Propuestas innovadoras de la 3ª edición del Programa IDEA de Ecoembes

programa idea de ecoembes

El Programa IDEA de intraemprendimiento de Ecoembes ha estado gestando a lo largo de los últimos meses diversas propuestas innovadorassurgidas a iniciativa de los propios empleados y empleadas de la organización– orientadas a la mejora de la recogida selectiva de envases.

En esta tercera edición, los participantes han demostrado una vez más, a través de su trabajo y dedicación voluntaria, que el equipo de Ecoembes tiene espíritu emprendedor y que la innovación es parte de la columna vertebral de la organización.

En esta edición, se eligieron como finalistas (de entre las 10 ideas innovadoras seleccionadas en una primera fase del concurso) los proyectos de “P2C, Pack to Citizen”, una aplicación piloto para obtener información de los envases a través de la lectura de un código de barras fijado en el mismo; “Mupis come envases”, que sugiere adaptar las marquesinas publicitarias de las ciudades (mupis) para que incorporen una papelera amarilla para el reciclado de envases de plástico, latas y briks; y “ Contenedor ligero”, un prototipo único en el mundo compuesto por un material flexible y plegable dirigido especialmente a las localidades pequeñas para que puedan gestionar el reciclaje de sus residuos cuando su población se triplica en casos de, por ejemplo, fiestas populares o vacaciones.

Proyecto ganador de la 3ª edición del Programa IDEA

Tras un proceso de deliberación, el jurado finalmente se decantó por el Contenedor ligero y lo declaró ganador de esta tercera edición de IDEA. El proyecto, liderado por David García, Isabel Tennenbaum y Pablo Mariñas, incluso se ha llevado a la práctica. La localidad de Navarredonda de Gredos, tierra natal de uno de los impulsores de la idea, ha implantado el prototipo de contenedor ligero amarillo.

Isabel Tennenbaum, miembro del equipo ganador, declara que “ha sido duro, pero trabajar en equipo lo ha hecho mucho más fácil y divertido”, y valora que el programa IDEA además les da “la posibilidad de trabajar con gente con la que normalmente no lo haces”.  Considera que el proyecto es una “oportunidad genial” para “poder hacer realidad las ideas que te van surgiendo en la rutina del trabajo que, de otra manera, podrían quedarse en nada”. Además, dice, se ha dado cuenta de que “estas ideas innovadoras no tienen que ser punteras en tecnología o complicadísimas” sino que “a veces las cosas más sencillas son las que hacen falta, ¡y funcionan!”.

Su compañero del proyecto ganador, Pablo Mariñas, coincide con ella en que “nuestra idea era muy fácil de entender y simple en el buen sentido por lo que vimos que esas eran sus fortalezas y decidimos potenciarlas”.

Los participantes, empleados y empleadas de Ecoembes que se unen a los proyectos de forma voluntaria, recalcan también la importancia de la formación que reciben gracias al programa. “Tener la visión de cómo hacer un plan de negocio, de desarrollo del producto y demás, te permite trabajar y aprender en aspectos que no tienen por qué estar relacionados con tu trabajo habitual, lo que hace que esta experiencia sea muy enriquecedora”, agrega Isabel.

Aunque esta es la segunda edición en que participa en el programa, Pablo dice haber sentido la misma ilusión y también los mismos nervios que la vez anterior. Desde su experiencia particular, considera que “participar en el Programa IDEA te aporta una visión más global de la organización, capacidad creativa y comunicativa, mejora del trabajo en equipo, etcétera”.

Los miembros de los equipos finalistas también comparten opiniones positivas sobre el programa. Los impulsores del proyecto P2C (Daniel del Olmo, Jorge Serrano, Laura Aguado y Ana Rivas) aseguran que “hemos sido muy equipo, nos hemos animado mucho los unos a los otros y hemos sabido apoyarnos en las fortalezas de cada uno para sacar lo mejor de nosotros”.

Valoran especialmente “haber compartido un proyecto en el que cada uno veníamos de un área y de un rol diferente, y haber podido aportar nuestras diferentes visiones, siendo muy críticos y llegando a consensos muy trabajados y estudiados”.

Gracias al programa IDEA y a su trabajo conjunto, dicen, se han podido acercar “a una parte más técnica de negocio que desconocíamos y nos ha enriquecido mucho como profesionales”. “Además, el hecho de defender tu idea delante del jurado, y luego delante de toda la organización con timing y preguntas que no te esperas, genera mucha tensión, se pasan momentos duros, te implicas muchísimo no solo profesional sino también personalmente”.

Desde el equipo propulsor de la segunda idea finalista -los “Mupis come envases”- Marina Martínez señala que “ha sido una experiencia muy emocionante. Ver cómo una idea que se te ocurre un día de primavera caminando por la calle puede llegar a transformarse en algo real”. Por su parte, Elena López asegura que para ella “ha sido todo un reto que nos ha permitido entrar de lleno en un mundo muy diferente al que normalmente estamos acostumbradas”, que en su caso es el área de comunicación. Sin duda es un aprendizaje que nos llevamos y que, seguro, podremos encontrar la manera de aprovechar”. Su compañera, Carolina Martín, también integrante de este equipo, afirma que “IDEA nos ha dado la oportunidad de conocer los retos y dificultades a los que se enfrentan en su día a día los emprendedores”.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Desarrollo de directivos

Leer más

¿Qué es el Digital Workplace?

Leer más

Formación verde online

Leer más
Volver arriba