RECICLOS: inteligencia y compromiso en el nuevo Sistema de Depósito y Recompensa (SDR)

El futuro está en incorporar más tecnología puntera, invertir más en innovación e impulsar la investigación para mejorar la reducción de residuos y para que España siga siendo uno de los países de Europa con las mejores cifras en reciclaje de envases. Y lo es por participación ciudadana y porque lleva a cabo una apuesta constante por mejorar los procesos y la formación de las personas que trabajan en ellos. Esto ha llevado a que el proceso de recogida, transporte, selección y reciclaje de residuos sea cada vez más eficiente y sostenible. Pero se puede llegar más lejos, se puede hacer mejor y se puede crear más empleo y de calidad.

Ese es el secreto: nuevas soluciones para una nueva economía, la circular, que incentive al ciudadano a un cuidado todavía mayor del medio ambiente y que, además, tenga unas perspectivas inmejorables para la creación de empleo, tal y como pone de manifiesto el think tank Circle Economy, en su reciente informe «Empleos y habilidades en la economía circular».

¿Qué es Reciclos?

La palabra clave ahora es RECICLOS. Os damos una pista, tiene que ver con el reciclaje inteligente. Sí, como el concepto de ciudad inteligente del que tanto se habla y que Naciones Unidas define como aquella que usa la tecnología como herramienta para optimizar la eficiencia de la urbe y de su economía, de manera que mejore la calidad de vida de los ciudadanos y sirva para proteger la naturaleza.

RECICLOS es una nueva fórmula que quiere ir más allá, superando todas las tecnologías que ya se han incorporado en los últimos años para facilitar el reciclaje a ciudadanos y ayuntamientos con la recuperación de envases: los detectores de llenado en los contenedores, las plantas automatizadas de selección de residuos o el primer asistente virtual de reciclaje (AIRE) . Todas estas innovaciones han conseguido que el proceso de recogida, transporte, selección y reciclaje de residuos sean cada vez más eficiente y sostenible.

Ecoembes líder en tecnología del reciclaje

A través de su centro de innovación abierta sobre economía circular, TheCircularLab, Ecoembes ha lanzado esta iniciativa tecnológica pionera porque busca probar cómo la tecnología puede ayudar al ciudadano a reciclar más y mejor y hacerlo a través de incentivos ¿Cómo? Convirtiendo el hábito de reciclar en ‘digital’ y que además tenga una recompensa verde. Es decir, la idea es poner la innovación y la tecnología al servicio del ciudadano, incentivando el simple pero importante gesto de echar un envase en el contenedor adecuado.

Para ello, Ecoembe, la organización sin ánimo de lucro, va a hacer uso de la tecnología móvil. El objetivo de RECICLOS es conectar al ciudadano con el contenedor amarillo mediante el reconocimiento de imágenes, web app y códigos QR. El ciudadano podrá ‘conectarse’ con contenedores y papeleras a través de su teléfono móvil y saber cuántas veces ha reciclado para poder obtener puntos y canjearlos luego por incentivos sostenibles.

A través de una web app, antes de depositar en el contenedor amarillo un envase deberá hacer una foto a sus latas o botella de plástico de manera que se vea el código de barras. Cada contenedor y papelera tendrá un código QR. También deberá hacer una foto al código QR para identificar su ubicación. A través del escaneado del código QR, los contenedores y papeleras sabrán que el ciudadano ha reciclado.

Puntos para canjear por incentivos sostenibles

Cada vez que recicle obtendrá puntos denominados “Reciclos” que podrá canjear por incentivos sostenibles, por ejemplo, destinarlos a Médicos Sin Fronteras o participar en un sorteo de productos de cosmética ecológica. Eso sí, siempre serán productos que tendrán un impacto positivo en el medioambiente o la sociedad. Además, se limitarán el número de participaciones por semana y ciudadano de tal forma que prime también un consumo responsable.

Una primera experiencia piloto del proyecto, la primera a nivel internacional que prueba la gestión de los residuos y el reciclaje del futuro, ya se ha puesto en marcha en Catalunya en colaboración con la Generalitat en los municipios de Igualada, Granollers, Sant Boi de Llobregat y la comarca de Pla de l´Estany así como en dos universidades y un hospital catalanes.

Durante este 2020 se llevará esta experiencia a un total de 5 CCAA para acabar en 2021 implementándolo en la mayoría del territorio.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Aprendizaje social en las organizaciones

Leer más
Volver arriba