Recompensas sostenibles

Recompensas sostenibles

Sentirte valorado a través de recompensas sostenibles, que tus ideas sean tenidas en cuenta, que el esfuerzo tuyo y de tu equipo sea reconocido. Implantar una cultura empresarial del reconocimiento es un pilar clave para lograr una gestión eficaz. Una plantilla que ve que su trabajo es reconocido trabajará más unida y motivada y la organización ganará en productividad y competitividad.

Reconocer el esfuerzo de los empleados a través de recompensas individuales o colectivas es una buena política para mantener alta la moral de los equipos y fomentar un buen clima laboral y de ‘engagement’ con la organización. Tener estos valores en mente a la hora de decidir qué reconocimientos ofrecer es fundamental, así como recordar el compromiso de la empresa con la sostenibilidad y su responsabilidad social y ambiental a la hora de elegirlos.

Ganar un nuevo proyecto o ampliar la cartera de clientes son buenas razones para premiar a los colaboradores con recompensas sostenibles. Se puede hacer de forma individual o en grupo. Puede ser de manera esporádica, cuando una situación determinada ha requerido un esfuerzo especial, o incluso, siguiendo la costumbre estadounidense, establecer esta costumbre con cierta periodicidad, como es el caso de ‘el empleado del mes’. Una buena idea es que los mismos compañeros hagan entrega del premio. Así se elimina la competitividad y se refuerza el espíritu de colaboración entre los miembros o equipos.

Tipos de recompensas sostenibles para los equipos

Viajes de equipo

Los viajes de equipo son una buena alternativa si queremos recompensar a todo el grupo. Cumplen un doble propósito porque además de ser un premio funcionan como una actividad para unir al equipo y acercar a la dirección con los colaboradores. Incluso,  crean un ambiente distendido en el que la creatividad puede dar luego paso a grandes ideas y a la innovación. Un clima de mayor confianza en la que todos se sienten más seguros para dar rienda suelta a sus iniciativas y compartirlas.

A la hora de planificarlo hay que recordar los compromisos de la empresa con la sostenibilidad. Se puede recurrir a agencias especializadas en turismo responsable. En suma, se trata de minimizar la huella ambiental de la experiencia. Auditar la actividad y compensar sus emisiones es una iniciativa muy positiva. También elegir el transporte menos contaminante o de bajas emisiones así como informarnos sobre los posibles proveedores antes de contratarlos de manera que cumplan ciertos criterios en materia de sostenibilidad es fundamental.   

Días libres

Optar por recompensar a nuestros colaboradores con medidas de flexibilidad laboral como permisos, horas libres, etc… se ha comprobado que es muy efectivo y tiene un impacto positivo no sólo en la persona que recibe el reconocimiento sino en sus compañeros que se ven motivados también a obtener mejores resultados y a desempeñar sus tareas con mayor eficiencia.

Vehículo de empresa

Ahora bien, los expertos coinciden en que recompensar a un colaborador con un vehículo de empresa es una de las mayores gratificaciones para la gran mayoría de las personas. En este punto sí que es importante tener en cuenta el Plan de Sostenibilidad de la compañía, o aún mejor, el Plan de movilidad sostenible, si cuenta con uno. En cualquier caso, es importante fomentar el transporte sostenible, el ‘carsharing’ y contar con una flota de vehículos eléctricos que puedan ser alimentados en la empresa con electricidad procedente de fuentes de energía renovable.

Regalos corporativos

Por otra parte, hay pequeños detalles corporativos que marcan la diferencia. Un área de descanso para pequeños momentos de distensión o ejercicio con futbolines, videoconsolas o máquinas para hacer ejercicio siempre es bienvenida y es una forma de atraer talento, conservarlo y estimular la imaginación y la concentración posterior, a juicio de todos los expertos en recursos humanos.

Hay organizaciones que recompensan continuamente a sus empleados través de detalles personalizados con la identidad corporativa de la empresa. Esta política tiene una doble finalidad: al tiempo que el colaborador queda satisfecho, la organización promociona su imagen en el exterior. En este caso, es importante tener en cuenta los principios de la economía circular: reducir al máximo el uso de nuevas materias primas, utilizar materiales reciclados y reciclables, tener en cuenta el ecodiseño, etc.

Bonos y tarjetas regalo

Asimismo, el reconocimiento puede estar relacionado con la actividad propiamente dicha de la compañía. Por ejemplo, la asistencia a partidos, descuentos en grandes superficies o en servicios básicos, bonos para viajes… Hay organizaciones que recurren para premiar a sus colaboradores a bonos y tarjetas de regalo. Es una opción práctica para ambas partes, aunque un poco impersonal. Pueden consistir en determinadas cantidades a gastar en comercios o vales para lavados, combustible, etc.

En cualquier caso, aunque las finalidades pueden ser parecidas hay que tener en cuenta que implantar una cultura del reconocimiento en una organización no es lo mismo que diseñar un plan de incentivos empresarial. Éste último se planifica minuciosamente según objetivos y perfiles y se publica de manera que los empleados lo sepan con antelación. No todas las empresas pueden permitírselo, si bien es cierto que las que tienen un buen plan de incentivos pueden llegar a aumentar sus ventas hasta en un 50%, según el ‘Estudio de Tendencias Laborales 2015’ de Sodexo. En general, los expertos recomiendan implantar un sistema de evaluación periódica del desempeño de los empleados en función de unos objetivos.  

Política de reconocimiento en España

En España la política del reconocimiento no está todavía muy extendida. En 2019 la falta de reconocimiento en el trabajo era la segunda mayor preocupación para el 69% de los españoles en materia laboral, tras el salario (74%), según el I Barómetro del Empleo elaborado por InfoJobs.

En general, nos gusta que nos oigan y que somos capaces de aportar. Sentirnos reconocidos tanto por nuestros superiores como por nuestros compañeros nos da satisfacción y nos motiva. Una manera de fomentar esta línea de recompensas sostenibles es reforzar la comunicación interna de la organización a través de la creación de un ecosistema que facilite que las personas que la forman puedan intercambiar ideas y experiencias. Las nuevas herramientas digitales son una gran oportunidad para conseguirlo. Por ejemplo, ahora los digital workplace han sustituido las Intranet y los Facebook internos. Con estas oficinas virtuales los empleados pueden acceder a toda la información desde cualquier lugar en cualquier momento al minuto. Han mejorado la comunicación y la colaboración y serán, sin duda, un gran paso para mejorar la innovación y la sostenibilidad empresarial.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Reclutamiento 4.0 sostenible

Leer más

Recursos Humanos y sostenibilidad

Leer más
Volver arriba