Rendimiento sostenible

ODS son las siglas que corresponden a Objetivo de Desarrollo Sostenible. En 2015 la ONU aprobó 17 Objetivos para tratar de mejorar la vida de todos los habitantes del planeta, sin exclusión, que engloban las temáticas más importantes y más urgentes de solucionar para ello: desde la eliminación de la pobreza, la lucha contra el cambio climático o la igualdad de la mujer, la igualdad entre niños y  niñas, la protección social a nivel mundial,  hasta el acceso universal a la energía sostenible o el trabajo decente y el crecimiento económico.

El trabajo decente y crecimiento económico es el que afecta al sector privado

Este último es el objetivo número 8. Es relevante en el sentido de que es un hecho que si todas las personas tienen empleo es más fácil que se consiga erradicar la pobreza. En 2015 había cerca de 204 millones de personas en paro, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Pero tener un empleo no es suficiente. Debe ser un trabajo con seguridad y dignidad humana. Es decir, estable y bien remunerado. La ONU dice que alrededor de unos 780 millones de mujeres y hombres no tienen la misma igualdad de oportunidades y no ganan lo suficiente para que ellos y sus familias puedan salir de la pobreza. Todos estos datos se han visto agravados además por la COVID-19.

Por otro lado, el ODS 8 está muy centrado en la mujer y la igualdad de género. Naciones Unidas denuncia que los hombres ganan un 12,5% más que las mujeres en 40 de los 45 países de los que se tienen datos. De hecho, la brecha salarial de género en todo el mundo se sitúa en el 23%. Advierte de que si no se toman medidas, se necesitarán otros 68 años para lograr la igualdad salarial. Por otra parte, la tasa de participación de la mujer en la población activa y las oportunidades de acceder al mercado laboral es del 63%, mientras que la de los hombres es del 94%.

En general el ODS 8 defiende la igualdad y la justicia social en el trabajo. Todos deben tener las mismas oportunidades. Por eso unos de sus objetivos (8.5) es lograr el empleo pleno para 2030 para todas las mujeres y los hombres, un empleo sostenible e inclusivo, los jóvenes y también las personas con discapacidad. Y muy importante, “la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor”.

Decisiones de los ODS que afectan a los jóvenes

Los jóvenes son otros de los colectivos a los que el ODS 8 se dedica especialmente. Entre 2016 y 2030, se van a necesitar 470 millones de puestos de trabajo en todo el mundo para aquellos que van a acceder por vez primera al mercado laboral. El punto 10 propone a 2020, “desarrollar y poner en marcha una estrategia mundial para el empleo de los jóvenes y aplicar el Pacto Mundial para el Empleo de la Organización Internacional del Trabajo” y “reducir considerablemente la proporción de jóvenes que no están empleados y no cursan estudios ni reciben capacitación” en el punto 6.

Por supuesto, ni trabajo forzoso, ni formas contemporáneas de esclavitud ni trata de personas ni ninguna forma de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados.

Entre otras medidas, propone mantener un crecimiento del producto interno bruto de al menos el 7% anual en los países menos adelantados; lograr niveles más elevados de productividad económica con un uso intensivo de la mano de obra; fomentar el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas.

También propone mejorar la producción y el consumo eficientes de los recursos mundiales y procurar desvincular el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente; proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para que tenga un crecimiento económico y social.

Por último, recomienda fortalecer la capacidad de las instituciones financieras ampliar el acceso a los servicios bancarios para todos y aumentar el apoyo a la iniciativa de ayuda para el comercio en los países en desarrollo.

El sector privado debe crear un empleo sostenido, inclusivo y sostenible

La Red Española del Pacto Mundial recuerda que debe existir un acuerdo entre en sector privado y los ODS. Las empresas deben garantizar condiciones dignas de empleo de la siguiente manera: erradicando prácticas que pongan en peligro los derechos laborales; fomentando la contratación de nueva mano de obra, especialmente entre grupos en situación de vulnerabilidad e incrementando la productividad económica, a través del impulso de la I+D+i, la tecnología y el emprendimiento.

También insiste en que pueden contribuir al ODS 8 asegurando la no discriminación en la contratación, remuneración, beneficios, capacitación y promoción. Al mismo tiempo crear una cultura de derechos humanos en la empresa y estableciendo políticas justas para la selección de proveedores y medidas de diversidad en la empresa o fomentar el empleo joven y garantizando contratos indefinidos y oportunidades de promoción a través de pactos privados, sociales y diálogo.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Empleo sostenible y desconexión digital

Leer más

Reclutamiento 4.0 sostenible

Leer más

Recursos Humanos y sostenibilidad

Leer más
Volver arriba