Teletrabajo, por las personas y el medio ambiente

woman working on laptop at home. telework. freelance concept. overhead view

Antes del COVID-19 solo 1 de cada 4 empleados tenía permitido teletrabajar mientras que durante el confinamiento hasta el 55% de los españoles en activo reconocen haber estado trabajando en remoto, según Infojobs. Es una tendencia a mantenerse. En 2023, el porcentaje de trabajadores móviles respecto a la población activa pasará del 55% de 2018 al 66% en Europa Occidental, según la Encuesta IDC EMEA Future of Work. Es imprescindible, y también es tarea del área de Recursos Humanos, velar porque este cambio se haga con el respeto por el medio ambiente y los derechos de las personas.   

Por un lado, la plataforma Chárter del Teletrabajo y la Flexibilidad, que reúne a 75 compañías para fomentar el compromiso con la cultura de la flexibilidad laboral, el smartworking y el respeto por el medio ambiente, afirma que se podrían ahorrar más de tres millones de toneladas de gases de efecto invernadero al año poniendo en marcha el teletrabajo en tan solo el 20% de las plantillas de las empresas que la componen. 

Ley del Teletrabajo 

Por otro lado, para velar por los derechos de los trabajadores ante la nueva situación España ha aprobado la denominada Ley del Teletrabajo –Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia-. 

Uno de los principios que enmarca la ley para que el teletrabajo sea posible es el de  la voluntariedad y el acuerdo, por escrito y registrado, de personas trabajadoras y personas empleadoras. Una vez sentadas estas bases el texto del Real Decreto Ley fija que las personas que desempeñen su labor a distancia deben tener garantizados los mismos derechos que las que ejercen sus actividades en los locales de la empresa.   

En cuanto a la definición, desde Moncloa se afirma que “se entenderá como trabajo a distancia regular aquel que se preste, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo” (Moncloa, Septiembre 2020). 

Es muy importante saber que si la persona se niega a la modalidad de trabajo a distancia o desea volver a trabajar en modo presencial no es causa justificativa de la extinción de la relación laboral ni de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo. 

El texto refuerza el papel de la negociación colectiva para el ejercicio de esta regulación del ejercicio de la reversibilidad y también del derecho a la desconexión, la identificación de los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia así como de las condiciones de acceso y desarrollo de la actividad laboral mediante este modelo organizativo y una duración máxima del mismo. 

Abono y compensación de gastos 

El Real Decreto Ley contempla también el derecho al abono y compensación de gastos. En este sentido, el empleado no asumirá ningún gasto relacionado con los equipos, herramientas, medios y consumibles que necesita para el desarrollo de su labor. Es obligación de las empresas dotarle de los medios, equipos y herramientas necesarios, así como de su mantenimiento.  

Desconexión digital y protección de datos 

Además, el trabajador podrá flexibilizar su horario, previo acuerdo. Si bien el texto también regula el derecho al registro horario adecuado “que deberá incluir el momento de inicio y finalización de la jornada; y el derecho a la prevención de riesgos laborales, una evaluación de riesgos que deberá tener en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo, en especial factores psicosociales, ergonómicos y organizativos”, explica Moncloa.  

Por supuesto, se reconoce el derecho a la desconexión digital fuera de su horario de trabajo y se garantiza el derecho a la intimidad y a la protección de datos en la utilización de los medios telemáticos y el control de la prestación laboral. Por otro lado, incluye medidas en materia de Seguridad Social para agilizar y facilitar a los ciudadanos el acceso al Ingreso Mínimo Vital. 

La excepción de la ley es que no será de aplicación al personal laboral al servicio de las Administraciones Públicas, que se regirá por su normativa específica.  

Cambios para los Recursos Humanos 

Todo ello también supone un cambio en las funciones de los departamentos de Recursos Humanos de las organizaciones que ahora tendrán que actuar como proveedores de los medios necesarios a los empleados para poder teletrabajar así como dotarse a ellos mismos de herramientas para valorar su desempeño: “desde software para permitir el trabajo remoto hasta herramientas de aprendizaje en el hogar o soluciones para medir la experiencia de los empleados” (‘Tendencias en Recursos Humanos que verás en España a raíz del Covid-19’. Edenred).  

Se puede trabajar en casa ahorrar energía y emitir menos gases de efecto invernadero incorporando unos pequeños hábitos. Es bueno saber, por ejemplo, que un ordenador portátil gasta alrededor de 50% menos de energía como mínimo que un equipo de sobremesa. También recordar que el ‘stand by’, las búsquedas, los emailings masivos o una bandeja de entrada repleta de correos tiene el mismo efecto aunque nos parezca mentira. 

Teletrabaja sin contaminar 

En cualquier caso, lo que menos contamina es lo que no se consume y si te cambias a una comercializadora de energías renovables, lo que consumas tendrá todavía una menor huella ambiental. Si no vas a usar tu ordenador, apágalo. En reposo usa del 20% al 40% de energía, incluso y si está apagado pero sigue enchufado consume casi 70 vatios por hora al día.  

Por último, acuérdate de la economía circular y de la importancia de generar los mínimos residuos posibles para seguir cuidando el medio ambiente. Si alargamos la vida útil de nuestro ordenador podemos evitar la emisión de hasta 2,3 kg equivalentes de CO2 al año. También recuerda aprovechar la luz solar y aumentar la temperatura de tu hogar más allá de los 21ºC. Son consejos del Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE) y de Agencia de la Transición Ecológica francesa (ADEME). 

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Volver arriba