Cómo hacer una referencia de trabajo

¿Qué es una referencia de trabajo? 

Una carta de referencia de trabajo es un escrito, relativamente común en la búsqueda de empleo, destinado a justificar y apoyar nuestra competencia ante determinados puestos de trabajo. Esta referencia está realizada en formato de carta y es conveniente adjuntarlo en nuestro Curriculum vitae, ya que como hemos dicho, refleja la opinión que un superior o colega de un trabajo anterior tiene sobre nuestro nivel competencial y comportamiento en el entorno laboral. Así, las referencias son un elemento diferenciador respecto a otros candidatos en los procesos de selección para los que aplicamos. Una buena referencia es, incluso, más importante que un título académico o diez años de experiencia en un puesto de trabajo.

Cuando participamos en un proceso de selección para ocupar un puesto podemos bien acompañar nuestro CV con una o varias cartas de referencia o recomendaciones de personas con las que hayamos trabajado y que puedan aportar un notable conocimiento acerca de nuestro desempeño, o bien esperar a que el entrevistador nos las solicite en cualquier momento del proceso.

¿Cómo debe ser una referencia laboral? 

Hoy día, además, podemos enriquecer la información que aportamos a la empresa en la que queremos entrar a trabajar con enlaces a redes sociales. Es el caso de Linkedin, que permite que personas que tenemos entre nuestros contactos, ya sean antiguos managers, compañeros, clientes o proveedores, publiquen recomendaciones acerca de nuestro estilo de trabajo, nuestro comportamiento y logros conseguidos. El acceso a esta información por parte de los profesionales de selección de personal de las empresas contribuye notablemente a que nuestro perfil laboral se entienda mejor y sea algo más que un relato cronológico, a menudo repetitivo y poco diferenciador en comparación con el de otros candidatos.

Por supuesto, permitir el acceso a estos contenidos en las redes sociales es voluntario, aunque es aconsejable hacerlo si nos lo requieren. Facilitar esto demuestra nuestro interés por el puesto y por entrar a formar parte de la empresa. Además, contribuye a continuar construyendo un clima de confianza y honestidad a lo largo del proceso y durante los siguientes pasos hasta la deseable incorporación a la empresa. Un buen proceso de selección termina con la contratación del candidato adecuado. Que esto ocurra depende en gran parte de la confianza que transmitimos desde nuestro primer contacto con la empresa.

Qué tipo de referencias podemos facilitar

  1. Las empresas quieren contactos de quienes hayan trabajado con nosotros. Evitemos facilitar sólo nombres de amigos o de colegas incondicionales que hagan solo una referencia personal, sino que sea laboral 
  2. Es aconsejable no recurrir a personas difíciles de localizar o que no van a poder contestar una llamada fácilmente, es decir, personas con los datos de contacto claros y disponibles,bien sea por correo electrónico, o por teléfono. 
  3. Es preferible facilitar recomendaciones de aquellas personas que sepas que van a transmitir una imagen positiva sobre tu actitud y desempeño en el trabajo.
  4. Lo mejor es ofrecer referencias de aquellos profesionales que sepas que se van a encontrar cómodos hablando bien de tu trabajo y que sean capaces de transmitir al menos entre cinco y diez buenas competencias tuyas.

Finalmente, tenemos que interesarnos por saber si nuestro entrevistador se ha puesto en contacto con las personas de las que hemos facilitado referencias o recomendaciones y conocer cómo afectará a nuestra incorporación. No demos por terminado el proceso hasta que esto ocurra.

Volver a las noticias
Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas

Preselección de candidatos

Leer más

Funciones del área de RR.HH

Leer más
Volver arriba